También conocido como
G-6-P DH
G6PD
Nombre sistemático
Glucosa-6-fosfato deshidrogenasa
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 22.05.2022.
Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para establecer si existe un déficit hereditario de G6PDH.

¿Cuándo hacer el análisis?

Ante una ictericia neonatal persistente que no se explica por otra causa; si ha existido uno o más episodios de anemia hemolítica, posiblemente desencadenados por una infección o algunos fármacos.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; en recién nacidos por punción de un dedo o del talón con una lanceta.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, a pesar de que se recomienda esperar que transcurran algunas semanas después de que se haya resuelto alguna posible crisis aguda de la enfermedad.

¿Qué es lo que se analiza?

La glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PDH) es una enzima que participa en la producción de energía. Se encuentra en todas las células, incluidos los glóbulos rojos a los que protege frente a ciertos productos tóxicos derivados del metabolismo celular. Si la actividad de la G6PDH dentro de los glóbulos rojos es insuficiente, estos pueden romperse (hemólisis) con más facilidad en determinadas circunstancias. Esta prueba mide la actividad de la glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PDH) en la sangre.

El déficit de G6PDH es un trastorno genético. Cuando una persona que ha heredado este trastorno se expone a un factor desencadenante como el estrés, una infección, algunos fármacos u otras sustancias, se producen unos cambios significativos en la estructura de la capa exterior (membrana celular) de los hematíes, llamados también eritrocitos o glóbulos rojos. La hemoglobina, proteína transportadora de oxígeno contenida en el interior de los eritrocitos, forma unos depósitos (precipita) conocidos como cuerpos de Heinz. Algunas personas experimentan estas reacciones al comer habas, conociéndose esta situación como favismo. Al experimentar estos cambios, los hematíes se rompen con facilidad  y disminuye el número o recuento de hematíes. Cuando el organismo ya no puede producir tantos hematíes como para compensar los que se han destruido, aparece una anemia que se conoce como anemia hemolítica: el individuo afectado puede presentar ictericia, debilidad, cansancio y dificultad para respirar.

La deficiencia de G6PDH es la deficiencia enzimática más común en el mundo y afecta a más de 400 millones de personas. Puede verse hasta en un 10 % de los hombres afroamericanos y en un 20 % de los hombres africanos. También se encuentra comúnmente en personas que proceden del Mediterráneo y el sudeste asiático.

El déficit de G6PDH es un trastorno hereditario que los progenitores transmiten a su descendencia y es debido a mutaciones o cambios en el gen de la G6PDH que pueden conducir a una disminución de la actividad enzimática de dicha enzima. Se han identificado más de 440 variantes del gen de la G6PDH. El gen de la G6PDH está localizado en el cromosoma X. Como los varones tienen un cromosoma X y un cromosoma Y, en el caso de haber heredado la mutación su cromosoma X estará afectado y por lo tanto, existirá un déficit de G6PDH.

Las mujeres tienen dos cromosomas X y heredan por lo tanto dos copias del gen de la G6PDH. Las mujeres heterocigotas (con sólo un gen afectado) producen suficiente cantidad de G6PDH y acostumbran a ser asintomáticas, aunque en situaciones de estrés pueden manifestar una forma leve de la deficiencia de la enzima. Por otra parte, la mujer heterocigota puede pasar justamente la copia mutada del gen a un hijo varón, con lo que este desarrollará la enfermedad. Son raros los casos en que la mujer es homocigota (los dos genes están afectados) y entonces sí se pone de manifiesto el déficit de G6PDH.

En los recién nacidos, el déficit de G6PDH es una causa frecuente de ictericia persistente. Si no se trata, esta ictericia puede ocasionar daño en otros órganos y producir retraso mental.

La mayoría de las personas con déficit de G6PDH puede llevar una vida normal. No existe ningún tratamiento específico. Solamente se debe tener la precaución de evitar ciertos medicamentos, como aspirina, fenazopiridina y rasburicasa, antibióticos del tipo de las sulfamidas y dapsona, fármacos antimaláricos con quinina, alimentos (habas), y sustancias químicas (como naftaleno, que se encuentra en las bolas contra la polilla). Las infecciones víricas y bacterianas también pueden desencadenar episodios de anemia hemolítica, así como estados de acidosis. Es importante acudir al médico para informarse de los posibles factores desencadenantes de las crisis. Si desea más información acerca de los agentes desencadenantes, acceda a este enlace.

En una anemia hemolítica, los hematíes se destruyen a mayor velocidad por lo que la persona afectada presenta palidez y cansancio, especialmente a medida que la capacidad de proporcionar oxígeno a órganos y tejidos disminuye. En los casos graves de anemia hemolítica puede existir ictericia. Muchos de estos episodios se autolimitan. Solo cuando el organismo no es capaz de compensar la pérdida de hematíes se hace necesaria una transfusión de sangre. Si no se trata, la situación puede ser fatal. Un pequeño porcentaje de personas con déficit de G6PDH puede experimentar anemia crónica.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

La prueba de la enzima glucosa-6-fosfato deshidrogenasa (G6PDH) se usa para detectar y ayudar a diagnosticar las deficiencias de G6PDH. Puede usarse para evaluar a los niños que tuvieron ictericia persistente inexplicable cuando eran recién nacidos. Actualmente, los recién nacidos no son examinados de forma rutinaria para la deficiencia de G6PDH.

La G6PDH es un enzima que se encuentra en todas las células, incluidos los hematíes (eritrocitos) a los que protege frente a ciertas sustancias tóxicas derivadas del metabolismo celular. Un déficit de G6PDH hace que los eritrocitos sean más vulnerables y se rompan con mayor facilidad (hemólisis) en determinadas circunstancias.

La prueba de G6PD también se puede usar para ayudar a establecer un diagnóstico para personas de cualquier edad que hayan tenido episodios inexplicables de anemia hemolítica, ictericia u orina oscura. Si la persona tuvo una enfermedad viral o bacteriana reciente o estuvo expuesta a un desencadenante conocido (como habas, una droga "sulfa" o naftaleno), seguido de un episodio hemolítico, entonces se puede considerar la deficiencia de G6PDH.

A veces es necesario repetir la determinación. Las pruebas de cribado iniciales son pruebas simples cualitativas que tan solo permiten saber si la persona presenta unos niveles adecuados de G6PDH. Las pruebas de confirmación suponen la realización de una prueba cuantitativa en la que se mide la actividad enzimática real.

En la forma más común de deficiencia de G6PDH, que se observa en las personas de ascendencia africana, los niveles de G6PDH son normales en las células recién producidas, pero disminuyen hasta un 75% a medida que envejecen los glóbulos rojos. Por esto, no se recomiendan las pruebas hasta varias semanas después de que se resuelva un episodio hemolítico. Durante el episodio, generalmente se destruye un porcentaje mayor de los glóbulos rojos con deficiencia de G6PDH más antiguos y frágiles, lo que deja que se analicen las células más nuevas y menos deficientes, lo que podría enmascarar una deficiencia de G6PDH.

Las pruebas genéticas no se realizan de forma rutinaria, en todo caso se solicita una vez que se sospecha un déficit enzimático. En este momento, se han identificado más de 440 variaciones del gen G6PDH y pueden causar deficiencias de diversa gravedad dependiendo de la mutación o mutaciones y de la persona individual. Algunas mutaciones no cambian la actividad de la enzima G6PDH. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha clasificado las mutaciones G6PDH en cinco grupos según los valores de las enzimas y su impacto en la salud de la persona afectada. Sin embargo, solo las mutaciones de G6PDH más comunes se identifican durante las pruebas. Si se sabe que una mutación específica está presente en una línea familiar, también se pueden realizar pruebas para detectar dicha mutación en particular.

¿Cuándo se solicita?

La medición de la actividad de la G6PDH se solicita cuando existen signos y síntomas asociados a una anemia hemolítica, una vez que se ha resuelto el episodio de destrucción de los hematíes. Entre los signos y síntomas se incluyen:

  • Fatiga, debilidad.
  • Palidez.
  • Desmayos.
  • Dificultad para respirar.
  • Aumento del ritmo cardíaco (taquicardia).
  • Ictericia.
  • Emisión de una orina rojiza u oscura (por la presencia de sangre o hemoglobina).
  • Aumento del tamaño del bazo.

También se solicita la prueba cuando otros resultados de laboratorio son indicativos de una anemia hemolítica como por ejemplo, aumento de bilirrubina, presencia de hemoglobina en orina (hemoglobinuria), disminución del recuento de hematíes, disminución de haptoglobina, aumento del recuento de reticulocitos, aumento de lactato deshidrogenasa, observación de células anormales (células mordidas) en la extensión de sangre y a veces cuerpos de Heinz en el interior de los hematíes.

La actividad de G6PDH se solicita de manera característica cuando se han descartado otras causas de anemia y de ictericia, y una vez han transcurrido varias semanas después de la resolución de la crisis aguda.

¿Qué significa el resultado?

Si la actividad de G6PDH está disminuida es que existe algún grado de déficit de G6PDH. En general, cuanto más baja es la actividad más probabilidades hay de que el individuo presente síntomas cuando se exponga a un factor desencadenante. Sin embargo, los resultados no pueden utilizarse para predecir el grado de afectación de una persona ante determinadas circunstancias. La gravedad de los síntomas varía de individuo a individuo y de episodio a episodio.

