Importancia de los factores de riesgo cardiovascular en la infancia
children cardiovascular health
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 16.05.2022.

Las enfermedades cardiovasculares representan una de las principales causas de mortalidad, especialmente en todo el mundo desarrollado, por lo que la prevención supone un importante reto y un problema de salud pública para todos los países.

Recientemente The International Childhood Cardiovascular Cohorts (i3C) ha realizado un estudio prospectivo para valorar los factores de riesgo cardiovascular desde la primera infancia hasta la adolescencia y evaluar el posible desarrollo de enfermedades cardiovasculares a lo largo de la vida; el objetivo era valorar si los factores de riesgo cardiovascular tradicionales en la infancia se asociaban con el posterior desarrollo de eventos cardiovasculares en la edad adulta.

El grupo estudiado se componía de 38.589 personas originarias de Estados Unidos, Australia y Finlandia, con una media de edad entre 3 y 19 años, de los que se observaron 319 eventos cardiovasculares mortales en la edad adulta.

Se valoraron los siguientes factores: tensión arterial, índice de masa corporal, hábito tabáquico, concentración de colesterol total y de triglicéridos

Estos cinco factores de riesgo, de modo individual o combinado, presentes en la infancia, eran importantes predictores de enfermedades cardiovasculares, tanto mortales como sin llegar a ocasionar el fallecimiento. Por ejemplo, el cociente del riesgo para un evento cardiovascular mortal en la edad adulta oscilaba desde 1,30 por cada unidad de aumento de la puntuación Z para la concentración de colesterol a 1,61 para el consumo de tabaco. El cociente de riesgo instantáneo para un evento cardiovascular mortal era de 2,71 por unidad de aumento. En este sentido, los autores consideraban que los cocientes de riesgo en el análisis de eventos cardiovasculares con resultado mortal fueron similares a los observados en 779 eventos cardiovasculares mortales o sin llegar a ocasionar la muerte, que ocurrieron en 20.656 participantes que pudieron ser evaluados para este resultado.

Aunque el estudio pueda tener sus limitaciones, nos indica que los 5 factores de riesgo estudiados, especialmente cuando se combinan y comienzan en edades tempranas, serían indicadores claros de riesgo para desarrollar eventos cardiovasculares antes de los 60 años. Los resultados de la investigación demuestran que el riesgo se observa en la mitad de los niños, y, en algunos dicho riesgo era nueve veces mayor que el de aquellos con factores de riesgo inferiores a la media. Esto no es nuevo, porque se conoce desde hace tiempo que incluso en niños de 5 años se puede observar la presencia de depósitos de grasa en las arterias (aterosclerosis).

A pesar de los consejos proporcionados en la edad adulta sobre prevención y control de los factores de riesgo, como por ejemplo, mejorar la dieta, dejar de fumar, llevar una vida activa y tomar los medicamentos adecuados para reducir los factores de riesgo, posiblemente se deba actuar en la infancia y la adolescencia para reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular a lo largo de toda la vida.

En Finlandia se realizaron hace 40 años importantes esfuerzos de salud pública con el objetivo de introducir cambios positivos en el estilo de vida. De este modo consiguieron un descenso de los valores de los factores de riesgo y una gran reducción de la mortalidad relacionada con la enfermedad cardiovascular.

De acuerdo al presidente de la Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC) estos resultados del estudio son aplicables a la población española, opinión que comparte la presidenta de la Asociación de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC). Por ello consideran primordial el establecimiento de una estrategia nacional con políticas poblacionales preventivas, así como el apoyo necesario para lograr un diagnóstico precoz y adoptar las medidas necesarias desde las épocas tempranas de la vida.

Con el esfuerzo de todos, es posible que dentro de unos años logremos disminuir la prevalencia de las enfermedades cardiovasculares y conseguir más años de vida saludable para la sociedad.

Bibliografía

Jacobs DR Jr, Woo JG, Sinaiko AR, Daniels SR, Ikonen J, Juonala M, et al. Childhood Cardiovascular Risk Factors and Adult Cardiovascular Events. N Engl J Med 2022 Apr 4. doi: 10.1056/NEJMoa2109191

Puska P. Fat and heart disease: yes we can make a change — the case of North Karelia (Finland). Ann Nutr Metab 2009;54: Suppl 1:33-8.

Salomaa V, Pietilä A, Peltonen M, Kuulasmaa K. Changes in CVD incidence and mortality rates, and life expectancy: North Karelia and National. Glob Heart 2016; 11:201-5.

Resumen

La muerte por enfermedad cardiovascular constituye una de las causas principales en muchos países del mundo desarrollado, por lo que todas las intervenciones dirigidas a disminuir los factores de riesgo constituyen una poderosa herramienta de prevención en el campo de la salud pública, tal como lo demostró el estudio de Finlandia. Desde la infancia se debe intentar formar en la creación de hábitos saludables para disminuir los factores de riesgo, evitando el desarrollo de eventos cardiovasculares en la edad adulta.