También conocido como
Bilirrubina total
BT
Bilirrubina neonatal
Bilirrubina directa
Bilirrubina conjugada
Bilirrubina indirecta
Bilirrubina no conjugada
Nombre sistemático
Bilirrubina
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 31.08.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para el cribado y seguimiento de una enfermedad hepática o una anemia hemolítica; para el seguimiento de la ictericia neonatal.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando existen signos o síntomas de daño hepático, enfermedad hepática, obstrucción de los conductos biliares, anemia hemolítica o problemas metabólicos relacionados con el hígado; o bien cuando un recién nacido presenta ictericia.

¿Qué muestra se requiere?

En los adultos la determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. En los recién nacidos, se puede obtener una muestra por punción en el talón, recogiendo unas gotas de sangre. Algunos centros disponen de una técnica no invasiva que mide la bilirrubina usando un instrumento que se coloca sobre la piel (bilirrubinómetro transcutáneo).

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza?

La bilirrubina es un pigmento amarillo-anaranjado. Es un producto de desecho producido principalmente durante la destrucción del grupo hemo. Este grupo forma parte de la hemoglobina de los hematíes o glóbulos rojos de la sangre. El hígado es el órgano encargado de degradar la bilirrubina para su posterior eliminación. Esta prueba mide la cantidad de bilirrubina en sangre, con el objeto de evaluar la función hepática y para contribuir en el diagnóstico de las anemias causadas por un aumento de la destrucción de los hematíes (anemia hemolítica).

Los glóbulos rojos o hematíes se degradan normalmente después de estar 120 días en la circulación sanguínea. La bilirrubina se libera a medida que el hígado destruye y recicla los hematíes envejecidos.

Las pruebas de laboratorio determinan principalmente dos subtipos de bilirrubina:

  • Bilirrubina no conjugada: se forma a partir de la descomposición del grupo hemo de la hemoglobina. Esta bilirrubina es poco soluble en agua, y por este motivo las proteínas de la sangre la transportan hacia el hígado, donde se le añaden (conjugan) unos azúcares que la convierten en una forma de bilirrubina más soluble en agua, la bilirrubina conjugada. 
  • Bilirrubina conjugada: la bilirrubina conjugada pasa a formar parte de la bilis y alcanza el intestino delgado, donde posteriormente es degradada por la acción de las bacterias, para eliminarse finalmente por las heces. Los productos de degradación de la bilirrubina confieren a las heces su característico color marrón. En condiciones normales, la concentración de bilirrubina conjugada en la sangre es muy baja.

La determinación de bilirrubina se incluye en perfiles como el perfil hepático, que se suelen solicitar en los controles rutinarios de salud.

  • Generalmente se solicita la determinación inicial de bilirrubina total (suma de la bilirrubina conjugada y no conjugada).
  • Si la bilirrubina total se encuentra aumentada, se realizará la determinación de las formas de bilirrubina solubles en agua, que permite estimar la concentración de bilirrubina conjugada (determinación de la bilirrubina “directa”). 
  • Al restar la bilirrubina determinada de forma directa de la cantidad de bilirrubina total, es posible aproximar la concentración de bilirrubina no conjugada (determinación de la bilirrubina “indirecta” ).

Un adulto sano produce diariamente una pequeña cantidad de bilirrubina (alrededor de 4 miligramos por kilo de peso, que equivale a un rango entre 250 y 350 miligramos). La mayoría (70-90%) procede de los hematíes envejecidos, mientras que el resto proviene de la médula ósea o del hígado. Una pequeña cantidad de bilirrubina no conjugada suele estar presente en la sangre y casi nada de bilirrubina conjugada.

Cuando existe un aumento de la bilirrubina en sangre puede aparecer una ictericia, que consiste en la coloración amarillenta de la piel y la parte blanca de los ojos. Las concentraciones de los diferentes tipos de bilirrubina proporcionan una información valiosa sobre la patología que puede estar presente.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

La determinación de bilirrubina se incluye en perfiles como el perfil hepático, que se suelen solicitar en los controles rutinarios de salud. Permite evaluar el origen de una ictericia y es útil en el diagnóstico y seguimiento de las enfermedades hepáticas, anemia hemolítica y en la obstrucción de los conductos biliares.

En adultos y niños mayores, la determinación de bilirrubina permite: 

  • Realizar el diagnóstico y seguimiento de las enfermedades hepáticas y biliares (como cirrosis, hepatitis o cálculos biliares).
  • Permite hacer la evaluación de la anemia falciforme o de otras causas de anemia hemolítica en las que se producen crisis de destrucción masiva de hematíes, con el subsiguiente aumento de bilirrubina. 

En los recién nacidos con ictericia, la determinación de bilirrubina es muy importante para establecer su causa:

  • Tanto en la ictericia fisiológica del recién nacido como en la enfermedad hemolítica del recién nacido, solo aumenta la bilirrubina no conjugada.
  • En casos raros de lesión hepática por hepatitis neonatal o atresia de vías biliares, además existe un aumento de bilirrubina conjugada, siendo muchas veces el primer indicador de la presencia de alguna de estas patologías.

Es muy importante identificar rápidamente los aumentos de bilirrubina en los recién nacidos y tratarlos inmediatamente, ya que un exceso de esta sustancia puede dañar las neuronas en desarrollo del recién nacido, dando lugar a retraso psicomotor, dificultades en el aprendizaje, pérdida de la audición, problemas en el movimiento ocular o incluso la muerte.

¿Cuándo se solicita?

El médico suele solicitar la determinación de la bilirrubina junto con otras pruebas de laboratorio (fosfatasa alcalina, AST, ALT) cuando la persona presenta signos o síntomas de función hepática anormal. Se puede solicitar la determinación de bilirrubina cuando existe:

  • Ictericia.
  • Coloración oscura-ámbar de la orina.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolor o hinchazón abdominal.
  • Fatiga y malestar general, que a menudo acompañan a la enfermedad hepática crónica

También es posible que se solicite la prueba a pacientes en ciertas situaciones: 

La determinación de la bilirrubina en los recién nacidos con ictericia se realiza de manera rutinaria.

También puede solicitarse la prueba cuando existe una anemia y se sospecha una anemia hemolítica. En este caso, se solicitan otras pruebas de laboratorio para evaluar la hemólisis, como el hemograma, recuento de reticulocitos, haptoglobina, prueba de antiglobulina directa y lactato deshidrogenasa.

¿Qué significa el resultado?

Adultos y niños

Un aumento de la bilirrubina total a expensas de la bilirrubina no conjugada suele deberse a:

  • Existe un número extremadamente alto de hematíes que se están destruyendo (por ejemplo, en la anemia hemolítica, anemia perniciosa o en una reacción postransfusional).
  • El hígado es incapaz de procesar la bilirrubina (por ejemplo, en la cirrosis o en ciertas patologías hereditarias).
  • El paciente tiene una patología hereditaria relativamente frecuente denominada síndrome de Gilbert, donde existe un defecto en el enzima que añade moléculas de azúcar a la bilirrubina no conjugada para transformarla en bilirrubina conjugada.

Cuando el aumento de bilirrubina total se produce a expensas de la bilirrubina conjugada, suele existir un problema asociado a una disminución de la eliminación de la bilirrubina por parte de las células hepáticas, como puede suceder en:

También aumenta más la forma conjugada de la bilirrubina cuando existen bloqueos u obstrucciones de los conductos biliares por diferentes causas:

Algunos trastornos hereditarios raros en los que está alterado el metabolismo de la bilirrubina (síndrome de Rotor, de Dubin-Johnson o de Crigler-Najjar) también pueden hacer aumentar las concentraciones de bilirrubina.

Las concentraciones bajas de bilirrubina no tienen ninguna relevancia y no suelen controlarse.

- Recién nacidos

En los recién nacidos es frecuente que se den aumentos transitorios de bilirrubina. Esta situación se denomina “ictericia fisiológica del recién nacido” y sucede porque el hígado del recién nacido no tiene la madurez suficiente para procesar la bilirrubina, y la ictericia suele desaparecer en un par de semanas. 

No obstante, si la concentración de bilirrubina supera un valor crítico o aumenta de manera muy marcada, es necesario investigar la causa para tratarla cuanto antes.

Un aumento de bilirrubina puede ser el resultado de una destrucción acelerada de los hematíes debida a diferentes causas:

En la mayoría de estos trastornos solamente aumenta la forma no conjugada de la bilirrubina. 

Se observan aumentos de bilirrubina conjugada en una patología poco frecuente pero de riesgo vital denominada atresia de vías biliares. Esta patología se debe diagnosticar e intervenir quirúrgicamente lo antes posible para evitar un daño hepático irreversible que haga necesaria la realización de un trasplante. Algunos pacientes requerirán un trasplante hepático posterior a pesar de haber sido intervenidos de forma precoz.

¿Existe una prueba de bilirrubina en orina?

Sí. La determinación de bilirrubina forma parte de la mayoría de las tiras reactivas que se utilizan en el urianálisis. En condiciones normales no se debe detectar presencia de bilirrubina en la orina. Sin embargo, la bilirrubina conjugada, al ser soluble en agua, puede eliminarse por la orina si no es capaz de salir por las vías biliares. Si se detecta bilirrubina en la orina, hay que sospechar la presencia de una obstrucción de las vías biliares, una hepatitis o algún otro tipo de enfermedad hepática

¿Existe algún tipo de población con predisposición genética para presentar valores anormales de bilirrubina?

Sí, existen varias enfermedades hereditarias crónicas que aumentan la concentración de bilirrubina en sangre. Entre ellas se encuentran: 

  • Síndrome de Gilbert.
  • Síndrome de Dubin-Johnson.
  • Síndrome de Rotor.
  • Síndrome de Crigler-Najjar. 

Los tres primeros son enfermedades crónicas leves que pueden agravarse en determinadas circunstancias, pero que en general no ocasionan problemas serios de salud. El más grave y que puede resultar mortal es el de Crigler-Najjar. El síndrome de Gilbert es muy común; la anomalía genética se observa en 1 de cada 6 personas, pero en la mayoría de los casos no presentan aumentos de los niveles de bilirrubina.

¿Cómo se trata una concentración anormal de bilirrubina o la ictericia?

El tratamiento depende de la causa de la ictericia. En los recién nacidos se consigue disminuir los niveles de bilirrubina con fototerapia (terapia especial con luz), con ciertos fármacos o mediante una exanguinotransfusión. En los síndromes de Gilbert, Rotor y Dubin-Johnson no se suele requerir ningún tratamiento. El síndrome de Crigler-Najjar puede responder a un tipo de terapia enzimática o puede requerir un trasplante hepático. La ictericia causada por una obstrucción se resuelve habitualmente mediante cirugía. La ictericia debida a una cirrosis suele ser consecuencia de un daño hepático prolongado y no responde bien a los fármacos, por ello la alternativa es el trasplante de hígado.

¿Hay algo más que debería saber?

A pesar de que la bilirrubina no conjugada puede ser tóxica para el desarrollo del cerebro de los recién nacidos, en los niños mayores y adultos no supone la misma amenaza. A partir de las 2-4 semanas de vida, la barrera hemato-encefálica está desarrollada e impide el paso de la bilirrubina hacia el cerebro. Independientemente de ello, una concentración elevada de bilirrubina en los niños y adultos es sugestiva de la presencia de una patología de base que debe evaluarse y tratarse.

La concentración de bilirrubina tiende a ser ligeramente más elevada en los hombres que en las mujeres, y también puede aumentar debido a un ejercicio físico intenso.

Los fármacos que pueden hacer disminuir los niveles de bilirrubina total incluyen los barbitúricos, cafeína, penicilina y salicilatos a dosis elevadas.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 9 de junio de 2021) Hemolytic Anemia. U.S. National Library of Medicine. Disponible online en https://medlineplus.gov/ency/article/000571.htm. Último acceso el 30 de junio de 2021. 

(Actualizado el 18 de noviembre de 2019) Wehbi, Mohammad. Bilirubin. Medscape. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/2074068-overview. Último acceso el 30 de junio de 2021. 

(Actualizado el 21 de diciembre de 2020) Kalakonda, Aditya, Savio, John. Bilirubin, Physiology. National Center for Biotechnology Information. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK470290/. Último acceso el 30 de junio de 2021. 

(Actualizado en septiembre de 2017) Definition and Facts of Biliary Atresia. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. Disponible online en https://www.niddk.nih.gov/health-information/liver-disease/biliary-atresia/definition-facts. Último acceso el 30 de junio de 2021. 

Hemolytic Disease of the Newborn. Children's Hospital of Philadelphia. Disponible online en https://www.chop.edu/conditions-diseases/hemolytic-disease-newborn.Último acceso el 30 de junio de 2021. 

(Actualizado el 8 de diciembre de 2020) What are Jaundice and Kernicterus? Centers for Disease Control and Prevention. Disponible online en https://www.cdc.gov/ncbddd/jaundice/facts.html. Último acceso el 30 de junio de 2021. 

Vitek, L. Bilirubin and Artherosclerotic Diseases. Physiological Research. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28379026

Burtis, Carl A. & Bruns, David E. (Editors). (© 2015). Chapter 28: Hemoglobin, Iron, and Bilirubin. Tietz Fundamentals of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. 7th Edition: Elsevier, St. Louis, MO. Pp 513-519.

Williamson, Mary A. & Snyder, L. Michael (Editors). (© 2015). Wallach's Interpretation of Diagnostic Tests: Pathways to arriving at a clinical diagnosis. 10th Edition: Wolters Kluwer, Philadelphia, PA. Pp 829-831.

(Actualizado el 22 de octubre de 2019) Jaundice. MedlinePlus (U.S. National Library of Medicine). Disponible online en https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/jaundice.html. Último acceso el 30 de junio de 2021. 

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?