La genética influye en el metabolismo
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 02.12.2018.

Un reciente estudio publicado en Genetics sugiere que la variación genética podría explicar por qué no todas las personas responden igual a cada dieta.

En el estudio realizado en ratones de diferentes cepas, se estudiaron con técnicas metabolómicas e indicadores de salud  el efecto de diferentes patrones dietéticos. La dieta norteamericana, que se considera que tiene efectos negativos para la salud, se comparó con las dietas consideradas más sanas como la mediterránea, la japonesa o la masai/cetogénica.

Los autores prepararon unas dietas comparables a las humanas y las administraron a las diferentes cepas de ratón durante meses, haciendo especial hincapié en compuestos bioactivos, lípidos y fibra para hacerlas similares a las dietas humanas. Tras 12 semanas de dieta, se empezaron a  valorar las características metabólicas y metabolómicas durante las siguientes 12 semanas, valorando la aparición de las características fenotípicas propias de cada individuo. Además se valoraron los síntomas relacionados con el síndrome metabólico, resistencia a la insulina, sobrepeso o dislipemia.

Observaron que la dieta norteamericana aumentaba la grasa corporal y el colesterol LDL, en todas las cepas estudiadas aunque en diferente grado, mientras que la glucemia y la tolerancia a la glucosa solo aumentaba en algunas cepas.  El gasto metabólico y la cantidad de comida y agua ingeridas también variaba en las diferentes cepas.

Pero al comparar las consideradas dietas saludables, los autores solo observaron diferencias  en la actividad física en las diferentes cepas, pero independientemente de la dieta administrada. Así se observó que la dieta cetogénica aumentaba la tasa metabólica en todas las cepas. Por otro lado el estudio metabolómico del hígado reveló que también los cambios metabólicos eran específicos para cada cepa de ratón estudiada.

Seguidamente, los investigadores realizaron un índice de salud, con promedios a partir de la composición corporal, perfil lipídico, metabolismo de la glucosa e integridad hepática, y de nuevo encontraron variaciones de acuerdo a la cepa pero no entre las diferentes alternativas a la dieta americana.  Así se observa que la dieta cetogénica sólo mejoraba el índice de salud en los ratones de la cepa A/J. Por otro lado, las cepas FVB y NOD arrojaron los mejores índices de salud con la dieta Japonesa, mientras que las dietas cetogénicas y japonesa tenían efectos positivos en el índice de salud en la cepa B6.

Según los autores, los ratones A/J no respondían a la dieta, y por ello sugieren la necesidad de dietas personalizadas para evitar situaciones como el aumento de peso en pacientes con dietas que en principio deberían disminuirlo.

Bibliografía

Barrington WT, Wulfridge P, Wells AE, Rojas CM, Howe SYF, Perry A, et al. Improving Metabolic Health Through Precision Dietetics in Mice. Genetics. 2018; 208:399-417. doi: 10.1534/genetics.117.300536. Epub 2017 Nov 20.