También conocido como
coagulopatía
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
28.02.2018.
¿En qué consiste?

En los trastornos hemorrágicos existe una tendencia a sangrar excesivamente o a presentar hematomas con facilidad. Pueden ser consecuencia de alteraciones genéticas o bien pueden tener una causa adquirida (por factores que favorecen el desarrollo del trastorno a lo largo de la vida de un individuo).

Normalmente la sangre permanece en el interior de los vasos sanguíneos, en el sistema circulatorio. Cuando se produce alguna lesión en un vaso sanguíneo o un tejido, el organismo ataja el sangrado a través de un proceso complejo de coagulación conocido como hemostasia. Durante la hemostasia primaria, el vaso sanguíneo lesionado se constriñe para reducir el flujo sanguíneo y las plaquetas se adhieren en el foco de la lesión agregándose. Además, las plaquetas liberan unos compuestos químicos que favorecen que otras plaquetas se vayan agregando a las anteriores de tal manera que se forma como un tapón de plaquetas. Por otra parte, las plaquetas activadas participan en la activación de un proceso conocido como cascada de la coagulación. La cascada de la coagulación supone la activación secuencial de ciertas proteínas de la sangre conocidas como factores de la coagulación. Este proceso de hemostasia secundario resulta en la formación de hebras de fibrina que se entrecruzan entre ellas formando una red de fibrina sobre la que también queda adherido el tapón plaquetar. Así, se consigue la formación de un coágulo sanguíneo estable. Esta barrera impide la pérdida de sangre y permanece en el foco de la lesión hasta que se produce la cicatrización de la herida.

Una vez el coágulo formado, y debido a que la hemostasia es un proceso dinámico, ciertos factores de la coagulación se activan con la finalidad de enlentecer el proceso de la coagulación. El resultado final es el de la disolución del coágulo por un proceso conocido como fibrinolisis. En individuos sanos, el equilibrio entre formación y disolución del coágulo garantiza que los sangrados no sean excesivos y que los coágulos vayan disolviéndose una vez ya no son necesarios.

Para que la sangre coagule adecuadamente es necesario que todos los componentes de la hemostasia primaria y secundaria existan y funcionen correctamente; además, todos ellos deben activarse en el momento oportuno. Si faltan plaquetas o algunos factores de la coagulación, o bien si a pesar de existir en cantidad adecuada no funcionan correctamente, es posible que el organismo no consiga formar el coágulo estable y por lo tanto el individuo presenta mayor riesgo de sangrado.

Los trastornos de la coagulación aparecen porque existe alguna anomalía en el proceso de la formación del coágulo. Si falta un componente o éste está en cantidad deficiente o es disfuncional, es posible que se produzcan sangrados excesivos. Las alteraciones pueden afectar a la estructura de los vasos sanguíneos, la producción o función de uno o varios factores de la coagulación y/o la integridad y la estabilidad del coágulo de sangre. Los trastornos hemorrágicos hereditarios son raros y suelen ser causados por deficiencias o disfunciones de un único factor de la coagulación o de algunos de los elementos del coágulo. Los trastornos hemorrágicos adquiridos, es decir los que no reconocen una causa genética, son más frecuentes que los hereditarios y son muy variados.Trastornos de las plaquetas

    Accordion Title
    Acerca de Trastornos hemorrágicos
    • Problemas estructurales de los vasos sanguíneos

      Algunos ejemplos son:

      Hereditarios

      • Telangiectasia hemorrágica - los vasos sanguíneos son más frágiles de lo habitual, apareciendo episodios recurrentes de sangrado; afecta aproximadamente a 1 de cada 50000 personas.
      • Síndrome de Ehlers-Danlos - el colágeno que da soporte a los vasos sanguíneos es anormalmente frágil y elástico, provocando que los vasos sanguíneos estén peor protegidos y sean más susceptibles de lesionarse; afecta aproximadamente a 1 de cada 10000 - 20000 recién nacidos vivos.

