También conocido como
Hg
Nombre sistemático
Mercurio en sangre y en orina
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 03.12.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para detectar una exposición excesiva al mercurio.

¿Cuándo hacer el análisis?

Si existen signos o síntomas de intoxicación por mercurio, para evaluar el grado de una exposición conocida, o para monitorizar la exposición ocupacional al mercurio.

¿Qué muestra se requiere?

La medición se realiza a partir de una muestra de sangre venosa del brazo, una muestra de orina aleatoria o una muestra de orina de 24 horas. También es posible realizar esta determinación en el pelo, las uñas o la leche materna.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial. Sin embargo, es importante prestar atención a las instrucciones proporcionadas por el personal sanitario para evitar la contaminación de la muestra.

¿Qué es lo que se analiza?

El mercurio puede ser tóxico en varias de sus formas, cada una de las cuales se mide en un tipo diferente de muestra:

  • Mercurio metálico o elemental: se encuentra en forma líquida y se utilizaba a menudo en los empastes dentales, en algunos termómetros y en pilas. Se suele determinar en orina.
  • Sales inorgánicas de mercurio: son el resultado de la reacción entre los compuestos inorgánicos que contienen mercurio. Normalmente se encuentra en forma de polvo o cristal y suele utilizarse en preparaciones tópicas, como cremas decolorantes o antisépticas. Esta forma de mercurio se suele determinar también en la orina.
  • Metilmercurio y otros compuestos orgánicos: son producto de la reacción entre el mercurio y compuestos orgánicos. Esta forma la producen las bacterias que se encuentran en el suelo y en el agua, y también en los peces depredadores de gran tamaño y edad, como el tiburón y la caballa. Las personas que consumen estos peces pueden verse expuestas a este tipo de mercurio. Esta forma de mercurio se suele determinar en la sangre.

El mercurio se encuentra de forma natural en pequeñas cantidades en el medio ambiente, procedente de los minerales de las rocas y del suelo, también se libera con el uso de combustibles fósiles y la incineración de basura. Puede ser inhalado a través del aire que respiramos, absorbido a través de la piel e ingerido con la comida. Algunos espejos, medicamentos o productos agrícolas también pueden contener mercurio, al igual que ciertos tipos de fluorescentes, cables e interruptores.

La ínfima cantidad de mercurio a la que está expuesta la mayoría de la población no suele causar problemas de salud. Sin embargo, las personas que están expuestas a concentraciones peligrosas de mercurio o bien a concentraciones más bajas pero durante largos períodos de tiempo pueden presentar signos, síntomas y complicaciones relacionados con el mercurio.

La exposición a cantidades excesivas de mercurio puede resultar tóxica. La cantidad de mercurio absorbida por un individuo y sus efectos sobre la salud dependen de la forma en la que se encuentra el mercurio, su concentración y el tiempo de exposición. De acuerdo con el Agency  for Toxic Substances and Disease Registry (ATSDR), la proporción de mercurio metálico que se logra absorber por el organismo es muy pequeña (menos del 0,01%), incluso en el caso de ser ingerido. Sin embargo, si se inhala en forma de gas, aproximadamente un 80% se absorbe y se dirige al torrente sanguíneo.

Cerca de un 95% de metilmercurio (el tipo de mercurio presente en pescados y mariscos) se absorbe por el tracto gastrointestinal. La principal fuente de exposición al metilmercurio en humanos es la ingesta de pescado y marisco contaminados. Los peces que proceden de aguas contaminadas, aquellos de gran tamaño o que son depredadores pueden contener cantidades significativamente elevadas de metilmercurio. Por este motivo, se recomienda conocer la procedencia del pescado que se consume y limitar la ingesta de peces depredadores.

Una vez absorbido, el mercurio se deposita en diferentes órganos, incluyendo los riñones y el cerebro. El organismo lo elimina lentamente a través de la orina o las heces, pero si se acumula una cantidad excesiva puede lesionar permanentemente los riñones, el sistema nervioso y el cerebro.

