También conocido como
VNO
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 08.03.2022.

¿En qué consiste?

El virus del Nilo occidental (VNO) es un virus que se extiende con más frecuencia a través de la picadura de los mosquitos. La infección pasa desapercibida para la mayoría de las personas, pero en unos pocos casos puede causar una grave enfermedad.

La enfermedad infecciosa fue descubierta en Uganda (África), en el año 1937. A partir de aquí empezó a extenderse lentamente hacia Oriente Medio, Europa del Este y Oeste de Asia. Los primeros casos en Estados Unidos se declararon en 1999, en Nueva York. Desde entonces, la infección viral se ha extendido al oeste y al sur y ahora se puede encontrar en Canadá y en cada estado de los Estados Unidos.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), el VNO es la principal causa de inflamación cerebral (encefalitis) causada por los virus propagados por insectos (arbovirus) en los Estados Unidos continentales. Los brotes de casos comienzan a aparecer en el verano y aumentan a lo largo del otoño. La comunidad médica realiza un seguimiento de los casos a medida que aumentan en número, mientras promueve la concienciación y ofrece consejos para prevenir las infecciones.

El VNO pertenece a un grupo de virus llamados flavivirus. Otros flavivirus son responsables de afecciones como el dengue y la fiebre amarilla. Estas infecciones pueden afectar tanto a humanos como a una variedad de animales. El VNO tiende a ser estacional en los Estados Unidos, pero en las áreas tropicales del mundo, las infecciones por flavivirus pueden ocurrir durante todo el año.

Los pájaros son los principales portadores y huéspedes del VNO. El modo de transmisión más frecuente es a través de la picadura de mosquito. Cuando un mosquito pica a un ave infectada, el mosquito se infecta y puede así transmitir el virus a otros animales a través de la picadura. Se estima que aproximadamente 1 de cada 200 mosquitos es portador del virus. 

Aunque el VNO no suele transmitirse de persona a persona, se han descrito casos raros de infección tras transfusiones de sangre, trasplante de órganos, y más raramente, de madre a hijo durante el embarazo, el parto o durante la lactancia. Los centros de transfusiones de Estados Unidos empezaron a realizar el cribado del VNO en las donaciones de sangre; desde entonces, esta sistemática se ha realizado a millones de unidades de sangre para transfusión.

Para obtener cifras más actualizadas de los casos de infección por VNO en las personas, así como los casos de muerte atribuidos a la infección, puede consultar el siguiente enlace.

Acerca del virus del Nilo Occidental

Signos y síntomas

Aproximadamente un 80% de los infectados por el VNO no presenta síntomas. El porcentaje restante, 20%, presenta signos y síntomas de leves a moderados, similares a los de la gripe, que se desarrollan entre los 3 y 14 días después de la picadura del mosquito infectado, como:

  • Fiebre.
  • Náuseas y vómitos.
  • Dolores de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • Erupciones cutáneas en pecho, estómago y espalda.
  • Inflamación de los ganglios linfáticos.

Normalmente estos síntomas duran unos pocos días o persisten durante unas semanas, pero no tienen consecuencias en la salud a largo plazo.

Menos del 1% (aproximadamente 1 de cada 150) de los infectados desarrollará la enfermedad en una forma más grave, causando alteraciones a nivel del sistema nervioso central. Estas situaciones pueden conducir a meningitis y/o encefalitis. Los signos y síntomas de encefalitis pueden incluir:

  • Fiebre alta.
  • Dolor de cabeza.
  • Debilidad muscular extrema.
  • Rigidez de nuca.
  • Estupor, desorientación.
  • Temblores, convulsiones.
  • Pérdida de visión.
  • Coma.
  • Entumecimiento, parálisis (raramente).

Estos síntomas pueden durar varias semanas y los efectos en el sistema nervioso central pueden ser permanentes. La tasa de muerte para las personas con la enfermedad más grave es aproximadamente del 10%. El riesgo de enfermedad grave y muerte es muy alto entre los ancianos y las personas con un sistema inmunitario comprometido o enfermedades subyacentes como diabetes, enfermedad renal o hipertensión.

Pruebas relacionadas

Normalmente, el diagnóstico de la infección por el VNO se realiza mediante el estudio de los signos y síntomas y las fuentes de exposición del paciente al virus, confirmándose por análisis de la sangre y/o del líquido cefalorraquídeo

Las pruebas de laboratorio frente al VNO son útiles para determinar si una persona se ha infectado recientemente o ha padecido una infección previa por el VNO. También se utiliza para el cribado del VNO en las donaciones de sangre, en los donantes vivos de tejidos y órganos, y para realizar un seguimiento de la propagación del VNO a través de la comunidad o del país. Para más información se puede consultar en el siguiente artículo virus del Nilo occidental.

Las pruebas en sangre y líquido cefalorraquídeo incluyen:

  • Medida de los anticuerpos de tipo IgM e IgG frente al VNO.
  • Amplificación de los ácidos nucleicos del VNO (NAAT por sus siglas en inglés) para detectar el material genético del virus (ARN viral).

Prevención y tratamiento

La prevención de la infección por el VNO se basa en protegerse de las picaduras de mosquito mediante las siguientes precauciones:

  • Vestir camisas de manga larga y pantalones largos, preferiblemente de colores claros.
  • Usar repelentes de insectos registrados por la EPA (Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos) que contengan DEET (N,N-Dietil-meta-toluamida), picaridina, aceite de eucalipto limón (OLE) o IR3535m y que solo se usen según las indicaciones, incluidas las precauciones para mujeres embarazadas y niños.
  • Tratar los zapatos, calcetines, pantalones y tiendas con un repelente como la permetrina.
  • Dormir en habitaciones que han sido revisadas para evitar la presencia de insectos o dormir bajo una mosquitera.
  • Vaciar el agua de los lugares donde pueden criarse los mosquitos como baldes, ollas o llantas viejas.

En las comunidades se toman medidas controlando los riesgos estacionales y los desplazamientos de los mosquitos, así como realizar posibles fumigaciones.

El tratamiento de los casos más leves de infección por el VNO se centra en el tratamiento de soporte, como aportar abundantes líquidos y descanso, el control de los síntomas, tomar analgésicos para reducir la fiebre. Las personas que desarrollan casos graves pueden necesitar hospitalización.

En este momento, no hay ninguna vacuna o tratamiento antiviral específico disponible para los seres humanos. La investigación y las pruebas clínicas de posibles vacunas contra el VNO están en curso y los profesionales de la salud siguen siendo optimistas, pues creen que se encontrará una solución. Las vacunas para otros flavivirus, como el de la fiebre amarilla, han estado disponibles durante unos 70 años y tienen registros bien establecidos de seguridad y eficacia.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 23 de abril de 2020) Salinas J. and Steiner M. West Nile Virus. Medscape Physical Medicine and Rehabilitation. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/312210-overview. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

West Nile Virus Antibody, IgM, Serum. Mayo Clinic Laboratories. Disponible online en https://www.mayocliniclabs.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/36770. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

(Actualizado el 3 de octubre de 2017) Infección por el virus del Nilo Occidental. World Health Organization. Disponible online en https://www.who.int/es/news-room/fact-sheets/detail/west-nile-virus. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

(Actualizado el 7 de julio de 2021) West Nile virus. Centers for Disease Control and Prevention. Disponible online en https://www.cdc.gov/westnile/index.html. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

(Actualizado en diciembre de 2020) Arboviruses. ARUP Consult. Disponible online en https://arupconsult.com/content/mosquito-borne-arboviruses. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

(Actualizado el 24 de diciembre de 2020) Vyas J, et al. Infección por el virus del Nilo Occidental. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://medlineplus.gov/spanish/ency/article/007186.htm. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

West Nile Virus and Other Nationally Notifiable Arboviral Diseases — United States, 2017. Morbidity and Mortality Weekly Report (MMWR) Centers for Disease Control and Prevention. Disponible online en https://www.cdc.gov/mmwr/volumes/67/wr/mm6741a1.htm?s_cid=mm6741a1_w. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

(Actualizado el 19 de diciembre de 2020) Virus del Nilo Occidental. MayoClinic.com. Disponible online en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/west-nile-virus/symptoms-causes/syc-20350320. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

(Actualizado el 5 de abril de 2021) Cunha B. West Nile Encephalitis. eMedicine]. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/234009-overview. Último acceso el 10 de marzo de 2022.

Mayo Clinic Staff. West Nile virus. MayoClinic.com. Disponible online en http://www.mayoclinic.com/health/west-nile-virus/DS00438/METHOD=print. Último acceso el 10 de marzo de 2022.