También conocido como
PCR de Micoplasma
Cultivo de Micoplasma
Cultivo de Ureaplasma
Nombre sistemático
Anticuerpos IgM e IgG contra Mycoplasma pneumoniae; Cultivo de Mycoplasma pneumoniae; cultivo de Micoplasma, muestra genital; pruebas de ADN de Micoplasma
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
20.06.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para detectar una infección por micoplasma (una clase de bacteria) activa o reciente.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando una persona presenta síntomas de tipo respiratorio u otra clase que el médico sospecha que pueden deberse a una infección por micoplasma; cuando una infección genital puede estar causada por micoplasma o ureaplasma (una bacteria de la familia de los Micoplasmas).

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa, una muestra de la garganta, de esputo, de algún otro fluido corporal o de tejido del organismo; ocasionalmente, de secreciones genitales o uretrales.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

Los Micoplasmas son los microorganismos de vida libre más pequeños que se conocen. Pueden existir como parte de la flora normal que se encuentra en la garganta, el tracto respiratorio superior, y el tracto genitourinario. Los Micoplasmas son diferentes a otros tipos de bacterias en muchos aspectos, y pueden ser difíciles de cultivar e identificar. La prueba de Micoplasma se utiliza para determinar si una persona presenta una infección activa o reciente por Micoplasma.

La prueba de Micoplasma generalmente incluye un conjunto de pruebas que consisten en la determinación de anticuerpos en sangre producidos como respuesta a la infección por Micoplasma, o en la detección directa del microorganismo a través de un cultivo o de la detección de su material genético (ADN) en una muestra corporal. Se utiliza con mayor frecuencia para detectar Mycoplasma pneumoniae (M. pneumoniae), el agente causante de infecciones respiratorias conocidas en muchas ocasiones como “neumonía atípica”.

M. pneumoniae es una causa frecuente de infecciones del tracto respiratorio superior. Es responsable de un 15-20% de los casos de neumonía adquirida de la comunidad, que aparecen como casos individuales y como epidemias periódicas, especialmente en niños en edad escolar y en las poblaciones militares u otros lugares donde la gente vive en lugares cerrados. Las infecciones pueden ocurrir en cualquier período del año, pero los brotes son más prevalentes a finales de verano y principios de otoño.

La mayor parte de las infecciones por M. pneumoniae son leves y autolimitadas, causando síntomas poco específicos como bronquitis, secreción nasal, y tos no productiva que puede persistir durante varias semanas. Los síntomas pueden ser más graves, causando fiebre, dolor de garganta, dolores de cabeza, y dolores musculares, cuando la infección se disemina a las vías respiratorias inferiores y causa “neumonía migratoria”, o más raramente, cuando se extiende a otras partes del cuerpo. Esto es especialmente frecuente en niños muy pequeños, en personas con enfermedades subyacentes, como asma, o personas inmunocomprometidas, como aquellas con infección por VIH o con SIDA. En función de las partes del cuerpo que resulten infectadas, las complicaciones pueden abarcar desde la meningitis hasta dificultad para respirar, inflamación del corazón  y arritmias, erupciones cutáneas, lesiones o nódulos, artritis, anemia, o Síndrome de Guillain-Barré.

Las pruebas pueden realizarse de forma ocasional para detectar otras especies de micoplasma. Las infecciones por Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium y Ureaplasma urealyticum son menos frecuentes que las producidas por M. pneumoniae. En adultos, estos organismos se transmiten principalmente por vía sexual, causando uretritis no gonocócica (UNG), inflamación de la próstata (prostatitis) en hombres, y en mujeres a veces se asocian con flujo vaginal y enfermedad inflamatoria pélvica (EIP). M. hominis y U. urealyticum pueden transmitirse de la madre al hijo durante el nacimiento, cuando el bebé pasa a través de un canal del parto infectado. Generalmente, estos microorganismos colonizan los niños durante los dos primeros años de vida. En raras ocasiones, pueden causar infecciones sistémicas en niños y en personas inmunocomprometidas.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
La muestra requerida depende del método que se utilizará y del estado de salud de la persona:

  • Para la detección de anticuerpos se requiere una muestra de sangre, obtenida por punción de una vena del antebrazo.
  • La detección directa del micoplasma puede realizarse en una gran variedad de muestras. En caso de una infección respiratoria, las muestras pueden incluir el esputo, un lavado de los bronquios (lavado broncoalveolar) o una muestra de la garganta. Si se diagnostica una infección sistémica, puede realizarse el cultivo de una muestra de sangre, de líquido articular, de otros fluidos corporales, o de muestras de tejidos. Para la obtención de algunas muestras puede ser necesario realizar un procedimiento especial. Para detectar una infección genital puede recogerse un frotis del cuello del útero o de la uretra.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La prueba de Micoplasma se utiliza principalmente para ayudar a determinar si Mycoplasma pneumoniae es el responsable de una infección del tracto respiratorio. También puede utilizarse para ayudar a diagnosticar una infección sistémica cuando se piensa que puede ser debida a micoplasma.

    Análisis en sangre de anticuerpos contra M. pneumoniae
    Existen dos tipos de anticuerpos producidos en respuesta a una infección por M. pneumoniae, los de tipo IgM y los de tipo IgG, ambos detectables en sangre. Los anticuerpos de tipo IgM son los que el organismo produce primero en respuesta a la infección. La producción de IgM aumenta durante un corto período de tiempo y después va disminuyendo, normalmente quedando detectables en sangre durante varios meses. La producción de los anticuerpos IgG se produce a continuación de la de los anticuerpos IgM, aumentando a lo largo del tiempo, y luego estabilizándose. Una vez se ha padecido una infección por micoplasma, siempre queda cierto título de anticuerpos IgG detectables en sangre. Para diagnosticar una infección activa por M. pneumoniae, el médico puede solicitar ambos anticuerpos IgG e IgM contra M. pneumoniae durante la fase aguda, y volver a solicitar los anticuerpos IgG contra M. pneumoniae entre dos y cuatro semanas más tarde, durante la fase de convalecencia. Esta combinación de pruebas se solicita para evaluar el cambio en la cantidad de IgG y porqué algunas personas, especialmente los niños y las personas inmunocomprometidas, pueden no producir las cantidades esperadas de IgG e IgM.

    Detección directa
    La detección directa de M. pneumoniae conlleva la identificación del microorganismo en secreciones respiratorias, sangre, fluidos corporales, o muestras de tejidos. Ello puede realizarse ya sea mediante el cultivo del microorganismo en un ambiente adecuado o mediante la identificación de su material genético (ADN).

    El cultivo de micoplasmas es el método clásico de detección, aunque puede ser difícil de realizar y no siempre tiene éxito. La prueba conlleva la inoculación de un medio nutriente con la muestra a analizar y la incubación del cultivo en un medio de crecimiento especializado. Hay necesidades nutricionales específicas que se deben cumplir para favorecer el crecimiento de los microorganismos, que en algunos casos pueden requerir cierto tiempo para crecer. Por ejemplo, para confirmar un cultivo negativo para M. pneumoniae pueden requerirse entre 3 y 4 semanas. Las pruebas de detección de anticuerpos, y a veces el análisis de ADN, pueden solicitarse de forma adicional, o en sustitución, del cultivo de M. pneumoniae.

    La detección de ADN es un método rápido y sensible pero no se utiliza con frecuencia en el diagnóstico de las infecciones por micoplasma. Esto es debido, en parte, a que puede ser difícil distinguir entre un micoplasma que está colonizando una persona de uno que está causando una infección, así como a que el ADN del micoplasma puede detectarse después de que los síntomas de la infección han desaparecido. En ciertas ocasiones, la detección de ADN de M. pneumoniae puede solicitarse, junto con otras pruebas, como las pruebas para Chlamydia pneumonia, Bordetella pertusis, y Legionella sp para ayudar a distinguir de entre estos organismos, cuál es el causante de la infección.

    Ocasionalmente, las pruebas pueden utilizarse para determinar si Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium, o Ureaplasma urealyticum son la causa de una infección del tracto genital o urinario. Las muestras genitales de M. hominis y U. urealyticumsuelen analizarse utilizando un método de cultivo que requiere varios días para identificar los microorganismos. Sin embargo, M. genitalium requiere entre 1 y 2 meses para crecer, por lo que puede detectarse de forma más fiable a través de un análisis de ADN.

    La elección de la prueba y la muestra a analizar depende de la edad de la persona, su estado de salud general y los síntomas que presente, así como de los hallazgos clínicos y las sospechas de los órganos afectados. Una persona con una posible infección por micoplasma puede ser tratada en base a los hallazgos clínicos y las pruebas de imagen realizadas, con o sin la realización de pruebas de laboratorio.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La prueba de M. pneumoniae puede solicitarse cuando una persona presenta síntomas que no se deben a una infección bacteriana típica, como la neumonía neumocócica. Algunos de estos síntomas incluyen:

    • Tos no productiva que puede persistir durante varias semanas
    • Fiebre
    • Dolor de garganta
    • Dolores musculares y de cabeza

    Esta prueba puede realizarse cuando la infección se disemina a las vías respiratorias inferiores y causa “neumonía migratoria”, y/o se extiende a otras partes del cuerpo y causa complicaciones como erupción cutánea, artritisencefalitisinflamación del músculo del corazón o de la membrana que lo rodea, o anemia hemolítica, y cuando una persona no responde a los tratamientos habituales. También puede realizarse en el seguimiento y control de la propagación de infecciones por M. pneumoniae cuando se producen los brotes.

    En niños pequeños y personas inmunocomprometidas, que presentan infecciones pulmonares y/o sistémicas que pueden deberse a una infección por micloplasma, junto con la prueba para M. pneumoniae pueden realizarse las pruebas para las otras especies de micoplasma.

    En general, cuando se sospecha que existe una infección activa por M. pneumoniae, se suelen solicitar los anticuerpos IgG e IgM anti-micoplasma, y se analizan de nuevo los anticuerpos IgG pasadas entre 2 y 4 semanas para observar la presencia de un aumento de los anticuerpos como respuesta a la infección. Cuando se sospecha de una infección por M. pneumoniae también puede realizarse un cultivo y una prueba de ADN.

    Generalmente, las muestras genitales no se utilizan puesto que los micoplasmas forman parte de la flora normal del tracto genital. Sin embargo, es posible que se solicite un cultivo para M. hominis y U. urealyticum cuando un hombre sexualmente activo presenta una inflamación de la uretra debida a gonorrea o clamidia (uretritis no gonocócicas, UNG) o cuando se sospecha que una mujer presenta una infección genital por micoplasma, después de que las pruebas para gonorrea y clamidia hayan sido negativas.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Análisis de anticuerpos
    Concentraciones significativas de IgM frente a M. pneumoniae y/o un aumento de 4 veces las concentraciones de IgG entre la primera muestra (muestra en fase aguda) y la segunda muestra (muestra en fase de convalecencia) indican una infección por M. pneumoniae activa o reciente. Aumentos en las concentraciones de IgG, sin IgM, también pueden observarse en re-infecciones.

    Si no existen concentraciones detectables ni de IgG ni de IgM, puede ser que la persona no presente una infección activa reciente ni la haya presentado en el pasado, o que el sistema inmunológico de la persona no haya producido anticuerpos como respuesta al microorganismo.

    Detección directa
    Un cultivo positivo para uno de los micoplasmas o U. urealyticum indica que la persona presenta una infección por micoplasma, especialmente si la muestra procede de un lugar del organismo que en condiciones normales es estéril, como el líquido articular o la sangre. Sin embargo, si el cultivo positivo proviene de una muestra del tracto respiratorio o del tracto genital, puede significar que el micoplasma forma parte de la flora normal. Por ejemplo, U. urealyticum se encuentra en el tracto genital en aproximadamente el 60%de las mujeres sanas y M. hominis en aproximadamente el 20%.

    Un cultivo para micoplasmas negativo indica que la persona no está infectada por el microorganismo o que éste no está en cantidad suficiente para ser detectado en la muestra analizada.

    A través de las pruebas de detección de ADN de M. pneumoniae, si el micoplasma está presente en la muestra, puede ser que la persona tenga M. pneumoniae o que esté colonizada por el microorganismo. Si no se detecta, la persona no presenta infección por M. pneumoniae o el microorganismo está presente en cantidades demasiado bajas para ser detectadas.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Las infecciones por micoplasma a veces causan síntomas similares a las infecciones causadas por virus, pero a diferencia de estas, responden al tratamiento con antibióticos, con una disminución de la duración de los síntomas.

    Padecer una infección por micoplasma no confiere inmunidad. Una persona puede re-infectarse.

    Los micoplasmas no pueden observarse al microscopio con una tinción de gram, una prueba a menudo utilizada para identificar las bacterias.

    Como ayuda para la detección de una infección por M. pneumoniae, en algunas ocasiones puede solicitarse una prueba llamada aglutininas frías. Esta prueba se basa en que durante una infección activa por micoplasma se produce un anticuerpo que provoca que las células rojas de la sangre se agrupen cuando se enfría la muestra. Esta prueba no es específica para micoplasma, pero más de la mitad de los casos de infección por M. penumoniae presentan cantidades significantes de aglutininas frías.

  • ¿Por qué no se oye hablar de los micoplasmas?

    Son una causa común pero muchas veces no identificada de infecciones respiratorias. Al igual que los virus que causan el resfriado común, acostumbran a causar síntomas leves o moderados, en la mayoría de los casos no específicos, y generalmente son autolimitados, resolviéndose sin tratamiento o con antibióticos.

  • ¿Pueden evitarse, las infecciones por micoplasma?

    Los Micoplasmas son muy frecuentes en el ambiente y no siempre es posible evitar las infecciones. Los casos causados por brotes de Mycoplasma pneumoniae se transmiten a través de gotitas respiratorias y pueden evitarse con una buena higiene de las manos, cubriendo la nariz y la boca al toser o estornudar, y evitando el contacto cercano con personas enfermas. Los micoplasmas que se transmiten por contacto sexual se pueden prevenir de la misma forma que el resto de enfermedades de transmisión sexual (ETS). Aquellos transmitidos de la madre al hijo son difíciles de predecir o prevenir.

  • ¿Puede realizarse la prueba de micoplasmas en la misma consulta médica?

    Las muestras pueden recogerse en la consulta médica, pero el análisis requiere profesionales experimentados e instrumentación específica. No todos los laboratorios realizan estas pruebas por lo que es posible que la muestra se envíe a un laboratorio de referencia.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Waites, K. Mycoplasma Infections. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/223609-overview

Chatterjee, A. and O'Keefe, C. Pediatric Mycoplasma Infections. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/966785-overview

Mycoplasma pneumoniae Infections. Healthychildren.org. https://www.healthychildren.org/English/health-issues/conditions/chest-lungs/Pages/Mycoplasma-pneumoniae-Infections.aspx

Dugdale, D. Mycoplasma pneumonia. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000082.htm

Couturier, M. et. al. Mycoplasma pneumoniae. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/Mycoplasmapneumoniae.html?client_ID=LTD

Mycoplasmal Pneumonia. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/1941994-overview

McPherson, R. and Pincus, M. (© 2011). Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods 22nd Edition: Elsevier Saunders, Philadelphia, PA. Pp 1065-1078.

Maryland Department of Health & Mental Hygiene. Mycoplasma Fact Sheet. http://phpa.dhmh.maryland.gov/IDEHASharedDocuments/MYCOPLASMA.pdf

Forbes, B. et. al. (© 2007). Bailey & Scott's Diagnostic Microbiology, 12th Edition: Mosby Elsevier Press, St. Louis, MO. Pp 525-532.

Wu, A. (© 2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, 4th Edition: Saunders Elsevier, St. Louis, MO. Pp 1586-1587.

Medoff, B. Mycoplasma pneumonia. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000082.htm

Bono, M. Pneumonia, Mycoplasma. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/807927-overview

Waites, K.  Mycoplasma Infections. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/223609-overview

Chatterjee, A. and O'Keefe, C. Mycoplasma Infections. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/966785-overview

Fisher, M. et. al. Mycoplasma pneumonia. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/Mycoplasmapneumoniae.html

Lee, K. (2008 September 24). Pediatric Respiratory Infections by Mycoplasma pneumonia. Medscape from Expert Review of Anti-Infective Therapy. http://www.medscape.com/viewarticle/580478

Waites, K.  Ureaplasma Infection. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/231470-overview

Plewa, M.  Urethritis, Male. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/778374-overview

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson RA and Pincus MR, eds. Philadelphia: 2007, Pp 1010-1011.

Harrison's Principles of Internal Medicine. 16th ed. Kasper D, Braunwald E, Fauci A, Hauser S, Longo D, Jameson JL, eds. McGraw-Hill, 2005, Pp. 1008-1010.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico