Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
25.04.2018.

A menudo se piensa que los adolescentes son las personas que gozan de mejor salud. Sin embargo, los hábitos que se adquieren durante la adolescencia afectan y repercuten sobre el estado de salud en la etapa adulta. Por ejemplo, si a un adolescente obeso o con sobrepeso se le ayuda a adelgazarse, se estará previniendo el desarrollo de diabetes y de enfermedad cardíaca en la edad adulta.

Durante el período de edad comprendido entre los 13 y 18 años no se suelen realizar muchas pruebas de laboratorio con finalidades de cribado. Es más importante poner énfasis en mentalizar al adolescente en aspectos relacionados con la prevención de accidentes, la salud sexual y con las drogas de abuso. A esta edad la medicina preventiva debería centrarse en conseguir que las personas alcancen un estilo de vida saludable que las proteja frente a enfermedades que sobrevienen en la etapa adulta.

El menú superior permite navegar por artículos relacionados con pruebas (de laboratorio) de cribado, indicadas en adolescentes. En cada uno de ellos se resumen las recomendaciones de diferentes organismos; sin embargo, en muchos casos no existe un consenso claro. Por este motivo, es importante que las decisiones acerca de estas pruebas de cribado las tome el médico considerando toda la información referente a cada caso.

Si desea más información acerca de la prevención de enfermedades y de los pasos necesarios a seguir para mantener un buen estado de salud, refiérase (en esta misma página web) a "Estado de Salud en el Sistema Sanitario Actual".

Recomendaciones
  • Obesidad

    La obesidad infantil constituye una preocupación de las autoridades sanitarias en los países desarrollados. Las consecuencias de la obesidad en la salud del futuro adulto son diversas e incluyen un aumento del riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, de tener hipertensión arterial junto con un aumento de los niveles de colesterol en sangre, problemas articulares, apnea del sueño y trastornos de índole psicológica y social. Los niños que siguen siendo obesos durante la adolescencia presentan mayor riesgo de tener problemas graves de salud, como infarto agudo de miocardio, accidente vascular cerebral y algunos cánceres.

    Recomendaciones
    La American Academy of Pediatrics (AAP) aconseja a los pediatras controlar la obesidad en niños y adolescentes. El profesional sanitario debería evaluar el peso del niño y del adolescente como mínimo una vez al año. Cuando se define el índice de masa corporal (IMC) se tiene en cuenta el sexo, la edad, el peso y la talla del niño o niña, o adolescente. El IMC es útil para estimar la cantidad de grasa corporal.

    • Sobrepeso - se considera que un adolescente tiene sobrepeso cuando su IMC se sitúa entre el percentil 85 y el percentil 94 de las curvas estandarizadas de desarrollo; este sobrepeso se asocia a riesgos potenciales para la salud
    • Obesidad - se considera que un niño es obeso cuando su IMC supera el percentil 95 de las curvas estandarizadas de desarrollo o cuando es igual o superior a 30 kg/m2; la obesidad se asocia a problemas graves de salud.

     

    Según las recomendaciones del U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) se debe realizar un cribado de la obesidad entre los 6 y 18 años de edad, favoreciendo y promocionando reducciones del peso corporal. Este grupo de trabajo reconoce que el IMC constituye una herramienta aceptable para determinar si existe un exceso de peso, a la vez que establece las definiciones de obesidad y de sobrepeso como reflejado anteriormente.

    Está muy indicado que en cada control médico se revisen y discutan aspectos referentes a: patrones de alimentación del niño, nivel de actividad física y tendencia al sedentarismo. También merece la pena dedicar especial atención a antecedentes familiares de obesidad, diabetes de tipo 2 e hipertensión. El objetivo final es el de prevenir y corregir los problemas de sobrepeso y obesidad a partir de su identificación y de una intervención precoz por parte del pediatra (en resumen, dieta y ejercicio para alcanzar un peso saludable y un IMC correcto).

    Los cálculos del índice de masa corporal en los niños y adolescentes tienen que ser muy precisos y relacionados con las tablas de crecimiento. Por ello, la visita con el pediatra es la que genera la información más fiable.


    Enlaces 
    Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO) 
    Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN)
    HealthyChildren.org: Obesity
    Centers for Disease Control and Prevention: Cálculo del pecentil del IMC en niños y adolescentes


    Bibliografía
    Centers for Disease Control and Prevention. Childhood Overweight and Obesity. http://www.cdc.gov/obesity/childhood/index.html

    Centers for Disease Control and Prevention. Basics About Childhood Obesity. http://www.cdc.gov/obesity/childhood/basics.html

    American Academy of Pediatrics. Prevention and Treatment of Childhood Overweight and Obesity. Spotlight: Task Force Recommends Obesity Screening of Children. http://www2.aap.org/obesity/USPSTF.html

     

  • Clamidia y Gonorrea

    La infección por Chlamydia (clamidiasis) y la infección por N. Gonorrhoeae (gonorrea) constituyen las enfermedades bacterianas de transmisión sexual más frecuentes, aunque la mayoría de las personas infectadas no presentan síntomas. Estas infecciones suelen afectar las zonas genitales aunque también puede desarrollarse la infección en mucosas, ojos y articulaciones. Las embarazadas pueden transmitir la infección al recién nacido. Aunque su evolución es silenciosa, estas enfermedades pueden causar, en caso de no tratarse, infertilidad y otras complicaciones. Afortunadamente, ambos tipos de infección pueden curarse con antibióticos. No es raro que una misma persona tenga simultáneamente una infección por clamidia y una por gonorrea.

    Recomendaciones en las adolescentes
    Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC), la U.S. Preventive Services Task Force (USPSTH), la American Academy of Family Physicians (AAFP) y el American College of Obstetricians and Gynecologists (ACOG) recomiendan:

    • Todas las mujeres sexualmente activas deberían someterse de forma rutinaria a un cribado de las infecciones por clamidia y gonorrea.

     

    Los CDC y la ACOG recomiendan el cribado anual.
    Para las recomendaciones durante el embarazo, refiérase a Embarazo.

    Recomendaciones en los adolescentes
    Estos mismo organismos no recomiendan el cribado rutinario de estas infecciones en chicos heterosexuales sexualmente activos, aunque en función de la prevalencia de dichas infecciones en la comunidad, es posible que se recomiende. Es importante recordar que un varón infectado puede transmitir las enfermedades y que si no ha completado el tratamiento, puede incluso reinfectar a su pareja.

    • En varones homosexuales sexualmente activos, los CDC recomiendan el cribado de las infecciones por clamidia y gonorrea anualmente (como mínimo).

     

    Factores de riesgo
    Los adolescentes sexualmente activos tienen mayor riesgo de contraer las infecciones por clamidia y gonorrea que los mayores de 25 años. El riesgo aumenta en las siguientes situaciones:

    • Ser mujer
    • Haber tenido previamente una o ambas infecciones
    • Tener otras enfermedades de transmisión sexual (ETS), especialmente la infección por VIH
    • Tener una nueva pareja sexual o tener varias
    • No utilizar condones habitualmente
    • Prostituirse
    • Consumir drogas de abuso
    • Empezar las relaciones sexuales al inicio ya de la adolescencia
    • Vivir en centros penitenciarios
    • Ser varón homosexual

     

    Como las tasas de reinfección son elevadas, los CDC recomiendan que después del tratamiento de una infección por clamidia o por gonorrea, se verifique a los 3 meses si persiste la infección mediante un análisis, tanto en chicos como en chicas. Es importante someterse al cribado anual de estas infecciones ya que la reinfección siempre es posible.


    Enlaces
    KidsHealth.org: Teens Sexual Health - Chlamydia
    KidsHealth.org: Teens Sexual Health - Gonorrhea


    Bibliografía
    United States Preventive Service Task Force. USPSTF Recommendations for STI Screening. http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf08/methods/stinfections.htm

    Kimberly A. Workowski and Stuart Berman. Sexually Transmitted Diseases Guidelines, 2010. Morbidity and Mortality Weekly Report. http://www.cdc.gov/std/treatment/2010/STD-Treatment-2010-RR5912.pdf

    U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Chlamydia and Gonorrhea — Two Most Commonly Reported Infectious Diseases in the United States. http://www.cdc.gov/Features/dsSTDData/

    U.S. Centers for Disease Control and Prevention. STD Prevention Conference 2016. http://www.cdc.gov/STDConference/default.htm

    American College of Obstetricians and Gynecologists. Well-Woman Care: Assessments and Recommendations. http://www.acog.org/

    American College of Obstetricians and Gynecologists. Chlamydia Screening Rates Too Low, Reinfection Rates Too High. http://www.acog.org/

    American Academy of Family Physicians. Gonorrhea. http://www.aafp.org/online/en/home/clinical/exam/gonorrhea.html

    American Academy of Family Physicians. Chlamydia. http://www.aafp.org/online/en/home/clinical/exam/chlamydia.html

    U.S. Centers for Disease Control and Prevention. 2010 Treatment Guidelines, Special Populations. http://www.cdc.gov/std/treatment/2010/specialpops.htm#msm

    American College of Obstetricians and Gynecologists. Spotlight on Chlamydia: Annual Screenings a Must for Young Women. http://www.acog.org/

    U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Sexually transmitted diseases treatment guidelines, 2010. MMWR Recomm Rep 2010 Dec 17; 59:1. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5912a1.htm

