También conocido como
Sobredosificación de fármacos e intoxicación
Detección de fármacos
Intoxicación
Pruebas toxicológicas
Nombre sistemático
Sobredosificación de fármacos e intoxicación
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
18.06.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para detectar, cuantificar y ocasionalmente monitorizar fármacos que se crean responsables de una intoxicación; la sobredosificación de fármacos se emplea principalmente con finalidades terapéuticas. En caso de que los resultados sean necesarios por causas judiciales se realizan otros procedimientos específicos legales (forenses), los cuales se suelen acompañar de maniobras específicas de obtención. almacenamiento y análisis de la muestra.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se presentan síntomas como delirium, dificultad para respirar, náuseas, agitación, convulsiones, cambios del ritmo cardíaco, o aumento de la temperatura sugerente de ir asosociada a un fármaco; a intervalos regulares para monitorizar una sobredosis de fármacos.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; a veces una muestra de orina o más raramente aire espirado, muy raramente saliva u otro líquido corporal.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

Una persona puede intoxicarse con toda una variedad de fármacos (vendidos con o sin receta médica), de drogas y de productos caseros. La sobredosificación de fármacos (uno solo o varios) suele solicitarse en un contexto de emergencia médica para detectar, evaluar y monitorizar una sobredosis.

Los fármacos y otras sustancias ingeridas o absorbidas se degradan (metabolizan) en el hígado de una manera característica y, con el tiempo, acaban eliminándose del organismo, principalmente por la orina. La velocidad a la que tiene lugar este proceso depende de una serie de factores entre los que destacan edad, sexo y peso; el hecho de haber ingerido simultáneamente algún alimento o de tener alguna enfermedad subyacente también puede influir. Por otra parte, el desarrollo de toxicidad depende del tipo de sustancia absorbida o ingerida.

Algunas sustancias causan síntomas sólo si están presentes a elevadas concentraciones o por encima de los niveles terapéuticos. Algunos ejemplos comunes son:

  • Acetaminofén (paracetamol) - ingrediente de muchos fármacos que se pueden comprar sin receta médica; puede ocasionar lesión hepática cuando se toman dosis superiores a las recomendadas
  • Ácido acetilsalicílico o salicilato (Aspirina®) - a dosis elevadas puede causar trastornos del equilibrio ácido-base
  • Monitorización de fármacos - se trata de fármacos empleados en el tratamiento de diversas enfermedades, como enfermedad cardíaca o epilepsia

A veces, algunas sustancias pueden desencadenar signos o síntomas tanto a bajas dosis como a altas dosis, en función de quien se las toma. Los consumidores crónicos de alcohol y de drogas de abuso pueden tolerar una sustancia mucho mejor que alguien que la toma por primera vez.

Otras sustancias son tóxicas ya de entrada, independientemente de su concentración; otras se metabolizan hacia otros productos o metabolitos, siendo estos últimos los responsables de la toxicidad desarrollada. Algunos ejemplos incluyen:

  • Alcoholes como metanol e isopropanol
  • Etilenglicol (anticongelante)

También se observan intoxicaciones agudas por muchas otras sustancias. Este artículo se limita a fármacos y algunos pocos tóxicos más comúnmente analizados. A continuación se listan algunas de las clases generales de sustancias que se pueden analizar:

Medicamentos suministrados con o sin receta médica
Las intoxicaciones y sobredosis pueden deberse a:

  • Ingestión de una cantidad excesiva de un medicamento
  • Interacción entre varios fármacos
  • Disminución de la capacidad del organismo para eliminar un fármaco o su metabolito. Muchos medicamentos se procesan en el hígado, de tal manera que este órgano transforma el fármaco para así eliminarlo del organismo. Cuando el hígado o el riñón no funcionan adecuadamente, el fármaco y/o sus metabolitos se acumulan en el organismo

Un ejemplo clásico de un fármaco que se vende sin receta médica y que se metaboliza hacia un metabolito tóxico es el paracetamol o acetaminofeno; se trata de un fármaco analgésico (alivia el dolor) y antipirético (combate la fiebre) incluido en diversos preparados libres de prescripción médica. Uno de los metabolitos del paracetamol es tóxico para el hígado a partir de cierto umbral. Si una persona toma más paracetamol del que su hígado es capaz de procesar, el metabolito tóxico se acumula y lesiona al órgano, ocasionando a veces un fallo hepático.

Drogas de abuso
Existen intoxicaciones por drogas de abuso. Se sospecha intoxicación por una u otra droga en función de la prevalencia del consumo de la droga en la comunidad y de los signos y síntomas observados. Algunos medicamentos vendidos con receta médica pueden contener estas drogas, como oxicodona o anfetamina. La marihuana y otros cannabinoides pueden permanecer en el organismo durante semanas, pero raramente ocaionan síntomas de sobredosis. Otras sustancias, como el gamma-hidroxibutirato (GHB) pueden ocasionar signos y síntomas agudos como pérdida de conciencia; no obstante, como se metabolizan rápidamente, su análisis no suele aportar utilidad clínica. Si desea más información refiérase a Drogas de abuso.

Productos caseros
Existe toda una variedad de sustancias que pueden ingerirse (accidentalmente o no). Las que se analizan más frecuentemente en un contexto de emergencia médica son metanol, alcohol isopropílico y etilenglicol (anticongelante). También hay otras sustancias con efectos tóxicos como raticidas, aerosoles y productos de limpieza, insecticidas y metales pesados.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. Pueden analizarse orina y saliva si se recogen en contenedores limpios. Puede obtenerse una muestra de aire espirado con un dispositivo especial.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    El estudio de una sobredosificación de fármacos y de una posible intoxicación se emplea para detectar, confirmar la presencia y medir la cantidad de una sustancia o un fármaco tóxicos en los siguientes casos:

    • Sospecha de sobredosificación de uno o varios fármacos
    • Sospecha de una intoxicación o envenenamiento
    • Ante la presencia de signos y síntomas de toxicidad

    La realización de la prueba puede resultar útil para decidir el mejor tratamiento en una intoxicación aguda. Una vez establecido el diagnóstico, la prueba puede emplearse para monitorizar la efectividad del tratamiento y/o para monitorizar el nivel del fármaco o de la sustancia tóxica en sangre o en otro fluido del organismo.

    A pesar de que los resultados son esencialmente útiles de cara al tratamiento, a veces los estudios se realizan con finalidades legales, por ejemplo para establecer la causa de muerte o de un accidente. En estos casos, el laboratorio clínico sigue un procedimiento específico (forense) para recoger las muestras, tratarlas, analizarlas e informar del resultado.

    Las sustancias que se analizan dependen de cada caso. El médico solicitará una prueba en función de la utilidad clínica de la misma y de la rapidez en la disponibilidad del resultado.

    La National Academy of Clinical Biochemistry (NACB) propone dos niveles de pruebas. El primer nivel vendría representado por una serie de análisis toxicológicos de urgencia que deberían idealmente proporcionar resultados en menos de una hora, e incluiría:

    • Acetaminofeno o paracetamol - se solicita a menudo porque no son raras las sobredosis por este fármaco. Al principio, el individuo afecto puede no presentar signos ni síntomas o bien muy pocos e inespecíficos, a pesar de que se esté produciendo daño hepático. Se dispone de un tratamiento para tratar las sobredosis de paracetamol, pero debe administrarse en las primeras horas después de la ingestión.
    • Salicilatos - cuando los signos o síntomas son consistentes con una intoxicación por acetil salicílico, cuando existe un trastorno del equilibrio ácido base y se sospecha que el individuo puede haber tomado una cantidad significativa de fármaco.
    • Etanol (alcohol etílico) - suele realizarse una prueba en aire espirado; si se analiza en sangre, la muestra se envía a un laboratorio.
    • Metanol (alcohol metílico) - esta prueba no está disponible en todos los laboratorios. En caso de sospecha de intoxicación por metanol, se realiza una osmolalidad para calcular el gap osmolar. Un gap osmolar se traduce por un aumento en el número de partículas en la sangre más allá de lo que puede considerarse normal; el gap osmolar está aumentado cuando en sangre existe etanol, metanol o etilenglicol.
    • Etilenglicol (anticongelante) - también se calcula el gap osmolar, que estará aumentado en caso de intoxicación.
    • Hierro sérico - solo cuando se sospecha una sobredosificación de hierro en un niño.

    No se solicitan todas las pruebas a un mismo individuo; la selección depende de los signos y síntomas que presenta el individuo.

    Las pruebas de primera línea propuestas por la NACB también incluyen una serie de fármacos que pueden causar toxicidad a niveles tan solo un poco más elevados que los necesarios para el tratamiento:

    • Carbamazepina - a menudo prescrita para convulsiones y neuralgias
    • Digoxina - empleada en afecciones cardíacas
    • Litio - fármaco de tipo psiquiátrico
    • Fenobarbital - para prevenir y tratar convulsiones
    • Teofilina - para prevenir y tratar sibilancias, dificultades para respirar y falta de elasticidad pulmonar consecuencia de asmabronquitis crónicaenfisema y otras enfermedades pulmonares
    • Ácido valproico (valproato) - prescrito para convulsiones, trastorno bipolar y para prevenir migrañas

    Se solicita la determinación de alguno de estos fármacos tan solo si se sabe que el individuo se lo está tomando por prescripción médica, o si existe posibilidad de ingestión del mismo.

    Entre las pruebas de segunda línea propuestas por la NACB se incluyen drogas de abuso como cocaína, opiáceos, anfetaminas, barbitúricos y antidepresivos tricíclicos. Estas pruebas no tienen muy buena sensibilidad ni especificidad y deben interpretarse los resultados junto con los hallazgos clínicos.

    A veces se solicitan pruebas de confirmación, pero no es una práctica muy habitual.

    Finalmente, pueden solicitarse otras pruebas adicionales que pueden ayudar a distinguir entre una intoxicación o sobredosis de un fármaco y otras enfermedades, como:

  • ¿Cuándo se solicita?

    Estas pruebas se solicitan cuando una persona acude a urgencias con signos y/o síntomas de intoxicación o de sobredosis. Los síntomas dependen de lo que haya ingerido la persona afecta, de si se ha tomado varios fármacos o sustancias tóxicas, de la cantidad ingerida, y pueden ser variables en el tiempo. Dos personas que hayan tomado la misma sustancia (o varias) y en la misma cantidad no tienen por qué presentar los mismos síntomas. Entre los signos y síntomas habituales se incluyen:

    • Alteraciones del nivel de conciencia y del comportamiento - desde confusión hasta agitación, paranoia, pánico, alucinaciones, delirios, letargia, convulsiones, pérdida de la conciencia y coma
    • Alteraciones de la temperatura corporal - hipertermia o hipotermia, con palidez o enrojecimiento cutáneo, y con sequedad de la piel o sudoración
    • Alteraciones de la respiración, signos de trastornos del equilibrio ácido-base, dificultad para respirar e insuficiencia respiratoria
    • Alteraciones del ritmo cardíaco y de la presión arterial, con hipertensión o hipotensión
    • Náuseas y vómitos
    • Convulsiones
    • Visión borrosa y dificultad para hablar (arrastrando palabras)

    Si se sospecha la ingestión de una sustancia específica se solicita la determinación de la misma. En caso de que la prueba confirme una sobredosis de un fármaco pero se desconozca el tiempo transcurrido desde su ingestión, puede repetirse la prueba al cabo de unas horas para determinar si la concentración va en aumento.

    Cuando se sospecha una intoxicación por metanol o etilenglicol se solicita la osmolalidad plasmática para calcular el gaposmolar.

    Además se solicitan otras pruebas adicionales como electrolitos, urea, creatinina y perfil hepático para evaluar diversas funciones orgánicas.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Los resultados deben interpretarse cuidadosamente y siempre teniendo en cuenta los signos y síntomas del individuo. A pesar de que se conocen los niveles terapéuticos y los potencialmente tóxicos de los fármacos, una persona puede presentar efectos indeseables o tener signos de sobredosificación a niveles de fármacos considerados como normales.

    Los signos y síntomas pueden variar en función de la presencia en sangre de otros fármacos, de la edad y del estado de salud del individuo. Por otra parte, el hecho de obtener un resultado positivo a una sustancia determinada no necesariamente significa que los síntomas sean atribuibles a la sustancia detectada.

    Las concentraciones del fármaco pueden correlacionarse poco con los síntomas de la persona afecta. Normalmente, no se suelen presentar síntomas cuando los niveles del fármaco caen dentro del intervalo terapéutico, sino que los síntomas empiezan a desarrollarse a medida que el fármaco alcanza niveles tóxicos en sangre.

    Las concentraciones y las unidades con las que se expresan los resultados pueden variar en función del laboratorio. En la tabla siguiente se listan algunos ejemplos de concentraciones terapéuticas y de concentraciones tóxicas de distintos fármacos:

    Fármaco Resultado Posible interpretación
    Paracetamol (acetaminofeno) 10 - 20 µg/mL Nivel terapéutico
      Menos de 150 µg/mL 4 horas depués de la ingestión Bajo riesgo de daño hepático
      Más de 200 µg/mL tras 4 horas de la ingestión o más de 50 µg/mL tras 12 horas de la ingestión Nivel tóxico; asociado a daño hepático
    Aspirina (ácido acetil salicílico, salicilato) 10 - 100 µg/mL Nivel terapéutico para aliviar el dolor
      100 - 300 µg/mL Nivel terapéutico como antiinflamatorio; puede afectar al estómago y a la capacidad para coagular; a medida que aumenta el nivel puede ocasionar dolor de cabeza, sordera, vértigo y tinnitus
      250 - 400 µg/mL Nivel posiblemente tóxico; puede causar vómitos e hiperventilación
      Más de 500 µg/mL Nivel tóxico
    Etanol Más de 0.3 - 0.5 g/L Intoxicación (legalmente)
      0.8 - 4 g/L Afectación y depresión del sistema nervioso central
      Más de 4 g/L Potencialmente fatal

    [Volver]

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    A veces los resultados de estas pruebas se emplean con finalidades legales (forenses); en estos casos los laboratorios siguen un procedimiento de obtención, transporte y análisis de la sustancia específicos:

    • Cualquier muestra, como sangre y orina, se obtiene y se recoge en contenedores con un cierre a prueba de falsificaciones
    • Cualquier persona implicada en la manipulación de la muestra, ya sea obtención, transporte o análisis, debe identificarse en el documento de la cadena de custodia
    • Los resultados preliminares, en caso de ser positivos, se comunican rápidamente para facilitar el tratamiento de la urgencia médica, aunque posteriormente si existen requisitos legales, será necesaria una confirmación del resultado por otro método

    Debe recordarse que a veces algunas enfermedades mal controladas, como una diabetes mal controlada, pueden producir una sintomatología similar.

    La mayor parte de fármacos y antídotos empleados en casos de sobredosis e intoxicación deben administrarse al cabo de pocas horas de la ingestión de la sustancia tóxica. Los tratamientos funcionan ya sea porque previenen la formación de metabolitos tóxicos, como es el caso de paracetamol o acetaminofeno, de metanol y de etilenglicol, ya sea porque se unen al tóxico como ocurre en el tratamiento de una sobredosis de digoxina.

    Cuando se detecta una sobredosificación de fármacos es importante establecer una monitorización estricta del estado del individuo ya que pueden aparecer bruscamente alteraciones del nivel de conciencia y de la capacidad respiratoria.

    Además, se dispone de una serie de pruebas adicionales que resultan de gran utilidad en la evaluación de la intoxicación, como electrocardiograma (ECG) para evaluar el ritmo cardíaco o pruebas de imagen como una resonancia magnética o una tomografía computarizada (TAC).

  • ¿Por qué al médico que atiende una emergencia médica por sobredosificación o intoxicación le interesa conocer todos los medicamentos y suplementos que puede estar tomando una persona?

    Es importante porque debe considerar posibles interacciones farmacológicas que contribuyan o no a los síntomas observados.

  • ¿Cómo evalúa el médico a una persona inconciente que no puede explicarle lo que se ha tomado?

    El médico solicita unas pruebas determinadas en función de los hallazgos clínicos; puede ser que se trate de una sobredosificación o no. Si los resultados de las pruebas de primera línea no justifican los síntomas, el médico solicitará otras pruebas adicionales para poder establecer el diagnóstico.

  • ¿Por qué al médico le interesa determinar los niveles de acetaminofeno o paracetamol a pesar de que la persona en cuestión niegue haberlo tomado?

    Es posible que a la persona no se le ocurra que los medicamentos que está tomando contienen paracetamol. A pesar de que inicialmente existan pocos síntomas o sean muy inespecíficos, es importante detectar una posible sobredosis de paracetamol para poder establecer cuanto antes mejor el tratamiento adecuado.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Acetaminophen and children: Why dose matters. Mayo Clinic. http://www.mayoclinic.com/health/acetaminophen/HO00002

Matthew D. Krasowski, MD, PhD. Toxic Alcohols: Practical Challenges in Laboratory Diagnosis of Ingestions. Clinical Laboratory News. https://www.aacc.org/publications/cln/articles/2012/february/toxic-alcohols

Fenobarbital. MedlinePlus. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a682007-es.html

Fenitoína. MedlinePlus. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a682022-es.html

Teofilina. MedlinePlus. https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a681006-es.html

Ácido valproico. MedlinePlus. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/druginfo/meds/a682412.html

Drug Overdose. National Coalition Against Prescription Drug Abuse. http://ncapda.org/index.php?option=com_content&view=article&id=79:drug-overdose&catid=33:students&Itemid=7

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. 4th edition, St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 1288-1314, 1317-1348.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds (2005). Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, Pp 1840-1841.

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 361-364, 684-685.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (© 2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry: AACC Press, Washington, DC. Pp 469-475.

Wu, A. (© 2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, 4th Edition: Saunders Elsevier, St. Louis, MO. Pp 1238-1239, 1266-1273, 1284-1285, 1334-1355, 1344-1345, 1388, 1398-1401, 1428, 1436, 1456-1457, 1490-1491, and 1506-1507.

Olson, K., Editor (© 2004). Poisoning & Drug Overdose 4th Edition: McGraw-Hill Companies, Inc., U.S.A. Pp 66-69, 90-93, 148-150, 155-157, 190-193, 194-198, 207-209, 243-246, 283-286, 331-333, 354-356, 362-364, 486-487.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico