Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
05.04.2018.
Los pulmones

Los pulmones forman parte del sistema respiratorio y se localizan en el pecho, dentro de la caja torácica y por encima del diafragma. Se trata de unos órganos complejos formados por tejido esponjoso y elástico diseñado para captar oxígeno y liberar dióxido de carbono. 

El oxígeno entra en los pulmones al inspirar. Se distribuye a través de los pulmones por un sistema denominado árbol bronquial, con ramificaciones de diámetro decreciente (llamadas bronquios y bronquiolos) hasta llegar a unos pequeños sacos (alvéolos), situados en la zona más profunda de los pulmones, donde el oxígeno, proviniente del aire inhalado, se desplaza de los pulmones hasta el torrente sanguíneo, y el dióxido de carbono, un subproducto del metabolismo, se mueve de la sangre hacia los pulmones para ser expulsado a través de la respiración. La entrada de oxígeno y su transporte a todos los tejidos a través de la sangre son necesarios para el correcto funcionamiento de todas las células del organismo. A su vez, la eliminación del dióxido de carbono es fundamental para mantener el pH sanguíneo dentro de un rango adecuado, como parte del sistema que dispone el organismo para mantener el equilibrio ácido-base. 

 

sistema respiratorio

Puesto que el aire que respiramos contiene muchos componentes presentes en el medio ambiente, como polvo, polen, bacterias, virus, humo del tabaco, y sustancias químicas volátiles, los pulmones disponen de un sistema de defensa contra todos estos invasores potencialmente tóxicos. El sistema de defensa pulmonar incluye las células inmunitarias y las secreciones mucosas, para bloquear y eliminar estos componentes no deseados de los pulmones. 

¿En qué consiste?

Las enfermedades pulmonares son aquellas en las que parte de la función del pulmón está afectada. En algunos casos, el problema se localiza en el proceso de intercambio de gases a nivel de la membrana entre los alvéolos y la sangre -impidiendo una óptima captación de oxígeno y eliminación del dióxido de carbono. En otros casos, el problema es la incapacidad del sistema bronquial para distribuir el aire de manera efectiva a los alvéolos -posiblemente debido a una obstrucción de las ramificaciones de dicho sistema o a una disminución de la capacidad de los músculos del tórax para expandirse y contraerse suficientemente para movilizar el aire a través del sistema bronquial hasta los alvéolos. Otras veces, el problema es la incapacidad de los pulmones para eliminar o detoxificar sustancias extrañas -posiblemente a causa de otro problema subyacente o como consecuencia de la sobresaturación que estas sustancias provocan en el sistema de defensa pulmonar. 

Enfermedades pulmonares más frecuentes: 

El asma es una enfermedad pulmonar crónica que se caracteriza por la inflamación de los bronquios y bronquiolos, y por episodios (crisis) de obstrucción de las vías respiratorias. Las personas con asma son sensibles a diferentes sustancias que no causan la misma reacción en otras personas. Los factores desencadenantes más comunes de estos episodios son el humo del tabaco u otras partículas presentes en el aire, el polvo, moho, alergenos, ejercicio físico, y el aire frío. Sin embargo, estos factores varían de una persona a otra. Durante una crisis, las vías respiratorias se inflaman y los músculos que rodean los bronquios se contraen, provocando un estrechamiento de estas vías. Además, la secreción de moco puede inhibir el flujo del aire, dificultando la respiración y provocando que la persona afectada respire ruidosamente. La mayoría de crisis no causan daño pulmonar permanente pero con frecuencia requieren atención médica inmediata, puesto que la falta de oxígeno y la acumulación de dióxido de carbono pueden comprometer la vida de la persona afectada. Actualmente el asma es la enfermedad crónica más frecuente en niños.

El concepto de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) se aplica tanto para el enfisema como para la bronquitis crónica. Actualmente es la cuarta causa de muerte en España. En la bronquitis crónica, los bronquios se inflaman y fibrosan (con aparición de cicatrices). En el enfisema, se produce una destrucción lenta de los alvéolos de los pulmones. En ambas enfermedades, los individuos experimentan una dificultad creciente para expulsar el aire y para obtener un adecuado aporte de oxígeno. El tabaco causa entre un 80 y 90% de las muertes asociadas a la EPOC. Entre otros factores de riesgo se incluye la exposición a la contaminación atmosférica. 

La fibrosis pulmonar es una enfermedad pulmonar intersticial caracterizada por daño y cicatrización de los tejidos localizados entre los alvéolos, inflamación de los propios alvéolos, y rigidez de los pulmones. Entre algunas de las causas de la fibrosis pulmonar se incluye: 

  • Exposición profesional o ambiental a partículas pequeñas; incluye la exposición repetida a sustancias inorgánicas como el asbesto, el carbón, el berilio y el sílice
  • Exposición repetida a sustancias orgánicas como heno mohoso, excrementos de animales o el polvo de los granos de cereales, que pueden causar neumonitis por hipersensibilidad y finalmente conducir a fibrosis pulmonar
  • Productos químicos y fármacos tóxicos para los pulmones
  • Tratamiento radiológico previo
  • Sarcoidosis
  • Esclerodermia y otros trastornos autoinmunes
  • Causa desconocida (idiopáticas)

Las infeccciones pueden localizarse principalmente en los pulmones, afectar a todo el organismo, incluyendo los pulmones, o desarrollarse en las pleuras (membranas que recubren y rodean a los pulmones). Asimismo, pueden ser infecciones agudas o crónicas, y pueden estar causadas por bacterias, virus, y más raramente por hongos.

  • La neumonía es una inflamación aguda del tejido pulmonar causada por una gran variedad de microorganismos
  • La gripe es una enfermedad sistémica aguda causada por un virus, y que se acompaña de síntomas respiratorios
  • Las infecciones causadas por micobacterias, tuberculosas y no tuberculosas, son de tipo crónico, y se producen mayoritariamente en individuos inmunodeprimidos (por ejemplo, infección por VIH/SIDA). Las infecciones causadas por micobacterias se desarrollan lentamente y pueden ser sistémicas o quedar restringidas a los pulmones

El cáncer pulmonar es el crecimiento descontrolado de células malignas, con origen en los pulmones. Principalmente existen dos tipos, el cáncer de células pequeñas y el de células no pequeñas. Aunque otros tipos de cáncer pueden alcanzar los pulmones se consideran metastáticos, puesto que el origen de las células cancerígenas no es el tejido pulmonar. Durante los últimos años, el número de muertes por cáncer de pulmón ha aumentado en las mujeres y disminuido en los hombres. Según el Centro Nacional de Epidemiología (Instituto de Salud Carlos III) el cáncer pulmonar representa la primera causa de mortalidad por cáncer en los varones en España. Algunos factores de riesgo del cáncer de pulmón son el tabaco y la exposición a radón. 

La hipertensión pulmonar es una enfermedad pulmonar caracterizada por un estrechamiento de los vasos sanguíneos en los pulmones, aumentando la presión arterial y provocando que el corazón tenga que realizar una fuerza mayor para transportar la sangre hasta los pulmones. Esta enfermedad puede coexistir y empeorar otras enfermedades pulmonares y puede conducir a insuficiencia cardíaca. 

El embolismo pulmonar implica la presencia de un coágulo sanguíneo, que normalmente se origina en las venas de las piernas o la pelvis, y que se traslada hasta los pulmones, donde bloquea un vaso sanguíneo, provocando dolor en el pecho, dificultad respiratoria aguda y tos. Esta situación puede comprometer la vida de la persona, por lo que requiere atención médica inmediata. 

La displasia broncopulmonar (DBP) es una enfermedad pulmonar que se desarrolla básicamente en recién nacidos prematuros sometidos a una terapia con oxígeno prolongada y/o que han estado con ventilación mecánica durante largos períodos de tiempo. Sin embargo, también se produce en individuos que han experimentado toxicidad por oxígeno o padecido neumonía. En esta enfermedad, las vías respiratorias están inflamadas, no se desarrollan con normalidad y pueden estar dañadas. 

El síndrome del distrés respiratorio (SDR) del recién nacido es una alteración respiratoria que puede llegar a ser mortal y que se produce en niños nacidos antes de 6 semanas de la fecha prevista para el nacimiento. Los pulmones de estos niños prematuros no están lo suficientemente desarrollados para sintetizar la cantidad necesaria de un líquido protector conocido como surfactante pulmonar. Sin surfactante pulmonar, los pulmones no pueden expandirse adecuadamente y los recién nacidos presentan dificultad para inspirar una cantidad de oxígeno suficiente. Es una situación que puede producirse dentro de las primeras horas después de un parto y nacimiento prematuros.

El síndrome del distrés respiratorio agudo (SDRA) consiste en la aparición rápida de una dificultad respiratoria grave debida a una inflamación pulmonar extensa y al llenado de los pulmones con líquido. Se trata de una situación que en algunas ocasiones puede llegar a ser mortal y que puede estar provocada por muchos tipos de lesiones pulmonares, como infecciones víricas o bacterianas, sepsis, traumatismos, transfusiones múltiples, sobredosis de ffármacos, drogas o inhalación de sustancias como agua salada o humo. 

La fibrosis quística (FQ) es una enfermedad hereditaria que afecta a los pulmones, páncreas y otros órganos. Se caracteriza por un sudor salado, una producción de mucosidad espesa que puede dificultar la respiración, y una disminución de la capacidad de digerir las grasas y las proteínas -que conduce a malabsorción y malnutrición. Es más frecuente en caucásicos que en otros grupos étnicos y generalmente se diagnostica en la infancia. 

El déficit de alfa-1 antitripsina consiste en un déficit hereditario de una proteína que proporciona protección a los pulmones. Sin esta protección, los pulmones se van dañando de manera progresiva y la persona afectada presenta un riesgo significativamente superior de desarrollar un enfisema de aparición temprana o una enfermedad hepática. Se estima que en España afecta a una de cada 250.000 personas. 

Existen otras alteraciones que no afectan a los pulmones directamente, pero que alteran la correcta capacidad respiratoria de la persona. Estos trastornos extrínsecos pueden afectar a la cavidad torácica, músculos, nervios y corazón. Incluyen una gran variedad de situaciones como enfermedades neuromusculares del tipo de la distrofia muscular, la poliomelitis, la miastenia gravis, el Síndrome de Guillain-Barré y la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), y alteraciones que conducen a una malformación de la columna vertebral o a movimientos anómalos de la caja torácica, pudiendo restringir la capacidad de expansión pulmonar. [En este capítulo no se detallan las pruebas específicas de detección y tratamiento de estas enfermedades.]

Accordion Title
Acerca de Enfermedades pulmonares
  • Signos y síntomas

    Los signos y síntomas asociados a las enfermedades pulmonares pueden variar entre individuos y cambiar a lo largo del tiempo. En las enfermedades crónicas, los síntomas generalmente aparecen de manera gradual y empeoran progresivamente. A su vez, en las enfermedades agudas, los síntomas pueden ser desde leves hasta graves. Algunos pueden comprometer la vida del individuo si no se recibe atención médica de forma inmediata. Aunque cada enfermedad tiene sus propias características, existen signos y síntomas comunes que aparecen en muchas de las enfermedades pulmonares. Entre estos se incluye la tos persistente y la disnea. Otros síntomas son la presencia de sibilancias, resuellos y jadeos, tos con sangre o emisión de esputos al toser, y dolor torácico. Aquellas personas con enfermedades pulmonares obstructivas como la EPOC pueden tener problemas para expulsar el aire -algunos lo describen como "tratar de respirar a través de una pajita". La falta de oxígeno puede provocar la aparición de un tono azulado de la piel. Con el tiempo, en algunos individuos, la falta de oxígeno puede conducir a la aparición de los llamados dedos hipocráticos o en palillo de tambor (ensanchamiento de las puntas de los dedos y un crecimiento anormal de las uñas). 

  • Pruebas relacionadas

    Los objetivos de las pruebas diagnósticas son identificar las enfermedades pulmonares, determinar las causas siempre que sea posible, y evaluar su gravedad. Muchos médicos solicitan el estudio de gases en sangre para evaluar los niveles de oxígeno y dióxido de carbono, pruebas funcionales pulmonares (PFP) como ayuda para el diagnóstico y monitorización de la función pulmonar, y radiografías de tórax y/o un TAC (tomografía computarizada) para estudiar la estructura pulmonar. Se pueden solicitar otras pruebas para diagnosticar cada una de las enfermedades específicas.

    Pruebas de laboratorio

    • Gases en sangre – se extrae una muestra de sangre arterial para evaluar el pH, oxígeno y dióxido de carbono sanguíneos
    • Hemograma – para investigar una posible anemia
    • Balances hidroelectrolíticos y pruebas para evaluar el funcionamiento de distintos órganos
    Otras pruebas adicionales que pueden solicitarse son:
    • Pruebas relacionadas con la fibrosis quística
      • Estudio genético de mutaciones de la FQ
      • Cloruro en sudor
      • Tripsina inmunoreactiva
      • Tripsina en heces
    • Alfa-1 antitripsina – para determinar si existe un déficit de esta proteína
    • Análisis de líquido pleural - para investigar la causa de la acumulación de líquido entre la caja torácica y los pulmones; puede deberse por ejemplo a infecciones o a cáncer
    • Pruebas de alergia - para conocer los factores que desencadenan el asma
    • Pruebas específicas para distintas infecciones:
      • Cultivo de esputo – para diagnosticar infecciones pulmonares causadas por bacterias u hongos
      • Cultivo de micobacterias (bacilos ácido-resistentes) – para diagnosticar enfermedades causadas por micobacterias tuberculosas y no tuberculosas
      • Hemocultivo – para diagnosticar infecciones bacterianas y otras infecciones por hongos que se han diseminado por la sangre
      • Pruebas de la gripe – para diagnosticar la gripe
      • Virus respiratorio sincitial (VRS)
      • Pruebas para diagnosticar la tos ferina (B. pertussis)
      • Pruebas específicas para hongos
    • Detección de anticuerpos - para conocer si un trastorno autoinmune está afectando a los pulmones
      • Anticuerpos antinucleares (ANA)
      • Antígeno extraíble nuclear (ENA)
      • Anti ADN de doble cadena (dsDNA)
    • Biopsia de pulmón – para evaluar daños en el tejido pulmonar
    • Citología de esputo – para evaluar posibles cambios en las células pulmonares o presencia de células cancerosas
    • Péptidos relacionados con la mesotelina soluble (SMRP) - para monitorizar mesoteliomas, un tipo específico de cáncer
    • Análisis de drogas de abuso y fármacos - para detectar sobredosificación de fármacos y consumo de drogas que enlentecen la respiración o producen un distrés respiratorio agudo
    • Pruebas de madurez pulmonar fetal - utilizadas para evaluar la madurez pulmonar de un feto. Pueden incluir pruebas como el ratio de lecitina/esfingomielina (L/E), el fosfatidilglicerol (PG), el índice de estabilidad de la espuma (IEE), o el recuento de cuerpos lamelares (RCL). Pueden utilizarse para determinar la edad gestacional antes de realizar un parto por cesárea o cuando una mujer embarazada presenta síntomas de parto prematuro

    Pruebas de función pulmonar (PFP)
    Algunas de las pruebas más frecuentes se citan a continuación. Si desea una información más detallada acceda a este enlace.

    • Espirometría – mide la cantidad de aire espirado y la velocidad a la que se exhala mientras se sopla a través de un tubo. Se realiza para evaluar si las vías aéreas están obstruidas o son de diámetro reducido
    • Flujo de aire con un medidor de flujo de pico - mide la velocidad de espiración. Las personas con asma lo pueden utilizar en casa como ayuda para el control de su enfermedad
    • Volumen pulmonar – se refiere a la cantidad de aire que una persona puede incorporar en sus pulmones y la cantidad que queda retenida en ellos después de espirar. Ayuda a evaluar la elasticidad de los pulmones, el movimento de la caja torácica, y la fuerza de los músculos asociados con la respiración
    • Medida de la capacidad de difusión – evalúa la transferencia de oxígeno desde los alvéolos pulmonares hasta la sangre mediante la evaluación de la cantidad de monóxido de carbono absorbido cuando se inhala una pequeña cantidad de éste (cantidad insuficiente para ser nociva)

    Estudios de imagen 

    • Radiografía de tórax – para observar la estructura pulmonar y de la cavidad torácica
    • Tomografía computarizada (TAC) – evaluación más detallada de la estructura pulmonar
    • Resonancia magnética (RM) – ofrece imágenes detalladas de los órganos y vasos sanguíneos del pecho
    • Ultrasonidos – utilizados para detectar fluido entre las membranas pleurales
    • Escáner nuclear pulmonar – utilizado como ayuda para la detección de embolismos pulmonares, y más raramente para evaluar la efectividad del tratamiento del cáncer pulmonar
    • Tomografía por emisión de positrones (PET) – utilizado como ayuda diagnóstica del cáncer pulmonar
    Si desea más información acceda a este enlace.

    Otras pruebas

    • Electrocardiograma (ECG) – para evaluar el ritmo cardíaco y determinar si una enfermedad del corazón puede afectar al sistema respiratorio
    • Estudios del sueño – generalmente realizados en centros especializados, ayudan a determinar si una persona respira de forma normal durante el sueño
  • Tratamiento

    Los objetivos del tratamiento de las enfermedades pulmonares son, siempre que sea posible, prevenir la enfermedad, tratar las infecciones, evitar su transmisión a otras personas, reducir la inflamación, detener o disminuir la progresión de la lesión pulmonar, aliviar los síntomas, facilitar la respiración, minimizar los efectos secundarios asociados a algunos tratamientos, y asegurarse de que la persona afectada disponga de suficiente oxígeno.

    Muchas enfermedades pulmonares podrían prevenirse evitando el tabaco, comprobando los niveles de radón, minimizando la exposición a ciertas partículas como el asbesto, el carbón, el berilio, el sílice, el polvo de los cereales, la contaminación atmosférica y aquellos productos químicos y fármacos que afectan a los pulmones. Las personas con un sistema inmunitario deprimido, con enfermedades pulmonares previas y los muy jóvenes o los de edad avanzada, deberían hablar con el médico sobre la conveniencia de recibir vacunas antigripales anualmente y vacunas frente al neumococo para intentar minimizar el riesgo de contraer la gripe o una neumonía. 

    Se siguen desarrollando nuevas terapias para las enfermedades pulmonares. Debido a que el tratamiento va cambiando con el tiempo, las personas afectadas por este tipo de enfermedades deberían hablar con el médico de forma regular sobre el tratamiento más adecuado para su caso.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Lung Disease. The National Women's Health Information Center. https://www.womenshealth.gov/a-z-topics/lung-disease 

How the Lungs Work. National Heart Lung and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/hlw/hlw_what.html

Dugdale, D. Lung Disease. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000066.htm

Grenache, D. Lung Cancer. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/LungCancer.html

Kanaparthi, L. et. al. Restrictive Lung Disease Medscape Reference (2011). http://emedicine.medscape.com/article/301760-overview

Mayo Clinic Staff. Interstitial lung disease. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/interstitial-lung-disease/DS00592

Cystic Fibrosis Fact Sheet. American Lung Association. http://www.lung.org/lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/cystic-fibrosis/

Chronic Obstructive Pulmonary Disease (COPD) Fact Sheet. American Lung Association. http://www.lung.org/lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/copd/

Weinmann, G., et. al. Lung Disease, Frequently Asked Questions. National Women’s Health Information Center. http://www.4woman.gov/faq/l

Rauscher, M. COPD Seen to be a Growing, Neglected Epidemic. Medscape Reuters Health Information. https://www.reuters.com/article/us-copd-epidemic/copd-a-growing-neglected-epidemic-idUSCOL66952120070516

Goodridge, D. COPD as a Life-Limiting Illness: Implications for Advanced Practice Nurses. Medscape Topics in Advanced Practice Nursing eJournal 2007; 6(4). https://www.medscape.com/viewarticle/551088

Kaufman, D. Lung disease. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000066.htm

Mal, H. Prevalence and Diagnosis of Severe Pulmonary Hypertension in Patients with Chronic Obstructive Pulmonary Disease.

Sharma, S. Restrictive Lung Disease. emedicine. http://www.emedicine.com/med/topic2012.htm

Lympany, P. and du Bois, R. Interstitial Lung Disease: Pathophysiology and Genetic Predisposition. Medscape General Medicine 2(1), 2000. http://www.medscape.com/viewarticle/408750

Mayo Clinic Staff. Interstitial Lung Disease. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/health/interstitial-lung-disease/DS00592

Flavorings-Related Lung Disease. National Institute for Occupational Safety and Health. http://www.cdc.gov/niosh/topics/flavorings/

O’Reilly, K. et. al. Asbestos-Related Lung Disease. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/20070301/683.html

Pulmonary Function Testing. Harvard Health Publications, Pulmonary Function Testing. http://www.health.harvard.edu/diagnostic-tests/pulmonary-function-testing.htm

Pulmonary Function Tests in COPD. American Thoracic Society, Patient Education. http://www.thoracic.org/sections/education/patient-education/index.html

Detailed Guide: Lung Cancer - Non-small Cell. American Cancer Society. https://www.cancer.org/cancer/non-small-cell-lung-cancer.html

Detailed Guide: Lung Cancer - Small Cell. American Cancer Society. https://www.cancer.org/cancer/small-cell-lung-cancer.html

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2007). Mosby’s Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 790-795.

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber’s Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition]. Pp 1133-1135.

Asthma. American Lung Association. http://www.lung.org/lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/asthma/

Alpha-1 Antitrypsin Deficiency Emphysema. American Lung Association. http://www.lung.org/lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/alpha-1-antitrypsin-deficiency/

Bronchopulmonary Dysplasia (BPD) Fact Sheet. American Lung Association. http://www.lung.org/lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/bronchopulmonary-dysplasia/

What is Respiratory Distress Syndrome? National Heart, Lung and Blood Institute, Diseases and Conditions. http://www.nhlbi.nih.gov/health/dci/Diseases/rds/rds_whatis.html

Adult (Acute) Respiratory Distress Syndrome (ARDS) Fact Sheet. American Lung Association. http://www.lung.org/lung-health-and-diseases/lung-disease-lookup/ards/

Kasper D, Braunwald E, Fauci A, Hauser S, Longo D, Jameson J, eds. Harrison’s Principles of Internal Medicine, 16th edition, McGraw-Hill, 2005.

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. 4th edition, St. Louis: Elsevier Saunders; 2006.