También conocido como
Parvovirus
Parvo B19
Nombre sistemático
Parvovirus B19
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
18.04.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para conocer si una persona tiene, o ha tenido recientemente, una infección por Parvovirus B19 cuando existe un riesgo elevado de producirse complicaciones derivadas de esta infección viral; si un feto presenta un riesgo elevado de contraer el parvovirus B19 a través de la madre, cuando ésta está infectada o ha sido expuesta al virus.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando una mujer embarazada presenta una infección por parvovirus B19 o ha sido expuesta al virus; cuando una persona, especialmente las inmunodeprimidas, tiene una anemia persistente o intensa.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación de los anticuerpos contra el parvovirus B19 se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; para la detección del virus, el análisis puede realizarse a partir de una muestra de sangre o, rara vez, de medula ósea. En algunas ocasiones, para el estudio de una infección fetal por parvovirus B19, se puede utilizar una muestra de sangre de cordón umbilical o de líquido amniótico.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

El parvovirus B19 es un virus que causa una enfermedad muy común en niños llamada “quinta enfermedad” o “eritema infeccioso”. Durante una infección, el virus se localiza en las gotitas respiratorias (tos y estornudos), y se transmite fácilmente a otras personas a través del contacto físico cercano. El parvovirus también puede transmitirse de una mujer embarazada al feto, así como también a través del contacto directo con sangre u otros fluidos biológicos de una persona infectada.

Alrededor del 50% de los adultos y del 85% de las personas ancianas han padecido una infección por parvovirus B19, mayoritariamente durante la infancia o la edad adulta temprana. La infección generalmente tiene un período de incubación que oscila de varios días a dos o tres semanas, siendo activo sólo durante un corto período de tiempo, y a continuación empieza a solucionarse.

En la mayoría de los casos, la infección por parvovirus B19 no se puede distinguir de otras enfermedades leves que se presentan y desaparecen en un corto período de tiempo. Muchas de las personas infectadas no experimentan ningún síntoma, o tan sólo muestran algunos síntomas leves similares a los de la gripe, como cansancio, fiebre leve, dolor de cabeza, o molestias de estómago; otras personas puede que no sepan que han tenido una infección por parvovirus B19. En cualquier caso, una vez la infección inicial se resuelve, la persona se vuelve inmune y no volverá a contraer la infección de nuevo.

Algunos niños infectados desarrollan una característica erupción de color rojo brillante en ambas mejillas que parece una “bofetada”, y una erupción difuminada en torso y extremidades. Las erupciones pueden aparecer y desaparecer durante varias semanas, reapareciendo y/o intensificándose con cambios del entorno, como temperatura y exposición a la luz solar, y con el estrés. En el momento en qué la erupción aparece el niño ya no se considera contagioso. El parvovirus, a menudo se conoce como “quinta enfermedad” puesto que es la quinta de las seis enfermedades infantiles más comunes que puede causar erupciones.

Con menos frecuencia, algunos adultos pueden infectarse y desarrollar el “síndrome en guante y calcetín”, que cursa con inflamación dolorosa de las articulaciones y enrojecimiento de las manos y pies, que generalmente finaliza bruscamente en muñecas y tobillos. Esta condición normalmente se resuelve en unas pocas semanas. También pueden aparecer síntomas característicos de la artritis, tanto en niños como en adultos pero, al igual que el “síndrome de guante y calcetín”, normalmente desaparecen después de la infección. Sin embargo, algunos casos graves se han asociado a artritis crónica e incluso al desarrollo de artritis reumatoide.

El parvovirus B19 puede causar importantes problemas de salud en tres tipos de individuos:

  • Personas con anemia por déficit de hierro u otra condición que afecte o disminuya la vida de los glóbulos rojos (hematíes) – como la anemia de células falciformes o talasemia –pueden desarrollar una anemia aguda grave durante una infección por parvovirus B19. El parvovirus B19 actúa sobre las células de la médula ósea que se convertirán en hematíes y altera la producción de nuevos hematíes; este proceso puede afectar gravemente aquellas personas con trastornos sanguíneos subyacentes.
  • Mujeres infectadas durante el embarazo, pueden transmitir la infección al feto en desarrollo. Aunque la mayoría de los fetos no presentarán ninguna alteración, un pequeño porcentaje desarrollará una anemia grave, y algunos pueden llegar a presentar inflamación e infección del músculo cardíaco (miocarditis). Estas situaciones pueden causar aborto espontáneo, insuficiencia cardiaca congestiva en el feto, hydrops fetalis (asociada con la acumulación de líquido) y algunas veces muerte fetal. El mayor riesgo de complicaciones fetales se produce durante el segundo trimestre de embarazo.
  • En personas con el sistema inmunológico deprimido, la infección por parvorirus B19 puede causar una anemia crónica que puede ser difícil de resolver. Esto incluye personas con HIV/SIDA, personas sometidas a transplantes de órganos o de médula ósea, y personas con cáncer sometidas a tratamiento de quimioterapia.

La prueba del Parvovirus B19 generalmente no se utiliza para el cribado de la población general y no se considera necesaria en la mayoría de los casos de infección, puesto que los síntomas son leves y de duración limitada. Generalmente, sólo se solicita para conocer si una persona está infectada por parvovirus o lo ha estado recientemente si existe un riesgo de complicaciones asociadas. Algunas veces también puede solicitarse para determinar si una persona ha estado expuesta previamente al parvovirus. El análisis puede implicar tanto la medida de los anticuerpos contra el parvovirus - proteínas inmunitarias producidas como respuesta a la exposición al parvovirus B19 – como la detección de material genético del propio virus (su ADN) durante una infección activa.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
La muestra necesaria depende de si el análisis se realiza para determinar la presencia de anticuerpos o el propio virus, así como del estado de salud de la persona. Para la detección de anticuerpos se requiere una muestra de sangre, extraída por punción de una vena del antebrazo. La detección del virus puede realizarse en una muestra de sangre o menos frecuentemente en una muestra de médula ósea obtenida por aspiración o biopsia. En el caso de una mujer embarazada en riesgo de transmitir la infección al feto, debe recogerse una muestra de sangre de cordón umbilical o de líquido amniótico para su análisis. Para la obtención de sangre de cordón umbilical se utilizan imágenes de ultrasonido que ayudan a localizar el punto de punción; el líquido amniótico se obtiene por amniocentesis.

¿Se requiere alguna preparación previa, para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La prueba del Parvovirus B19 generalmente no se realiza en aquellas personas que presentan infecciones leves y sin complicaciones. Normalmente se utiliza para detectar una infección activa o para determinar la inmunidad en aquellas personas con un mayor riesgo de presentar complicaciones, como aquellas con anemia de células falciformes. Existen diferentes métodos para detectar la infección por parvovirus B19:

    Detección de anticuerpos
    Como respuesta a una infección por parvovirus B19, se pueden producir dos tipos de anticuerpos: IgM e IgG. Los anticuerpos IgM son los que el organismo produce primero en respuesta a la infección por parvovirus. Se detectan en la mayor parte de las personas una o dos semanas después de la exposición. La producción de anticuerpos IgM aumenta durante un corto período de tiempo y después va disminuyendo. Finalmente, la concentración de anticuerpos IgM contra el parvovirus disminuye por debajo de valores detectables. Los anticuerpos IgG se producen varias semanas después de la infección inicial por parvovirus para proporcionar protección a largo plazo. Los anticuerpos IgG aumentan durante la infección activa, y posteriormente se estabilizan a medida que la infección del parvovirus B19 se resuelve. Una vez se ha estado expuesto al parvovirus B19 siempre queda cierto título de anticuerpos IgG detectables en sangre para el resto de la vida.

    La detección de anticuerpos contra el parvovirus B19 puede también realizarse para determinar la inmunidad al parvovirus en mujeres embarazadas que han estado expuestas a alguna persona con la infección por parvovirus B19, o que tienen síntomassugestivos de infección por parvovirus. También puede solicitarse en personas que tienen anemia aguda o crónica o dolor articular persistente que puede ser debido a una infección por parvovirus B19. Comparando la ausencia o presencia de anticuerpos IgG e IgM en una misma muestra, el médico puede distinguir entre una infección actual, reciente o pasada. La detección de anticuerpos generalmente no se realiza en niños que presentan las erupciones típicas de la quinta enfermedad, puesto que la infección por parvovirus B19 es muy generalizada y causa pocos problemas a aquellas personas con sistemas inmunes saludables, por lo que el cribado en la población general, rara vez se realiza.

    Detección del virus
    La detección del virus implica la detección de material genético (ADN del parvovirus B19 en muestras de sangre o, menos frecuentemente, en una muestra de médula ósea, de sangre de cordón umbilical, o de líquido amniótico. La detección de material genético del parvovirus B19 se realiza principalmente para detectar una infección activa por parvovirus en personas con el sistema inmune comprometido que presentan anemia aguda o persistente. Estas personas generalmente no producirán una cantidad suficiente de anticuerpos para detectar o solucionar la infección. Esta prueba también puede realizarse para detectar la presencia del virus en recién nacidos cuyas madres han estado infectadas o expuestas al virus durante el embarazo.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La prueba del Parvovirus B19 generalmente no se solicita cuando un niño presenta las características erupciones de la quinta enfermedad. La peculiaridad de las erupciones es suficiente para que el doctor pueda diagnosticar la infección. En general, aquellas personas que padecen o han padecido la infección por parvovirus B19 no requieren pruebas de laboratorio, puesto que la enfermedad normalmente no dura más de 5 a 7 días, y los síntomas generalmente son leves.

    Las pruebas de detección de anticuerpos IgG e IgM frente al parvovirus pueden solicitarse cuando una mujer embarazada presenta síntomas similares a los de la gripe y/o ha estado en contacto con alguna persona infectada por parvovirus, con el objetivo de determinar si la mujer presenta una infección activa, una infección reciente, o había estado expuesta en un pasado. Las pruebas de detección de ADN pueden realizarse, en algunos casos, en muestras fetales. Las pruebas de detección de anticuerpos y/o las pruebas de ADN pueden solicitarse cuando una persona tiene una anemia aguda o persistente, o sufre dolor en las articulaciones que hagan que el médico sospeche que puede ser debido a una infección por parvovirus B19. Las pruebas de detección del ADN del parvovirus B19 generalmente se solicitan cuando la persona afectada tiene el sistema inmunológico deprimido.

    A pesar de haber sido negativas, las pruebas de parvovirus B19 pueden repetirse si el médico continúa sospechando de una infección por parvovirus, así como en aquellos casos en los que se quiera evaluar los cambios en las concentraciones de los anticuerpos a lo largo del tiempo.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Detección de anticuerpos
    Si tanto los anticuerpos IgG como IgM contra el parvovirus B19 están presentes, es probable que sea la primera vez que se haya estado expuesto (recientemente) al virus o bien que una infección previa se haya reactivado. Esto puede confirmarse determinando los anticuerpos IgG dos o tres semanas más tarde. No es tan importante unos niveles elevados de anticuerpos IgG como unos niveles de IgG que van aumentando de forma progresiva. Si entre la primera y la segunda determinación existe un aumento de 4 veces, el individuo tiene una infección activa por parvovirus B19 (primaria o reactivada).

    Si sólo se encuentran los anticuerpos IgM, puede que el individuo se haya infectado recientemente, entre los 2 y los 4 meses anteriores. Si sólo se encuentran los anticuerpos IgG, el paciente tuvo una infección por parvovirus en el pasado y presenta protección frente al virus.

    Si ambos anticuerpos son negativos, el individuo no presenta infección por parvovirus, y no está inmunizado. Si una mujer embarazada no está inmunizada y ha estado en contacto con alguna persona con la enfermedad, deberá someterse a controles periódicos por parte del médico.

    Si una persona presenta síntomas de la enfermedad pero tiene anticuerpos IgG y/o IgM muy bajos o indetectables, puede ser que presente alguna otra enfermedad diferente a la del parvovirus B19 o que el sistema inmunitario del individuo no responda de forma normal, por ejemplo, no produciendo una cantidad adecuada de anticuerpos a pesar de que el virus esté presente. Esto puede suceder en el caso de las personas inmunodeprimidas, y en estos casos es necesario realizar la prueba de detección de ADN.

    Detección del virus
    Si la prueba de detección de ADN del parvovirus B19 es positiva, en ese momento la persona presenta una infección por parvovirus B19. Un resultado negativo no excluye la infección. El virus puede estar presente, pero no en una cantidad suficiente en la muestra para ser detectado. La infección fetal por parvovirus B19 generalmente se detecta a través de la prueba del ADN en muestras maternas así como en muestras del recién nacido. La prueba de PCR se utiliza para detectar ADN vírico y constituye el método óptimo para confirmar una infección crónica en pacientes inmunodeprimidos, puesto que las concentraciones de anticuerpos son variables.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    En ocasiones, junto con las pruebas del parvovirus B19 puede realizarse un recuento de reticulocitos, con el fin de evaluar la producción de hematíes. Esta prueba mide la cantidad de nuevos hematíes inmaduros en la sangre, llamados reticulocitos, que todavía contienen material genético. Puesto que el parvovirus B19 altera la producción de hematíes, durante una infección activa, el número de reticulocitos disminuirá.

    Las infecciones por parvovirus B19 generalmente son autolimitadas (de duración limitada) en personas que no presentan ninguna otra enfermedad. Puede instaurarse tratamiento para aliviar los síntomas y, cuando sea necesario, corregir la anemia.

    Una mujer embarazada que transmita la infección por parvovirus B19 al feto será monitorizada de cerca, durante semanas, con ecografías periódicas. En la mayoría de los casos, el feto será sano. Si el feto desarrolla un hydrops fetalis o una anemia grave, puede ser necesaria la realización de una transfusión sanguínea al feto. No se conoce que la infección por parvovirus B19 llegue a causar defectos en el nacimiento.

  • ¿Es el mismo parvovirus el que afecta a perros y gatos? ¿Se puede contraer la infección a partir de una mascota?

    No. Los parvovirus que infectan a humanos y animales son diferentes. No se puede contraer la infección por parvovirus a través de las mascotas, ni ellas tampoco pueden infectarse a través de los humanos.

  • ¿Existe alguna forma de prevenir una infección por parvovirus B19?

    No existe ninguna vacuna disponible frente al parvovirus. El virus se transmite a través de contacto directo, y las personas pueden ser infectivas incluso cuando no presentan síntomas. Sin embargo, una higiene cuidadosa, como lavarse las manos a conciencia, y cubrirse la boca y la nariz al toser o estornudar, pueden ayudar a prevenir la transmisión del virus. La mayoría de las personas se infecta cuando son niños.

  • ¿Pueden realizarse las pruebas en la consulta del médico?

    No, para la realización de las pruebas del parvovirus B19 se requieren unos equipos especializados. La muestra generalmente se envía a un laboratorio de referencia.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

De Jong E.P et. al. (May 2006). Parvovirus B19 infection in pregnancy. PubMed. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/16488187.

Sampedro Martinez A. et. al. (Dec. 2011). Diagnosis of congenital infection. PubMed. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/22305665.

Moore, TL. (July 2000). Parvovirus-associated arthritis. PubMed. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/10910181.

Cennimo, D. J. Parvovirus B19 Infection. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/961063-overview.

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 708-709.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (© 2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry: AACC Press, Washington, DC. Pp 1232.

Mayo Clinic Staff (2008 January 12). Parvovirus infection. http://www.mayoclinic.com/print/parvovirus-infection/DS00437/DSECTION=all&METHOD=print.

Kwon, K. (Updated 2009 March 19). Pediatrics, Fifth Disease or Erythema Infectiosum. http://emedicine.medscape.com/article/801732-overview.

O’Reilly, D. (2007 September 28, Updated). Fifth Disease. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000977.htm.

(2007 April). Fifth Disease in Pregnancy. March of Dimes. http://www.marchofdimes.com.

Cunningham, D. (Updated 2006 November 9). Parvovirus B19 Infection. Emedicine. http://emedicine.medscape.com/article/961063-overview.

Erythema Infectiosum (Fifth Disease; Parvovirus B19 Infection). Merck Manual for Healthcare Professionals.
http://www.merckmanuals.com/home/childrens_health_issues/viral_infections_in_infants_and_children/erythema_infectiosum.html.

Servey, J. et. al. (2007 February 1). Clinical Presentations of Parvovirus B19 Infection. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/20070201/373.html.

Hillyard, D. and Litwin, C. (Reviewed 2008 July). Parvovirus B 19 – Parvo. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/ParvovirusB19.html.

Klein, J. (Reviewed November 2007). Kids Health for Parents: Fifth Disease. http://kidshealth.org/parent/infections/bacterial_viral/fifth.html#.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico