Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
19.04.2018.

¿En qué consiste?

Un accidente vascular cerebral (AVC) ocurre cuando se interrumpe el aporte de sangre al cerebro, ya sea por una obstrucción ya sea por una disminución del flujo sanguíneo. En consecuencia, se altera alguna función del organismo, concretamente la que está controlada por el área cerebral afectada. Si alguna parte del organismo, incluso el cerebro, se queda sin aporte de sangre y oxígeno, las células se lesionarán, pudiendo llegar a morir. Aunque algunas de estas lesiones son reversibles, la muerte de las células cerebrales es permanente, y generalmente dejan una incapacidad de por vida.

Los accidentes vasculares cerebrales constituyen una de las principales causas de muerte en la población. Se estima que cerca del 60% de las muertes por AVC se da en mujeres. Hasta un 25% de los que sobreviven a un AVC presentará un nuevo AVC en un plazo de 5 años.

Existen dos grandes tipos de AVC:

  • Isquémico - causado por una obstrucción de las arterias que aportan sangre al cerebro; representa un 87% de los AVC. Puede acontecer por la formación de un coágulo en una arteria estrecha (AVC trombótico) o por la rotura y desprendimiento de un coágulo de otro vaso sanguíneo del organismo que circula hasta el cerebro (AVC embólico).
  • Hemorrágico - puede estar causado por la ruptura de un vaso sanguíneo, originando un sangrado en el cerebro o alrededor del mismo. Puede tener un origen interno, debido a un aneurisma o un origen externo, debido a un traumatismo craneal. Generalmente, los aneurismas se deben a defectos congénitos o a hipertensión arterial. Los AVC hemorrágicos son los más graves, y a menudo pueden llegar a ser mortales.
Accordion Title
Acerca de Accidente Vascular Cerebral
  • Factores de riesgo y síntomas

    Existen muchos factores de riesgo asociados al desarrollo de un accidente vascular cerebral (AVC). Entre algunos de ellos, se incluyen:

    • Hipertensión arterial
    • Enfermedad coronaria y otras enfermedades del corazón, como la fibrilación auricular
    • Diabetes mellitus
    • Concentraciones altas de colesterol
    • Edad - el riesgo de sufrir un AVC se duplica por cada década más allá de los 55 años de edad
    • Antecedentes familiares de AVC
    • Raza - las personas afroamericanas presentan un mayor riesgo de muerte por AVC que las personas de raza caucasiana, debido a la mayor prevalencia de hipertensión arterial, diabetes y obesidad
    • Sexo - los varones presentan más AVC que las mujeres, a pesar de que mueren más mujeres que varones por AVC

    Otros factores de riesgo adicionales

    • Anemia de células falciformes
    • Síndrome antifosfolipído
    • Estilo de vida no saludable: consumo de cocaína y de otras drogas de abuso, tabaquismo, dieta rica en grasas saturadas, grasas trans y en colesterol, y ausencia de ejercicio físico

    La mayoría de los AVC están precedidos por uno o más mini-AVC (conocidos como accidentes isquémicos transitorios o AIT) que deberían de alertar al individuo para someterse a un reconocimiento médico inmediato. A diferencia de lo que sucede con los AVC, los síntomas de un AIT suelen remitir espontáneamente en unas horas. Los cinco signos y síntomas más frecuentes en un AIT son:

    • Percepción de entumecimiento repentino, debilidad o parálisis en la cara, un brazo o una pierna, normalmente en uno de los lados del cuerpo
    • Problemas repentinos del habla o del lenguaje, o de la capacidad de comprensión
    • Instauración de manera repentina de mareos, pérdida del equilibrio, trastornos de la coordinación de los movimientos y dificultades para caminar
    • Visión borrosa o pérdida de visión en uno o ambos ojos, de inicio súbito
    • Dolor de cabeza repentino e inexplicable
  • Pruebas relacionadas

    Actualmente, el diagnóstico de un accidente vascular cerebral (AVC) se basa principalmente en pruebas que no son de laboratorio, entre las que se incluye una exploración física y neurológica, además de pruebas diagnósticas de imagen. Los investigadores siguen buscando pruebas de laboratorio que sean biomarcadores válidos de un AVC, y que puedan utilizarse en el cribado, diagnóstico , tratamiento y seguimiento de las personas afectadas.

    Entre los biomarcadores que parecen útiles para establecer el riesgo de AVC se incluye la Lp-PLA2, los neuroreceptores del N-metil-D-aspartato (NMDAR), y el NT-proBNP, mientras que entre los candidatos para establecer un diagnóstico de AVC se incluiría los anticuerpos frente a NR2A/2B y las metaloproteinasas (MMPs). Seguramente, de cara al diagnóstico o al establecimiento del riesgo, podría ser más efectiva una combinación de biomarcadores que la utilización aislada de algunos de ellos. Sin embargo, estas pruebas todavía no se utilizan con esta finalidad y su uso está de momento restringido al ámbito de la investigación.

    A menudo, ante la sospecha o ante un diagnóstico de un AVC, se solicitan otras pruebas de laboratorio, ya sea para confirmar su presencia o para descartarla. Entre ellas se incluyen:

    • Hemograma
    • Tiempo de Protrombina (TP) e INR
    • Tiempo de Tromboplastina Parcial (TTP)
    • Glucosa
    • Electrolitos
    • Colesterol total, coletesrol HDL y LDL

    Menos frecuentemente, o en algunas situaciones concretas, está indicado solicitar:

    • Anticuerpos antinucleares (ANA)
    • Anticuerpos antifosfolípidos
    • Anticuerpos anticardiolipina
    • Anticoagulante lúpico
    • Hemocultivo
    • Troponina
    • Creatina quinasa (CK)
    • Antitrombina III
    • Proteína C y proteína S
    • Factor V Leiden
    • Velocidad de sedimentación globular (VSG)
    • Electroforesis de hemoglobina
    • Homocisteína
    • Pruebas de detección de sífilis (MEIA, VDRL, FTA, otras)
    • Cribado toxicológico (suero u orina)

    Entre las pruebas que no son de laboratorio y que se emplean para evaluar cualquier tipo posible de lesión se incluyen la tomografía computarizada (TAC) y la resonancia magnética cerebrales, así como pruebas de actividad eléctrica y de flujo sanguíneo cerebrales.

  • Tratamiento

    Se pueden tomar algunas medidas para prevenir un accidente vascular cerebral (AVC) y se dispone de algunos fármacos que se pueden administrar en el caso de que se diagnostique un AVC.

    • Las medidas de prevención implican la identificación de factores de riesgo como hipertensión, fibrilación auricular y diabetes; una vez identificadas, estas situaciones pueden tratarse. Se pueden administrar anticoagulantes orales y agentes antiagregantes (de las plaquetas) en el caso de que exista riesgo de o ya se haya padecido un AVC previo. Algunas medidas contemplan la eliminación de posibles coágulos de las arterias
    • Si una persona tiene un AVC, es necesario actuar inmediatamente. Puede administrarse un fármaco conocido como activador tisular del plasminógeno (tPA) en los AVC isquémicos de menos de tres horas de evolución, reduciendo la posibilidad de que queden secuelas
    • También pueden recomendarse intervenciones quirúrgicas para prevenir la rotura de aneurismas cerebrales en personas con AVC previos de tipo hemorrágico, o para corregir otras malformaciones vasculares
    • Finalmente, la rehabilitación puede ser muy útil en personas con secuelas posteriores a un AVC, como debilidad o parálisis de alguna parte del organismo, o con problemas del habla o de la memoria

    Es muy importante que cualquier persona con síntomas sugestivos de un AVC o de un AIT acuda inmediatamente a un centro médico solicitando atención médica.

Bibliografia

NOTA:Este artículo esta basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

 

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Jauch, E. and Stettler, B. Ischemic Stroke. Medscape Drugs and Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/1916852-overview

Liebeskind, D. Hemorrhagic Stroke. Medscape Drugs and Diseases. http://emedicine.medscape.com/article/1916662-overview.

Heart Disease and Stroke Statistics – At-a-Glance. American Health Association. http://www.heart.org/idc/groups/ahamah-public/@wcm/@sop/@smd/documents/downloadable/ucm_470704.pdf

What Is a Stroke? National Heart Lung and Blood Institute. http://www.nhlbi.nih.gov/health/health-topics/topics/stroke

NINDS Stroke Information Page. National Institute of Neurological Disorders and Stroke. http://www.ninds.nih.gov/disorders/stroke/stroke.htm

Mayo Clinic Staff. (© 1998-2016).Stroke Symptoms and Causes. Mayo Clinic. http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/stroke/symptoms-causes/dxc-20117265?p=1

Giraldo, E. Overview of Stroke. Merck Manual Professional Version. http://www.merckmanuals.com/professional/neurologic-disorders/stroke-cva/overview-of-stroke

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Klausner HA, Lewandowski C. Infrequent causes of stroke. Emerg Med Clinics of North Amer 20:657, 2002.

Chalel JA, Merino JG, Warach S. Update on stroke. Curr Opin Neurol 17:447, 2004.

Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Ed. Kasper DL, et al., Eds. McGraw-Hill Companies. 2005.