También conocido como
mieloma de células plasmáticas, discrasia de células plasmáticas, plasmocitoma, plasmocitoma óseo, neoplasia de células plasmáticas, plasmocitoma extraóseo
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 03.04.2022.

¿Qué es el mieloma múltiple?

El mieloma múltiple es un cáncer de células plasmáticas. Las células plasmáticas se desarrollan a partir de un tipo de glóbulos blancos llamados linfocitos B y son una parte importante del sistema inmunitario. Su función principal es producir anticuerpos, proteínas de inmunoglobulina dirigidas que ayudan a proteger el cuerpo contra las infecciones. Normalmente, las células plasmáticas se producen según sea necesario. Cuando el sistema inmunitario se expone a bacterias y virus (patógenos) que causan enfermedades, algunas células B se convierten en células plasmáticas y comienzan a producir anticuerpos. Las células plasmáticas se pueden ver ,por lo general en cantidades bajas, en la médula ósea, los tejidos linfoides (como los ganglios linfáticos) y las vías respiratorias.

Sin embargo, a veces una célula plasmática puede volverse maligna. Comienza a dividirse sin control, generando numerosas copias de sí mismo (clones) que forman tumores en la médula ósea y desplazan a otros tipos de células normales. Con el tiempo, estos tumores interfieren con la producción normal de células y erosionan el hueso circundante, produciendo puntos blandos y agujeros (lesiones líticas). Dependiendo de la cantidad de tumores, esta enfermedad tiene diferentes nombres:

  • Plasmocitoma: un tumor de células plasmáticas individuales que se forma en el hueso o en otra parte del cuerpo.
  • Mieloma múltiple: se forma más de un tumor de células plasmáticas en el hueso.

Dado que las células malignas son clones derivados de una sola célula plasmática, todas producen anticuerpos idénticos llamados inmunoglobulinas monoclonales anormales (proteína M), que están presentes en la sangre y a veces, en la orina.

Normalmente, el cuerpo produce cinco tipos diferentes de inmunoglobulinas: IgG, IgM, IgA, IgE e IgD. Cada uno tiene funciones del sistema inmunológico ligeramente diferentes. Cada tipo de inmunoglobulina se compone de cuatro cadenas de proteínas: dos cadenas de proteínas pesadas (largas) idénticas y dos cadenas de proteínas ligeras (más cortas) idénticas.

  • Las cadenas pesadas pueden ser uno de los cinco tipos diferentes que se corresponden con el tipo de inmunoglobulina producida: gamma (IgG), mu (IgM), alfa (IgA), épsilon (IgE) y delta (IgD).
  • Las cadenas ligeras pueden ser uno de los dos tipos diferentes llamados kappa y lambda.

Dentro de una célula plasmática, dos cadenas pesadas de un tipo y dos cadenas ligeras de otro se unen para formar una molécula de inmunoglobulina intacta. Cada célula plasmática particular producirá sólo un tipo de inmunoglobulina.

En las personas con mieloma múltiple, las células plasmáticas malignas producen solo un tipo de inmunoglobulina intacta (completa) en grandes cantidades y/o producen un exceso de solo una de las cadenas ligeras o, en raras ocasiones, sólo cadenas pesadas. Estas inmunoglobulinas idénticas o cadenas ligeras también se conocen como proteínas monoclonales o proteínas M. Aunque el tipo de proteína M producida por las células malignas puede variar de una persona a otra, dentro de una persona en particular siempre es la misma, ya que es producida por células plasmáticas idénticas o clonales.

El tipo de mieloma que tiene una persona a menudo se denomina por el tipo de proteína M producida, ya sea una inmunoglobulina intacta o una cadena ligera.

  • Inmunoglobulina intacta: es más probable que las personas tengan un mieloma IgG e IgA; los tipos IgG constituyen aproximadamente el 60% de los mielomas y los tipos IgA constituyen aproximadamente el 20%. Rara vez se informan casos del tipo IgE e IgD. Algunas personas que producen IgM monoclonal pueden tener una afección relacionada pero diferente llamada macroglobulinemia de Waldenström. (Para obtener más información sobre este tema, consulte el siguiente enlace).
  • Cadena ligera: los pacientes con mieloma que producen solo una cantidad anormal de cadenas ligeras son una minoría. Comprenden alrededor del 20% de los casos. Las proteínas M que producen se denominan proteínas de cadenas ligeras libres (Bence Jones). Las cadenas ligeras libres sobrantes se liberan en el torrente sanguíneo y, dado que son moléculas relativamente pequeñas, los riñones las filtran y las liberan en la orina. Las cadenas ligeras libres se encuentran típicamente en pequeñas cantidades en la sangre y en grandes cantidades en la orina.

