Este artículo fue modificado por última vez el 14.08.2017.

Parte líquida de la sangre sin coagular, de color amarillento, obtenida después de separar los elementos celulares. Contiene agua, electrolitos, glucosa, grasas y proteínas. Permite la circulación y el transporte de células como eritrocitos, leucocitos y plaquetas. Ayuda, además, a mantener el equilibrio hidroelectrolítico y ácido-base del organismo y a transportar sustancias de desecho.