También conocido como
Marcadores de resorción ósea
Marcadores de formación ósea
Telopéptido N
NTx
Telopéptido C
CTx
Deoxipiridinolina
DPD
Piridinio
Fosfatasa ácida tartrato-resistente
TRAP
Fosfatasa alcalina ósea
Osteocalcina
P1NP
Propéptido N-terminal del procolágeno de tipo 1
Nombre sistemático
Marcadores de remodelado óseo
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
19.04.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para evaluar y monitorizar la tasa de formación y de resorción ósea; para monitorizar algunas enfermedades del metabolismo óseo como osteoporosis; para detectar una enfermedad de Paget.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando en una densitometría se observa una disminución de la densidad ósea; en casos de pérdida de masa ósea, antes de iniciar un tratamiento  y periódicamente durante el mismo, con la finalidad de evaluar su eficacia y para determinar si la destrucción ósea disminuye o si la tasa de formación ósea aumenta.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; a veces a partir de una muestra de orina.

 

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, aunque es posible que se indique de mantener un ayuno de varias horas; las muestras suelen obtenerse por la mañana.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

El esqueleto humano está constituido por el tejido óseo, que es un tejido conectivo rígido y duro. Se trata de un tejido vivo cuyos componentes van renovándose a una tasa de aproximadamente un 10% por año. Los marcadores óseos son un conjunto de pruebas que pueden realizarse en sangre y en orina y que permiten detectar productos procedentes del remodelado óseo, para así determinar si las tasas de resorción y de formación de hueso están alteradas, sugiriendo algún tipo de trastorno óseo. Los marcadores pueden ser útiles para conocer si una persona presenta un riesgo aumentado de tener fracturas y para  
monitorizar el tratamiento en personas medicadas debido a trastornos esqueléticos, entre los cuales se encuentra la osteoporosis.

El hueso está constituido mayoritariamente por colágeno de tipo I, proteína que proporciona consistencia al hueso y le permite cumplir con su función de soporte del esqueleto, y por fosfato cálcico, complejo mineral que ayuda a endurecer las estructuras óseas del esqueleto. Esta combinación de colágeno y de calcio proporciona una consistencia dura al hueso a la vez que asegura cierta flexibilidad, garantizando así sus funciones de soporte del propio peso del organismo y de resistencia a  fuerzas diversas ejercidas sobre él. Más del 99% del calcio del organismo se encuentra en los huesos y en los dientes; la mayor parte del 1% restante se encuentra en la sangre.

El hueso se va renovando durante toda la vida. Existen dos tipos de células principales en el hueso: osteoblastos y osteoclastos. En el proceso de resorción, unas células conocidas como osteoclastos disuelven pequeñas cantidades de hueso a la vez que ciertos enzimas disuelven la estructura proteica del hueso. Se inicia entonces la formación de hueso nuevo por parte de los osteoblastos.

Los osteoblastos secretan diversos compuestos que permiten la formación de la estructura o matriz proteica del hueso, que posteriormente se mineraliza con calcio y fosfato para originar hueso nuevo. Todo este proceso de remodelación tiene lugar a escala microscópica por todo el organismo y garantiza que los huesos sean robustos.

Durante la infancia y la adolescencia, el proceso de formación supera al proceso de resorción. En consecuencia, el hueso se alarga, gana en peso y en densidad. La formación de hueso tiene lugar más rápidamente que la resorción ósea hasta que se alcanza un máximo de masa ósea (máxima densidad y dureza ósea), entre los 25 y los 30 años de edad. Posteriormente, el proceso de resorción acontece un poco más rápido que el de formación, siendo el resultado neto el de cierta pérdida ósea. La edad a la que se empieza a manifestar los signos y síntomas de pérdida de masa ósea depende de la cantidad de hueso que se formó durante la adolescencia y de la tasa de resorción ósea. Normalmente, las mujeres presentan estos signos y síntomas antes que los varones, debido a que no producen tanta cantidad de hueso como los varones y porque con la menopausia, se produce una aceleración de la tasa de pérdida ósea.

Las enfermedades y trastornos que pueden alterar el equilibrio entre resorción y formación ósea son variados, y los marcadores óseos pueden resultar útiles para detectar este desequilibrio y la pérdida de masa ósea. Normalmente, los marcadores óseos se han estudiado en la evaluación y monitorización de la osteoporosis, ya sea primaria y relacionada con la edad o secundaria debida a enfermedades o trastornos subyacentes. Puede observarse pérdida de masa ósea en artritis reumatoide, hiperparatiroidismo, enfermedad de Cushing, enfermedad renal crónica, mieloma múltiple o en casos de tratamiento prolongado con antiepilépticos, glucocorticoides o litio.

A continuación se listan algunos de los marcadores de resorción y formación ósea que pueden medirse en sangre y/o en orina. Los esfuerzos de investigación se centran en identificar nuevos biomarcadores que permitan predecir la pérdida anormal de masa ósea en distintas enfermedades. Se debe ser cauto con la interpretación de los resultados de las medidas de la mayor parte de estos marcadores, ya que pueden verse afectados por la dieta, el ejercicio y el momento en el que se ha obtenido la muestra.

La International Osteoporosis Foundation (IOF) y la International Federation for Clinical Chemistry (IFCC) recomiendan, para la evaluación de la resorción y formación óseas, dos pruebas en sangre:

  • Telopéptido-C (telopéptido C-terminal del colágeno de tipo 1 (CTx), como marcador de resorción ósea
  • P1NP (propéptido N-terminal del procolágeno de tipo 1, como marcador de formación ósea

Otros marcadores óseos que pueden solicitarse incluyen:

  • Telopéptido-N (telopéptido N-terminal del colágeno de tipo 1 (NTx)
  • Deoxipiridinolina (DPD)
  • Compuestos reticulados (crosslinks) de piridinio
  • Fosfatasa ácida tartrato-resistente, fragmento 5b
  • Fosfatasa alcalina específica de hueso
  • Osteocalcina (proteína gla del hueso)

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. A veces se obtiene una muestra de orina aleatoria u orina de 24 horas.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial, aunque es posible que se indique de mantener un ayuno de varias horas. La concentración de muchos marcadores óseos varía a lo largo del día (variación diurna). Se deben seguir estrictamente las instrucciones proporcionadas por el laboratorio, por ejemplo, recoger orina de la segunda micción de la mañana.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    Para conocer si existe un desequilibrio entre las tasas de formación y de resorción ósea, se pueden solicitar uno o varios marcadores óseos y a menudo, junto con una densitometría ósea (BMD, DEXA). Estas pruebas son útiles para detectar algunas enfermedades óseas. Normalmente se emplean para monitorizar la respuesta a un tratamiento antiresortivo, principalmente en la osteoporosis, para cerciorarse de que la dosis de fármaco prescrita es la correcta y es eficaz.

    La respuesta al tipo de tratamiento administrado se puede detectar mucho antes con estas pruebas que con las radiografías (de tres a seis meses con las primeras y entre uno y dos años con las segundas). Esto permite reajustar más precozmente la dosis en caso de que la persona no responda al tratamiento.

    En la evaluación de la formación y resorción ósea, la International Osteoporosis Foundation (IOF) y la International Federation for Clinical Chemistry (IFCC) recomiendan la realización de dos pruebas en sangre:

    • Telopéptido-C (telopéptido C-terminal del colágeno de tipo 1 (CTx) - marcador de resorción ósea. Es un fragmento peptídico del extremo carboxiterminal de la matriz proteica; útil para monitorizar tratamientos antiresortivos, como bifosfonatos y tratamiento hormonal sustitutivo, en mujeres postmenopáusicas y en personas con poca masa ósea (osteopenia)
    • P1NP (propéptido N-terminal del procolágeno de tipo 1) – marcador de formación ósea. Está producido por los osteoblastos y refleja la tasa de formación de colágeno y de hueso. Puede solicitarse junto con marcadores de resorción ósea como el telopéptido-C o el telopéptido-N. Es el marcador de formación ósea más sensible y por ello el más útil en la monitorización de tratamientos antiresortivos y favorecedores de formación ósea. Se recomienda realizar una medida de este marcador antes de iniciar el tratamiento de la osteoporosis y posteriormente, a los 3-6 meses

    Otros marcadores en sangre u orina menos usados de resorción ósea incluyen:

    • Telopéptido-N (telopéptido N-terminal del colágeno de tipo 1 (NTx) – fragmento peptídico amino terminal de la matriz proteica, útil para monitorizar el tratamiento
    • Deoxipiridinolina (DPD) – producto de degradación del colágeno, con estructura de anillo
    • Compuestos reticulados (crosslinks) de piridinio – grupo de productos de degradación del colágeno entre los que se incluye la DPD; útil en la monitorización de la respuesta al tratamiento; no es tan específico como los telopéptidos
    • Fosfatasa ácida tartrato-resistente – fosfatasa ácida producida por los osteoclastos o células que disuelven pequeñas cantidades de hueso durante el proceso de resorción

    Otros marcadores de formación ósea que pueden medirse en sangre incluyen:

    • Fosfatasa alcalina específica de hueso – uno de los isoenzimas de fosfatasa alcalina asociado a la función de osteoblastos, que son las células formadoras de hueso. Se piensa que puede jugar un papel en la remineralización del hueso; se recomienda realizar la prueba antes de iniciar el tratamiento y posteriormente entre tres y seis meses nuevamente; los resultados pueden verse afectados por los niveles de fosfatasa alcalina hepática.
    • Osteocalcina (proteína gla del hueso) – proteína producida por los osteoclastos que forma parte de la porción del hueso que no contiene colágeno; parte de esta proteína se encuentra circulando en sangre; los niveles de osteocalcina en sangre reflejan la tasa de formación ósea y por ello es un indicador útil de la función de los osteoblastos. Los resultados de esta prueba se pueden ver afectados por la toma de warfarina.
  • ¿Cuándo se solicita?

    Los marcadores óseos se solicitan junto con otras pruebas como calciovitamina D y PTH (parathormona) cuando se sospecha pérdida de masa ósea, se detecta una desmineralización del hueso en una densitometría o cuando se producen fracturas sin explicación.

    Cuando se administra un tratamiento antiresortivo o favorecedor de formación ósea, se pueden solicitar uno o varios marcadores óseos, antes de iniciar el tratamiento y nuevamente entre 3 y 6 meses después para monitorizar así su eficacia.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Niveles elevados de uno o varios marcadores óseos en sangre o en orina son sugestivos de trastornos en la resorción o en la formación óseas, aunque no indican la causa de dicho trastorno. Pueden observarse elevaciones de los niveles de marcadores óseos en:

    Niveles normales o bajos indican que seguramente el equilibrio entre resorción y formación ósea no está muy alterado.

    Cuando los marcadores óseos se emplean para monitorizar un tratamiento antiresortivo, la disminución de los niveles de los marcadores de resorción refleja una respuesta al tratamiento.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Se deben seguir estrictamente las instrucciones proporcionadas en relación a la obtención de la muestra y los resultados deben interpretarse por un especialista. Los niveles de marcadores varían a lo largo del día e incluso de un día a otro. Normalmente, para la mayor parte de estos marcadores, los niveles más elevados se alcanzan por la mañana, y en algunos casos pueden afectarse por las comidas (fosfatasa alcalina).

    La mayoría de personas con pérdida de masa ósea desconoce que la padece ya que no suele ocasionar signos ni síntomas hasta que se produce una fractura ósea inesperada.

    Como el cáncer de mama y el cáncer de próstata se asocian a una elevada incidencia de metástasis óseas, algunos médicos piensan que los marcadores óseos podrían predecir si existe un mayor riesgo de metástasis óseas o no, y actuar en consecuencia.

    Por otra parte, existen limitaciones respecto al uso clínico de estos marcadores óseos y se sigue investigando para mejorar su aplicación clínica. La principal utilidad es la de medir la eficacia de diversos tratamientos utilizados en casos de enfermedades óseas metabólicas, ajustando así adecuadamente la dosis de fármaco para obtener el máximo beneficio.

  • ¿Deberían medirse los marcadores óseos a toda la población?

    La medida de los marcadores óseos solo está indicada en personas con riesgo de pérdida de masa ósea. No son pruebas que se realicen con finalidades de cribado en la población general.

  • ¿Cuántos marcadores óseos se deben medir?

    Lo más normal es que nunca se soliciten todos los marcadores óseos comentados en este artículo. Habitualmente se solicitan uno o dos marcadores de formación ósea y un o dos indicadores de resorción. La elección del marcador adecuado depende de varios factores entre los que se incluyen la historia personal, los signos y síntomas, y la exploración física. Por otra parte, el marcador elegido y solicitado antes de iniciar el tratamiento será el que se seguirá solicitando para monitorizar el tratamiento, para poder así comparar los resultados.

  • ¿Pueden realizarse las determinaciones en la misma consulta médica?

    No, ya que se necesita una instrumentación especializada y una interpretación de los resultados por parte de un especialista.

  • ¿Puede uno hacer algo para hacer aumentar o disminuir los resultados de los marcadores óseos?

    Lo más sensato es acostumbrarse a seguir desde joven un estilo de vida saludable que contribuya a mantener una buena salud ósea. El médico es quien mejor le informará al respecto.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Talwar, S. and Aloia, J. Bone Markers in Osteoporosis. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/128567-overview

Staros, E. N-Terminal Telopeptide. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/2093977-overview#showall

Medscape Editorial Staff. C-Terminal Telopeptide. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/2093999-overview#showall

Jacobs-Kosmin, D. and Shanmugam, S. Osteoporosis. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/330598-overview

Meikle, A. W. Osteoporosis. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/Osteoporosis.html#tabs=0

Singer, F. and Eyre, D. Using biochemical markers of bone turnover in clinical practice. [On-line information]. Cleveland Clinic Journal of Medicine 2008; October vol. 75 (10): 739-750. http://www.ccjm.org/content/75/10/739.full

NOF's Newly Revised 2013 Clinician's Guide to Prevention and Treatment of Osteoporosis. National Osteoporosis Foundation. http://nof.org/hcp/practice/practice-and-clinical-guidelines/clinicians-guide

Clarke, W., Editor (© 2011). Contemporary Practice in Clinical Chemistry 2nd Edition: AACC Press, Washington, DC. Pp 522-523.
McPherson, R. and Pincus, M. (© 2011). Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods 22nd Edition: Elsevier Saunders, Philadelphia, PA. Pp 205-206.

Srivastava A, et.al. Clinical Use of Serum and Urine Bone Markers in the Management of Osteoporosis. Medscape news, Curr Med Res Opin. 2005;21(7):1015-1026. http://medscape.com/viewarticle/508542_1

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. 4th edition, St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 1932-1943.

Vasikarin S, et. al. International Osteoporosis Foundation and International Federation of Clinical Chemistry and Laboratory Medicine Position on bone marker standards in osteoporosis. Clin Chem Lab Med 2011;49(8):1271–1274.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico