Nombre sistemático
Riesgo cardíaco
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
15.01.2018.
¿En qué consiste una evaluación del riesgo cardíaco?

La evaluación del riesgo cardíaco incluye una serie de pruebas con capacidad de predecir si una persona puede presentar algún tipo de afectación cardiovascular, como un infarto agudo de miocardio o un accidente vascular cerebral. Estas pruebas se han orientado para poder clasificar el riesgo en leve, moderado o alto.

¿Qué es lo que se incluye en el establecimiento del riesgo cardíaco?
Quizás los indicadores de riesgo cardiaco más importantes son los derivados de la propia historia personal. Entre los factores más relevantes se incluyen:

  • Edad
  • Antecedentes familiares
  • Peso
  • Tabaquismo
  • Presión arterial
  • Dieta
  • Ejercicio físico
  • Diabetes

Existen algunas pruebas, invasivas y no invasivas, que pueden utilizarse en el establecimiento del riesgo cardíaco. Entre las pruebas no invasivas se incluyen el electrocardiograma (ECG), las pruebas de esfuerzo,  las pruebas con isótopos, la tomografía computorizada (TAC), la ecocardiografía y la resonancia magnética. Las pruebas invasivas incluyen angiografías/arteriografías y cateterizaciones cardíacas, y suelen emplearse con finalidades diagnósticas en personas con signos y síntomas. Si desea más información acerca de las pruebas, acceda a este enlace.

El perfil lipídico consitituye la prueba de laboratorio más importante para establecer el riesgo cardíaco.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza el perfil lipídico?

    El perfil lipídico es de ayuda para establecer el riesgo cardíaco de una persona y para determinar el tratamiento del que más se podrá beneficiar. Los resultados del perfil lipídico se consideran junto con otros factores de riesgo conocidos de enfermedad cardiovascular. En función de los resultados y de los factores de riesgo, las opciones de tratamiento variarán, desde cambios del estilo de vida, de la dieta y ejercicio hasta prescripción de fármacos como estatinas para disminuir los niveles de lípidos.

    El perfil lipídico evalúa el colesterol, los triglicéridos, el colesterol de lipoproteínas de alta densidad (colesterol HDL o "bueno") y el colesterol de lipoproteínas de baja densidad (colesterol LDL o "malo"). La principal manera en que se encuentra la grasa en el organismo es en forma de triglicéridos, siendo su función la de proporcionar energía a las células. A continuación se exponen los límites deseables de los distintos componentes incluidos en el perfil lipídico:

    • Colesterol < 200 mg/dL (5.18 mmol/L)
    • Colesterol HDL > 40 mg/dL (1.04 mmol/L)
    • Colesterol LDL < 100 mg/dL* (2.59 mmol/L)
    • Triglicéridos < 150 mg/dL (1.70 mmol/L)

    * Idealmente; los niveles dependen del número y tipo de factores de riesgo del individuo y del motivo por el que se realiza el estudio.

    En el perfil lipídico se pueden incluir algunos otros resultados calculados a partir de los anteriores:

    • Colesterol no-HDL - calculado a partir del colesterol total y del colesterol HDL (se resta); se considera que esta es la fracción de colesterol que con mayor probabilidad está implicada en el endurecimiento de las arterias (aterosclerosis).
    • Colesterol de VLDL (lipoproteínas de muy baja densidad) - se calcula dividiendo la concentración de triglicéridos por 5 (si está expresada en mg/dL) o por 2.2 (si viene expresada en mmol/L); esta fórmula se basa en la composición característica de las partículas VLDL; el colesterol VLDL juega un papel importante en el proceso de formación de placas en las arterias.
    • Cociente entre colesterol total y colesterol HDL (colesterol total / colesterol HDL) - un cociente elevado indica mayor riesgo cardíaco, y viceversa.
  • ¿Qué otras pruebas pueden utilizarse para establecer el riesgo cardíaco?

    Existen otras pruebas que también pueden solicitarse:

    • Proteína C reactiva ultrasensible - diversos estudios han demostrado que la medida de proteína C reactiva (PCR) con un procedimiento de elevada sensibilidad puede ayudar a identificar si existe riesgo de enfermedad cardiovascular (ECV). En este caso, se trata de una prueba distinta a la prueba clásica que detecta niveles elevados de PCR en personas con procesos inflamatorios e infecciosos. Con el método ultrasensible se mide PCR a niveles que se corresponden con los que se observan en la población sana y permite observar si los niveles normales son más bien altos o más bien bajos. Se ha demostrado que los niveles que se sitúan en el límite superior de la normalidad predicen el riesgo de infarto de miocardio, de accidente vascular cerebral, de muerte súbita de causa cardíaca y de enfermedad arterial periférica, a pesar de que los niveles de lípidos sean aceptables. Diversos especialistas recomiendan la realización de esta prueba en personas con riesgo moderado de infarto de miocardio. Sin embargo, no existe un consenso definitivo acerca de su uso ni de la frecuencia con que debería solicitarse.
    • Lipoproteína A, Lp(a) - es una lipoproteína formada por una molécula de LDL con otra proteína (apolipoproteína (a)) unida a ella. La Lp(a) es similar a la molécula del colesterol LDL aunque no responde a las estrategias terapéuticas habituales para hacer disminuir el colesterol LDL como dieta, ejercicio, o fármacos para reducir los niveles de lípidos. Como los niveles de Lp(a) parecen estar determinados genéticamente y no se alteran fácilmente, la presencia de niveles elevados de Lp(a) puede utilizarse para identificar a individuos que se beneficiarían de un tratamiento más agresivo de otros factores de riesgo.

    Se dispone de otras pruebas que a veces se solicitan cuando se pretende establecer el riesgo cardíaco de una persona, aunque no existe consenso ni recomendaciones formales acerca de su utilidad cuando se determinan con esta finalidad. Entre ellas se incluyem:

  • ¿Cómo se determina la necesidad de tratamiento?

    El tratamiento se basa en distintos factores, incluyendo los resultados del perfil lipídico, el estilo de vida del individuo y los antecedentes personales y familiares.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    El ejercicio físico y una dieta equilibrada y saludable ayudan a disminuir la presión arterial y los niveles de colesterol y triglicéridos. A veces, estos cambios en el estilo de vida no son suficientes para alcanzar unos niveles deseables. Existe un tipo de fármacos (estatinas) que ha demostrado ser eficaz para controlar las concentraciones de lípidos. Algunos tipos de hiperlipidemia son hereditarios y pueden ser difíciles de controlar únicamente con la dieta y el ejercicio. Este tipo de trastornos lipídicos suele requerir un tratamiento específico con fármacos que consigan disminuir el nivel de lípidos en la sangre.

  • ¿Puede haber personas con mayor riesgo de padecer un infarto de miocardio que otras?

    Sí. El riesgo es mayor en personas con sobrepeso, fumadoras, con hipertensión o diabéticas, con pruebas indicadoras de riesgo cardíaco alteradas y en aquéllas con historia familiar de enfermedad cardíaca.

  • ¿Existen pruebas que se pueda realizar uno mismo en su casa para saber si se presenta riesgo de infarto de miocardio?

    No. El diagnóstico se basa en los resultados de las pruebas mencionadas así como en el número de factores de riesgo que tiene una persona. La valoración global del riesgo supone una instrumentación especial y una correcta interpretación de los resultados por profesionales con experiencia. Sí que existen dispositivos que permiten medir el colesterol total; si desea más información acceda a este enlace.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

American Heart Association. 2013 Prevention Guidelines Tools: CV Risk Calculator. http://my.americanheart.org/professional/StatementsGuidelines/PreventionGuidelines/Prevention-Guidelines_UCM_457698_SubHomePage.jsp

2013 ACC/AHA Guideline on the Assessment of Cardiovascular Risk. Circulation. Published online November 12, 2013. http://circ.ahajournals.org/content/early/2013/11/11/01.cir.0000437741.48606.98.full.pdf+html

Cleveland Clinic. Blood Tests to Determine Risk of Coronary Artery Disease. http://my.clevelandclinic.org/heart/diagnostics-testing/laboratory-tests/blood-tests-to-determine-risk-of-coronary-artery-disease.aspx

Cleveland Clinic. Electrocardiograph Tests. http://my.clevelandclinic.org/heart/diagnostics-testing/electrocardiograph-tests/default.aspx

National Heart, Lung, and Blood Institute. What Are Coronary Heart Disease Risk Factors? http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/hd/

Mayo Clinic. How important is cholesterol ratio? http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/high-blood-cholesterol/expert-answers/cholesterol-ratio/FAQ-20058006

American Heart Association, Heart Attack/Coronary Heart Disease Risk Assessment. http://www.heart.org

MayoClinic.com, Coronary artery disease, Tests and Diagnosis. http://www.mayoclinic.com/health/coronary-artery-disease/DS00064/DSECTION=tests-and-diagnosis

Medline Plus Medical Encyclopedia, Cardiopatía coronaria. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/007115.htm

Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). http://www.nhlbi.nih.gov/guidelines/cholesterol/atp3full.pdf

Executive Summary of the Third Report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on Detection, Evaluation, and Treatment of High Blood Cholesterol in Adults (Adult Treatment Panel III). JAMA (2001); 285:2486-2497.

Clinical Chemistry: Theory, Analysis, Correlation. 3rd Edition. Lawrence A. Kaplan and Amadeo J. Pesce, St. Louis, MO. Mosby, 1996.

Clinical Chemistry: Principles, Procedures, Correlations. Michael L. Bishop, Janet L. Duben-Engelkirk, Edward P. Fody. Lipincott Williams & Wilkins, 4th Edition.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico