También conocido como
Amilasa pancreática
Amilasa salival
Nombre sistemático
Amilasa
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 21.04.2019.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Principalmente para el diagnóstico y la monitorización de pancreatitis agudas, aunque también de pancreatitis crónicas u otras enfermedades pancreáticas.

¿Cuándo hacer el análisis?

Si se tienen síntomas debidos a alteraciones pancreáticas, como dolor abdominal intenso, fiebre, pérdida de apetito o náuseas.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; a veces también se determina en una muestra de orina aleatoria, en orina de 24 horas o en fluido peritoneal.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Tanto para la toma de muestra venosa como de orina se debe de evitar la toma alcohol durante las 24 horas previas y en el caso de la muestra de sangre también no realizar ingesta de alimento o bebida en las 2 horas previas. Algunas medicaciones pueden afectar a los niveles de amilasa por lo que su médico le informará de si tiene que dejar de tomar alguna y por cuanto tiempo. 

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

La amilasa es uno de los muchos enzimas sintetizados por el páncreas y las glándulas salivares para facilitar la digestión de hidratos de carbono o carbohidratos. Esta prueba mide la cantidad de amilasa en sangre, en orina o a veces en fluido peritoneal, fluido protector entre órganos abdominales y la cavidad abdominal.

El páncreas es un órgano delgado y plano ubicado en lo profundo de la cavidad abdominal, debajo del hígado y entre el estómago y la columna vertebral. Está conectado con el duodeno, la primera porción del intestino delgado. El páncreas esté repleto de pequeños conductos que producen enzimas pancreáticos y que los secretan en el conducto pancreático. El páncreas secreta amilasa a través del conducto pancreático hacia el duodeno, donde contribuye a la escisión de los carbohidratos de la dieta.

Enfermedades pancreáticasNormalmente, la amilasa está presente en sangre y en orina en pequeñas cantidades. Ante lesiones de las células pancreáticas, como en la pancreatitis, o cuando se produce una obstrucción a nivel del conducto pancreático, por ejemplo por cálculos biliares o más raramente por un tumor, se liberan cantidades importantes de amilasa hacia la sangre. En consecuencia, las concentraciones de amilasa en sangre aumentan y, puesto que la amilasa sanguínea se elimina por vía renal, también aumenta su concentración en orina.

 

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El análisis sanguíneo de amilasa se solicita para el diagnóstico y la monitorización de pancreatitis (inflamación del páncreas) agudas. También es útil para diagnosticar y monitorizar las pancreatitis crónicas y otros trastornos que pueden afectar al páncreas.

    A menudo se solicita junto con la lipasa ya que la amilasa es sensible pero no específica para el diagnóstico de enfermedades pancreáticas. Esto significa que incrementos de amilasa pueden indicar enfermedad pero no ser el páncreas la causa. Por otra parte, la lipasa es más específica que la amilasa en algunas enfermedades pancreáticas cómo pancreatitis aguda ya sea de origen alcohólico o no. El hecho de evaluar los resultados de ambas pruebas de manera conjunta es de utilidad para diagnosticar o descartar una pancreatitis o alguna otra enfermedad.

    Puede solicitarse también el estudio de la amilasa en orina. Característicamente, su nivel en orina es un reflejo de la concentración de amilasa en sangre, aunque tanto el aumento como la disminución tienen lugar más tarde. A veces puede solicitarse un aclaramiento de creatinina junto con la amilasa en orina para evaluar el funcionalismo renal, ya que una disminución de la función renal puede conducir a una menor tasa de aclaramiento o eliminación de la amilasa.

    En algunas ocasiones, por ejemplo cuando se acumula líquido en el abdomen (ascitis), puede también medirse la amilasa en fluido peritoneal, para ayudar a diagnosticar una pancreatitis.

    La amilasa también se usa, en menor medida, en el seguimiento del cáncer de páncreas y después de la eliminación de cálculos (piedras) biliares.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La amilasa se puede solicitar si un individuo presenta signos o síntomas sugerentes de alteración pancreática como:

    • Dolor abdominal severo o dolor en la espalda que se irradia o empeora cuando se ha ingerido algún alimento
    • Fiebre
    • Pérdida de apetito
    • Náuseas y vómitos
    • Color amarillento en ojos y piel (ictericia)
    • Pulso acelerado
    • Heces líquidas, con grasas y malolientes

     

    La amilasa en orina puede solicitarse simultáneamente o bien después de la amilasa en sangre. Ambas pueden también solicitarse para monitorizar la eficacia de un tratamiento y para determinar si los niveles de amilasa aumentan o disminuyen a lo largo del tiempo.

  • ¿Qué significa su resultado?

    Unos niveles elevados de amilasa en sangre suelen indicar la presencia de algún trastorno que afecta al páncreas.

    En la pancreatitis aguda, los niveles de amilasa sanguínea a menudo aumentan entre 4 y 6 veces por encima del valor superior de referencia o límite alto de la normalidad. El aumento tiene lugar dentro de las primeras 3 a 8 horas después de que se haya producido la lesión y suele durar hasta que se trata y resuelve la causa de la lesión. Posteriormente, los niveles de amilasa se normalizan en pocos días.

