Hepatitis
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 05.10.2020.

La hepatitis o inflamación del hígado es causada principalmente por infecciones víricas, aunque existen otras causas como el alcohol, toxinas y disolventes o enfermedad autoinmune. Sus complicaciones son una causa importante de cirrosis, cáncer hepático y muerte.

Alrededor de 1940 se identificó el virus de la hepatitis A. Se sabía que el virus de la hepatitis A se transmitía por contaminación de las aguas y alimentos pero que era poco agresivo y se curaba. Hasta los años 1960 no se descubrió el virus de la hepatitis B que era transmitido por la sangre o fluidos corporales y era mucho mas virulento puesto que podía cronificarse y originar cirrosis o cáncer hepático. El descubridor del virus de la hepatitis B fué B. Blumberg, quien recibió el premio Nobel de Fisiologia y Medicina en 1976 por su descubrimiento.

Harvey J. Alter, Michael Houghton y Charles M. Rice realizaron descubrimientos fundamentales que permitieron identificar el virus de la hepatitis C. La gran importancia de su identificación radica en el hecho que gracias a ello se pudieron desarrollar técnicas de detección tanto del virus como de los anticuerpos producidos en los pacientes, y posteriormente ha facilitado la aparición de un tratamiento eficaz para su erradicación, con lo que se han evitado muchas complicaciones y muertes en todo el mundo.

No fue una tarea fácil y su éxito se basó en el esfuerzo de varios laboratorios abordando tanto la detección de fragmentos del ARN viral, como los anticuerpos desarrollados por los pacientes, que permitieron clonar o detectar fragmentos de ADN viral que codificaban proteínas del virus. A partir de aquí se comprobó que derivaban de un nuevo ARN viral de la familia de los Flavivirus al que se llamó virus de la Hepatitis C.

Estos hallazgos constituyen un hito histórico y, además, las técnicas desarrolladas para ello han permitido poner a disposición del Laboratorio de Medicina una detección muy sensible y el estudio de muchos otros virus que causan enfermedades en los humanos. Además, el poder detectar el virus elimina el riesgo de transmisión mediante transfusiones de sangre reduciendo de forma importante la prevalencia de la enfermedad en el mundo.

Por otro lado, su descubrimiento permitió el desarrollo de fármacos antivirales contra el virus de la hepatitis C. Por primera vez, la enfermedad puede ser curada, lo que permite esperar que pueda erradicarse esta enfermedad en el mundo.

Bibliografía

The Nobel Prize in Physiology or Medicine 2020 was awarded jointly to Harvey J. Alter, Michael Houghton and Charles M. Rice "for the discovery of Hepatitis C virus. https://www.nobelprize.org/prizes/medicine/2020/summary/