Si un varón tiene una actividad normal de G6PDH, es improbable que tenga un déficit enzimático. En el caso de que tenga anemia, probablemente será atribuible a otra causa. Sin embargo, si la prueba se ha realizado durante un episodio de anemia hemolítica, se debe repetir unas cuantas semanas más tarde cuando la población de glóbulos rojos haya tenido tiempo de rehacerse y madurar.

Las mujeres heterocigotas (una copia del gen con la mutación y una copia sin la mutación) pueden tener células con déficit y sin déficit de G6PDH. Generalmente tendrán niveles normales o casi normales de actividad de G6PDH, y solamente muy pocas presentarán sintomatología. Una portadora puede no ser detectada mediante la prueba de la G6PDH, aunque sí se detectará con la prueba de confirmación cuantitativa. En los raros casos de mujeres homocigotas (las dos copias del gen tienen la mutación), la actividad de la G6PDH está significativamente disminuida.

¿Por qué es importante la detección del déficit de G6PDH?

La detección del déficit de G6PDH permite al individuo y al médico establecer una autoeducación sobre esta situación que afectará a la persona de alguna manera el resto de su vida. Asimismo podrá informarse de cómo se ha heredado y del impacto potencial que puede tener en la descendencia. El conocimiento sobre el déficit y como evitar ponerse en situaciones de compromiso permite a la mayoría de los individuos con déficit de G6PDH llevar una vida relativamente normal.

¿Puede evaluarse la deficiencia de G6PDH con otras pruebas distintas a la medida de la actividad enzimática?

Sí, se puede evaluar la deficiencia con pruebas genéticas en las que se pretende identificar la mutación hallada previamente en un familiar. Si se detecta la mutación, la persona presentará cierto grado de deficiencia de G6PDH y podrá tener síntomas que varían desde estar asintomático hasta tener cuadros agudos o crónicos, que se producirán varias veces a lo largo de su vida.Un varón afectado transmitirá la mutación a su hija. Una mujer portadora (heterocigota) presenta un 50% de probabilidad de pasar la mutación a cualquiera de sus hijos o hijas. Una mujer homocigota, con los dos cromosomas X afectados, transmitirá la mutación a su descendencia. La mutación será la misma en todos los miembros de la familia y suele ser común en una misma área geográfica.

¿Es importante establecer el tipo de mutación?

Para uno mismo no, pero puede facilitar la detección de la mutación en otros miembros de la familia. Las pruebas genéticas se realizan para identificar las mutaciones más frecuentes. Si se sabe que en una familia existe una determinada mutación, puede hacerse la prueba analizando la misma mutación en el resto de familiares.

¿Es importante informar al médico si se tiene un déficit de G6PDH aunque no existan síntomas?

Sí; constituye una parte importante del historial clínico y afectará en la elección de posteriores tratamientos y procedimientos que se apliquen. El médico necesita saber si se tiene un déficit de G6PDH o si se es un portador asintomático. Son diversos los fármacos que pueden agravar una crisis hemolítica, que en casos graves implica una atención médica inmediata y una transfusión de sangre.

¿Hay algo más que debería saber?

Aunque el déficit de G6PDH se extiende a áreas geográficas de todo el planeta, es más común en personas de origen africano o mediterráneo y también del sudeste de Asia. Su área geográfica con mayor prevalencia coincide con la de la malaria, y algunos investigadores creen que el tener un déficit de G6PDH ha representado históricamente una mayor posibilidad de sobrevivir a una malaria (enfermedad en la que un parásito infecta y afecta a los glóbulos rojos). Las deficiencias de G6PDH asociadas al área Mediterránea son las más peligrosas.

Para distinguir las distintas variantes del enzima se pueden utilizar pruebas como la electroforesis, aunque se reserva casi exclusivamente para fines de investigación.

No debería realizarse el estudio de G6PDH poco después de haber recibido una transfusión de sangre, ya que los hematíes del donante podrían enmascarar una deficiencia de la enzima del receptor.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado en julio de 2018) KidsHealth.org. G6PD Deficiency. Disponible online en http://m.kidshealth.org/parent/general/aches/g6pd.html. Último acceso el 5 de mayo de 2022.

(Actualizado el 2 de junio de 2020) Cutler C. Deficiencia de glucosa -6- fosfato deshidrogenasa. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/000528.htm. Último acceso el 5 de mayo de 2022.

(Actualizado el 2 de junio de 2020) Cutler C. Crisis hemolítica. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/003270.htm. Último acceso el 5 de mayo de 2022.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que esta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.