Tatuajes y salud
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 19.07.2018.

El hábito de tatuarse ha pasado de ser algo anecdótico que realizaban los marinos y soldados a ser un comportamiento habitual en nuestra sociedad muy relacionado con la estética del individuo.

A pesar de ser un tema poco estudiado, actualmente están apareciendo artículos en revistas científicas y en diversos medios de comunicación alertando sobre posibles peligros para la salud que puede comportar este hábito.

En el instante de realizarse un tatuaje, gran parte de la tinta alojada en la dermis, emprende un camino hacia los ganglios linfáticos, así en 2014 un estudio realizado en cadáveres con tatuajes, publicaba que todos tenían un ennegrecimiento de los ganglios linfáticos causado por la tinta de los tatuajes., y recientemente se ha publicado un trabajo en que demuestran la presencia de pigmentos procedentes del tatuaje en ganglios linfáticos.

Unos autores han postulado que esta acumulación de tinta en los ganglios podría afectar el sistema inmunitario del individuo, mientras que otros opinan lo contrario, que refuerza la inmunidad.

Tras la inyección de tinta de tatuaje, las partículas pueden ser transportadas pasivamente a través de la sangre y de los fluidos linfáticos, o fagocitadas por células inmunes y, posteriormente, depositadas en los ganglios linfáticos regionales. Una vez que se cura el tatuaje, las partículas siguen presentes en la dermis y en los sinusoides de los ganglios linfáticos secos

Pero una cosa es la evidencia de la acumulación de pigmentos en los ganglios y otra que esto sea peligroso para la salud,  incluso se ha dicho que es carcinógeno, y sobre estas afirmaciones no existe evidencia científica.

Tal como ha publicado recientemente la Academia Española de Dermatología i Venereología, no hay evidencia científica de que esta acumulación de tinta en los ganglios pueda desarrollar una patología.

Sobre lo que han insistido es en el hecho de que este ennegrecimiento de los ganglios altera los resultados de pruebas diagnósticas y puede generar errores de interpretación de imágenes de PET/TAC  o en la detección del ganglio centinela en pacientes con melanoma, por ello es aconsejable advertir al radiólogo sobre si lleva o ha llevado tatuajes.

Bibliografía

Schreiver, I., Hesse, B., Seim, C.. et al. Synchrotron-based ν-XRF mapping and μ-FTIR microscopy enable to look into the fate and effects of tattoo pigments in human skin. Scientific Reportss 2017: 7, Número de artículo 11395. DOI: https://doi.org/10.1038/s41598-017-11721-z

Academia Española de Dermatología y Venereología. Tatuajes y evidencia científica sobre su efecto en la salud. https://aedv.es/tatuajes-y-salud.