Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 18.10.2017.

Un grupo internacional de expertos sobre virus del papiloma humano (VPH) ha concluido que el cribado del cáncer de cuello de útero con una prueba frente al VPH y con la citología vaginal es más efectivo que la citología por sí sola.

La infección por VPH constituye una de las enfermedades de transmisión sexual más comunes en el mundo. Aunque la mayoría de las infecciones por VPH se resuelven sin tratamiento y sin complicaciones, aquellas causadas por tipos de VPH de alto riesgo pueden ocasionar cambios precancerosos en las células cervicales y favorecer el desarrollo de cáncer de cuello uterino invasivo.

Actualmente, distintos organismos internacionales recomiendan la realización de ambas pruebas cada 5 años entre los 30 y 65 años de edad, aunque la realización única de la citología vaginal cada 3 años también sería una alternativa válida.

Para examinar el rendimiento de ambas pruebas, este grupo de trabajo evaluó los datos de cuatro ensayos clínicos en un total de 176.000 mujeres entre 20 y 64 años de edad. Los resultados, publicados en la revista The Lancet (el 3 de Noviembre del 2013), ponen de manifiesto que el cribado con ambas pruebas (citología vaginal y ADN del VPH) permite una detección y un tratamiento precoces de lesiones precancerosas, proporcionando mayor protección frente al desarrollo de un cáncer invasivo.

La vacuna del VPH constituye una de las mejores formas de prevención del cáncer de cuello de útero, al proteger contra las infecciones causadas por aquellas cepas del VPH que más comúnmente causan este cáncer. Se recomienda administrarla entre los 9 y 26 años de edad, puesto que su efectividad es mayor antes de la primera exposición al virus. El cáncer de cuello de útero también puede prevenirse evitando factores de riesgo conocidos como el tabaco o tener múltiples parejas sexuales.

Enlaces:
Ronco, G et al. Efficacy of HPV-based screening for prevention of invasive cervical cancer: follow-up of four European randomised controlled trials. The Lancet 3 November 2013. http://www.thelancet.com/journals/lancet/article/PIIS0140-6736(13)62218-7/fulltext