También conocido como
CID, coagulopatía intravascular diseminada, coagulopatía por consumo
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
10.02.2018.
¿En qué consiste?

La coagulación intravascular diseminada (CID) consiste en una activación anómala de los mecanismos de la coagulación sanguínea, y puede reconocer una amplia variedad de causas. Se asocia a formación inadecuada de coágulos (trombosis) en los vasos sanguíneos de todo el organismo. Como el proceso de la coagulación consume proteínas y otros factores de la coagulación, y debido a que las plaquetas y los coágulos formados dificultan o impiden el flujo normal de la sangre hacia los órganos (por ejemplo, riñones), puede llegarse finalmente a una situación de fallo o insuficiencia de algún órgano, a la vez que se producen sangrados excesivos. La coagulación intravascular diseminada puede ser moderada o severa y poner en peligro la vida del individuo.

Normalmente, cuando se produce una lesión en un vaso sanguíneo y aparece un sangrado, el organismo limita la situación gracias a un proceso de hemostasia (detención de la hemorragia). En una primera fase las plaquetas se adhieren en el foco de la lesión y se agregan entre ellas, formando un tapón o coágulo débil. Acto seguido se produce una activación secuencial de los factores de la coagulación (cascada de la coagulación) para producir así una malla de hebras de fibrina que se entretejan con el tapón de plaquetas formando un coágulo estable. El coágulo no se disuelve hasta que se resuelve la lesión; en ese momento, otros factores de la coagulación escinden el coágulo (fibrinolisis) eliminándolo así de la circulación. El organismo debe mantener controlado de una manera muy estricta este proceso de la coagulación. Existen unos mecanismos de retroalimentación que aceleran el proceso de la coagulación, para posteriormente enlentecerlo, controlando siempre el volumen del coágulo que se produce.

El organismo pone en marcha los mecanismos de la hemostasia para formar coágulos tan solo si la situación lo requiere, por ejemplo, ante lesiones o sangrados. El organismo detecta alguna sustancia procoagulante como un factor tisular liberado por las células lesionadas. El organismo responde acorde con la magnitud de la lesión, de tal manera que se produce un coágulo a nivel local que permite frenar el sangrado en el foco de la lesión.

La coagulación intravascular diseminada aparece cuando esta respuesta es exagerada, activándose un proceso de la coagulación e inhibiéndose los mecanismos de control del mismo. En consecuencia se forma una multitud de diminutos coágulos de sangre por todo el organismo que bloquean el flujo de la sangre en los vasos sanguíneos de menor calibre, impidiendo así que la sangre y el oxígeno alcancen los tejidos y órganos. Se produce entonces un fallo multiorgánico. El hecho de que en estas ocasiones el fenómeno de la coagulación sea tan exagerado conlleva un consumo muy rápido de plaquetas y de factores de la coagulación. La situación es tan abrumadora que se sangra excesivamente por la falta de estos factores y plaquetas. Pueden ocurrir simultáneamente sangrados y formación de coágulos. La CID puede desarrollarse súbitamente, es muy grave y puede poner en peligro la vida del individuo.

Situaciones en las que puede aparecer una CID:

  • Infecciones, especialmente si son graves o sistémicas (a veces con sepsis), principalmente bacterianas aunque a veces pueden ser fúngicas, víricas o parasitarias
  • Traumatismos, por ejemplo a consecuencia de quemaduras extensas o de accidentes
  • Cirugía mayor, como by-pass cardiopulmonar
  • Embarazo y parto, especialmente si existen dificultades para expulsar la placenta, o si se ha producido una muerte fetal
  • Cánceres, como leucemia promielocítica aguda o tumores de glándulas (adenocarcinomas); las células cancerosas pueden liberar sustancias procoagulantes
  • Insuficiencia o fallo de órganos, como hígado, páncreas o riñón
  • Otras como mordeduras de serpientes venenosas, reacciones tóxicas a fármacos, reacciones trasfusionales, trasplantes de órganos o congelación

La mayoría de las veces, la coagulación intravascular diseminada es aguda. No obstante, la CID también puede desarrollarse gradualmente. Esta forma crónica de la CID es más difícil de reconocer y suele diagnosticarse menos frecuentemente. En la CID crónica se puede asistir a sangrados a la vez que se están formando simultáneamente coágulos; normalmente lo que existe es una activación persistente, aunque en bajo grado, del proceso de la coagulación de tal manera que el organismo es capaz de irlo compensando. En la CID crónica predomina la formación de coágulos por encima de los sangrados. El cáncer constituye una de las principales causas de CID crónica de bajo grado.

Accordion Title
Acerca de Coagulación intravascular diseminada
  • Signos y síntomas

    Los signos y síntomas de la coagulación intravascular diseminada o CID dependen de la causa subyacente y de la gravedad y extensión de la CID. Algunos ejemplos incluyen:

    • Fiebre
    • Hipotensión arterial
    • Presencia de sangre y/o de proteínas en la orina

    Algunos de los signos y síntomas de la CID se asocian al sangrado o a la formación de coágulos.

    Sangrado
    Se producen sangrados significativos como mínimo a tres niveles distintos:

    • Sangre en heces u orina debido a sangrados internos
    • Dolores de cabeza y otros síntomas debidos a sangrados en el cerebro
    • Aparición de hematomas y de puntitos rojos en la piel (petequias)
    • Sangrado por las heridas, suturas quirúrgicas, puntos de punción intravenosa o de colocación de catéteres
    • Sangrados por las mucosas - nariz, encías, boca, etc.

    Coagulación
    Los síntomas y signos dependen del sitio donde se formen los coágulos, por ejemplo:

    • Disfunción de órganos como hígado o riñones, ocasionando insuficiencia hepática o renal
    • Ennegrecimiento de la piel por una disminución del flujo de sangre hacia la piel, debido a la existencia de coágulos
    • Dolor torácico, emisión de sangre al toser, dificultad respiratoria por la presencia de coágulos en los pulmones
    • Dolor torácico y/o infarto agudo de miocardio por la presencia de coágulos en los vasos del corazón
    • Dolores de cabeza y otros síntomas asociados a accidente vascular cerebral, por la presencia de coágulos en el cerebro
  • Pruebas relacionadas

    Pruebas de laboratorio
    El objetivo de estas pruebas es identificar una coagulación intravascular diseminada (CID), evaluar su severidad y monitorizar sus consecuencias. No existe una única prueba diagnóstica; el médico debe tener en cuenta multitud de variables como signos y síntomas, posibles causas subyacentes, exploración física e historia clínica.

    La gravedad y la extensión de una CID pueden ir variando y por ello se van realizando frecuentemente las pruebas para monitorizar su evolución. Entre las pruebas de laboratorio solicitadas se incluye:

    • Hemograma - incluye el recuento de plaquetas; en la CID el número de plaquetas suele estar disminuido
    • Extensión de sangre - se constata la disminución del número de plaquetas y/o presencia de plaquetas de mayor tamaño y/o fragmentos de hematíes (esquistocitos)
    • Tiempo de protrombina (TP) - a menudo prolongado, conforme se van consumiendo factores de la coagulación
    • Tiempo de tromboplastina parcial (TTP) - puede estar prolongado
    • Dímero-D - detecta una proteína que aparece cuando se produce la escisión del coágulo; a menudo el dímero-D está elevado, y si no lo está, es poco probable que exista una CID
    • Fibrinógeno - uno de los factores de la coagulación; en la CID está disminuido

    Además, como la CID compromete la función de órganos y tejidos, es habitual solicitar otras pruebas, como urea y creatinina para monitorizar la función renal, o un perfil hepático, entre otras. En función de la causa o enfermedad de base, se solicitarán otras pruebas adicionales.

    Otras pruebas ajenas al laboratorio
    Pueden realizarse radiografías u otras pruebas de imagen para evaluar los órganos y tejidos afectados e intentar localizar las zonas donde se han formado coágulos.

  • Tratamiento

    Los objetivos del tratamiento consisten en resolver la causa subyacente responsable de la activación del proceso de la coagulación y tratar los signos y síntomas para estabilizar la situación clínica del afectado. En la mayoría de los casos, la coagulación intravascular diseminada (CID) se resuelve al tratar la enfermedad que la ha originado. El tratamiento de una CID aguda es hospitalario.

    Serán además necesarias medidas de soporte para contrarrestar los sangrados y la formación de coágulos. Si el sangrado es grave, pueden administrarse plaquetas o plasma congelado, que contiene factores de la coagulación.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Becker, J. et. al. Disseminated Intravascular Coagulation in Emergency Medicine. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/779097-overview

Dugdale, D. Coagulación intravascular diseminada (CID). MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000573.htm

Kanwar, V. and Sills, R. Consumption Coagulopathy. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/955059-overview

Disseminated Intravascular Coagulation. National Heart Lung and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/dic/

Levi, M. and Schmaier, A. Disseminated Intravascular Coagulation. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/199627-overview

Lehman, C. Disseminated Intravascular Coagulation – DIC. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/DIC.html

Moake, J. Disseminated Intravascular Coagulation (DIC). Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merckmanuals.com/professional/hematology_and_oncology/coagulation_disorders/disseminated_intravascular_coagulation_dic.html?qt=DIC&alt=sh

Moake, J. Overview of Hemostasis. Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merckmanuals.com/professional/hematology_and_oncology/hemostasis/overview_of_hemostasis.html#v971842

Semeraro, N. et. al. Sepsis-Associated Disseminated Intravascular Coagulation and Thromboembolic Disease. Medit J Hemat Infect Dis 2010, 2(3): e2010024. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3033145/pdf/mjhid-2-3-e2010024.pdf

Harmening D, Clinical Hematology and Fundamentals of Hemostasis, Fifth Edition, F.A. Davis Company, Philadelphia, 2009, Pp 648-655.

Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007, Pg 742.