También conocido como
Análisis de la médula ósea
Nombre sistemático
Aspirado de médula ósea; Biopsia de médula ósea
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
15.01.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para evaluar la cantidad y el aspecto de los precursores de las células de la sangre presentes en la médula ósea; para evaluar la estructura fibrosa del hueso; como ayuda para investigar y diagnosticar una enfermedad que afecta la médula ósea o la producción de células sanguíneas.

 

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando una persona presenta una anemia sin que se halle ninguna causa aparente; cuando se presenta o se sospecha de la presencia de algún trastorno o un cáncer que esté afectando la producción de las células de la sangre; a veces, cuando se intenta hallar la causa de una fiebre de origen desconocido, especialmente si se trata de un individuo inmunocomprometido.

 

¿Qué muestra se requiere?

Una muestra de médula ósea obtenida principalmente de hueso de la cadera (pelvis); a veces se obtiene la muestra del esternón en adultos o de la tibia (espinilla) en niños.

 

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

La médula ósea es un tejido blando y graso que se encuentra en el interior de los huesos largos que produce las células sanguíneas. La biopsia y el aspirado de la médula ósea constituyen procedimientos útiles para obtener y evaluar las células de la médula ósea y su estructura.

La médula ósea presenta una estructura esponjosa similar a la de una colmena de abejas que consiste en una red fibrosa rellena de líquido. Este líquido contiene las células madre, que son células sanguíneas en distintos grados de maduración, y “materias primas” como el hierro, la vitamina B12 y el folato, todos ellos necesarios para la producción de las células.

La función principal de la médula ósea es sintetizar hematíes (glóbulos rojos), plaquetas y células de la serie blanca (glóbulos blancos o leucocitos). El número y el tipo de células que se producen en cada momento dependen de la función de estas células, de su pérdida y del recambio continuo que existe de las células viejas.

Con el aspirado de médula ósea se recoge una muestra líquida que contiene células que pueden analizarse en el microscopio y/o evaluarse junto con otras pruebas. Con la biopsia se obtiene un cilindro de la parte central de la médula ósea en el que se mantiene la estructura de la misma. La biopsia se utiliza para evaluar la celularidad global de la médula ósea, es decir la proporción entre células, grasa y otros constituyentes propios de la muestra,  y la relación que mantienen las células entre ellas.

Hematíes
Los hematíes, también llamados eritrocitos, son las células encargadas del transporte de oxígeno hacia todas las partes del organismo. Generalmente constituyen entre el 40 y 45% del volumen sanguíneo y viven unos 120 días. La médula ósea produce hematíes a una tasa que permita ir reemplazando los hematíes que van envejeciendo y que se eliminan de la circulación; así se mantiene un número relativamente constante de hematíes en la sangre.

Leucocitos
Existen cinco tipos de leucocitos: linfocitos, neutrófilos, eosinófilos, basófilos, y monocitos. Cada uno de ellos desempeña una función diferente en la protección del organismo frente una infección.

Plaquetas
Las plaquetas, también llamadas trombocitos, son fragmentos citoplasmáticos de células de gran tamaño presentes en la médula ósea llamadas megacariocitos, y son indispensables para la correcta coagulación de la sangre.

En la médula ósea cada célula madre se desarrolla y diferencia a uno de estos tipos de células sanguíneas. Aquellas que se diferencian a células linfoides, como consecuencia se desarrollarán a linfocitos. Otros precursores se desarrollarán y diferenciarán para dar lugar a granulocitos (neutrófilos, eosinófilos, basófilos), monocitos, plaquetas, o hematíes (eritrocitos).

Las células son liberadas de la médula ósea a la circulación cuando están totalmente o prácticamente maduras. Por lo tanto, la población de células presentes en la médula ósea típicamente incluye células en diferentes estadios de desarrollo, desde muy inmaduras hasta prácticamente maduras.

El aspirado y la biopsia de médula ósea suponen tanto la obtención de muestras de médula ósea como su evaluación al microscopio para evaluar las células y su estructura.

