También conocido como
Factores de la coagulación sanguíneos
Factores procoagulantes
Factor I, Factor II, Factor V, Factor VII, Factor IX, Factor X, Factor XI, Factor XIII
Nombre sistemático
Actividad de los factores de la coagulación
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 25.10.2020.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para determinar si la cantidad de uno o varios factores de la coagulación es normal o está aumentada o disminuida.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se ha presentado un sangrado prolongado o inexplicable; cuando los resultados de las pruebas del tiempo de protrombina (TP) o del tiempo de tromboplastina parcial (TTP) están alterados; en familiares de un paciente con un déficit hereditario de un factor de la coagulación; cuando el médico quiere conocer con exactitud la gravedad del déficit de un factor o para el seguimiento de la eficacia de un tratamiento.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa del brazo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

Los factores de la coagulación son proteínas esenciales para la formación del coágulo sanguíneo. Estas pruebas miden la función o la cantidad de estas proteínas en la sangre.

La coagulación sanguínea es un proceso complejo que involucra numerosos factores de coagulación, que están producidos por el hígado y los vasos sanguíneos. Cada uno de estos factores se puede medir mediante una o varias pruebas. Cuando sus concentraciones son bajas, la coagulación sanguínea puede verse comprometida, dando lugar a sangrados inexplicables. La medición de estos factores permite al médico determinar la causa de un sangrado y decidir el tratamiento.

Generalmente, los factores de la coagulación se evalúan midiendo su actividad en la sangre. Los ensayos de actividad pueden detectar si la concentración de estas proteínas está disminuida o si éstas no funcionan adecuadamente (su función está reducida). Con menor frecuencia, puede medirse la cantidad del propio factor (concentración de antígeno). Las pruebas de antígenos de los factores de la coagulación permiten conocer en qué cantidad están presentes esas proteínas, pero no es posible saber si su función es normal.

Cuando se produce un sangrado (por ejemplo, tras una herida), se activa el sistema de la coagulación, taponando el orificio por donde se producía el sangrado mediante un coágulo. El sistema de la coagulación consiste en una serie de proteínas (factores de la coagulación) que se activan de manera secuencial por un mecanismo conocido como cascada de la coagulación. El resultado final consiste en la formación de unas hebras de fibrina insolubles que se entrecruzan en el lugar de la lesión junto con unos fragmentos celulares conocidos como plaquetas, formándose así un coágulo estable. Este coágulo impide pérdidas adicionales de sangre y permanece allí hasta que el área ha cicatrizado.

La coagulación es un proceso dinámico. Una vez se ha formado el coágulo, se activan otros factores para limitar el aumento de tamaño del coágulo o disolverlo mediante un mecanismo conocido como fibrinolisis. El coágulo se elimina con el tiempo, a medida que la lesión se va curando. En las personas sanas, este equilibrio entre formación y eliminación del coágulo asegura que no se produzcan sangrados excesivos y que los coágulos se vayan eliminando cuando ya no son necesarios.

En los pacientes con trastornos hemorrágicos, el proceso de la coagulación no funciona correctamente debido a que tienen poca cantidad de plaquetas o de factores de coagulación, o bien que estos no funcionan correctamente. Existe una gran variedad de trastornos hemorrágicos, algunos de los cuales son hereditarios (se transmiten de una generación a la siguiente de la misma familia) mientras otros son adquiridos después del nacimiento. Si una persona tiene signos o síntomas de alguna de estas enfermedades, se puede realizar un análisis de los factores de coagulación para establecer el diagnóstico y el tratamiento de elección.

Existen nueve factores proteicos de la coagulación que se analizan de manera rutinaria (véase tabla inferior). A estos factores se les asigna un número romano y, en ocasiones, también un nombre. Por ejemplo, el factor II de la coagulación también es conocido como protrombina. Cuando faltan uno o varios de estos factores, se producen en poca cantidad o no funcionan adecuadamente, puede aparecer un sangrado excesivo.

 

Factor Otro nombre común
I Fibrinógeno
II Protrombina
III Factor tisular
V Proacelerina o factor lábil
VII Proconvertina
VIII Factor A antihemofílico
IX Factor B antihemofílico (factor Christmas)
X Factor Stuart-Prower
XI Antecedente de la tromboplastina plasmática
XIII Factor estabilizador de la fibrina

 

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El análisis de los factores de la coagulación se realiza para determinar si su actividad es suficiente para controlar el proceso de la formación del coágulo. Sirve para determinar si la concentración de uno o varios factores está disminuida o los factores están ausentes (por debajo de los límites de detección del método de medida), y por lo tanto existe una disminución de la formación del coágulo que puede dar lugar a sangrados. Estas pruebas también permiten saber si estos factores están aumentados y  por ello puede existir una formación excesiva de coágulos (trombosis) que pueda llegar a bloquear la circulación de la sangre (tromboembolismo).

    Para evaluar la función de un factor concreto, se puede medir su actividad. Si se encuentra una disminución de la actividad puede medirse el antígeno, para establecer si la baja actividad hallada es debida a una cantidad escasa del factor o bien a un defecto de la función del factor evaluado.

    A veces se miden los factores de la coagulación en las personas con antecedentes familiares de sangrados.

  • ¿Cuándo se solicita?

    Las pruebas de los factores de la coagulación suelen solicitarse cuando el paciente presenta un tiempo de protrombina (TP) o un tiempo de tromboplastina parcial (TTP) prolongados. Estas pruebas se solicitan como pruebas de cribado para determinar si existe algún problema relacionado con la coagulación en los pacientes con signos o síntomas de un trastorno hemorrágico, como pueden ser la formación de hematomas, sangrado de las encías, sangrado excesivo por cortes pequeños o epistaxis (sangrado nasal) frecuentes.

    Los factores de la coagulación también pueden solicitarse cuando se sospecha que existe una condición adquirida que está originando los sangrados, como una enfermedad hepática o un déficit de vitamina K.

    El estudio de los factores de la coagulación puede realizarse cuando se sospecha una deficiencia hereditaria de un factor como la enfermedad de Von Willebrand o la hemofilia A, especialmente si los episodios de sangrado se producen a edades tempranas o cuando se sabe que un familiar presenta una deficiencia de un factor. Si se sospecha un déficit hereditario, puede realizarse el estudio al resto de los familiares, para confirmar el diagnóstico y establecer si existen familiares portadores del déficit o incluso si hay familiares que tengan el mismo déficit (de manera más leve o totalmente asintomática).

    A veces se realiza el estudio a personas con una deficiencia conocida de algún factor, para el seguimiento y evaluación de la eficacia del tratamiento.

    En ocasiones, también se puede realizar la prueba en los pacientes con un exceso inexplicable en la formación de coágulos (trombosis), para determinar si existe una concentración anormalmente elevada de algún factor (por ejemplo, el aumento de la actividad del factor VII está relacionado con una coagulación excesiva).

  • ¿Qué significa el resultado?

    Una actividad normal de los factores de la coagulación suele indicar que la coagulación es normal. Una actividad baja de uno o varios factores de la coagulación, suele indicar que existe algún problema con la capacidad de coagulación. Cada uno de los factores de la coagulación debe estar presente en cantidades suficientes para permitir un proceso normal de la coagulación, aunque la cantidad necesaria varía de un factor a otro. Los resultados suelen expresarse en forma de porcentaje, considerándose normales valores del 100%. Por ejemplo, un factor VIII del 30% es un resultado anormalmente bajo.

    Los déficits de los factores de la coagulación pueden ser hereditarios o adquiridos (secundarios a otras causas), moderados o graves, y permanentes o transitorios.

    Si están afectados dos o más factores, es probable que se trate de una alteración adquirida. Las deficiencias adquiridas son raras y pueden verse causadas por patologías crónicas o agudas, entre ellas:

    Los trastornos hereditarios son raros y tienden a implicar sólo un factor, el cual puede estar ausente (inferior al límite de detección del método de medida), o disminuido.

    Las hemofilias A y B son el ejemplo característico de un trastorno hereditario. Se trata de deficiencias de los factores VIII y IX ligadas al cromosoma X, que tienen lugar casi exclusivamente en varones. Las mujeres suelen ser portadoras asintomáticas o presentar sangrados leves. Existen otras deficiencias hereditarias de factores de coagulación, no asociadas al cromosoma X, que se dan por igual en hombres y en mujeres.

    La gravedad de los síntomas asociados al déficit hereditario de un factor depende del factor afectado, de la cantidad que queda disponible y de si está o no funcionando correctamente. Los síntomas pueden variar de episodio a episodio, desde un sangrado después de la manipulación dental hasta sangrados recurrentes en zonas como las articulaciones o los músculos.

    Es posible que las personas con deficiencias moderadas presenten muy pocos síntomas y sean diagnosticados ya cuando son adultos, después de un traumatismo o una intervención quirúrgica, o ante resultados anormales del tiempo de protrombina (TP) o del tiempo de tromboplastina parcial (TTP).

    Las personas con deficiencias graves de un factor pueden presentar su primer episodio de sangrado muy precozmente; por ejemplo un bebé varón con un déficit de factor VIII, IX o XIII puede sangrar excesivamente después de la circuncisión.

    Un aumento de varios factores simultáneamente puede surgir en distintas situaciones agudas, estrés o inflamación. Algunas personas presentan de manera persistente aumentos del factor VIII que pueden asociarse a un mayor riesgo de trombosis venosa.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Una vez identificado el factor deficitario, este puede administrarse de forma artificial. Esto puede conseguirse mediante la transfusión de plasma normal que contenga todos los factores que faltan, o bien mediante un crioprecipitado concentrado, o un factor adicional (algunos se comercializan en forma recombinante, como el factor VIII). Estos tratamientos pueden utilizarse durante los episodios de sangrado o de manera preventiva para conferir protección frente a un sangrado excesivo durante una próxima intervención quirúrgica o una manipulación dental.

  • ¿Qué es el factor von Willebrand?

    El factor von Willebrand es el responsable de permitir que las plaquetas se adhieran a la pared vascular lesionada. También es la proteína de transporte del factor VIII. Un déficit de factor von Willebrand puede originar la enfermedad de von Willebrand, un trastorno hemorrágico hereditario. Si bien el factor von Willebrand suele solicitarse juntamente a otros factores de la coagulación si se sospecha un déficit hereditario, normalmente se le considera separadamente, debido a que está más asociado a las plaquetas y no forma parte directa de la cascada de la coagulación.

  • ¿Por qué algunos trastornos hereditarios de la coagulación son más graves que otros?

    La gravedad del sangrado depende del individuo, del grado de disminución de la concentración o de la función del factor anómalo, así como del tipo de factor deficitario. Los individuos con un déficit severo de un factor o bien con un factor con muy poca actividad presentan manifestaciones más graves de la enfermedad. Las personas que tienen una copia normal del gen y otra copia alterada (heterocigotos) tienden a presentar sangrados menos graves que las que tienen las dos copias alteradas (homocigotos).

    Es posible que una persona con un déficit de factor XII esté asintomática. Este déficit es raro y origina resultados anormales del tiempo de tromboplastina parcial (TTP) pero no se asocia a un mayor riesgo de sangrado.

Enlaces

Video relacionado:

Pruebas relacionadas:

Estados fisiológicos y enfermedades:

En otras webs:

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Lab Tests Online. Coagulation factors. Actualizado el 5 de marzo de 2020. Disponible online en https://labtestsonline.org/tests/coagulation-factors. Último acceso el 10/10/2020.

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2013). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 164–170.

Gersten, T. Factor V deficiency. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000548.htm. Último acceso el 10/10/2020.

Nanda, R. Factor VII deficiency. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000548.htm. Último acceso el 10/10/2020.

Chen, Y-B. Factor VII assay. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003676.htm. Último acceso el 10/10/2020.

Schwartz, R. et. al. Factor II. Medscape Reference. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/209742-workup. Último acceso el 10/10/2020.

Mir, M.A. Nonplatelet hemostatic disorders. Medscape. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/210467-overview. Último acceso el 10/10/2020.

What is a Bleeding Disorder?, History. National Hemophilia Foundation, Bleeding Disorders Info Center. Disponible online en http://www.hemophilia.org. Último acceso el 10/10/2020.

Test ID: F8A Coagulation Factor VIII Activity Assay, Plasma. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. Disponible online en http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/9070. Último acceso el 10/10/2020.

Clarke, W., Editor (© 2011). Contemporary Practice in Clinical Chemistry 2nd Edition: AACC Press, Washington, DC. Pp 265-272.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?