    Los resultados de lipasa y amilasa deben de interpretarse conjuntamente. En la pancreatitis aguda la lipasa suele aumentar al mismo tiempo que la amilasa pero la lipasa se mantiene aumentada más tiempo que la amilasa. La lipasa sería de más utilidad en los diagnósticos iniciales de pancreatitis aguda y más sensible para las de causa alcohólica.

    En las pancreatitis crónicas, la concentración de amilasa suele ser moderadamente elevada al principio, sin embargo, no es raro que vaya disminuyendo a medida que progresa la lesión pancreática. En este caso, el hecho de que los valores de amilasa vayan disminuyendo no indica que la lesión se esté resolviendo. La magnitud del incremento de los valores de amilasa no indica la severidad de la afectación pancreática.

    Los niveles de amilasa pueden estar significativamente aumentados en obstrucciones del conducto pancreático y en cánceres de páncreas.

    Normalmente, las concentraciones de amilasa en orina aumentan proporcionalmente a las de la sangre, y permanecen elevadas varios días después de que los niveles en sangre se hayan normalizado.

    Los aumentos de amilasa en fluido peritoneal pueden obedecer a pancreatitis aguda pero también a otros trastornos abdominales, como obstrucciones intestinales o disminución del flujo de sangre en el intestino.

    Si existe una disminución de la concentración de amilasa en sangre y en orina en una persona con síntomas de pancreatitis, debe pensarse en una lesión permanente de las células pancreáticas productoras de amilasa. La presencia de bajas concentraciones de amilasa puede atribuirse también a enfermedad renal o a preeclampsia.

    Un aumento de la concentración de amilasa en sangre junto a una concentración de amilasa en orina normal o disminuida pueden estar indicando la presencia de una macroamilasa. La macroamilasa no es más que un complejo benigno de amilasa y de otras proteínas que circula y se acumula en la sangre.

    Ya que la amilasa se sintetiza también en las glándulas salivales, patologías como la parotiditis (paperas) u obstrucciones de los conductos salivales también pueden ser causa de incrementos de amilasa.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    La pancreatitis crónica a menudo se asocia a alcoholismo, si bien puede deberse también a un traumatismo, obstrucción del conducto pancreático y a alteraciones genéticas como la Fibrosis Quística

    Otros órganos productores de amilasa, a parte del páncreas y las glándulas salivales, son el intestino delgado, ovarios, trompas de Falopio e hígado aunque en una cantidad muy pequeña. Al medir la cantidad de amilasa de sangre, orina o líquido pleural se asume que la mayor parte, casi en su totalidad, proviene del páncreas.

  • ¿Aumentos de los niveles de amilasa significan siempre la existencia de alguna alteración pancreática?

    No. Los niveles de amilasa también pueden estar aumentados en personas con cólicos biliares. Los niveles de amilasa en sangre y orina pueden estar moderadamente elevados en muchas otras situaciones como cáncer de ovario, cáncer de pulmón, embarazo de origen tubárico, apendicitis aguda, cetoacidosis diabética, parotiditis (paperas), obstrucción intestinal o úlceras perforadas. Sin embargo, en el diagnóstico o seguimiento de estos trastornos, no se utiliza la amilasa.

  • ¿Pueden afectarse las concentraciones de amilasa por la medicación que se está tomando?

    Sí. Algunos fármacos pueden hacer aumentar los niveles de amilasa, como por ejemplo aspirina, diuréticos, anticonceptivos orales, corticoides, indometacina, opiáceos (como codeína y morfina) y el alcohol.

  • ¿Cuál es la diferencia entre la S-amilasa y la P-amilasa?

    La amilasa es una enzima que presenta distintas formas a las que se conoce como isoenzimas. Diferentes tejidos sintetizan distintas isoformas. La P-amilasa hace referencia al tipo de amilasa producida por el páncreas y la S-amilasa a la producida en las glándulas salivales. La P-amilasa aumenta en sangre cuando existe una lesión o inflamación del páncreas. La S-amilasa aumenta en sangre cuando existe una lesión o inflamación de las glándulas salivales. La medida de la amilasa pancreática (P-amilasa) puede ser de utilidad para determinar si el aumento de la amilasa total se debe a una pancreatitis aguda.

Bibliografía

Este artículo esta basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

(Actualización: 10/12/14) Amylase. Medscape. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/2054386-overview. Accedido en Abril 2019.

(Actualización: 13/2/17) Amylase Test. UCSF Health. Disponible online en https://www.ucsfhealth.org/tests/003464.html. Accedido en Abril 2019.

Pancreatitis. Mayo Clinic. Available online at https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/pancreatitis/symptoms-causes/syc-20360227. Accedido en Abril 2019.

(Actualización: 26/5/18) Amylase Test. DoveMed. Disponible online en https://www.dovemed.com/common-procedures/procedures-laboratory/amylase-test. Accedido en Abril 2019.

Basnayake, Chamara, and Dilip Ratnam. “Blood tests for acute pancreatitis.” Australian prescriber vol. 38,4 (2015): 128-30.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?