  • Un especialista examina al microscopio las preparaciones de las muestras obtenidas por aspirado, una vez teñidas. Las células se evalúan en función de la cantidad, tipo, grado de maduración, apariencia, etc…, y se comparan con las presentes en la circulación sanguínea, obtenidas a partir de un hemograma o una extensión de sangre.
  • El especialista también evalúa la estructura y celularidad de la médula ósea obtenida por biopsia.

Por ejemplo, a través de estas pruebas se puede diagnosticar la presencia de una leucemia u otro tipo de cáncer que haya llegado a la sangre, así como establecer el tipo y gravedad de la enfermedad (estadio).

En función de la sospecha clínica, se pueden solicitar otras pruebas a partir de las muestras de médula ósea obtenidas. Algunos ejemplos:

  • En el caso de la leucemia, se pueden realizar pruebas para conocer de qué tipo de leucemia se trata. Entre ellas se incluye la realización de tinciones especiales o la determinación de marcadores antigénicos (por ejemplo, un inmunofenotipo por citometría de flujo) que ayudan a identificar el tipo de leucemia.
  • Pueden emplearse tinciones especiales para analizar si existe un exceso de depósitos de hierro en la médula ósea, y para determinar si está presente un precursor anormal de la serie eritroide con partículas de hierro que rodean su núcleo (conocidos como sideroblastos en anillo).
  • En el caso de leucemia, mielodisplasia, linfoma, o mieloma, se puede realizar un análisis cromosómico y/o un análisis de hibridación in situ fluorescente (FISH), para detectar anomalías cromosómicas.
  • Se pueden realizar pruebas moleculares, como el BCR-ABL1 o la mutación JAK2, en una muestra de médula ósea, como ayuda para establecer el diagnóstico.
  • La médula ósea puede cultivarse para evaluar si existen infecciones víricas, bacterianas o fúngicas, que podrían ser las responsables de fiebres de origen desconocido. Algunas bacterias y hongos también pueden detectarse a través de tinciones especiales.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
El aspirado y/o la biopsia de médula ósea deben realizarse por un especialista. Ambos tipos de muestra pueden obtenerse del hueso de la cadera (cresta ilíaca). A veces, en adultos los aspirados se obtienen del esternón, y en niños de la tibia (espinilla). En algunas ocasiones, puede realizarse una punción bilateral de la cresta ilíaca.

El punto más común de obtención de este tipo de muestra es la cresta ilíaca, en la parte más posterior del hueso de la cadera. Antes de extraer esta muestra se verifica que la tensión arterial, la frecuencia cardíaca y la temperatura de la persona son correctas, y a veces se administra un ligero sedante. Se pide al individuo que se tumbe boca abajo o de costado, y se le cubre con tallas (pequeñas sábanas) de manera que sólo quede expuesta la zona específica.

Se desinfecta la zona con un antiséptico y se inyecta un anestésico local. Cuando el paciente percibe la zona como dormida, se inserta una aguja en el hueso. En el caso del aspirado, se une la aguja a una jeringa y se tira del émbolo permitiendo que una cantidad reducida de médula ósea ascienda por la jeringa. En el caso de la biopsia, debe utilizarse una aguja especial que permite la obtención de una muestra cilíndrica de la parte más central de la médula ósea.

Es posible que a pesar de administrar un anestésico local, el paciente note cierta sensación de presión durante el procedimiento. Después de retirar la aguja, se coloca un vendaje estéril en la zona realizando cierta presión. Se recomienda al individuo que mantenga el lugar de la punción seco y cubierto durante aproximadamente 48 horas.

¿Es necesario algún tipo de preparación para garantizar la calidad de la muestra?
NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El aspirado y la biopsia de la médula ósea se utilizan para evaluar las células sanguíneas del interior de la médula ósea, así como su estructura. Se realizan conjuntamente con un hemograma y una extensión de sangre para conocer el estado de la médula ósea y su capacidad de producción de células sanguíneas, incluyendo hematíes, leucocitos y plaquetas.

    No es una prueba que se realice frecuentemente y lo más normal es que a la mayor parte de la gente nunca se le solicite. Esta prueba es útil para detectar, diagnosticar y/o establecer el estadio de un gran número de enfermedades que pueden afectar la médula ósea y la producción de células sanguíneas.