Riesgos

El mieloma múltiple es relativamente poco común y comprende alrededor del 1% de los cánceres. La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que cada año se diagnostican alrededor de 30.000 casos nuevos de mieloma múltiple en los Estados Unidos y que fallecen 12.500 por esta enfermedad. Según la Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (SEHH) se estima que en España la incidencia de nuevos casos de mieloma múltiple se sitúa entre los 2.000 y los 3.000 casos anuales, situándose la prevalencia de la enfermedad entre los 20.000-25.000 casos activos en tratamiento.

La causa del mieloma múltiple es desconocida. El riesgo de desarrollarlo aumenta con la edad, y la mayoría de los casos se diagnostican en personas mayores de 65 años. Aunque hay algunas familias que tienen una mayor incidencia de mieloma múltiple, la mayoría de las personas no tendrán parientes afectados. Se piensa que la enfermedad puede estar asociada con una disminución en la función del sistema inmunológico, exposición profesional a toxinas y/o solventes, factores genéticos, ciertos virus y exposición a la radiación.

Gammapatía monoclonal de significado incierto (GMSI)

A veces, las personas producirán pequeñas cantidades de copias idénticas de la misma inmunoglobulina (también conocida como gammapatía monoclonal), pero no presentarán ninguno de los signos, síntomas o complicaciones del mieloma múltiple. Esta condición se conoce como gammapatía monoclonal de significado incierto o GMSI. A menudo, esta enfermedad solo se descubre cuando las pruebas de rutina revelan cantidades anormales de proteína en la sangre. Cada año, alrededor del 1% de estas personas progresan a mieloma múltiple o alguna otra enfermedad relacionada, como el linfoma. Generalmente, estas personas no requieren ningún tratamiento, pero son monitorizadas muy estrechamente. Algunas de las pruebas que se usan para diagnosticar y/o seguir el mieloma múltiple se usan para monitorizar a las personas con GMSI.

Acerca del mieloma múltiple

Signos y síntomas

Muchas personas con mieloma múltiple no muestran síntomas durante muchos años (el llamado mieloma asintomático). Eventualmente, la mayoría desarrolla algunos signos y síntomas de la enfermedad. Estos pueden incluir:

  • Huesos debilitados y dolor óseo; a medida que los huesos se debilitan, pueden desarrollarse fracturas.
  • El síndrome del túnel carpiano es una complicación común.
  • Destrucción del hueso que con frecuencia aumenta la concentración de calcio en la sangre, lo que provoca síntomas de hipercalcemia como pérdida de apetito, náuseas, sed, fatiga, estreñimiento y confusión.
  • El aumento de las células plasmáticas anormales acaba disminuyendo la cantidad de glóbulos rojos, glóbulos blancos y plaquetas normales. Esto a menudo resulta en anemia, infecciones frecuentes, sangrados y hematomas excesivos.
  • Se puede desarrollar enfermedad renal. La proteína de Bence Jones puede afectar a los riñones y dañarlos permanentemente.
  • En algunos casos, un aumento en el espesor (viscosidad) de la sangre puede provocar dolores de cabeza o problemas de visión. El síndrome de hiperviscosidad es el resultado de una mayor presencia de proteínas de inmunoglobulina sérica o células sanguíneas que causan un "espesor" anormal en la sangre. Esto, a su vez, puede causar síntomas del sistema nervioso, deterioro de la visión y/o sangrado excesivo de las encías o hemorragias nasales. Hasta el 10 % de los pacientes con mieloma múltiple, y entre el 10% y el 30% de los pacientes con macroglobulinemia de Waldenstrom pueden mostrar un aumento de la viscosidad de la sangre.

Pruebas relacionadas y estadio de la enfermedad

Los objetivos de las pruebas del mieloma múltiple son diagnosticar la afección, determinar su gravedad y propagación, monitorizar su progreso, detectar complicaciones a medida que surjan y monitorizar la efectividad del tratamiento.

No existe una sola prueba que pueda diagnosticar el mieloma múltiple. Por lo general, la enfermedad se diagnostica mediante una combinación de signos y síntomas de una persona, historial médico, examen físico, pruebas de laboratorio y/o pruebas de imagen.

Pruebas de laboratorio

El mieloma múltiple se puede detectar durante las pruebas rutinarias de salud. También se puede sospechar cuando una persona tiene:

Hallazgos como estos pueden generar sospechas, pero no son diagnósticos, ya que se pueden observar resultados similares en una variedad de afecciones. Más bien, indican la necesidad de realizar más pruebas.

Las pruebas utilizadas como seguimiento de las pruebas de rutina anormales y para ayudar a diagnosticar la enfermedad pueden incluir una o más de las siguientes:

  • Electroforesis de proteínas e inmunofijación: estas pruebas se utilizan para ayudar a diagnosticar y controlar el mieloma múltiple. La electroforesis de proteínas separa las proteínas en una muestra de sangre u orina en varios grupos según su carga eléctrica y tamaño. En la mayoría de las personas con mieloma múltiple, puede aparecer un pico grande en la electroforesis debido a las grandes cantidades de una proteína de inmunoglobulina anormal (proteína M). La cantidad de inmunoglobulinas normales en la muestra también puede disminuir visiblemente. Por lo general, se analizará una muestra de sangre y una de orina para detectar cadenas ligeras libres e inmunoglobulinas intactas. La inmunofijación se realiza para identificar el tipo específico de proteína que producen las células plasmáticas malignas. La cantidad de proteína producida puede variar a lo largo del curso de la enfermedad, pero el tipo seguirá siendo el mismo.
  • Cadenas ligeras libres en orina (proteína de Bence Jones): estas pueden detectarse en la orina de algunas personas con mieloma múltiple. La muestra analizada suele ser una orina de 24 horas (una colección de toda la orina eliminada durante un período de 24 horas) porque la cantidad total de cadenas ligeras libres en 24 horas está relacionada con la cantidad de tumor presente. Se pueden medir las cadenas ligeras kappa o lambda (pero no ambas en la misma persona) para ayudar a diagnosticar el mieloma múltiple y controlar la eficacia del tratamiento.
  • Cadenas ligeras libres en suero (CLL): esta prueba mide la cantidad de cadenas ligeras libres en la sangre. Incluso en circunstancias normales (y por razones desconocidas), las células plasmáticas producen un exceso de cadenas ligeras en comparación con las cadenas pesadas, y suele haber una pequeña cantidad de cadenas ligeras que no se incorporan a las inmunoglobulinas intactas. Estas permanecen como cadenas ligeras libres y se liberan en el torrente sanguíneo. La mayoría de las personas con mieloma múltiple producen mayores cantidades de cadenas ligeras libres kappa o lambda, que se pueden medir en la sangre. En consecuencia, la proporción de cadenas ligeras kappa y lambda será anormal y es un indicador muy sensible de esta enfermedad. Esta prueba se utiliza para ayudar a diagnosticar y monitorizar la progresión y/o el tratamiento.
  • Inmunoglobulinas cuantitativas: cada una de estas pruebas mide las cantidades de un tipo diferente de inmunoglobulina o anticuerpo en la sangre. La proteína del mieloma múltiple puede ser una inmunoglobulina IgG, IgA o, en raras ocasiones, una IgD o IgE. Las personas con una inmunoglobulina IgM monoclonal pueden tener una enfermedad relacionada pero diferente (macroglobulinemia de Waldenstrom). Se pueden solicitar pruebas de IgG, IgA e IgM para ayudar a diagnosticar el mieloma múltiple y monitorizar el curso de la enfermedad y su efecto en la producción de las inmunoglobulinas normales. Se debe tener en cuenta que la prueba no diferencia la inmunoglobulina anormal producida por las células del mieloma y la inmunoglobulina no tumoral del mismo tipo producida por las células plasmáticas normales.
  • Cadena pesada/cadena ligera de inmunoglobulina sérica. Estas pruebas pueden identificar por separado los diferentes tipos de cadena ligera de cada clase de inmunoglobulina, incluidas IgG-kappa, IgG-lambda, IgA-kappa, IgA-lambda, IgM-kappa e IgM-lambda. Luego, las moléculas se miden en pares (por ejemplo: IgG-kappa/IgG-lambda) para calcular las proporciones de inmunoglobulina monoclonal involucrada con respecto a las concentraciones de inmunoglobulina no involucrada. Las pruebas se pueden usar para monitorizar a las personas con mieloma múltiple.
  • Aspiración y biopsia de médula ósea: el mieloma múltiple es una enfermedad de la médula ósea. Las personas generalmente requieren una evaluación de la médula ósea para confirmar el diagnóstico, evaluar cuántas células plasmáticas malignas están presentes en la médula y determinar en qué medida han afectado a la producción de glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas normales.
  • Análisis citogenético:en estas pruebas, que incluyen el cariotipo y la hibridación in situ con fluorescencia (FISH), las células se examinan bajo un microscopio para buscar cromosomas anormales. Anomalías como translocaciones cromosómicas (partes no coincidentes) o deleciones a veces se asocian con mieloma múltiple. Encontrar estas anomalías puede proporcionar información sobre el pronóstico de un individuo.
Otras pruebas de laboratorio

Otras pruebas que se pueden realizar como parte de un estudio de diagnóstico inicial, para monitorizar el progreso de la enfermedad y ayudar a detectar y abordar las complicaciones incluyen:

  • Perfil metabólico completo: es un grupo de pruebas que se utilizan para evaluar la función renal y de otros órganos, el estado de los electrolitos y para determinar los valores de calcio, albúmina y proteínas totales.
  • Hemograma:  mide los glóbulos blancos, glóbulos rojos y plaquetas, y determina el grado de anemia (mide la hemoglobina).
  • Los valores de ácido úrico: pueden estar elevados, como una complicación del mieloma múltiple.
  • Beta-2 microglobulina: proteína que se encuentra en la superficie de la membrana de distintas células, entre ellas las del mieloma; su aumento implica peor pronóstico, aunque también se puede elevar en otras enfermedades.
  • Viscosidad sérica: cuando los valores de la proteína anormal se vuelven muy altos, la viscosidad sérica puede aumentar y causar síntomas.
Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)
  • Radiología: útil en el diagnóstico, estadiaje y monitorización; detecta lesiones óseas y el número y tamaño de los posibles tumores óseos.
  • Resonancia magnética (RM): puede ser más útil que la radiología para valorar la destrucción ósea.
  • Tomografía computarizada (TC): para valorar los tumores óseos.
Estadiaje de la enfermedad

El estadiaje ayuda a determinar el pronóstico de una persona y permite que dicha persona y su médico desarrollen un plan de seguimiento y tratamiento individualizado. Esto evalua:

  • Cantidad de inmunoglobulina anormal que se produce.
  • Cantidad de calcio en la sangre.
  • Grado y gravedad del daño óseo.
  • Extensión de la anemia.

Hay diferentes sistemas de estadiaje disponibles para evaluar la cantidad de tejido tumoral presente (carga tumoral) y la disfunción orgánica. Algunos resultados de las pruebas, como los valores sanguíneos de beta-2-microglobulina y albúmina, son especialmente importantes en el estadiaje del mieloma.

Tratamiento

En este momento, el mieloma múltiple no se considera curable, aunque los tratamientos actuales pueden producir una remisión completa (desaparición, pero no cura de la enfermedad) en algunas personas. Los objetivos del tratamiento son aliviar el dolor y otros síntomas, disminuir la cantidad de tumor presente o eliminarlo, retrasar el progreso de la enfermedad, y/o detectar y minimizar las complicaciones a medida que ocurren.

Las personas que no tienen síntomas significativos son monitorizadas, pero es posible que no reciban ningún tratamiento. Los profesionales de la salud generalmente recomiendan que las personas con mieloma múltiple se mantengan lo más activas posible, para ayudar a preservar el calcio en los huesos y beber muchos líquidos para ayudar a mantener la función renal.

Las complicaciones como infecciones, anemia y sangrado deben abordarse de inmediato con medidas como antibióticos y, cuando sea necesario, transfusiones de sangre. Otros tratamientos de apoyo pueden incluir inyecciones de inmunoglobulinas para ayudar a combatir infecciones, y plasmaféresis para eliminar el exceso de proteína M de la sangre. La plasmaféresis ayuda a reducir el espesor (viscosidad) de la sangre.

Si está indicado el tratamiento, se puede usar una combinación de los siguientes:

  • Bifosfonatos: medicamentos que retrasan el debilitamiento de los huesos.
  • Quimioterapia: medicamentos utilizados para controlar o destruir las células plasmáticas cancerosas.
  • Terapia dirigida: medicamentos que se dirigen a las células, genes o proteínas específicas del cáncer.
  • Radioterapia: se puede usar para tratar áreas del hueso que no han respondido a la quimioterapia.
  • Trasplante de células madre: este procedimiento consiste en matar células dentro de la médula ósea, incluidas las células de mieloma, y ​​luego administrarle al paciente células madre sanas.

Para obtener detalles adicionales sobre el tratamiento, consulte la página web de la Asociación Española Contra el Cáncer.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 15 de marzo de 2019) Mulligan ME. Multiple myeloma imaging. Medscape. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/391742-overview#a6. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 11 de mayo de 2021) Shah D. Multiple myeloma. Medscape Reference. Disponible online en: http://emedicine.medscape.com/article/204369-overview. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado en 2022) Multiple myeloma guidelines for patients. National Comprehensive Cancer Network. Disponible online en https://www.nccn.org/patients/guidelines/content/PDF/myeloma-patient.pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 28 de febrero de 2018) Acerca del mieloma múltiple. American Cancer Society. Disponible online en https://www.cancer.org/content/dam/CRC/PDF/Public/9094.00.pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 28 de febrero de 2018) Causas, factores de riesgo y prevención. American Cancer Society. Disponible online en https://www.cancer.org/content/dam/CRC/PDF/Public/9095.00.pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 28 de febrero de 2018) Detección temprana, diagnóstico y clasificación por etapas. American Cancer Society. Disponible online en https://www.cancer.org/content/dam/CRC/PDF/Public/9096.00.pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado en marzo de 2021). Laboratory screening tests for suspected multiple myeloma. Mayo Clinic. Disponible online en http://www.mayomedicallaboratories.com/it-mmfiles/Laboratory_Screening_Tests_for_Suspected_Multiple_Myeloma.pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado en enero de 2021) Mieloma múltiple: qué es y cómo se trata. Familydoctor.org. Disponible online en https://es.familydoctor.org/condicion/mieloma-multiple/. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 22 de diciembre de 2021) Tratamiento de las neoplasias de células plasmáticas (incluso mieloma múltiple) (PDQ®)–Versión para pacientes

. Disponible online en https://www.cancer.gov/espanol/tipos/mieloma-multiple/paciente/tratamiento-mieloma-pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

Plasma Cell Disorders, Introduction. The Merck Manual Second Home Edition, Section 14, Chapter 175: Plasma Cell Disorders. Disponible online en http://www.merck.com/mrkshared/mmanual_home2/sec14/ch175/ch175a.jsp. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 28 de febrero de 2018) Mieloma múltiple Myeloma. American Cancer Society. Disponible online en https://www.cancer.org/es/cancer/mieloma-multiple.html. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

Bence-Jones Protein, Quantitative. ARUPs Guide to Clinical Laboratory Testing. Disponible online en https://www.aruplab.com/Testing-Information/resources/HotLines/HotLineDocs/Feb2020/3002104.pdf. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 16 de junio de 2021) Mayo Clinic. Mieloma múltiple. Disponible online en https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases-conditions/multiple-myeloma/symptoms-causes/syc-20353378. Último acceso el 2 de marzo de 2022.

(Actualizado el 19 de julio de 2018) American Cancer Society. Waldenstrom's Macroglobulinemia, Detailed Guide. Disponible online en http://www.cancer.org/cancer/waldenstrommacroglobulinemia/detailedguide/waldenstrom-macroglobulinemia-w-m. Último acceso el 2 de marzo de 2022.