      Adquiridos

      • Púrpura alérgica - existe una inflamación en vasos sanguíneos pequeños que facilita su rotura y por tanto, el sangrado; se piensa que la alteración tiene una base autoinmune y puede presentarse de manera aguda o crónica.
      • Púrpura infecciosa - existe una afectación directa de los vasos sanguíneos por microorganismos o por sus toxinas; puede darse por ejemplo en infecciones bacterianas estreptocócicas (Streptococcus) o estafilocócicas (Staphylococcus), en la fiebre de las Montañas Rocosas (Rickettsia) y en la malaria (Plasmodium)
      • Púrpura metabólica - causada por un defecto del metabolismo. Un ejemplo lo constituye el déficit de vitamina C o escorbuto, en el que las paredes de los vasos sanguíneos son frágiles debido a una alteración en la síntesis del colágeno. A pesar de que actualmente es un trastorno raro, todavía puede verse en áreas geográficas muy pobres.
    • Trastornos de las plaquetas

      Las disfunciones plaquetarias o un número reducido de plaquetas en sangre pueden ser la causa de ciertos trastornos hemorrágicos. La realización de un hemograma permite conocer el número de plaquetas existentes; las pruebas de función plaquetaria permiten evaluar si las plaquetas funcionan correctamente. Es posible que sean necesarias varias pruebas adicionales para establecer la causa del trastorno.

      Deficiencia de plaquetas (trombocitopenia)

      Son varias las situacciones que pueden llevar a una disminución del número de plaquetas (trombocitopenia). Las causas suelen clasificarse en alguna de las siguientes dos grandes categorías:

      • Trastornos en los que la médula ósea es incapaz de producir una cantidad suficiente de plaquetas
      • Situaciones en las que el organismo consume o destruye plaquetas más rápidamente de lo habitual

      Ejemplos de situaciones en las que puede estar disminuido el número de plaquetas:

      • Trombocitopenia idiopática (inmune) o púrpura trombocitopénica idiopática (PTI) - el organismo produce un anticuerpo dirigido contra las propias plaquetas; constituye una de las causas más comunes de trombocitopenia. La PTI aguda es más frecuente en jóvenes, suele autolimitarse y aparece típicamente después de una infección vírica. El trastorno puede resolverse sin tratamiento. La PTI crónica se desarrolla más lentamente y dura más de 6 meses; es más frecuente en adultos. Debido a que se alarga más en el tiempo, esta forma crónica sí requiere tratamiento.
      • Trombocitopenia inducida por heparina (TIH) - se observa una disminución del número de plaquetas en una persona tratada con heparina y que ha desarrollado anticuerpos. No obstante, la TIH se asocia más a hipercoagulabilidad que a sangrados.
      • Púrpura trombótica trombocitopénica (PTT) - a pesar de ser poco frecuente, es una forma aguda y grave de trombocitopenia. Puede ocasionar tanto sangrados como un exceso de coagulación. Se forman unos coágulos minúsculos que se depositan en los vasos sanguíneos pequeños de todo el organismo. En la formación de estos coágulos se gastan plaquetas a una velocidad muy rápida, disminuyendo el número de plaquetas y aumentando por lo tanto el riesgo de sangrado.
      • Algunos fármacos como acetaminofeno, quinina, sulfamidas, digoxina, vancomicina, diazepam, nitroglicerina y sales de oro son algunos pocos ejemplos de fármacos que se asocian a disminución del número de plaquetas.
      • Trombocitopenia asociada a enfermedad:
        • Sepsis - especialmente si es debida a infecciones graves bacterianas por gérmenes Gram-negativos
        • Cirrosis
        • Trastornos autoinmunes - como el lupus, en el que el sistema inmune produce anticuerpos contra tejidos propios del organismo
        • Cáncer - como leucemias, linfomas u otros tipos de cáncer que se propagan a la médula ósea y pueden repercutir sobre la producción de plaquetas. Cuanto mayor sea el número de células tumorales en la médula ósea, menos espacio queda para las células normales de la médula ósea, y por lo tanto, quedan menos células formadoras de plaquetas
        • Infecciones víricas - como mononucleosis, hepatitis, infección por VIH o sarampión
        • Anemia aplásica - se afecta de manera significativa la producción de todas las células de la sangre
      • Transfusiones de sangre (de hematíes) masivas sin administrar conjuntamente plaquetas (trombocitopenia por un efecto de dilución)
      • Problemas de sangrado persistentes (por ejemplo, sangrados crónicos de origen gastrointestinal)
      • Quimioterapia y radioterapia, ya que se puede afectar la médula ósea
      • En distintos trastornos se puede observar un consumo aumentado de plaquetas como por ejemplo en la coagulación intravascular diseminada (CID) y en el síndrome hemolítico urémico (SHU)
      • Almacenamiento o secuestro de plaquetas en el bazo, cuando este órgano está aumentado de tamaño (por ejemplo en cirrosis o en trastornos mieloproliferativos)

      Disfunción plaquetaria

      Las situaciones que pueden resultar en disfunciones plaquetarias pueden reconocer una causa hereditaria o bien adquirida (consecuencia de alguna otra alteración).

      Causas hereditarias de disfunción plaquetaria

      • Tromboastenia de Glanzmann - se afecta la capacidad de agregación plaquetaria
      • Síndrome de Bernard-Soulier - disminuye la capacidad de adhesión plaquetaria
      • Enfermedades por almacenamiento - pueden afectar la capacidad plaquetaria para liberar sustancias que promueven la agregación

      Causas adquiridas de disfunción plaquetaria - pueden ser debidas a factores o alteraciones crónicas como:

      • Insuficiencia renal (uremia)
      • Síndromes mielodisplásicos
      • Cirugía cardiopulmonar con "bypass"
      • Fármacos (aspirina y antiinflamatorios de tipo no esteroideo)
    • Deficiencias o disfunciones de factores de la coagulación

      Un trastorno hemorrágico puede ser debido a una falta o una función inadecuada de uno o varios factores de la coagulación, y las causas pueden ser hereditarias (genéticas) o adquiridas (consecuencia de alguna otra alteración).

      Causas hereditarias

      Enfermedad de von Willebrand - se produce por una disminución o por una disfunción del factor von Willebrand y por este motivo disminuye la adherencia de las plaquetas a la pared de los vasos sanguíneos lesionados y aumentan las pérdidas de sangre. La enfermedad de von Willebrand es el trastorno hemorrágico hereditario más frecuente, afectando aproximadamente a 1 de cada 100 personas. Es raro que la enfermedad de von Willebrand sea debida a una deficiencia de factor von Willebrand de tipo adquirido; en estos casos no se conocen antecedentes familiares de la enfermedad.

      La enfermedad de von Willebrand puede clasificarse en tipos y subtipos:

      • Tipo 1 - existe una disminución de la cantidad de factor von Willebrand (FVW) producido, si bien este factor funciona adecuadamente. Habitualmente, los niveles del factor VIII de la coagulación también están disminuidos, aunque pueden ser normales. Esta es la forma más común de la enfermedad de von Willebrand, y representa aproximadamente el 75% de todos los casos. Aparecen hematomas con facilidad y se puede sangrar moderadamente, como por ejemplo sangrados nasales, sangrados menstruales abundantes, sangrados después del parto, de traumatismos, de extracciones de piezas dentarias o de intervenciones quirúrgicas. Los síntomas y la severidad del sangrado son variables.
      • Tipo 2 - el FVW se encuentra en cantidad adecuada pero no funciona correctamente. En este tipo de enfermedad de von Willebrand que representa entre un 15% y un 20% de todos los casos, el sangrado puede ser más severo. Existen cuatro subtipos en función de la afectación del FVW.
      • Tipo 3 - es raro y se asocia a una producción prácticamente nula de FVW; además, los niveles del factor VIII están muy disminuidos y los sangrados pueden ser graves. Suele detectarse durante la infancia.

      Hemofilia A (deficiencia de factor VIII) - se trata de un trastorno ligado al cromosoma X que se hereda de forma recesiva y que afecta predominantemente a varones. Constituye el segundo trastorno hemorrágico hereditario más frecuente, afectando a 1 de cada 5000 varones.

      La severidad del sangrado por deficiencia de factor VIII depende del nivel de actividad de dicho factor. Si su actividad está muy reducida puede ocasionar sangrados que pongan en peligro la vida del individuo; si la actividad está moderadamente reducida, entonces los sangrados serán más leves, constituyendo un problema tan sólo ante intervenciones quirúrgicas o manipulaciones dentales.

      Las deficiencias de otros factores de la coagulación incluyen las de los factores II, V, VII, X, XI y IX (Hemofilia B, también conocida como enfermedad de Christmas, ligada al cromosoma X y afecta a 1 de cada 25000 recién nacidos vivos de sexo masculino).

      Causas adquiridas

      • Disfunción o enfermedad hepática - prácticamente todos los factores de la coagulación se producen en el hígado y por este motivo, cualquier enfermedad hepática resulta en una disminución de los niveles de estos factores
      • Deficiencia de vitamina K - para la síntesis de diversos factores de la coagulación (II, VII, IX, X) se requiere vitamina K
      • Malabsorción de grasas
      • Veneno de serpiente
      • Algunos cánceres
      • Quimioterapia y radioterapia
      • Transfusiones masivas de sangre (por ejemplo, si solo se trasfunden unidades de hematíes)
      • Inhibidores de factores - son anticuerpos dirigidos contra factores de la coagulación específicos, haciendo disminuir su actividad
      • Fármacos anticoagulantes como el acenocumarol o la heparina; estos fármacos se emplean para tratar trastornos de la coagulación pero administrados en cantidades excesivas pueden ocasionar sangrados
      • Algunas infecciones bacterianas
      • Coagulación intravascular diseminada (CID) - puede ocasionar tanto sangrados como tendencia exagerada a la coagulación. Suele ser aguda, y puede ser consecuencia de un parto complicado, de la producción de endotoxinas en el curso de una infección severa, o debida a ciertos cánceres como algunos tipos de leucemias. En la CID se forman unos coágulos de sangre diminutos por todo el organismo de tal manera que se consumen los factores de la coagulación de forma muy acelerada y por ello se sangra.
    • Destrucción excesiva del coágulo

      La fibrinolisis es un proceso que impide que el coágulo siga aumentando de tamaño y acabe ocasionando problemas. En la fibrinolisis, un factor de la coagulación conocido como plasmina, destruye el coágulo de fibrina producido durante la cascada de la coagulación. Normalmente, el endotelio (recubrimiento interno de los vasos sanguíneos) lesionado libera de manera muy lenta el activador que convierte el plasminógeno inactivo en plasmina, de tal manera que al cabo de unos días, cuando ya no se sangra y la lesión se ha resuelto, el coágulo se destruye.

      El proceso fibrinolítico está estrictamente regulado por muchos otros factores, especialmente por el inhibidor del activador del plasminógeno y el inhibidor de la plasmina (alfa-2-antiplasmina). Si existe un déficit hereditario o adquirido de alguno de estos inhibidores, se favorece la actividad fibrinolítica. En consecuencia, el coágulo no es tan estable como debería de ser y se sangra abundantemente o de manera prolongada; el sangrado suele aparecer después de un traumatismo, de una intervención quirúrgica o de una manipulación dentaria.

    • Signos y síntomas

      Los trastornos hemorrágicos pueden ocasionar una gran variedad de signos y síntomas, en función de su causa. Además, la severidad de los signos y síntomas puede variar a lo largo del tiempo. Los sangrados pueden ser graves, manifestándose ya durante la infancia, o moderados y manifestándose después de intervenciones quirúrgicas, manipulaciones dentarias o traumatismos.

      Entre los signos y síntomas se incluyen:

      • Aparición fácil de hematomas o sin causa aparente
      • Sangrados nasales frecuentes
      • Sangrados de encías
      • Sangrados prolongados después de cortes pequeños o de manipulaciones dentarias
      • En mujeres, sangrados menstruales abundantes y más largos de lo habitual
      • Dolor e hinchazón articular y/o muscular tras traumatismos menores
      • Pequeñas (menores de 2 mm) manchas rojizas en la piel (petequias); a veces se asemejan a una erupción cutánea
      • Manchas de color púrpura en la piel pequeñas (menores de 2-10 mm)(púrpura) o más grandes (más de 10 mm) (equimosis), debidas a sangrados por debajo de la piel
      • Sangrados de tipo gastrointestinal, sangre en heces
      • Síntomas artríticos debido al daño ocasionado por el sangrado articular
      • Pérdida de visión por sangrados intraoculares
      • Anemia crónica (a menudo por déficit de hierro)
      • Debe sospecharse un trastorno hemorrágico hereditario si se presentan sangrados precozmente durante la infancia o si algún familiar de primer grado tiene una deficiencia de algún factor
    • Pruebas relacionadas

      Cuando el médico piensa que los signos y síntomas que presenta una persona son debidos a un trastorno hemorrágico, solicita unas pruebas de laboratorio específicas. En el estudio de un trastorno hemorrágico se procede por etapas. Así, el médico suele solicitar inicialmente la determinación del tiempo de protrombina (TP) y del tiempo de tromboplastina parcial (TTP) que permiten evaluar distintos componentes del proceso de la coagulación (hemostasia) y además un hemograma para conocer el número de plaquetas y determinar si puede existir anemia debida a un sangrado. Si el TP y/o el TTP están prolongados, pueden añadirse estudios adicionales para identificar problemas relacionados con factores de la coagulación y para evaluar si pueden existir inhibidores específicos de algunos factores.

      En la tabla siguiente se listan algunas de las pruebas (las más comúnmente solicitadas) que pueden solicitarse en un trastorno hemorrágico, aunque a menudo no es necesario evaluarlas todas.

      PRUEBA DESCRIPCIÓN MOTIVO POR EL QUE SE SOLICITA INTERPRETACIÓN DE UN RESULTADO ANÓMALO
      Extensión de sangre Examen microscópico de la sangre; estima la cantidad y evalúa la apariencia y el tamaño de las plaquetas

      Si el recuento de plaquetas es anómalo

      La presencia de anomalías plaquetarias puede indicar un trastorno plaquetario
      Hemograma Proporciona el número de los distintos tipos de células de la sangre, incluyendo plaquetas, hematíes, leucocitos y tipos de leucocitos; mide hemoglobina y hematocrito Como prueba de rutina para detectar cualquier tipo de anomalía; permite detectar una anemia Una disminución del número de plaquetas puede indicar un trastorno plaquetario; la anemia puede indicar la existencia de un sangrado excesivo
      Factores de la coagulación, Actividad Pruebas específicas que miden la función de uno u otro factor Si el tiempo de protrombina (TP) o el tiempo de tromboplastina parcial (TTP) están alterados La disminución de la actividad de uno u otro factor puede indicar una deficiencia de un factor o un inhibidor específico
      Factores de la coagulación, Antígeno Mide la cantidad de cada uno de los factores Cuando la actividad de un factor está consistentemente disminuida Niveles bajos pueden indicar la deficiencia de un factor por una disminución de su producción o bien un consumo elevado de dicho factor
      Dímero-D Mide un tipo particular de productos de degradación de las redes de fibrina Evaluación de la formación del coágulo en los episodios de sangrado y en los de formación de coágulos Si elevado, indica actividad coaguladora reciente y puede obedecer a causas agudas o crónicas como una trombosis, un tromboembolismo o una coagulación intravascular diseminada (CID)
      Inhibidores de factores Detecta la presencia de anticuerpos frente a factores específicos de la coagulación Cuando la prueba que evalúa la actividad de un factor está alterada La existencia de inhibidores puede ocasionar deficiencias específicas de factores y sangrado excesivo

      Fibrinógeno (actividad)

      Reflejo de la capacidad y de la actividad coagulativa Evaluación de sangrados y de formación de coágulos Si el resultado es bajo puede indicar una disminución de la producción o un consumo aumentado; puede aumentar en infecciones e inflamaciones. Es un reactante de fase aguda

      Tiempo Tromboplastina Parcial (TTP)

      Permite evaluar los factores XII, XI, IX, VIII, X, V, II (protrombina) y I (fibrinógeno) así como precalicreína (PK) y quininógeno de elevado peso molecular (HMWK)

      Para evaluar un sangrado

      Un TTP prolongado sugiere la necesidad de realizar otras pruebas; puede indicar una deficiencia de un factor de la coagulación, de un inhibidor específico (como el anticuerpo anti-Factor VIII) o de un inhibidor inespecífico (como el anticoagulante lúpico)

      Función plaquetaria (estudio de agregación) Evalúa la capacidad de adhesión y agregación de las plaquetas Evaluación de sangrados, especialmente cuando el número de plaquetas es normal Si alterado, puede indicar presencia por ejemplo de enfermedad de von Willebrand
      Tiempo de Protrombina (TP) Permite evaluar los factores VII, X, V, II y I Investigación de episodios trombóticos o de episodios de sangrado Un TP prolongado puede sugerir la necesidad de pruebas adicionales; puede indicar deficiencia o disfunción, o presencia de inhibidores específicos
      Cofactor Ristocetina Medida indirecta de función /actividad del factor von Willebrand (FVW) Evaluación de episodios de sangrado Si disminuido, indica actividad reducida del FVW y disminución de la capacidad de adhesión de las plaquetas. Puede indicar enfermedad de von Willebrand
      Tiempo de Trombina (TT) La trombina activa al fibrinógeno formándose fibrina; el TT detecta la presencia de inhibidores de este proceso Evaluación de episodios de sangrado; a veces ante TTP prolongados; cuando se sospecha contaminación por heparina Si elevado, posible contaminación por heparina; también aumenta si existen productos de degradación de la fibrina o niveles muy bajos de fibrinógeno, o si existe un fibrinógeno anómalo (disfibrogenemia)
      Factor von Willebrand (FVW), Antígeno Mide la cantidad de FVW Cuando la actividad (medida por el Cofactor Ristocetina) está disminuida; evaluación de episodios de sangrado Si disminuido, puede indicar proceso relacionado con alteración adquirida de plaquetas o enfermedad de von Willebrand; mayor riesgo de sangrado
      Tromboelastografía (TEG) Evaluación global de la capacidad de coagulación, incluyendo estado funcional de las plaquetas, cascada de la coagulación y actividad fibrinolítica Ante la necesidad de evaluar sangrados prolongados o excesivos durante y después de intervenciones quirúrgicas importantes (por ejemplo, by-pass cardiopulmonar) Resultados anómalos pueden ser debidos a trastornos cuantitativos o cualitativos de plaquetas, de factores de la coagulación y/o de factores fibrinolíticos. Los resultados son útiles para el seguimiento del individuo afecto, especialmente en lo que concierne a la trasfusión de sangre o derivados

      Pueden solicitarse además estudios metabólicos rutinarios en los que se evalúan, entre otras, la función renal y la hepática. Las personas con insuficiencia hepática y/ o renal presentan un mayor riesgo de sangrado.

    • Tratamiento

      El tratamiento de un trastorno hemorrágico depende de si es de causa hereditaria o adquirida, así como de su duración y de la severidad de los signos y síntomas. Los trastornos hemorrágicos se identifican, se monitorizan y se controlan con la finalidad de prevenir pérdidas de sangre excesivas y posibles complicaciones. El tratamiento depende además del tipo de deficiencia, de si existen factores desencadenantes del sangrado como cirugía o traumatismos y de si el proceso empeora o progresa a lo largo del tiempo. 

      • Si el sangrado se debe a una causa adquirida, puede mejorar o empeorar según si la situación subyacente se resuelve o progresa. Si por ejemplo se tratara de deficiencias de factores por falta de vitamina K, administrando vitamina K se recuperarían los niveles normales de los factores en cuestión; si la deficiencia fuera debida a enfermedad hepática o a un cáncer, probablemente se afectarían de acuerdo al curso de la enfermedad
      • Si el sangrado es debido a  la existencia de anticuerpos, como anticuerpos dirigidos contra factor VIII o factor IX o plaquetas, puede ser necesario administrar cantidades importantes de dichos factores o una trasfusión de plaquetas. A veces, para conseguir disminuir los niveles de anticuerpos, es necesario administrar otros productos terapéuticos como corticoides u otros fármacos inmunosupresores
      • En algunos casos leves, para minimizar los episodios de sangrado, puede ser suficiente evitar lesionarse, no practicar deportes que supongan un contacto físico y adecuar el entorno del individuo de manera a garantizar que no se produzcan traumatismos, hematomas y cortes
      • En individuos con deficiencias severas como la hemofilia A (factor VIII), y/o ante un sangrado agudo será necesario administrar uno o varios de los factores de la coagulación. El factor VIII y otros pocos factores están disponibles en una forma concentrada
      • Las deficiencias de varios factores pueden tratarse con transfusiones de plasma congelado o con concentrados de plasma que contienen todos los factores de la coagulación. Este tipo de tratamiento puede ser administrado durante un episodio de sangrado como medida preventiva antes de procedimientos quirúrgicos y dentales para controlar posibles sangrados
      • Si el trastorno es de causa plaquetar (disfunción o deficiencia) se puede realizar una transfusión de plaquetas. En caso de que se trate de una enfermedad de von Willebrand o de un caso leve de hemofilia A, puede administrarse desmopresina (DDAVP) para mejorar transitoriamente el proceso de la coagulación; provoca la liberación de factor von Willebrand almacenado, pudiendo elevar los niveles en cantidad y durante un tiempo suficientes como para permitir distintas intervenciones sin la necesidad de transfusión alguna
      • En caso de una situación aguda como una coagulación intravascular diseminada (CID) es crucial establecer un tratamiento inmediato, que por otra parte es complejo. El tratamiento puede suponer la administración tanto de plaquetas y factores de la coagulación como de heparina o algún otro fármaco anticoagulante, puesto que en la CID se producen simultáneamente sangrados por todo el organismo y  se forman coágulos de una manera excesiva.
    Bibliografía

    NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

    Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas. 

    Harmening D. Clinical Hematology and Fundamentals of Hemostasis. Fifth Edition, F.A. Davis Company, Philadelphia, 2009, Pp 579-602, 611-630.

    Wintrobe's Clinical Hematology. 12th ed. Greer J, Foerster J, Rodgers G, Paraskevas F, Glader B, Arber D, Means R, eds. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins: 2009, Pp 1293-1300, 1335-1343, 1379-1383, 1388, 1394-1392.

    Zaiden, R., Hemophilia A. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/779322-overview#a0156

    Pollack, E., Von Willebrand Disease. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/206996-overview

    National Heart, Lung and Blood Institute. What is thrombocytopenia? http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/thcp/

    National Heart, Lung and Blood Institute. What is Immune Thrombocytopenic Purpura? http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/itp/

    National Heart, Lung and Blood Institute. What is Hemophilia? http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hemophilia/

    Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds (2005). Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, Pp 673-680.

    Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007, Pp 735-743, 754-765.

    American Society of Hematology. Bleeding Disorders. http://www.hematology.org/Patients/Blood-Disorders/5219.aspx

    National Heart, Lung and Blood Institute. What is Von Willebrand Disease?  http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/vWD/vWD_WhatIs.html

    Centers for Disease Control and Prevention. Hemophilia: What Should You Know? http://www.cdc.gov/ncbddd/hemophilia/index.html