     

  • Diabetes

    En España, como en la mayoría de países occidentales, la prevalencia de la diabetes no hace más que aumentar. La diabetes de tipo 1 suele diagnosticarse en personas menores de 30 años, los signos y síntomas se desarrollan rápidamente y el dianóstico a menudo se establece en contexto de una atención sanitaria urgente. Por este motivo el cribado de la diabetes tipo 1 no es necesario. La diabetes tipo 2 suele cursar en la adolescencia sin signos ni síntomas, especialmente al inicio de la enfermedad y por ello el cribado puede constituir una herramienta de gran valor. La incidencia de diabetes tipo 2 ha aumentado significativamente en todas las franjas de edad, a excepción de los menores de 10 años.

    El desarrollo de la enfermedad cuando se es un adolescente supone que la persona afectada sufrirá las consecuencias de los aumentos marcados de glucosa en sangre asociados a la diabetes. Paralelamente aumenta el riesgo de padecer problemas graves de salud como infarto agudo de miocardio, insuficiencia renal, ceguera y amputaciones de los pies debidas a las lesiones nerviosas que acontecen.

    Factores de riesgo
    El sobrepeso, la obesidad y el sedentarismo (inactividad física) son factores que contribuyen al desarrollo de la diabetes. Es importante que el adolescente sea consciente de la necesidad de seguir un estilo de vida saludable (hábitos dietéticos y ejercicio físico) ya que con ello se disminuye el riesgo de desarrollar una diabetes tipo 2 y sus complicaciones.

    Un adolescente con sobrepeso presenta un riesgo sustancial de desarrollar diabetes tipo 2 si además cumple con alguna de las siguientes condiciones:

    • Tener un familiar directo con diabetes tipo 2
    • Presentar signos o manifestaciones asociados a resistencia a la insulina, entre los que se incluyen la acantosis nigricans, hipertensión arterial, dislipidemia o síndrome del ovario poliquístico
    • Tener una madre diabética o que haya desarrollado una diabetes gestacional (es decir, durante el embarazo)

     

    Recomendaciones
    La American Diabetes Association (ADA) recomienda:

    • Considerar el cribado cada 3 años en adolescentes con sobrepeso y con 2 o más factores de riesgo de diabetes, a partir de los 10 años de edad o al inicio de la pubertad
    • Realizar un cribado de la diabetes con alguna de las siguientes pruebas:
      • Glucosa en ayunas - esta prueba mide los niveles de glucosa en sangre después de haber mantenido un ayuno de entre 8 y 12 horas
      • Hemoglobina A1c (HbA1c, glicohemoglobina) - con esta prueba se evalúa el nivel promedio de glucosa en sangre durante los últimos 2-3 meses
      • Prueba de tolerancia a la glucosa oral de 2 horas - se toma primero una muestra de sangre en ayunas, posteriormente la persona ingiere un preparado con 75 gramos de glucosa y al cabo de 2 horas se vuelve a tomar una muestra de sangre

     

    Si se obtiene un resultado anómalo debe repetirse la prueba y en caso de que persista la anormalidad, se establece el diagnóstico de diabetes.


    Enlaces
    KidsHealth.org: Teens – Diabetes Center
    CDC: Diabetes Public Health Resource
    American Diabetes Association
    American Diabetes Association: Be Healthy Today; Be Healthy For Life, Information for Youth and their Families, Living with Type 2 Diabetes


    Bibliografía
    Centers for Disease Control and Prevention. National Diabetes Fact Sheet, 2011. http://www.cdc.gov/diabetes/pubs/pdf/ndfs_2011.pdf

    American Diabetes Association. Standards of Medical Care in Diabetes – 2012. Diabetes Care. http://care.diabetesjournals.org/content/35/Supplement_1/S11.full.pdf+html

    National Diabetes Education Program. Overview of Diabetes in Children and Adolescents. http://ndep.nih.gov/media/youth_factsheet.pdf

    National Diabetes Statistics Report, 2014. Centers for Disease Control and Prevention. http://www.cdc.gov/diabetes/pdfs/data/2014-report-generalinformation.pdf

    Standards of Medical Care in Diabetes 2014. Diabetes Care Volume 37, Supplement 1. http://care.diabetesjournals.org/content/37/Supplement_1/S14.full.pdf+html

  • Hipercolesterolemia

    A partir de la infancia, la sustancia de tipo graso llamada colesterol, así como otras sustancias grasas conocidas como lípidos, empiezan a depositarse en las arterias, endureciéndose en forma de placas y provocando un estrechamiento del paso. Durante la edad adulta, la formación de la placa y los problemas de salud que se derivan, no sólo ocurren en las arterias que suministran sangre al músculo cardíaco, sino también en las arterias de todo el organismo (problema conocido como aterosclerosis). En España, tanto en hombres como en mujeres, las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte, y la cantidad de colesterol en la sangre afecta en gran medida a las posibilidades de una persona de sufrir enfermedad cardiovascular.

    Se dispone cada vez de mayor evidencia de que los procesos biológicos que preceden a un infarto agudo de miocardio y a la enfermedad cardiovascular empiezan durante la infancia, si bien no ocasionan ninguna sintomatología ni se manifiestan en forma de enfermedad hasta la edad media de la vida o incluso más tarde. Unos hábitos de vida saludables ya durante la infancia y la adolescencia -como realizar una actividad física de manera regular y seguir una dieta sana, limitando además la ingesta de grasas saturadas y de grasas trans- protegen frente a la enfermedad cardiovascular  en la etapa adulta.

    Recomendaciones
    En un esfuerzo para prevenir cuanto antes la enfermedad cardiovascular, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda en adolescentes el cribado de la misma con un análisis en el que se evalúan los lípidos y el colesterol en sangre. Un perfil lipídico incluye de manera característica la medida de colesterol total, colesterol HDL, colesterol LDL y triglicéridos. Se puede calcular el colesterol no-HDL restando el colesterol HDL del colesterol total.

    La AAP recomienda de manera más detallada:

    • Entre los 12 y 16 años de edad
      • No realizar el cribado rutinario si no existen factores de riesgo
      • Si existen factores de riesgo, solicitar un perfil lipídico un par de veces durante esta franja de edad
    • Entre los 17 y 21 años de edad
      • Realizar el cribado a pesar de que no existan factores de riesgo - solicitar un perfil lipídico
      • En caso de hallar algún resultado alterado, repetir el perfil lipídico en ayunas

     

    En caso de que se detecten niveles de lípidos alterados en adolescentes, la AAP recomienda como primera medida modificar los hábitos dietéticos y realizar más ejercicio físico. En algunos casos en los que no se observa mejoría con las medidas iniciales, puede estar indicado algún tipo de tratamiento.

    Factores de riesgo

    • Historia familiar - el riesgo para el adolescente es mayor si algún progenitor, abuelo, tío o hermano tiene una concentración de colesterol en sangre elevada o una historia de enfermedad cardiovascular (antes de los 55 años en varones y antes de los 65 años en mujeres)
    • Historia personal - el riesgo del adolescente aumenta en las siguientes situaciones:
      • Sobrepeso u obesidad
      • Dieta rica en grasas, especialmente en grasas saturadas o grasas trans
      • Ejercicio físico insuficiente
      • Diabetes o hipertensión
      • Otra enfermedad subyacente
      • Consumo de tabaco

    Enlaces
    KidsHealth.org: Teens – What is Cholesterol?
    KidsHealth.org: Cholesterol and Your Child
    American Heart Association: Children and Cholesterol


    Bibliografía
    CDC. FASTSTATS – Leading Causes of Death. http://www.cdc.gov/nchs/fastats/leading-causes-of-death.htm

    Kavey R-EW, et al. Expert panel on integrated guidelines for cardiovascular health and risk reduction in children and adolescents: Summary report. Pediatrics 2011; 128: DOI:10.1542/peds.2009-2107C.

    KidsHealth.org. Cholesterol and Your Child. http://kidshealth.org/parent/medical/heart/cholesterol.html#

  • VIH

    El VIH o virus de la inmunodeficiencia humana es el agente causante del SIDA (síndrome de inmunodeficiencia humana adquirida). En las primeras fases de la infección por VIH, pueden no existir síntomas o en caso de que existan, pueden ser inespecíficos y similares a los síntomas de la gripe, y resolverse al cabo de poco tiempo. Si no se detecta la infección ni se trata, la enfermedad puede ir progresando de tal manera, que con el paso del tiempo, el VIH destruye el sistema inmunitario y favorece que el individuo sea especialmente vulnerable a diversas infecciones.

    Según datos del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, en el año 2014 se notificaron en España 3366 nuevos casos de infección por VIH. Según la OMS, las tasas de nuevos diagnósticos de VIH son similares a las de otros países de la región Europea. La vía sexual es la principal vía de transmisión de la infección. Los hombres suponen el 84,7% de los nuevos diagnósticos de VIH. La mediana de edad al diagnóstico de la infección es de 35 años, sin diferencias por sexo. Las tasas más altas se producen en los grupos de edad de 25 a 29 y de 30 a 34 años.

    La infección por VIH puede transmitirse por alguna de las siguientes vías:

    • Mantener relaciones sexuales sin protección con una persona infectada
    • Compartir jeringuillas y agujas (por ejemplo, en consumidores de drogas por vía intravenosa)
    • Durante el embarazo y el parto, en caso de que la mujer tenga la infección. El feto en desarrollo puede resultar infectado
    • Contacto directo con sangre infectada
    • Actualmente, el riesgo de contraer la infección a partir de transfusiones de sangre es extremadamente bajo. No obstante, antes de que se realizara el cribado de la infección por VIH en todas las unidades de sangre donadas, era posible que se adquiriera la infección por VIH a través de alguna transfusión de sangre o de alguno de sus componentes.

     

    ¿Por qué realizar el cribado?

    El cribado de la infección por VIH se ha convertido en una práctica rutinaria en población de riesgo. Esto es así porque el diagnóstico precoz de la infección se traduce en un tratamiento oportuno y efectivo que permite enlentecer la progresión a SIDA. Toda la sociedad se beneficia del diagnóstico precoz de la infección. Las personas que saben que están infectadas pueden modificar sus conductas para así no exponer a otras personas a la infección, por contacto con su sangre o fluidos biológicos, y por lo tanto, pueden contribuir a limitar la diseminación de la enfermedad. El tratamiento de la infección en una adolescente VIH-positiva y embarazada impide la transmisión de la infección al bebé.

    ¿Cómo conocer el riesgo personal de contraer la infección por VIH?

    Son diversas las situaciones que conducen a mayor riesgo de contraer la infección por VIH:

    • Mantener relaciones sexuales sin protección con más de una pareja sexual; el hecho de tener una enfermedad de transmisión sexual (ETS) predispone a que un individuo sea más susceptible a la infección cuando mantiene relaciones con una persona infectada
    • Relaciones sexuales entre varones
    • Prostitución
    • Ser la pareja sexual de una persona con la infección
    • Consumo actual o previo de drogas de abuso por vía intravenosa
    • Mantener o haber mantenido relaciones sexuales con una persona de la que no se conocen sus comportamientos sexuales habituales o que cumpla cualquiera de las características mencionadas

     

    La frecuencia con la que se realiza el cribado es variable, en función de si la relación sexual es monógama y larga o de si la pareja ha mantenido relaciones sexuales con más de una persona en los últimos meses.

    Pruebas de cribado

    Se dispone de diferentes pruebas de detección de anticuerpos para el cribado de la infección por VIH. Las pruebas combinadas en las que se detectan anticuerpos y el antígeno p24 permiten detectar la infección muy poco después de que haya ocurrido la exposición.

    En caso de realizarse la prueba, se puede optar por distintas opciones:

    • Realización de una prueba rápida en dispositivos portátiles después de la obtención de una muestra oral (bucal) o de una muestra de sangre; no es una práctica frecuente
    • La FDA (Food and Drug Administration) ha aprobado la comercialización de un dispositivo que permite detectar anticuerpos frente al virus; el individuo obtiene la muestra en su casa y debe enviarla a un laboratorio; tampoco se trata de una práctica frecuente

     

    Es importante recordar también otras limitaciones de las pruebas de cribado de la infección por VIH:

    • Un resultado negativo indica solamente que en el momento de la obtención de la muestra no existe aparentemente evidencia de infección. En caso de pertenecer a un grupo de riesgo, es recomendable repetir la prueba al cabo de un cierto tiempo.
    • Los anticuerpos pueden detectarse entre las 2 y 8 semanas después de la exposición al virus. Si la exposición es más reciente, los niveles de anticuerpos podrían ser demasiado bajos como para ser detectados. Sería conveniente repetir la prueba al cabo de un tiempo e incluso utilizar la que combina anticuerpos y antígeno del virus.
    • Un resultado positivo no confirma el diagnóstico. Cualquier resultado positivo debe confirmarse con una segunda prueba distinta a la primera, en la que se detectan diferentes antígenos y con la que se pueden diferenciar VIH-1 y VIH-2.

     

    Recomendaciones para el cribado

    • Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomiendan la realización del cribado como mínimo una vez en la vida a todas las personas entre 13 y 64 años de edad, independientemente del sexo, orientación sexual, raza o grupo étnico, y riesgo para contraer la infección. Los CDC recomiendan un cribado anual si se pertenece a alguno de los grupos de población con elevado riesgo de contraer la infección por VIH.
    • El American College of Physicians (ACP) propone la misma recomendación que los CDC entre los 13 y 64 años de edad. Recomienda que la frecuencia la determine el médico de acuerdo a cada caso.
    • La Preventive Services Task Force (USPSTF) recomienda el cribado a todas las personas con edades comprendidas entre los 15 y 64 años, y en caso de pertenecer a algún grupo de elevado riesgo, realizarlo con una frecuencia anual (varones homosexuales, consumidores de drogas por vía intravenosa, personas residentes en entornos con alta prevalencia de la infección, o en centros de rehabilitación de drogaddiciones). El médico es quien decidirá en cada caso la frecuencia con la que debería repetirse la prueba.
    • La American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda el cribado en todos los adolescentes sexualmente activos y recomienda el cribado rutinario en adolescentes que viven en áreas de elevada prevalencia de la infección por VIH (más de 1 caso por cada 1000 individuos).
    • Para recomendaciones en las embarazadas, refiérase a Embarazo.

     

    Se recomendienda el cribado de la infección en casos concretos como:

    • Hepatitis, tuberculosis o enfermedades de transmisión sexual
    • Receptores de transfusiones sanguíneas antes del año 1985, o pareja sexual que la recibiera y que posteriormente haya sido VIH-positiva
    • Profesional sanitario con exposición directa a la sangre
    • Cualquier persona que crea haber quedado expuesta al VIH

     

    Consultar al médico

    No debe sorprender a nadie que el médico quiera realizar una prueba de cribado de la infección por VIH, aunque se es libre de negarse a realizarla. La realización de esta prueba de manera rutinaria permite administrar tratamiento a las personas infectadas a la vez que éstas pueden tomar medidas para proteger a sus parejas o a sus futuros hijos.


    Enlaces
    Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad
    Cruz Roja Española
    MedlinePlus Interactive Health Tutorial: VIH y SIDA
    Mayo Clinic: HIV/AIDS - Preparing for your appointment
    Kidshealth.org: HIV and AIDS 


    Bibliografía
    Emmanuel PJ, et al. Adolescents and HIV infection: The pediatrician's role in promoting routine testing. Pediatrics 2011; 128: 1023–1029. http://pediatrics.aappublications.org/content/early/2011/10/26/peds.2011-1761.abstract

    CDC National HIV and STD Testing Resources. Frequently Asked Questions. https://gettested.cdc.gov/faq-page

    Centers for Disease Control and Prevention. HIV Testing. http://www.cdc.gov/hiv/basics/testing.html

    Branson BM, et al. for the National Center for HIV/AIDS, Viral Hepatitis, STD, and TB Prevention. Revised recommendations for HIV testing of adults, adolescents, and pregnant women in health-care settings. MMWR 55(RR14):1-17. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5514a1.htm

    US Preventive Services Task Force. Summary of Recommendations, Screening for HIV. http://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/uspshivi.htm

    Centers for Disease Control and Prevention. Questions and answers for the general public: revised recommendations for HIV testing of adults, adolescents, and pregnant women in healthcare settings. http://www.cdc.gov/hiv/guidelines/testing.html

    Centers for Disease Control and Prevention. HIV among Youth. http://www.cdc.gov/hiv/pdf/group/age/youth/cdc-hiv-youth.pdf

    Qaseem A, et al. Screening for HIV in Health Care Settings: A Guidance Statement From the American College of Physicians and HIV Medicine Association. Annals of Internal Medicine vol. 150 no. 2 125-131. http://annals.org/aim/article/744218/screening-hiv-health-care-settings-guidance-statement-from-american-college

    Screening for HIV: U.S. Preventive Services Task Force Recommendation Statement, DRAFT. https://www.uspreventiveservicestaskforce.org/Page/Document/UpdateSummaryFinal/human-immunodeficiency-virus-hiv-infection-screening?ds=1&s=HIV

    CDC Vital Signs: HIV among Youth in the U.S. http://www.cdc.gov/vitalsigns/HIVAmongYouth/index.html
     

  • Tuberculosis

    La tuberculosis (TB) es una enfermedad infecciosa causada por Mycobacterium tuberculosis. Afecta principalmente a pulmones aunque puede resultar afectada cualquier otra zona del organismo. La enfermedad se transmite entre personas por vía aérea, a través de pequeñas gotas y secreciones como esputo o aerosoles expelidos al toser, estornudar, reír o respirar.

    La mayor parte de personas infectadas por Mycobacterium tuberculosis es capaz de confinar el bacilo en el interior de algunas pocas células de los pulmones; en ellas, el microorganismo permanece vivo aunque en estado latente o en una forma inactiva. La persona con una infección tuberculosa latente no se siente enferma ni es infecciosa y en la mayor parte de casos, la infección no progresa a una tuberculosis activa. Sin embargo, algunas personas -especialmente las inmunocomprometidas- evolucionan directamente de la infección inicial hacia una forma de tuberculosis activa. Las personas infectadas por el VIH tienen mayor probabilidad de desarrollar la enfermedad en caso de exponerse al microorganismo. Por otra parte, en personas con formas latentes de tuberculosis, la probabilidad de desarrollar una forma activa de TB aumenta cuando pasan por un período de debilitación de su sistema inmunitario. Debe tenerse en cuenta que actualmente se conocen formas de TB resistentes a los antibióticos prescritos típicamente para tratar la enfermedad.

    La tuberculosis es una de las enfermedades con mayor mortalidad y constituye un problema de salud pública mundial especialmente en grupos poblacionales de mayor riesgo. Las recomendaciones actuales defienden el cribado  de la TB en dichos grupos poblacionales.

    Recomendaciones

    En adolescentes, la American Academy of Pediatrics (AAP) recomienda la realización de la prueba cutánea de la tuberculina en los siguientes casos:

    • Exposición a personas con sospecha de tuberculosis o con tuberculosis activa
    • Inmigrantes de países en los que esta enfermedad es endémica
    • Hallazgos clínicos o con radiografías sugerentes de tuberculosis

     

    Además, se recomienda el cribado anual de la tuberculosis con la prueba cutánea en adolescentes infectados por el VIH, así como en adolescentes internados en centros penitenciarios. También se recomienda un cribado cada 2 a 3 años en adolescentes que hayan estado en contacto con personas de elevado riesgo, en los que viven en áreas de elevada prevalencia, en los que tienen que viajar a países con elevada prevalencia de la enfermedad y en hijos de inmigrantes que provengan de áreas geográficas con elevada prevalencia de tuberculosis.
    Enlaces

    CDC: Tuberculosis (TB) in Children in the United States
    HealthyChildren.org (AAP): Tuberculosis in Children


    Bibliografía
    U.S. Centers for Disease Control and Prevention. Tuberculosis (TB) in Children in the United States. http://www.cdc.gov/tb/topic/populations/tbinchildren/default.htm

    HealthyChildren.org. Tuberculosis in Children. https://www.healthychildren.org/English/health-issues/conditions/chest-lungs/Pages/Tuberculosis.aspx

     

  • Hepatitis B

    La OMS estima que actualmente existen 240 millones de personas con infección crónica por el virus de la hepatitis B.

    El virus de la hepatitis B (VHB) es uno de los cinco virus causantes de las hepatitis víricas. El virus se transmite por contacto con sangre o fluidos biológicos de una persona infectada, por ejemplo en el curso de relaciones sexuales o por compartir jeringuillas, maquinillas de afeitar o cepillos de dientes; también lo puede transmitir una embarazada a su recién nacido, en el momento del parto o después del nacimiento.

    La infección por el VHB puede ser aguda o crónica y el curso de la infección puede variar desde formas leves que duran unas semanas hasta formas más graves que se prolongan durante muchos años y que generan complicaciones como cirrosis o cáncer de hígado. Según la OMS, cada año mueren más de 780000 personas a consecuencia de la hepatitis B.

    La inmensa mayoría de las personas con infección crónica por el VHB no presenta síntomas. Como prueba de cribado de la hepatitis B en personas asintomáticas pero pertenecientes a grupos de riesgo, se emplea la prueba del antígeno de superficie (HBsAg). Actualmente, se dispone de vacunas para proteger frente a la infección por el VHB.

    Factores de riesgo

    • Proceder de países con elevada prevalencia de infección por el VHB
    • Adolescentes VIH-positivos
    • Consumidores de drogas por vía intravenosa
    • Compartir enseres con personas infectadas por el virus con las que se convive
    • Varones homosexuales

     

    En principio, no se recomienda el cribado de la infección por el VHB en personas no incluidas en estos grupos de riesgo.

    Recomendaciones

    En el año 2008, los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) editaron unas guías por las que se recomienda el cribado de la infección por el VHB en los siguientes casos:

    • Profesionales de la seguridad pública y de la asistencia sanitaria pública
    • Personas nacidas en países con prevalencia de la infección por VHB mayor del 2% (Asia, África)
    • Personas no vacunadas cuyos progenitores provienen de países con prevalencia de la infección mayor del 8%
    • Varones homosexuales
    • Niveles elevados de enzimas hepáticos (AST, ALT) sin causa aparente
    • Inmunosupresión (sistema inmune debilitado), por ejemplo en receptores de órganos transplantados
    • Embarazadas
    • Personas en contacto íntimo con otras infectadas por el VHB
    • Infección por el VIH

     

    En el año 2014, el U.S. Preventive Services Task Force (USPSTF) actualizó sus recomendaciones alineándose con las recomendaciones editadas por los CDC.

    ¿Por qué realizar el cribado?

    Las personas con infección crónica por el VHB tienen el riesgo de desarrollar complicaciones graves a consecuencia de la infección y además pueden transmitir involuntariamente la infección a otros individuos.


    Enlaces
    CDC: Hepatitis B Information for the Public


    Bibliografía
    USPSTF Urges HBV Screening for High-Risk People. MedPage Today. http://www.medpagetoday.com

    USPSTF Recommends Hepatitis B Screening for High-Risk Groups. Journal Watch. http://www.jwatch.org/fw108870/2014/05/27/uspstf-recommends-hepatitis-b-screening-high-risk-groups?query=pfw

    Screening for Hepatitis B Virus Infection in Nonpregnant Adolescents and Adults: U.S. Preventive Services Task Force Recommendation Statement. Michael L. LeFevre, MD, MSPH, on behalf of the U.S. Preventive Services Task Force. Annals of Internal Medicine. http://annals.org/article.aspx?articleid=1874740

    Centers for Disease Control and Prevention. Hepatitis B FAQs for the Public. http://www.cdc.gov/hepatitis/hbv/bfaq.htm

    Centers for Disease Control and Prevention. Hepatitis B Information for the Public. http://www.cdc.gov/hepatitis/hbv/index.htm

    Recommendations for Identification and Public Health Management of Persons with Chronic Hepatitis B Virus Infection. Recommendations and Reports. September 19, 2008 / 57(RR08);1-20. Morbidity and Mortality Weekly Report. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/rr5708a1.htm

     

  • Anemia por déficit de hierro

    El hierro es un elemento imprescindible para el correcto desarrollo del adolescente. Cuando un adolescente no consume suficiente cantidad de hierro puede desarrollar una anemia por déficit de hierro (anemia ferropénica). Las consecuencias a largo plazo del déficit de hierro en un adolescente se pueden traducir en disminución de las habilidades motoras, problemas de la conducta en casa y en la escuela, así como en un bajo rendimiento escolar.

    Existen otras causas de deficiencia de hierro: pérdidas importantes de sangre, enfermedades genéticas, infecciones crónicas o cualquier situación que impida la correcta absorción de hierro a nivel intestinal (por ejemplo, por el efecto de una medicación o por enfermedades crónicas como la celiaquía).

    Recomendaciones

    La American Academy of Pediatrics (AAP) y otras instituciones científicas como los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomiendan realizar un cribado del déficit de hierro en adolescentes si presentan factores de riesgo o si pertenecen a alguna población de elevado riesgo.

    Para diagnosticar una anemia ferropénica (por déficit de hierro) se emplean varias pruebas. Se puede realizar el cribado con la hemoglobina y el hematocrito (hemograma), y posteriormente solicitar pruebas más específicas relacionadas con el metabolismo férrico.

    En adolescentes, los factores de riesgo para el desarrollo de una anemia ferropénica incluyen:

    • Padres inmigrantes procedentes de países en vías de desarrollo
    • Entorno familiar con pocos ingresos económicos o lindando la pobreza
    • Dieta pobre en hierro
    • Inicio de la menstruación, si el aporte de hierro en la dieta es bajo
    • Antecedentes de:
      • Toma de fármacos que interfieren con la absorción del hierro a nivel intestinal
      • Pérdidas masivas de sangre

    En función del entorno, el cribado del déficit de hierro puede realizarse de manera sistemática a todos los adolescentes. En otros casos, el cribado depende de la edad, de los signos y síntomas o de la presencia de factores de riesgo.


    Enlaces
    Mayo Clinic: Iron deficiency in children - Prevention tips for parents


    Bibliografía

    American Academy of Pediatrics. Periodicity Schedule. http://www.aap.org/en-us/professional-resources/practice-support/Pages/PeriodicitySchedule.aspx

    American Academy of Pediatrics. Recommendations for Preventive Pediatric Health Care. http://www.aap.org/en-us/professional-resources/practice-support/Periodicity/Periodicity%20Schedule_FINAL.pdf

    Baker, RD and Greer, FR, The Committee on Nutrition. Diagnosis and Prevention of Iron Deficiency and Iron-Deficiency Anemia in Infants and Young Children (0-3 Years of Age). From the American Academy of Pediatrics. http://pediatrics.aappublications.org/content/126/5/1040.full

    Centers for Disease Control and Prevention. Recommendations to Prevent and Control Iron Deficiency in the United States. MMWR April 03, 1998. http://www.cdc.gov/mmwr/preview/mmwrhtml/00051880.htm

    Centers for Disease Control and Prevention. Iron and Iron Deficiency. http://www.cdc.gov/healthyschools/nutrition/facts.htm

Bibliografía

American Academy of Pediatrics. 2014 Recommendations for Pediatric Preventive Health Care. Pediatrics March 2014, VOLUME 133 / ISSUE 3. http://pediatrics.aappublications.org/content/133/3/568

2016 Pediatric Preventive Care Guidelines. Massachusetts Health Quality Partners. https://www.harvardpilgrim.org/