También conocido como
Hemoglobina A1c
HbA1c
A1c
Glicohemoglobina
Hemoglobina glicosilada
Nombre sistemático
Hemoglobina A1c
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 08.09.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para identificar a las personas que tienen un elevado riesgo de desarrollar diabetes; como herramienta para el diagnóstico de diabetes o prediabetes; para el seguimiento de la diabetes; para la toma de decisiones durante el tratamiento.

¿Cuándo hacer el análisis?

Como parte de un control rutinario o si se tienen factores de riesgo o signos y síntomas de diabetes; después del diagnóstico de diabetes, cada 3-4 meses para lograr o mantener un correcto control glicémico; cuando se realizan cambios en el tratamiento.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa o bien a partir de una gota de sangre obtenida por punción en un dedo con una lanceta.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza?

La hemoglobina A1c es una molécula de hemoglobina a la que se ha unido una molécula de glucosa. La determinación del porcentaje de hemoglobina glicada permite evaluar la concentración media de glucosa en sangre de los últimos 2-3 meses.

La hemoglobina es una proteína contenida en el interior de los hematíes cuya función es el transporte de oxígeno. Existen diferentes tipos de hemoglobina, aunque la forma predominante que representa cerca del 95-98% del total de la hemoglobina es la hemoglobina A. La glucosa que circula por la sangre puede unirse espontáneamente a la hemoglobina A.

Cuanto más elevada sea la concentración de glucosa en sangre, más hemoglobina glicada se formará. Cuando la glucosa se ha unido a la hemoglobina, permanece ligada a ella durante toda la vida del hematíe, normalmente unos 120 días. La forma predominante de hemoglobina glicada se conoce como A1c. La hemoglobina A1c (HbA1c) se forma diariamente, a la vez que se elimina a medida que los hematíes mueren y van siendo sustituidos por células más jóvenes (con hemoglobina A no glicada).

La determinación de HbA1c se puede utilizar para la detección y el diagnóstico de una diabetes o riesgo de desarrollarla. Las guías clínicas establecen que puede diagnosticarse una diabetes en base a los criterios de HbA1c o de glucosa en sangre, mediante la determinación de glucosa en ayunas o bien mediante una sobrecarga oral de glucosa.

La hemoglobina glicada se emplea también en el control del tratamiento de las personas diabéticas, valorando el control de la glucemia a lo largo de un período de tiempo. Un resultado de HbA1c inferior al 7% indica un correcto control de la glucosa en sangre y menor riesgo de que se desarrollen las complicaciones propias de la diabetes.

Por otra parte, ciertas guías recomiendan que el control de la glucosa en sangre en la diabetes de tipo 2 se centre más en las características de cada individuo. Lo ideal es que el médico seleccione el objetivo de HbA1c en función del estado de salud del paciente, teniendo en cuenta los riesgos y beneficios de un control estrecho.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

- Cribado y diagnóstico

La prueba de la hemoglobina glicada (HbA1c) se emplea en los adultos para detectar y diagnosticar estados prediabéticos o una diabetes

Sin embargo, la HbA1c no debería emplearse para:

En estos casos, las determinaciones utilizadas para establecer el diagnóstico de diabetes son la determinación de la glucosa en plasma en ayunas o la prueba de tolerancia oral a la glucosa.

Para la determinación de la HbA1c con finalidades de cribado o de diagnóstico, sólo deberían utilizarse los métodos estandarizados (National Glycohemoglobin Standardization Program). Actualmente, los sistemas conocidos como pruebas de laboratorio en el lugar de asistencia (point-of-care testing o POCT), que pueden utilizarse en la misma consulta del médico, presentan demasiada variabilidad para ser empleados con finalidades diagnósticas, aunque sí son útiles durante el seguimiento y el control del tratamiento (estilo de vida y medicación).

- Seguimiento

La HbA1c se emplea para conocer las concentraciones de glucosa en sangre durante un intervalo de tiempo. El objetivo de las personas con diabetes consiste en mantener sus concentraciones de glucosa en sangre lo más cercanos posible a los esperados en una persona sana. Así, se minimizan las complicaciones ocasionadas por una hiperglucemia mantenida en el tiempo como daño progresivo sobre distintos órganos y tejidos como los riñones, los ojos, el sistema cardiovascular y el sistema nervioso. El resultado de HbA1c proporciona una idea de la cantidad de glucosa media que ha habido en la sangre en los últimos 2-3 meses. Este dato es importante para conocer si las medidas de control sobre la diabetes funcionan o deben reajustarse.

La HbA1c se utiliza a menudo para determinar cómo estaba la glucosa en las personas recién diagnosticadas de diabetes los 2-3 meses previos al diagnóstico. Es posible que se solicite la prueba regularmente hasta que se alcance un correcto control de la enfermedad.

¿Cuándo se solicita?

- Cribado y diagnóstico

La HbA1c puede solicitarse en una revisión rutinaria o cuando se sospecha una diabetes por la presencia de signos y síntomas sugestivos de hiperglucemia como:

  • Aumento de la sensación de sed.
  • Aumento de la necesidad de orinar.
  • Aumento del apetito.
  • Fatiga y cansancio.
  • Visión borrosa.
  • Retraso de la cicatrización de heridas y de la curación de infecciones.

También se puede solicitar la HbA1c en los adultos con sobrepeso que tengan los siguientes factores de riesgo:

Se recomienda empezar a medir la HbA1c en las personas con sobrepeso a los 45 años. Si el resultado es normal, se recomienda repetir la prueba como mínimo cada 3 años, en función de los resultados, los factores de riesgo y la presencia o no de síntomas de hiperglucemia.

Las personas con mayor riesgo de desarrollar diabetes (prediabetes) deberían realizarse la prueba con carácter anual.

- Seguimiento

En función del tipo de diabetes, si está o no controlada y de las recomendaciones del médico, la HbA1c debería medirse entre 2 y 4 veces al año. Se recomienda realizar la determinación de HbA1c un mínimo de 2 veces al año en los pacientes con buen control de la diabetes. Si el diagnóstico es reciente o si no se consigue alcanzar un correcto control glicémico, la prueba debería repetirse trimestralmente.

¿Qué significa el resultado?

En el cribado y diagnóstico, pueden obtenerse los siguientes resultados:

  • Persona no diabética: HbA1c inferior a 5,7% (39 mmol/mol).
  • Persona diabética: HbA1c de 6,5% (47 mmol/mol) o superior.
  • Pre-diabetes o riesgo de desarrollar diabetes: HbA1c entre 5,7% y 6,4% (39 - 46 mmol/mol).

En el seguimiento, la HbA1c se informa como porcentaje, y para la mayoría de las personas diabéticas se recomienda mantenerla por debajo de 7%. El control de la diabetes será mejor cuanto más cercano esté el resultado a este objetivo, siempre que no experimente un riesgo excesivo de desarrollar hipoglucemia. A medida que aumenta la HbA1c, aumenta también el riesgo de desarrollar complicaciones.

Sin embargo, en la diabetes de tipo 2, el objetivo del tratamiento se centra más en el individuo y depende de factores como el tiempo transcurrido desde el diagnóstico, la presencia de otras enfermedades o complicaciones propias de la diabetes (por ejemplo, alteraciones en la visión o lesión renal), el riesgo de complicaciones derivadas de la hipoglucemia y la expectativa de vida.

Por ejemplo, una persona con enfermedad cardíaca que lleva años diagnosticada de diabetes tipo 2 y que no ha presentado complicaciones propias de la diabetes, puede intentar mantenerse en unas concentraciones de A1c un poco superiores (entre 7,5% y 8%), si se lo ha indicado el médico. Por el contrario, en una persona diabética recién diagnosticada y con buena salud el porcentaje a alcanzar puede ser inferior (entre 6% y 6,5%), siempre y cuando la hipoglucemia no constituya un riesgo significativo.

En el informe de laboratorio se puede incluir el resultado de HbA1c expresado en unidades SI (mmol/mol) junto con una estimación de la glucosa promedio, que no es más que un cálculo de la glucosa media que tuvo el paciente los dos meses previos a partir del resultado de la HbA1c.

Debe tenerse presente que la estimación de la glucosa promedio proporciona una idea de las concentraciones de glucosa en sangre de los últimos dos meses, si bien no se corresponde exactamente con un resultado de glucosa puntual de un día. 

¿Es posible medir la HbA1c fuera del laboratorio?

Sí. En las personas diagnosticadas de diabetes, se pueden utilizar las pruebas de laboratorio en el lugar de asistencia (point-of-care testing o POCT) para el seguimiento y control de la glucemia. Sin embargo, las pruebas POCT no se recomiendan para el cribado o el diagnóstico de diabetes. Para más información, lo ideal es consultar con el médico.

¿Por qué los resultados de HbA1c y de glucosa en sangre no son iguales?

Además de las diferentes unidades con las que se informan la HbA1c y glucosa, la primera representa un promedio durante un período de tiempo mientras que el resultado de la glucosa refleja las concentraciones de glucosa en sangre en el momento en que se obtiene la muestra. La determinación de glucosa mostrará las variaciones  y altibajos que existen a lo largo del día. La determinación de HbA1c muestra si la glucosa “en general” se ha mantenido elevada o no durante los últimos meses. Aunque la HbA1c no es tan sensible como la glucosa, si el control diario de la glucosa se mantiene estable (ya sea correcto o incorrecto), ambas proporcionarán información similar. Es importante recordar el desfase asociado a la HbA1c: un correcto control de la glucosa en las últimas 2-3 semanas no se refleja en el resultado de HbA1c hasta al cabo de un tiempo.

También debe tenerse en cuenta que la hemoglobina glicada y la glucosa son dos analitos diferentes, a pesar de que estén íntimamente relacionados. Ocasionalmente, en ciertas personas, la HbA1c no refleja de manera fiable la glucosa promedio.

¿Cómo puede estimarse la glucosa promedio?

La fórmula ADAG (A1c-Derived Average Glucose) utilizada para estimar la glucosa promedio (eAG, por sus siglas en inglés) a partir de la A1c es la siguiente:

28,7 * A1c (%) - 46,7 = eAG (miligramos/decilitro; mg/dL)

Si se toma como ejemplo un valor de A1c de 6%, el cálculo resultaría:

28,7 * 6 - 46,7 = 126 mg/dL, dando lugar a una glucosa promedio de 126 mg/dL.

Esto significa que para cada unidad de incremento del porcentaje de HbA1c, la glucosa promedio aumenta aproximadamente 29 mg/dL.

¿Los resultados de HbA1c se informan de la misma manera en todos los países?

La manera de expresar el resultado de HbA1c se encuentra en un proceso de cambio. Actualmente y gracias a los esfuerzos de expertos y sociedades científicas nacionales e internacionales, se ha alcanzado un consenso (año 2010) entre la American Diabetes Association (ADA), la European Association for the Study of Diabetes (EASD), la International Federation of Clinical Chemistry and Laboratory Medicine (IFCC), la International Society for Pediatric and Adolescent Diabetes y la International Diabetes Federation. Así, se ha llegado a la siguiente recomendación en cuanto a la expresión de resultados de A1c:

  • Como porcentaje (National Glycohemoglobin Standardization Program).
  • En unidades SI (Système International), mmol/mol.

También puede informarse un resultado de glucosa promedio (a partir de la fórmula ADAG) en mg/dL o mmol/L, según reconocen la ADA y la American Association for Clinical Chemistry en lo que se conoce como ADA Diabetes Care Position Statement del año 2015.

¿Hay algo más que debería saber?

La determinación de HbA1c no refleja los cambios temporales, por lo que los episodios agudos de hiperglucemia o hipoglucemia no se verán reflejados, al igual que el control logrado en las últimas 3-4 semanas tampoco se podrá valorar. Las oscilaciones en las concentraciones de glucosa de las personas con diabetes de difícil control no se reflejan en los valores de HbA1c.

Si el individuo presenta cualquier situación que altere la cantidad y calidad de los hematíes o de la hemoglobina (anemia por deficiencia de hierro, sangrado, hemólisis) se puede alterar el resultado de HbA1c. Por ejemplo, en un déficit de hierro, el resultado de la determinación de la HbA1c puede estar falsamente elevado. En cambio, si se ha recibido recientemente una transfusión de sangre o se ha recibido tratamiento con eritropoyetina, la HbA1c no reflejará de manera fiable las concentraciones de glucosa de los últimos 2-3 meses del paciente.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

2018 American Diabetes Association Standards of Care. Disponible online en https://diabetesed.net/wp-content/uploads/2017/12/2018-ADA-Standards-of-Care.pdf. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

(Actualizado en abril de 2018) National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease. The A1C Test & Diabetes. Disponible online en https://www.niddk.nih.gov/health-information/diabetes/overview/tests-diagnosis/a1c-test. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

Sacks D, et. al. Refining Measurement of Hemoglobin A1c. Clinical Chemistry Sep 2017, 63 (9) 1433-1435. doi: 10.2337/dc12-1348.

American Diabetes Association (2015). Standards of Medical Care in Diabetes. Diabetes Care, Volume 38, Supplement 1. doi: https://doi.org/10.2337/dc15-S003

(Actualizado el 15 de enero de 2019) Diabetes.co.uk. Diabetes Symptoms: The Big 3 Signs. Disponible online en http://www.diabetes.co.uk/The-big-three-diabetes-signs-and-symptoms.html. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

U.S. Food and Drug Administration IVD OTC-Over the Counter Database. Disponible online en http://www.accessdata.fda.gov/scripts/cdrh/cfdocs/cfIVD/Search.cfm. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

National Glycohemoglobin Standardization Program, NGSP. Convert between NGSP, IFCC, and eAG. Disponible online en http://www.ngsp.org/convert1.asp. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

(Actualizado el 21 de agosto de 2019) National Glycohemoglobin Standardization Program. Factors that Interfere with HbA1c Test Results. Disponible online en http://www.ngsp.org/factors.asp. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

(Actualizado el 1 de septiembre de 2021) Topiwala, S. HbA1c. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003640.htm. Último acceso el 6 de septiembre de 2021.

(Actualizado el 1 de julio de 2021) Horowitz, G. Hemoglobin A1c Testing. Medscape Reference. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/2049478-overview#showall. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

Inzucchi, S. et. al. Management of Hyperglycemia in Type 2 Diabetes: A Patient-Centered Approach, Position Statement of the American Diabetes Association (ADA) and the European Association for the Study of Diabetes (EASD). Diabetes Care 2012;35:1364–1379.. PDF available for download at http://care.diabetesjournals.org/content/early/2012/04/19/dc12-0413.full.pdf. Último acceso el 31 de agosto de 2021.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?