Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 18.10.2017.

La Sociedad Americana contra el Cáncer (ACS) ha publicado recientemente unas nuevas directrices, publicadas en la revista científica Journal of the American Medical Association, sobre la detección del cáncer de mama. Según ellas, se recomienda que las mujeres con un riesgo promedio realicen la primera mamografía a los 45 años, con controles anuales hasta los 55 años, pasando a ser bianuales a partir de esta edad. Anteriormente, la ACS recomendaba las mamografías a partir de los 40 años.

En las nuevas directrices ya no se recomienda realizar, independientemente de la edad, exámenes clínicos de mama en mujeres que no presenten ningún síntoma de anormalidad en los senos. Las recomendaciones sobre el autoexamen, al igual que en las versiones precedentes, no se abordan. Sin embargo, la ACS insiste en la necesidad que toda mujer debe familiarizarse con la apariencia y tacto de sus senos para poder informar inmediatamente al médico de cualquier cambio que se perciba.

Para las mujeres en mayor riesgo que el riesgo promedio, debido a factores como antecedentes familiares o personales de cáncer de mama, mutación del gen BRCA o por haberse sometido a radioterapia en el área del tórax a una edad temprana, deben consultar con el médico acerca de cuándo empezar el cribado, así como la forma y frecuencia con que se debe realizar. Las mujeres en alto riesgo (alrededor del 20-25% o mayor) deben realizarse una imagen de resonancia magnética (MRI) y una mamografía cada año.

Según la ACS, una de las razones de los cambios relativos a las mujeres en riesgo medio, es minimizar el daño. Tanto los exámenes clínicos como las mamografías pueden conducir a biopsias innecesarias, que pueden causar situaciones de ansiedad o riesgo, sin llegar a detectarse un cáncer. Además, en algunos casos, hay la posibilidad de diagnosticar un cáncer que nunca habría causado ningún problema si no hubiese sido encontrado durante el examen, pero que cuyo tratamiento conlleva sus propios riesgos.

La ACS eligió la edad de 45 años como la edad de inicio para realizar mamografías porqué es cuando se estableció que los beneficios superan sustancialmente los daños, en términos de incidencia del cáncer. En mujeres menores de 45 años, el cáncer de mama no es suficientemente común como para que la realización de mamografías quede justificada.

A los 55 años de edad, la mayoría de las mujeres han pasado la menopausia y los tumores de mama son menos propensos a ser agresivos. Por este motivo, a partir de los 55 años, el control bianual conserva la mayor parte de los beneficios del control anual, y con menos riesgos. A pesar de estas nuevas recomendaciones, la ACS ha dejado un cierto margen de elección personal. Las mujeres pueden optar iniciar el cribado con mamografías a los 40 años, así como continuar con controles anuales, en lugar de bianuales, a partir de los 55 años. Las mujeres deben tomar decisiones informadas, conociendo los riesgos de la detección temprana, así como los beneficios potenciales.

Enlaces
American Cancer Society (Cáncer de mama)

Simon, Stacy. American Cancer Society Releases New Breast Cancer Guidelines. October 20, 2015.
http://www.cancer.org/cancer/news/news/american-cancer-society-releases-new-breast-cancer-guidelines

American Cancer Society. Breast Cancer Prevention and Detection. http://www.cancer.org/cancer/breastcancer/moreinformation/breastcancerearlydetection/breast-cancer-early-detection-acs-recs

Breast Cancer Screening for Women at Average Risk. Journal of the American Medical Association. October 20, 2015, vol. 314, No. 15. http://jama.jamanetwork.com/article.aspx?articleid=2463262

Grady, Denise. American Cancer Society, in a Shift, Recommends Fewer Mammograms. The New York Times. October 20, 2015. http://www.nytimes.com/2015/10/21/health/breast-cancer-screening-guidelines.html