    Un especialista realiza el examen y evaluación de las muestras. Este proceso permite determinar, por ejemplo:

    • El cociente M/E – cociente mieloide/eritroide. Permite comparar el número de células mieloides (precursores de los leucocitos) con el de células eritroides (precursores de los hematíes).
    • Diferenciación – determina si por cada línea celular (leucocitos, hematíes, células productoras de plaquetas), la maduración es ordenada y completa, y si la proporción de cada tipo de célula es normal.
    • Presencia de cualquier tipo de célula anormal, como células leucémicas o tumorales.
    • Celularidad – se compara el volumen de las células con el de otros componentes de la médula ósea, como la materia grasa.
    • Su estructura – incluyendo la parte esponjosa (hueso trabecular).

    A partir de la información obtenida de su examen, el aspirado y/o biopsia de la médula ósea puede ser de utilidad para:

    • Determinar la causa de un recuento inexplicablemente bajo o alto de células sanguíneas, incluyendo muy pocos o muchos leucocitos (leucopenia o leucocitosis), hematíes (anemia o policitemia) o plaquetas (trombocitopenia o trombocitemia).
    • Identificar la causa de la presencia en sangre de células anormales o inmaduras, detectadas a través de un hemograma o una extensión de sangre.
    • Diagnosticar un cáncer originado en la médula ósea, como la leucemia o el mieloma múltiple.
    • Diagnosticar otras alteraciones de la médula ósea como el síndrome mielodisplásico.
    • Diagnosticar y establecer el estadio de otros tipos de cáncer, como el linfoma, el cáncer de mama o de pulmón, que pueden afectar o metastatizar a la médula ósea.
    • Diagnosticar enfermedades que afectan la médula y su estructura fibrosa, como la mielofibrosis.
    • Evaluar una posible infección de la médula ósea, cuando se presenta fiebre sin ninguna causa aparente (fiebre de origen desconocido).
    • Determinar si una persona presenta una anomalía cromosómica.
    • Diagnosticar un trastorno asociado con el almacenamiento del hierro que puede causar una disminución de las reservas de hierro.

    Si una persona recibe tratamiento para un cáncer de tipo no-hematológico, se puede realizar un aspirado y/o biopsia de la médula ósea para evaluar la respuesta al tratamiento, para determinar si la función medular suprimida vuelva a la normalidad.

    Además de la observación microscópica de las células y su estructura, se pueden realizar pruebas adicionales, en función de cada caso:

    • Inmunofenotipado (inmunohistoquímica, citometría de flujo)
    • Análisis cromosómico
    • Hibridación in situ fluorescente (FISH)
    • Reordenamiento génico del receptor de las células T
    • Reordenamiento génico de la inmunoglobulina de las células B
    • Mutación JAK2
    • BCR-ABL
    • PML-RARA
    • Cultivo – por ejemplo, permite detectar la presencia de hongosbacterias o micobacterias (causantes de la tuberculosis).
  • ¿Cuándo se solicita?

    No es una prueba que se realice frecuentemente. Sin embargo, puede solicitarse cuando los resultados de un hemograma y/o una extensión de sangre son anormales.

    Esta prueba también puede solicitarse cuando existe un historial médico, un examen físico, y signos y síntomas que sugieren la presencia de una enfermedad que afecta a la médula ósea.

    También se solicita para establecer el estadio de ciertos cánceres, como los linfomas No Hodgkin, o cuando se sospecha que otros tipos de cáncer pueden haberse diseminado hasta la médula ósea.

    El aspirado y la biopsia de médula ósea pueden solicitarse más o menos regularmente en personas tratadas por un cáncer con la finalidad de evaluar si la médula ósea ha sido totalmente suprimida por el tratamiento, y en caso de que así fuera, detectar en qué momento empieza a recuperar un funcionamiento normal.

  • ¿Qué significa el resultado?

    El informe del laboratorio de estas pruebas puede incluir una descripción de las células observadas o el aspecto del entorno de la médula ósea. Es posible que se incluyan los resultados del hemograma y de la extensión de sangre. Generalmente, el especialista ofrece una interpretación de los resultados y otros detalles que pueden ser importantes para el diagnóstico, estadio o tratamiento de la enfermedad.

    La mayor parte de las veces, la información obtenida permite confirmar o descartar un diagnóstico, y saber si la médula ósea está afectada, pero también puede señalar la necesidad de añadir más pruebas. Por ejemplo, si los hematíes en la sangre están disminuidos y no existe un aumento de los reticulocitos, puede ser que exista una anemia aplásica con supresión de la producción de hematíes en la médula ósea. La evaluación de la médula ósea puede confirmar esta enfermedad, pero no tiene porqué informar si se debe a una alteración primaria de la médula ósea, a la exposición a radiación o ciertos productos químicos, a un cáncer, al tratamiento de un cáncer, o a una infección.

    La información obtenida de este examen junto a la información clínica, a pruebas sanguíneas y a otra información como la relacionada con el diagnóstico por la imagen permite alcanzar un diagnóstico final. A veces el proceso no es tan evidente y se trata de ir encajando las piezas de un puzle. Es necesaria la participación de las personas afectadas, puesto que pueden aportar información muy importante.

    A través de esta prueba se pueden identificar, monitorizar y/o establecer el estadio de un gran número de enfermedades. Entre algunos ejemplos, se incluye:

    • La leucemia, es un cáncer de las células sanguíneas. Resulta en una producción excesiva de un tipo de células, dando lugar a cantidades muy importantes de células que no funcionan correctamente. Cuando el crecimiento de las células leucémicas en la médula ósea desplaza (impide) la producción de hematíes, el individuo presenta una anemia; si lo que disminuye son las plaquetas, el individuo tendrá tendencia a formar hematomas y a sangrar. La leucemia de glóbulos rojos (eritroleucemia), de forma similar puede desplazar la producción de leucocitos y/o plaquetas.
    • La anemia, es un recuento bajo de hematíes y de hemoglobina. La médula ósea debería aumentar la tasa de producción de hematíes siempre que el número de hematíes en sangre disminuye. Este aumento de la producción se produce hasta que se recuperan los niveles normales en la sangre o hasta que la médula ósea alcanza su capacidad máxima de producción. Si las necesidades exceden la capacidad de la médula ósea, la cantidad de hematíes en sangre disminuye y la persona empezará a presentar una anemia, con síntomas como palidez, cansancio y dificultad para respirar debido a la disminución de oxígeno en la sangre. La anemia también puede producirse si la producción de hematíes por parte de la médula ósea está suprimida.
    • Déficit de vitaminas y minerales, como el déficit de vitamina B12 y folato, y el déficit de hierro, pueden conducir a la síntesis de células mayores o menores de lo normal, incluso con formas anómalas, llevando a unos tipos específicos de anemia. Aunque pueden diagnosticarse a través de un examen de la médula ósea, generalmente no es así, sino que se diagnostican a través de un análisis de sangre.
    • Enfermedades como la anemia aplásica, que pueden afectar la capacidad de la médula ósea para producir una cantidad adecuada de los diferentes tipos de células sanguíneas y liberarlas a la circulación. Estas enfermedades pueden afectar tanto al número total, a la proporción de células producidas como a su función.
    • Otras alteraciones de la médula ósea pueden llevar a un déficit de uno o más tipos de células (por ejemplo, el síndrome mielodisplásico), mientras que otras alteraciones pueden conducir auna producción excesiva de un tipo o clon específico de célula – una única célula que se reproduce sin control (por ejemplo, la policitemia vera, la trombocitema esencial).
    • La mielofibrosis es un desorden que se caracteriza por el crecimiento de la red fibrosa de la médula ósea, de tal modo que las células quedan comprimidas y se altera su morfología (forma) y la cantidad.
  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Aunque las complicaciones asociadas a la biopsia y/o aspirado de médula ósea son raras, algunas personas pueden presentar un sangrado en la zona de punción o una infección. Es importante comentar al médico si se tienen alergias así como detallar toda la medicación que se está tomando. En caso de presentar un enrojecimiento persistente e importante de la zona de punción o un sangrado, fiebre o dolor, debe avisarse al médico.

  • ¿Es necesario someterse a una anestesia general para realizar un aspirado y/o biopsia de médula ósea?

    Aunque en muchos casos puede administrarse un anestésico local, la anestesia general no suele ser necesaria. Sin embargo, normalmente se administra un sedante antes de empezar.

  • ¿Qué es el cociente M/E?

    El cociente M/E es la abreviación de cociente mieloide/eritroide. Hace referencia al número de células mieloides en comparación con el de células eritroides presentes en la médula ósea. Las células mieloides son aquellas que maduran a granulocitos (neutrófilos, eosinófilos, basófilos), y los precursores eritroides maduran a hematíes. El resultado del cociente M/E no es diagnóstico de ninguna enfermedad pero es un resultado que aporta una información adicional sobre el estado de la médula ósea. Por ejemplo, en el caso de una infección bacteriana, el cociente M/E estará aumentado debido a un aumento del número de células granulocíticas, mientras que en el caso de una anemia hemolítica, el cociente M/E estará disminuido debido a un aumento de las células eritroides.

  • ¿En qué se diferencia el aspirado/biopsia de médula ósea de la obtención de una muestra de médula para donación?

    El procedimiento de obtención es similar. Sin embargo, en la obtención para donación, el donante se somete a un examen físico detallado y a una serie de análisis que permiten garantizar que se encuentra en un perfecto estado de salud y que demuestran que es compatible con la persona que recibe la médula ósea (receptor). Como es necesario obtener una cantidad considerable de médula ósea y en condiciones estériles, al donante se le suele someter a una anestesia general. Una vez obtenida, la muestra se debe filtrar y procesar antes de administrarla al receptor (por vía intravenosa). Las células madres del donante alcanzarán, por la circulación, la médula ósea del receptor y si no aparecen contrariedades, ésta última empezará a producir hematíes, plaquetas y glóbulos blancos.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Wintrobe's Clinical Hematology. 12th ed. Greer J, Foerster J, Rodgers G, Paraskevas F, Glader B, Arber D, Means R, eds. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins: 2009, Pp 10-16.

Harmening D. Clinical Hematology and Fundamentals of Hemostasis., Fifth Edition, F.A. Davis Company, Philadelphia, 2009, Pp 47-52, 54-57.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 22nd ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2011, Pp 531-535.

Wise-Draper T. Bone Marrow Aspiration and Biopsy. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/207575-overview

Panchbhavi V. Bone Marrow Anatomy. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/1968326-overview

National Heart, Lung, Blood Institute. What Are Bone Marrow Tests? http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/bmt/

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Nanda, R. Bone marrow aspiration. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003658.htm

Vergidis, D. Bone Marrow Aspiration and Biopsy. EMedicine. http://www.emedicine.com/med/topic2971.htm#section~procedure

Nanda, R. Bone marrow biopsy. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003934.htm

Falck, T. Bone Marrow Biopsy. Emedicine Consumer Health. http://www.emedicinehealth.com/articles/4945-1.asp#

Stem Cell Transplantation. Merck Manual Second Home Edition. http://www.merck.com/mmhe/print/sec16/ch187/ch187h.html

Sondheimer, N. Bone Marrow Aspiration And Biopsy. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/print/ency/article/003935.htm

Bone and Marrow Stem Cell Transplantation: Leukemia, Lymphoma, and Myeloma. The Leukemia and Lymphoma Society. https://www.lls.org/content/nationalcontent/resourcecenter/freeeducationmaterials/treatments/pdf/bloodmarrowstemcelltransplantation.pdf

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 183-188.

Corinne Goldberg, C. et. al. Bone Marrow Aspiration and Biopsy. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/207575-overview

Dugdale, D., Updated. Bone marrow aspiration. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003658.htm

Dugdale, D., Updated. Bone marrow biopsy. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003934.htm

Mayo Clinic Staff. Bone marrow biopsy and aspiration. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/bone-marrow-biopsy/MY00305

Riley, R. et. al An Illustrated Guide to Performing the Bone Marrow Aspiration and Biopsy. Virginia Commonwealth University Department of Pathology http://www.coimbatorehaematology.com/pdf/Bone%20marrow%20aspiration%20technique.pdf

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition]. Pp 1163.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico