Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 13.07.2022.

¿Qué es la artritis reumatoide?

La artritis reumatoide (AR) es una enfermedad autoinmune crónica que causa rigidez, dolor, pérdida de movilidad, inflamación y erosión (deterioro) articular. Suele afectar a varias articulaciones y de manera simétrica, con más frecuencia manos y muñecas, pero también codos, cuello, hombros, caderas, rodillas y pies. Otros síntomas y signos incluyen fatiga, fiebre, desarrollo de nódulos subcutáneos especialmente en los codos y malestar general. Las personas con AR pueden presentar anemia, complicaciones sistémicas y otros síntomas o signos asociados a otros trastornos autoinmunes, como por ejemplo sequedad ocular y de mucosas, asociados al síndrome de Sjögren.

Cualquier individuo puede desarrollar una artritis reumatoide, pero esta enfermedad es más frecuente entre los 40 y 60 años de edad. Más del 70% de las personas afectadas son mujeres. Si no se trata, la enfermedad puede hacer disminuir la esperanza de vida del individuo, además de poder causar invalidez al cabo de unos pocos años de evolución.  El curso y el pronóstico de la enfermedad son variables. La progresión puede ser rápida o lenta. Por otra parte, en ciertas ocasiones puede remitir e incluso desaparecer. Es bastante frecuente que la enfermedad se suavice o remita durante el embarazo, y que empeore nuevamente después del parto.

La AR es distinta de la osteoartritis, que es la forma más frecuente de artritis. La osteoartritis, también conocida como enfermedad articular degenerativa, se asocia a lesión articular y al envejecimiento (desgaste articular). La AR es un proceso inflamatorio que afecta a la membrana de revestimiento de las articulaciones (membrana sinovial). Suele ocurrir de manera simétrica, de manera que si se afecta una rodilla, la otra también estará afectada. La enfermedad puede tener cierto componente hereditario y trasmitirse a través de los genes, aunque es posible que también influyan otros factores, actuando como factores desencadenantes, quizás bacterias o virus. Sin embargo, no se trata de una enfermedad contagiosa. Algunos científicos creen que las alteraciones de determinadas hormonas podrían potenciar el desarrollo de AR en las personas con predisposición que estén expuestas a agentes desencadenantes.

Acerca de la artritis reumatoide

Pruebas relacionadas

En la evaluación de una posible artritis reumatoide (AR), se realiza una evaluación clínica en la que se consideran los signos y síntomas referidos por la persona afectada, así como también una exploración física, a menudo se solicita toda una serie de pruebas adicionales. Estas pruebas permiten distinguir la AR de otros trastornos o formas de artritis con sintomatología similar, a la vez que permiten establecer su gravedad. Con estas pruebas también se podrá monitorizar la enfermedad, evaluar sus posibles complicaciones y la respuesta al tratamiento, así como detectar y controlar los posibles efectos secundarios debidos a la medicación administrada.

Pruebas de laboratorio

Factor reumatoide (FR): utilizado para el diagnóstico de AR. Aproximadamente un 80% de las personas con AR presentan concentraciones elevadas de FR en sangre, aunque su concentración también puede estar elevada en otros trastornos e incluso en individuos sanos. La prueba puede ser útil para confirmar el diagnóstico de la enfermedad en el caso de que sea positiva en una persona con signos y síntomas.

Anticuerpo antipéptido cíclico citrulinado (Anti-CCP): la principal utilidad de esta prueba es que permite diagnosticar la AR en las primeras fases de la enfermedad y en personas con un FR negativo. El anti-CCP es positivo en el 60%-70% de personas con AR; es útil en combinación con el FR para el diagnóstico de AR.

Anticuerpos antinucleares (ANA): prueba útil en el cribado de ciertas enfermedades autoinmunes, en las que se puede incluir la AR; la prueba se solicita normalmente para diagnosticar un lupus eritematoso sistémico.

Velocidad de sedimentación globular (VSG): evidencia la presencia de inflamación en el organismo, así como la actividad de la enfermedad. Puede ser de ayuda en el diagnóstico y la monitorización de la AR. Por ejemplo, la VSG puede estar elevada en la AR pero no en la osteoartritis.

Proteína C reactiva (PCR): también indica presencia de inflamación y actividad de la enfermedad. Puede servir de ayuda en el diagnóstico y la monitorización de la AR. Por ejemplo, la PCR puede estar elevada en la AR, pero no en la osteoartritis.

Hemograma: proporciona información acerca de la hemoglobina y de los distintos tipos de células sanguíneas y permite evaluar y monitorizar la enfermedad, así como detectar posibles anemias o déficits de glóbulos blancos de la sangre.

Estudio metabólico completo: conjunto de pruebas utilizadas para evaluar y monitorizar la función renal y la hepática, entre otras.

Otras pruebas diagnósticas ajenas al laboratorio

Exploraciones radiológicas: se utilizan para el diagnóstico de la AR y para la monitorización de las lesiones articulares, pero no suelen mostrar alteraciones relevantes en las primeras fases de la enfermedad. Pueden ser de utilidad para descartar otras causas de dolor articular.

Ecografías (ultrasonidos) y resonancia magnética (RM): principalmente utilizadas para intentar detectar los cambios en las articulaciones en las etapas iniciales de la enfermedad.

Tratamiento

Actualmente, la artritis reumatoide (AR) no puede curarse. Los objetivos del tratamiento se centran en disminuir la progresión de la enfermedad, en aliviar el dolor y disminuir la inflamación, en mantener el funcionalismo de las articulaciones afectadas y minimizar las lesiones y complicaciones articulares. El tratamiento varía de persona a persona y a menudo a lo largo del tiempo para un mismo individuo.

Normalmente las personas con AR deben tomar varios medicamentos. También es importante no someter a las articulaciones afectadas a una sobrepresión o estrés. Puede ser necesario ejercitarlas de manera adecuada. Entre los fármacos recomendados se encuentran: antiinflamatorios no esteroideos (AINE) para aliviar el dolor y la inflamación, corticoides para disminuir la inflamación, fármacos específicos antirreumáticos para enlentecer la progresión de la enfermedad y modificadores de la respuesta biológica para reducir la inflamación y las lesiones articulares. Pueden prescribirse también fármacos inmunosupresores.

El tratamiento normalmente supone la combinación de distintos tipos de fármacos, y se inicia tan pronto como sea posible con el fin de evitar lesiones articulares irreversibles. Para beneficiarse cuanto antes del tratamiento con cualquier nuevo medicamento introducido en el mercado, es importante acudir a los controles programados por el médico de cabecera o el reumatólogo.

En los casos en que no se consigue una correcta respuesta al tratamiento con fármacos, se puede intentar reparar las articulaciones muy lesionadas mediante cirugía.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 28 de abril de 2019). National Rheumatoid Arthritis Society. 2013. What is the Cause of Rheumatoid Arthritis? Non-Genetic Factors. Disponible online en http://www.nras.org.uk/what-is-the-cause-of-rheumatoid-arthritis-non-genetic-factors. Último acceso el 27 de marzo de 2022.

(Actualizado el 27 de octubre de 2018). Rheumatoid Arthritis Support Network. 2016. Rheumatoid Arthritis Diagnosis. Disponible online en https://www.rheumatoidarthritis.org/ra/diagnosis/. Último acceso el 27 de marzo de 2022.

(Actualizado el 16 de diciembre de 2021). U.S. National Library of Medicine. 2017. Artritis reumatoide. Disponible online en https://medlineplus.gov/spanish/rheumatoidarthritis.html.. Último acceso el 27 de marzo de 2022.