Bienestar
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 10.11.2019.

A medida que ha ido evolucionando la medicina, los sistemas de salud, los medios de comunicación e información y la sociedad en general, se ha ido produciendo un cambio de actitud en las personas en cuanto a la atención que reciben, tanto ellos como sus seres queridos.  Esto es sin duda una ventaja, ya que un papel más proactivo, asumiendo más responsabilidades sobre la propia salud, ayuda a prolongar los años de vida saludable.

La medicina preventiva es un área de la atención médica de la que todos los usuarios deberían responsabilizarse y controlar. Hacerse exámenes de detección regulares para problemas de salud comunes, es un primer paso simple y efectivo.

Las pruebas de cribado suministran información para identificar riesgos para la salud y tomar así medidas preventivas antes de que se conviertan en problemas más serios. Estas pruebas incluyen autoverificaciones, exámenes clínicos, pruebas de laboratorio y otro tipo de pruebas (ej.:  pruebas de imágenes). Nos vamos a enfocar aquí en las pruebas de laboratorio, objetivo principal de esta página web.

Algunas pruebas de rutina pueden ayudar a la detección precoz de ciertas enfermedades, aun antes de que presenten síntomas, y permiten así beneficiarse de la aplicación pronta de un tratamiento más fácil y efectivo. A veces pueden incluso llegar a prevenir la enfermedad. Muchas de estas pruebas son sencillas, pero no por ello menos útiles para un diagnóstico precoz.

Por ejemplo, ante el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2, detectarla en sus etapas iniciales mediante una prueba de rutina puede ayudar a prevenir o controlar la afección solo con dieta y ejercicio. Sin esta detección temprana,se podría perder la oportunidad de prevenir la enfermedad, lo que podría provocar complicaciones graves y la necesidad de un control más intensivo de la diabetes.

Para obtener el máximo beneficio de la medicina preventiva, hay que adoptar una actitud proactiva y realizarse chequeos periódicos generales o más específicos, si la historia personal o familiar así lo recomiendan. Para algunas enfermedades, los sistemas de salud públicos proponen a los ciudadanos de riesgo participar en programas de detección precoz. Tal es el caso de cribado de cáncer de colon en muchas comunidades autónomas españolas . La decisión de realizarse dichas pruebas es en última instancia del paciente y dependerá de su tolerancia al riesgo, pero partir de una buena base de conocimiento en salud siempre es de utilidad para tomar las mejores decisiones.

Accordion Title
Mantenerse saludable
  • Pruebas de cribado para una vida más saludable

    Las pruebas de cribado juegan un papel importante en la medicina preventiva y son una parte importante de un examen físico. Tienen dos tipos de beneficios principales:

    • Estímulo para realizar cambios positivos: incluso si se está sano, se puede aprender a proteger mejor la salud si una prueba revela, por ejemplo, un valor de colesterol alto. Los resultados de las pruebas pueden ayudar a tomar medidas para reducir el riesgo y con ello la probabilidad de que derive en una enfermedad potencialmente mortal o una afección discapacitante.
    • Detección temprana: incluso antes de que aparezcan los síntomas o aumente el riesgo, las pruebas de cribado ayudan a detectar la enfermedad en sus etapas tempranas y más tratables. 

    En la sección  Revisión general de esta web se exponen, por grupos de edad, las recomendaciones de algunas de las principales autoridades sobre aquellos estados fisiológicos o enfermedades para los que se dispone de pruebas de laboratorio para su detección. Hay otras enfermedades importantes para las que también se pueden realizar pruebas de cribado, pero que no implican al laboratorio.

    Hay que tener en cuenta que, para muchas pruebas, no hay consenso sobre su valor como mecanismo para prevenir enfermedades y vivir una vida más saludable, por lo que es importante consultar al médico las pruebas que más se adecúen a cada persona.

  • Desarrollar una competencia básica de salud

    Para recibir la mejor atención médica disponible hoy en día, se deben tener conocimientos básicos de salud y enfermedad. Esto ayuda a supervisar la atención sobre la prevención y aprovechar al máximo las pruebas de cribado.

    Más importante que saber qué pruebas hacerse y cuándo hacérselas, es el conocimiento de cuáles son los principales riesgos personales y cómo se pueden prevenir las enfermedades que se está en riesgo de desarrollar.

    Comprender los riesgos personales y centrar en ellos la atención preventiva es mucho menos desalentador si ha desarrollado una buena cultura general en salud. Cultura en salud es la capacidad para obtener, procesar y comprender la información básica necesaria para tomar decisiones sobre salud. Abarca un conjunto diverso de habilidades, que incluyen la comprensión de gráficos, cálculos básicos y la obtención, evaluación y aplicación de información.

    En concreto, para aprovechar al máximo las pruebas de cribado y obtener la mejor atención preventiva, te recomendamos:

    • Que conozcas tus antecedentes de salud familiarese e informes de ellos a tu médico.
    • Que conozcas las vacunas que has recibido e informes de ellas a tu médico.
    • Que conozcas qué problemas de salud estás en riesgo de padecer y las comuniques a tu médico.
    • Que te informes bien sobre las pruebas médicas que son valiosas para ti.
    • Que identifiques los cambios en el estilo de vida que podrían mejorar tu salud.
    • Que revises exhaustivamente las coberturas de tu seguro de salud, sobre todo en lo relativo a las pruebas médicas más adecuadas para ti.
    • Que preguntes a tu médico o al profesional sanitario que corresponda siempre que necesites que te aclaren algo que no has entendido suficientemente bien.
    • No olvides nunca que “es tu salud” y que eres tú el primero que debe ocuparse de su cuidado.

    Evidentemente, puedes confiar que tu médico sabe qué pruebas son más valiosas para cada paciente, pero obtendrás una mejor atención preventiva si abordas las visitas médicas desde una mejor base de conocimiento sobre tu salud.

     

  • Exámenes de salud personalizados y periódicos

    Durante un examen de salud de rutina, además de las pruebas de cribado que se han comentado anteriormente, se revisan generalmente las siguientes características:

    • Presión sanguínea
    • Altura y peso
    • Vacunas recibidas (los Centros de Control y Prevención de Enfermedades recomiendan inmunizaciones basadas en la edad, ocupación, estado de salud y otros factores.)
    • Pruebas de visión y audición apropiadas para la edad

    Actualmente los chequeos físicos anuales genéricos son insuficientes. La medicina preventiva se personaliza teniendo en cuenta el estado de salud, los factores de riesgo y el historial de salud personal y familiar de cada persona. Aunque aparentemente te hagan un examen de salud periódico, es posible que no te realicen los mismos exámenes que a todos los demás, incluso puede que sean distintos de los que te hicieron el año anterior.

    Muchos servicios sanitarios privados cubren servicios preventivos, aunque varía entre ellos el alcance de la cobertura, por lo que conviene conocer exactamente qué coberturas ofrece cada uno.

    El sistema público de salud, no dispone de un protocolo general de medicina preventiva, a excepción de los programas de cribado de ciertas enfermedades. Sin embargo, si solicitas a tu médico un chequeo justificado por algún signo clínico, cambio de hábito o estilo de vida o cualquier otro factor personal, ambiental o familiar que pueda suponer la modificación del riesgo de presentar una enfermedad, recibirás la atención preventiva requerida personalizada.

    La prevención de tu salud es tu responsabilidad y la cultura en salud te ayudará a gestionarla adecuadamente. Para comprender mejor la información médica hay que buscar orientación en los profesionales de la salud, en la familia y en recursos educativos como los que se encuentran en esta página web.

  • Escuchar y aprender

    Una vez evaluado el estado de salud y revisados los resultados de las pruebas efectuadas para chequearlo, hay que escuchar los consejos y recomendaciones de los profesionales de la salud. Esta es una parte muy importante del proceso de prevención. Probablemente necesites tomar notas y pueda que tengas preguntas de seguimiento. No tengas miedo de pedir aclaraciones, si no entiendes alguna cosa. Puedes esperar que te aconsejen sobre los cambios que puedes hacer con respecto a cosas sobre las que tú mismo tienes control.

    Discutir tu estilo de vida, actividades y comportamientos que afectan a tu salud con tu médico te ayudará a prevenir enfermedades. Los temas probables son la prevención de lesiones, la nutrición,  el ejercicio, el abuso de sustancias (incluido el alcohol, el tabaco y las drogas) y las actividades que lo ponen en mayor riesgo, como, por ejemplo, tu ocupación y actividades sexuales. Escucha que cambios puedes realizar y analiza las áreas que presentan dificultades. Incluso pequeños cambios pueden ser el comienzo de una mejor salud. Algunas de las áreas bajo tu control son:

    • Consumo de tabaco
    • Uso del cinturón de seguridad
    • Abuso de alcohol u otras drogas en general y particularmente mientras conduces
    • Actividad física
    • Hábitos alimenticios y dieta
    • Prácticas sexuales de alto riesgo
  • La prevención es tu elección

    Cada uno decide si realizarse pruebas de cribado periódicas. Hay muchas áreas para las que hay consenso entre expertos sobre la idoneidad de las pruebas de cribado. Sin embargo, en otras áreas, tales como la detección del cáncer de mama o el cribado de cáncer de próstata, las opiniones de los expertos han diferido o se han modificado en los últimos años. En el caso de algunas pruebas de cribado, habrá que hacer una valoración personalizada de las mejores pruebas para ti, teniendo en cuenta tus riesgos y preferencias personales. Un diálogo sincero con tu médico podrá serte de gran utilidad.

    Los beneficios de las pruebas de cribado regulares son por lo general convincentes: cuando la enfermedad se detecta pronto es más probable que su tratamiento sea más efectivo y la calidad de vida sea mejor.

    Tener una buena cultura en salud y consultar con tu médico puede ayudarte a comprender mejor a qué te arriesgas y qué puedes hacer al respecto. Y recuerda, se trata de tu salud y la última palabra es tuya.

Bibliografía

Nota: Este artículo es el resultado de la traducción y adaptación de “Wellness and Prevention in an Era of Patient Responsibility” publicado en www.labtestsonline.org . La versión española es responsabilidad del comité editorial de Lab Tests Online ES.

Bibliografía usada en la revisión actual

National Network of Libraries of Medicine. HealthLiteracy. Disponible online en https://nnlm.gov/outreach/consumer/hlthlit.html.

Centros para el control y la prevención de enfermedades. Vacunas e inmunización. Disponible en https://www.cdc.gov/spanish/inmunizacion/index.html.

Centros para el control y la prevención de enfermedades. Vida saludable. Disponible online en https://www.cdc.gov/Spanish/vidasaludable.

MedlinePlus Enciclopedia médica. Frecuencia del examen físico. Disponible online en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/002125.htm.

United States Centers for Disease Control and Prevention. Deaths and Mortality. Disponible online en http://www.cdc.gov/nchs/fastats/deaths.htm.

Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social. Mortalidad por causa de muerte: España y comunidades autónomas. Informe 2015. Disponible online en https://www.msssi.gob.es/estadEstudios/estadisticas/estadisticas/estMinisterio/mortalidad/mortalidad.htm.

Skin Cancer Foundation. Melanoma. Disponible online en http://cancerdepiel.org/cancer-de-piel/melanoma.