Microbiota intestinal e hipertensión
microbiota microbioma
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 16.04.2022.

En España, el 33% de las personas adultas tienen hipertensión. La hipertensión, también conocida como presión arterial alta, consiste en un aumento persistente de la presión sanguínea que supone una prueba para el corazón. A largo plazo, puede provocar lesiones en dicho órgano, o bien en otros órganos como los riñones, el cerebro y los ojos. 

Se calcula que entre el 10 y el 30% de estos pacientes pueden considerarse resistentes al tratamiento antihipertensivo. Dichos pacientes se definen como aquellos que no se pueden controlar con 3 fármacos a las dosis máximas toleradas, incluyendo un diurético, así como también aquellos con una presión arterial controlada con 4 fármacos o más. 

Recientemente se ha publicado un estudio realizado en ratas, donde los investigadores descubrieron que las enzimas producidas por algunas bacterias intestinales pueden contribuir a la resistencia a los medicamentos, lo que impediría que funcionen los medicamentos antihipertensivos.

Actualmente, los médicos tratan la hipertensión resistente cambiando la medicación o agregando medicamentos adicionales a los que no funcionan. Sin embargo, algunas personas dejan de tomar sus medicamentos debido al aumento de los efectos secundarios de los múltiples tratamientos, mientras que otros permanecen hipertensos a pesar del tratamiento médico completo.

En este estudio, los investigadores observaron la microbiota intestinal de las ratas. Descubrieron que una bacteria intestinal común, Coprococcus comes, puede interferir en la acción de algunos fármacos inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina (ECA), que es una enzima que contribuye a la regulación de la presión sanguínea. Los investigadores administraron una dosis única de uno de estos fármacos a ratas con hipertensión. Descubrieron que dicho fármaco era menos efectivo para reducir la presión arterial en aquellas ratas que tenían un mayor porcentaje de Coprococcus comes en su microbiota intestinal.

Para probar sus observaciones, les dieron a las ratas una combinación de Coprococcus comes y quinapril, un fármaco antihipertensivo. Las ratas que recibieron la combinación tuvieron una reducción menor en la presión arterial que las que recibieron solo el quinapril.

Dicho estudio es una primera fase de un proyecto en el que quieren evaluar más en detalle estas observaciones preliminares, comprobando la hipótesis con otros fármacos similares y otras situaciones. Este estudio pone en evidencia, como ya se está llevando a cabo desde hace años, la gran influencia de la composición de la microbiota en una gran cantidad de funciones biológicas en el ser humano. 

Resumen

En España, el 33% de las personas adultas tienen hipertensión. Se calcula que entre el 10 y el 30% de estos pacientes pueden considerarse resistentes al tratamiento antihipertensivo. Un reciente estudio sugiere la composición de la microbiota intestinal como responsable de esta resistencia a los antihipertensivos.

Bibliografía

Tao Yang (University of Toledo). Gut commensal Coprococcus comes diminishes the blood pressure-lowering effect of ester angiotensin-converting enzyme inhibitors. Ponencia presentada en Experimental Biology 2-5 abril 2022 Philadelphia.

Gijón-Conde T, Gorostidi M, Camafort M, Abad-Cardiel M, Martín-Rioboo E, Morales-Olivas F, et al. Documento de la Sociedad Española de Hipertensión-Liga Española para la Lucha contra la Hipertensión Arterial (SEH-LELHA) sobre las guías ACC/AHA 2017 de hipertensión arterial [Spanish Society of Hypertension position statement on the 2017 ACC/AHA hypertension guidelines]. Hipertens Riesgo Vasc. 2018 Apr 24: S1889-1837(18)30033-3. Spanish. doi: 10.1016/j.hipert.2018.04.001.