Las concentraciones altas de mercurio durante el embarazo pueden pasar hacia el feto, repercutiendo sobre el desarrollo del cerebro, los riñones y los nervios. El mercurio también puede pasar a través de la lactancia materna.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

Esta prueba se solicita para detectar la presencia de cantidades excesivas de mercurio en una muestra de sangre o de orina. El médico la puede solicitar para saber si se ha estado expuesto de forma aguda o crónica a concentraciones elevadas de mercurio. También se puede solicitar para el seguimiento de las personas que están expuestas al mercurio en su lugar de trabajo.

Se pueden recoger distintos tipos de muestra para el análisis:

  • La sangre se analiza principalmente para detectar la presencia de metilmercurio. También se pueden detectar otras formas de mercurio (metálico e inorgánico), pero la cantidad presente disminuye a la mitad cada tres días, a medida que el mercurio se va movilizando hacia otros órganos, como el cerebro y los riñones. Por este motivo, el análisis de sangre debe realizarse pocos días después de una posible exposición.
  • La orina se utiliza para detectar el mercurio metálico y las formas inorgánicas de mercurio, pero no el metilmercurio.
  • El análisis del cabello permite detectar una exposición al metilmercurio ocurrida varios meses atrás. Sin embargo, esta prueba es compleja y generalmente no se utiliza.
  • Aunque no se realiza de forma rutinaria, también se puede detectar mercurio en las uñas, la leche materna, las heces y el aliento.

Existen otras pruebas de laboratorio que pueden utilizarse en la evaluación del estado de los órganos que pueden afectarse en aquellas personas expuestas a cantidades elevadas de mercurio, como puede ser el hemograma o la realización de pruebas bioquímicas.

¿Cuándo se solicita?

El análisis del mercurio se solicita cuando un individuo tiene signos o síntomas sugerentes de exposición excesiva al mercurio. Entre los síntomas agudos se incluyen:

  • Sensación de quemazón en la boca y los pulmones.
  • Tos, dificultad al respirar y sensación de opresión en el pecho.
  • Dificultad para orinar y emisión de menor cantidad de orina.
  • Náuseas, vómitos, diarrea, calambres abdominales.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia).
  • Fiebre, escalofríos.
  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.

Los individuos que han estado expuestos al mercurio de manera crónica pueden tener síntomas inespecíficos, que afectan a los riñones, los pulmones y sistema nervioso. Algunos de los síntomas crónicos incluyen:

  • Problemas relacionados con la audición, el gusto y el olfato.
  • Visión borrosa o visión "en túnel".
  • Hormigueo o temblores en brazos o piernas.
  • Dificultad para caminar.
  • Irritabilidad.
  • Pérdidas de memoria.

La prueba del mercurio también puede realizarse en los individuos que han estado expuestos al mercurio, con el objetivo de conocer la intensidad de la exposición.

Asimismo, se puede solicitar su análisis de forma periódica en las personas que trabajan en industrias que usan mercurio y, puede solicitarse junto con el análisis de plomo y de otros metales pesados, en los individuos que trabajan con materiales peligrosos.

¿Qué significa el resultado?

En condiciones normales, las concentraciones de mercurio en sangre y orina son muy bajas. Un resultado con concentraciones de mercurio bajas indica que el individuo no ha estado expuesto a cantidades excesivas de mercurio, como mínimo, durante la ventana de tiempo que el análisis permite evaluar.
Las concentraciones elevadas de mercurio en sangre o en orina indican que ha existido una exposición excesiva al mercurio. Generalmente se considera que una concentración en sangre superior a 10 μg/L es señal de que la persona ha estado más expuesta de lo habitual, para alguien que no trabaja con el mercurio.

Por el contrario, una muestra de orina de 24 horas proporciona información sobre la exposición media al mercurio metálico o inorgánico durante un período de tiempo. El límite de normalidad en la orina son 10 μg/L en las personas sin exposición laboral al mercurio.
Las concentraciones elevadas de mercurio en una muestra de cabello pueden indicar una exposición excesiva a metilmercurio. Sin embargo, este tipo de muestra raramente se analiza debido a las dificultades asociadas a su estandarización, a la posible contaminación de la muestra y al hecho de que existen distintos factores que pueden afectar a los resultados (tintes, blanqueantes, champú, etc.).

¿Hay algo más que debería saber?

Recientemente se han desarrollado medidas para reducir y controlar la exposición pública al mercurio. La introducción de una normativa estricta y la formulación de recomendaciones han permitido reducir la cantidad de mercurio en el aire, el agua, el suelo, la comida y en el lugar de trabajo.

¿Se recomienda consumir pescado en el embarazo y la  infancia?

La alta concentración de mercurio que contienen ciertos pescados puede afectar al desarrollo del sistema nervioso en los fetos y niños. La Food and Drug Administration (FDA) recomienda que durante el embarazo (o mientras se busca el embarazo), durante la lactancia y en la infancia, se intente no comer tiburón, pez espada, caballa gigante o blanquillo. En esta población se recomienda la ingesta de pescado que generalmente contenga concentraciones bajas de mercurio, como atún en conserva, gambas o salmón.

¿Qué es el timerosal?

El timerosal es un compuesto de mercurio orgánico utilizado en pequeñas concentraciones como conservante en algunas vacunas. Aunque se considera que es seguro, cada vez se usa menos con esta finalidad. El timerosal ya no se utiliza en ninguna vacuna dirigida a la infancia.

¿Pueden contener mercurio los empastes dentales?

Sí. Las amalgamas dentales (material que se usa para tratar las caries) contienen un 50% de mercurio metálico. Algunas personas piensan que la mínima cantidad de vapor de mercurio que se libera durante la masticación puede afectar a su salud, pero diversas organizaciones internacionales han corroborado que las amalgamas dentales son seguras en los adultos y niños mayores de 6 años. Algunos países han restringido su uso como precaución.

¿Qué tipo de pescado contiene altas concentraciones de mercurio?

Los peces depredadores, aquellos que se alimentan de otros peces, contienen altas concentraciones de mercurio. Algunos de estos peces son el tiburón, el pez espada, el blanquillo y la caballa gigante. Entre los peces y los crustáceos con bajas concentraciones de mercurio se incluyen las gambas, el atún de lata, el abadejo, el salmón y el siluro.

¿Qué se puede hacer para reducir la exposición al mercurio?

Además de evitar o reducir el consumo de peces depredadores que contienen grandes cantidades de mercurio, se recomienda no comprar objetos o herramientas que contengan mercurio, como los termómetros, los termostatos o algunas medicinas alternativas que contienen mercurio en su formulación. También es importante desechar en un punto limpio todos los elementos que pueden contener mercurio, como las pilas, fluorescentes, termómetros o ciertos juguetes. 

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 5 de noviembre de 2018) Olson, D. Mercury Toxicity. Medscape Neurology. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/1175560-overview. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

Mercury, Blood. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. Disponible online en https://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/8618. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 3 de marzo de 2021) Health Effects of Exposures to Mercury. US Environmental Protection Agency. Disponible online en https://www.epa.gov/mercury/health-effects-exposures-mercury. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 10 de septiembre de 2018) About Mercury. Agency for Toxic Substances and Disease Registry, Don’t Mess with Mercury. Disponible online en https://www.atsdr.cdc.gov/dontmesswithmercury/about_mercury.html. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 23 de junio de 2019) Heller, J. et. al. Mercury poisoning. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://medlineplus.gov/ency/article/002476.htm. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 31 de diciembre de 2020) Adal, A. and Wiener, S. Heavy Metal Toxicity. Medscape Emergency Medicine. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/814960-overview. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

Brooks, M. AHA Advisory Recommends Fish Twice Weekly for CV Health. Medscape Medical News. 24 de mayo de 2018. Disponible online en https://www.medscape.com/viewarticle/897212. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 1 de julio de 2021) Methylmercury in Fish. MotherToBaby. Disponible online en https://mothertobaby.org/fact-sheets/methylmercury-pregnancy/. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 5 de noviembre de 2018) David Olson. Mercury Toxicity Clinical Presentation. Medscape. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/1175560-clinical. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 1 de junio de 2020) Vaccine Education Center: Vaccines and Thimerosal. Children’s Hospital of Philadelphia. Disponible online en http://www.chop.edu/service/vaccine-education-center/vaccine-safety/vaccine-ingredients/thimerosal.html. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

(Actualizado el 4 de abril de 2018) Centers for Disease Control and Prevention. Emergency Preparedness and Response, Mercury. Disponible online en http://emergency.cdc.gov/agent/mercury/. Último acceso el 30 de noviembre de 2021.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.