También conocido como
angor pectoris; angina estable; angina inestable; angina variante; angina de Prinzmetal
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
08.02.2018.
¿En qué consiste?

La angina de pecho consiste en la presentación de un dolor torácico causado por un aporte inadecuado de sangre y de oxígeno hacia al corazón. Se asocia a menudo a la existencia de unas arterias coronarias estrechadas, como sucede en la enfermedad coronaria arterial. Este estrechamiento es debido a la aterosclerosis, que consiste en un depósito de materia grasa en forma de placaen las paredes vasculares. El corazón de una persona afecta de una angina de pecho puede recibir normalmente sangre en cantidad suficiente para desarrollar las actividades diarias, sin embargo, a menudo las arterias no son capaces de responder adecuadamente a incrementos de la demanda de oxígeno durante el ejercicio físico, o ante situaciones de estrés emocional y ante cambios extremos de temperatura.

Existen tres tipos principales de angina:

  • La angina estable se caracteriza por la presentación de unos episodios de malestar y unos síntomas previsibles durante el ejercicio físico o ante situaciones de estrés. Este dolor suele mejorar en reposo y/o con tratamiento con nitroglicerina u otros medicamentos apropiados. Muchas personas con este tipo de angina pueden llevar una vida relativamente normal durante varios años, pero algunos individuos progresarán a lo largo del tiempo o en algunas ocasiones muy rápidamente, hacia una angina inestable. En la angina estable la placa que se va formando con el tiempo en las paredes arteriales es esencialmente fibrosa (tejido cicatricial).
  • La angina inestable constituye, como el infarto agudo de miocardio, uno de los síndromes coronarios agudos. Se caracteriza por una modificación del patrón de presentación de los episodios de angina, apareciendo los mismos más frecuentemente, en reposo y con poca o nula respuesta al tratamiento. Suele ser un signo de que la situación clínica del individuo está empeorando. El dolor que refiere un individuo con angina inestable suele ser más severo y más prolongado que el de la angina estable. Los individuos con angina inestable presentan un riesgo mayor de sufrir infarto agudo de miocardio, arritmias cardíacas severas y paro cardíaco. Esta situación constituye una emergencia médica y debería de ser evaluada y tratada inmediatamente. En la angina inestable la placa que se forma en la pared arterial contiene mayor cantidad de lípidos y restos celulares que la placa de una angina estable. Al liberarse parte del material de la placa hacia la circulación, se forma un coágulo.
  • La angina variante (angina de Prinzmetal) casi siempre ocurre en reposo, normalmente por la noche. Se produce por un espasmo de una arteria coronaria. Muchos individuos con este tipo de angina presentan también un grado severo de aterosclerosis, como mínimo en uno de los principales vasos del corazón. También pueden padecerla, aunque con menor frecuencia, personas con enfermedades de las válvulas cardíacas, con hipertensión arterial mal controlada, así como individuos que consumen drogas de abuso como cocaína y metanfetaminas. Este tipo de angina es consecuencia de espasmos arteriales que estrechan transitoriamente la luz de los vasos arteriales sin provocar lesiones permanentes.
Accordion Title
Acerca de Angina de pecho
  • Síntomas

    La angina de pecho se manifiesta por una serie de síntomas que, cuando el individuo está en reposo, pueden desaparecer. El individuo suele presentar dolor torácico, opresión y malestar; también puede referir un dolor que irradia – dolor en el hombro izquierdo, en el brazo, en la espalda o la mandíbula.

    Puede resultar difícil identificar una angina de pecho en individuos ancianos que refieren dolor abdominal después de las comidas (debido a un aumento de la demanda de sangre durante la digestión) o que presentan dolor de espalda o en los hombros (podría ser atribuido a artritis).

    La intensidad de ejercicio necesario para desencadenar un episodio de angina y los síntomas presentados varían de persona a persona, e incluso de un episodio a otro. Como la enfermedad coronaria arterial tiende a ser progresiva, es posible que la angina de pecho empeore a lo largo del tiempo, ya sea con síntomas más severos, con episodios más frecuentes, y/o con menor respuesta al tratamiento.

  • Pruebas relacionadas

    El objetivo de las pruebas que se utilizan para el diagnóstico de la angina de pecho es el de poder distinguir entre:

    • un dolor de origen no cardíaco, como por ejemplo el que es debido a una lesión muscular
    • un dolor debido a una angina tratable y cuando todavía no existe una lesión del tejido cardíaco
    • un dolor debido ya a un infarto agudo de miocardio

    Cuando alguien acude a urgencias con un síndrome coronario agudo – conjunto de síntomas sugestivos de lesión cardíaca- se procede a una evaluación mediante una serie de pruebas, ya sean o no propias de laboratorio. Estas pruebas son de utilidad para determinar la causa del dolor y la severidad de la situación. Puesto que en los infartos de miocardio algunos tratamientos deben administrarse en un muy breve período de tiempo desde que han empezado los síntomas para minimizar así las lesiones cardíacas, es imperativo poder realizar un diagnóstico exacto del cuadro clínico cuanto antes mejor.

    Pruebas de laboratorio
    Para conseguir establecer un diagnóstico exacto y diferenciar entre una angina y un infarto de miocardio, es habitual solicitar el estudio de biomarcadores cardíacos, que no son más que unas proteínas liberadas ante lesiones de las células musculares cardíacas. Entre estas pruebas se incluyen:

    • Troponina ultrasensible - la más frecuentemente solicitada y la más cardioespecífica de todas ellas; aumenta al cabo de unas pocas horas de haberse producido la lesión cardíaca y permanece elevada durante unas dos semanas. Se suele solicitar la medida de troponina cuando el individuo acude a urgencias y posteriormente en las horas siguientes para evaluar si se producen variaciones de su concentración. Si los niveles son normales, es poco probable que el dolor torácico se deba a una lesión del músculo cardíaco y será más probable que sea debido a una angina estable. Un aumento de los niveles de troponina es indicativo de un infarto agudo de miocardio
    • CK-MB – una forma particular de la enzima creatina cinasa, que se localiza preferentemente en el músculo cardíaco y se eleva cuando se produce una lesión de las células musculares cardíacas. Se usa con menor frecuencia que la troponina

    Otras pruebas que pueden solicitarse incluyen:

    • Mioglobina – una proteína liberada hacia la circulación sanguínea ante lesiones de las células musculares cardíacas o de células de otros músculos esqueléticos; su uso no es tan frecuente como el de la troponina
    • BNP o NT-proBNP – liberado en respuesta a una insuficiencia cardíaca; los niveles aumentados de esta proteína, si bien no son diagnósticos de un infarto agudo de miocardio, sí indican un mayor riesgo de complicaciones de tipo cardíaco en personas con un síndrome coronario agudo

    Inicialmente, en un contexto urgente cuando una persona acude con síntomas de angina inestable, se solicitan una o más de estas pruebas, y posteriormente se repite su análisis en 1 ó 2 ocasiones más en las horas siguientes, prestando especial atención a posibles cambios de su concentración. Si estos marcadores cardíacos son normales es mucho menos probable que los síntomas y el dolor torácico puedan atribuirse a lesión muscular del corazón, siendo más probable que el dolor sea debido a una angina estable.

    Pueden solicitarse otras pruebas más generales de cribado para evaluar el estado de los órganos más primordiales, así como el estado electrolítico, la glucosa (azúcar) sanguínea y un hemograma; todo ello con la finalidad de determinar si existen excesos, deficiencias o disfunciones que puedan causar o exacerbar los síntomas del individuo.

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)
    Para establecer el origen del dolor torácico y evaluar los síntomas se utiliza también otras pruebas diversas de evaluación -además de la historia clínica (considerando factores de riesgo como la edad, enfermedad coronaria arterial, diabetes y tabaquismo) y un examen físico completo- que incluyen:

    • Electrocardiograma (ECG) – prueba que permite conocer la actividad eléctrica del corazón y el ritmo cardíaco
    • Monitorización electrocardiográfica contínua – el individuo lleva un monitor que registra el ritmo cardíaco durante un período determinado de tiempo

    En función de los resultados de estas pruebas, pueden ser necesarios otros procedimientos, como:

    • Prueba de esfuerzo
    • Radiografía de tórax
    • Estudios con isótopos radioactivos - se inyecta en la sangre del individuo una sustancia radioactiva que permite evaluar el flujo sanguíneo y visualizar si existen obstrucciones o estrechamientos de los vasos cardíacos
    • Ecocardiografía – visualización del corazón mediante el uso de ultrasonidos
    • Cateterismo cardíaco– se introduce un tubo flexible de pequeño diámetro a través de una arteria de la pierna que se hace llegar hasta las arterias coronarias; se puede así evaluar el flujo sanguíneo y la presión del corazón, además de determinar el estado de las arterias del corazón
    • Angiografía coronaria – se utiliza un trazador (colorante) radioopaco que se distribuye por las arterias y se visualiza mediante rayos X; este procedimiento se lleva a cabo en el curso de un cateterismo cardíaco.
  • Tratamiento

    El tratamiento de la angina considera diversos aspectos, que incluyen cambios en el estilo de vida, fármacos y en ciertos casos, técnicas quirúrgicas. Los cambios en el estilo de vida se recomiendan para conseguir reducir los factores de riesgo, para retardar la progresión de la enfermedad coronaria arterial (en caso de que ya exista) así como para controlar y a veces prevenir nuevos episodios de angina. Estas medidas comportan un control de la presión arterial, una reducción de los niveles de colesterol, ejercicio físico (bajo supervisión médica), pérdida de peso y abandono del tabaco.

    En personas con angina estable, puede resultar útil la monitorización del patrón de presentación de los episodios de angina a lo largo del tiempo y ser consciente de los factores que desencadenan dichos episodios. Por ejemplo, ciertas personas pueden beneficiarse de las siguientes medidas para reducir el número de episodios anginosos: aprender a controlar el estrés, evitar los cambios súbitos de actividad y de temperatura, y evitar comidas copiosas. En el caso de la angina inestable, la aspirina a bajas dosis constituye un tratamiento de primera línea. En algunos casos son necesarios otros procedimientos como angioplastias o bypass (injerto arterial) coronario.

    Contínuamente se evalúan nuevas medicaciones, pautas y procedimientos que permitan solucionar la angina. El médico es quien mejor sabrá aconsejar acerca del tratamiento más adecuado en cada caso.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Angina (Chest Pain) American Heart Association. http://www.heart.org/HEARTORG/Conditions/HeartAttack/SymptomsDiagnosisofHeartAttack/Angina-Chest-Pain_UCM_450308_Article.jsp#.Vog0nlK9b5M

Jolicoeur, E. M. et. al. Importance of Angina in Patients With Coronary Disease, Heart Failure, and Left Ventricular Systolic Dysfunction. Medscape Multispecialty from J Am Coll Cardiol. 2015;66(19):2092-2100. http://www.medscape.com/viewarticle/854180

Haber, M. and Brunell, T. Angina Pectoris in Emergency Medicine. Medscape Drugs and Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/761889-overview

Warnica, J. Angina Pectoris. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/cardiovascular-disorders/coronary-artery-disease/angina-pectoris

What Is Angina? National Heart Lung and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/angina/

Chen, M. Angina estable. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000198.htm

Alaeddini, J. and Shirani, J. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/150215-overview

Chen, M. Angina inestable. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000201.htm

Mayo Clinic Staff. Angina. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/print/angina/DS00994/METHOD=print&DSECTION=all

Zieve, D. Espasmo de las arterias coronarias. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000159.htm

Grenache, D. et. al. Ischemic Heart Disease – IHD. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/IHD.html

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001).Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition. Mosby, Inc. Saint Louis, MO.