También conocido como
Urinocultivo, antibiograma
Nombre sistemático
Cultivo de orina
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 02.09.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para diagnosticar una infección del tracto urinario (ITU).

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando existen signos o síntomas de ITU, como necesidad de orinar frecuentemente y con dolor; cuando un urianálisis indica la posible presencia de una ITU.

¿Qué muestra se requiere?

Una muestra de orina, recogiendo la parte media de la micción y limpiando la zona genital antes de orinar. También se puede obtener la orina mediante un catéter o una punción suprapúbica. En los niños pequeños, se puede utilizar una bolsa, que se coloca en la zona genital para poder recoger la orina que se produzca. 

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial, aunque depende del tipo de cultivo que se quiera realizar. A veces se recomienda no orinar durante la hora previa a la obtención de la muestra o beber un vaso de agua unos 15 minutos antes de orinar, para asegurar que se obtiene un volumen suficiente. Los antibióticos que se hayan tomado antes de la obtención de la muestra pueden interferir en los resultados, por lo que es importante informar al médico en el caso de que se hayan tomado antibióticos recientemente.

¿Qué es lo que se analiza?

La orina es un fluido producido en los riñones que contiene agua y productos de desecho del organismo, que atraviesa el tracto urinario y se elimina por la uretra. El cultivo de orina detecta e identifica la presencia de bacterias y levaduras en la orina que puedan estar produciendo una infección del tracto urinario (ITU). 

Los riñones son unos órganos del tamaño de un puño y forma de haba, localizados a ambos lados de la columna vertebral, justo por debajo de la caja torácica. Su función es filtrar los desechos de la sangre y producir la orina. La orina es transportada a través de unos conductos llamados uréteres, desde los riñones hasta la vejiga, donde se almacena temporalmente, y a continuación se elimina por la uretra hacia el exterior. La orina contiene muy pocos microorganismos de forma natural, aunque puede suceder que algunas bacterias o levaduras se introduzcan desde la piel a través de la uretra y migren por el tracto urinario, multiplicándose hasta dar lugar a una ITU.

La mayoría de las ITU son no complicadas y tienen un tratamiento sencillo. Sin embargo, si no se diagnostican, pueden ascender desde la vejiga a través de los uréteres hasta llegar a los riñones. Una pielonefritis (infección de los riñones) es más peligrosa y puede causar una lesión renal irreversible. En algunos casos, una ITU sin tratar puede llegar a la sangre y dar lugar a una sepsis, poniendo en peligro la vida del paciente. 

Las personas del sexo femenino tienen infecciones del tracto urinario con más frecuencia que las del sexo masculino. Cuando existe una ITU en una persona de sexo masculino, se recomienda realizar pruebas adicionales para descartar la presencia de cálculos renales o malformaciones del aparato urinario.

Las personas que tienen una enfermedad renal u otras patologías que afecten a los riñones (como la diabetes o los cálculos renales), o las personas inmunodeprimidas tienen más riesgo de sufrir una ITU de forma más grave o más frecuente.

  • Para realizar un cultivo de orina se coloca una pequeña muestra de orina en una o varias placas de agar (una capa fina de un gel nutritivo) y se incuba a una temperatura similar a la del cuerpo humano. Cualquier microorganismo presente en la muestra de orina crecerá en las siguientes 24 o 48 horas en forma de pequeñas colonias circulares. 
  • Un especialista de laboratorio observará las colonias que han crecido. El tamaño, la forma y el color de estas colonias informa acerca del tipo de bacterias presentes y el número de las colonias indica la cantidad de bacterias existentes inicialmente en la muestra de orina y permite diferenciar entre una cantidad normal y una ITU. 
  • En condiciones ideales, si se ha recogido una muestra limpia para la prueba, las únicas bacterias presentes deberían ser las causantes de una ITU. Generalmente sólo habrá un único tipo de bacteria presente en un número relativamente elevado. 
  • Sin embargo, algunas veces aparece más de un tipo. Esto puede deberse a una ITU que involucra a más de un tipo de germen patógeno, aunque es más probable que se deba a una contaminación por gérmenes presentes en la piel durante la recogida de la orina.
  • A continuación, se selecciona una colonia de cada uno de los tipos de bacterias presentes de manera significativa para realizar pruebas adicionales, como la tinción de Gram, para identificar la especie de microorganismo. También se puede realizar un antibiograma para determinar cuál es el tratamiento más indicado para eliminar la infección.

Si después de 24-48 horas de incubación no existe crecimiento o es poco significativo, el cultivo de orina se considera negativo para gérmenes patógenos y se el estudio se considera finalizado.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?

Aunque existen numerosos tipos de muestras de orina, la que se solicita con más frecuencia para el urocultivo es la porción media de la micción recogida de forma limpia. 

  • Debido a la posibilidad de contaminación de la orina con bacterias y células de la piel del entorno, es importante primero limpiar profundamente la zona genital. 
  • El primer paso es lavarse las manos.
  • En el caso de la vulva, hay que separar los labios menores y limpiar de adelante hacia atrás con agua y jabón o con toallitas proporcionadas por el personal sanitario. 
  • Para el pene, hay que prestar especial atención a la zona del glande.
  • Al empezar a orinar, al inicio se debe dejar caer al inodoro, a continuación recoger  unos 20 mL de orina en un recipiente estéril, y vaciar en el inodoro el resto de la orina que quede en la vejiga. El recipiente no debe entrar en contacto con la piel ni con el inodoro en ningún momento. Tampoco se debe transferir orina desde el inodoro o desde otro recipiente.

En el caso de que la muestra se tome de un catéter, la orina se obtiene mediante la inserción de un tubo flexible (catéter) en la vejiga a través de la uretra. Este procedimiento lo realizará un profesional sanitario. La orina se recoge en un recipiente estéril que se coloca en el otro extremo del catéter. 

En raras ocasiones es necesario realizar una punción suprapúbica para aspirar la orina mediante una aguja y una jeringa.

En los bebés, se puede colocar una bolsa en la zona genital para recoger la orina producida.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

Esta prueba se utiliza, junto con el urianálisis, para el diagnóstico de las infecciones del tracto urinario (ITU) e identificar la bacteria o levadura causante de la infección. Si el cultivo es positivo, se puede realizar un antibiograma para determinar qué antibióticos detienen el crecimiento del microorganismo. Los resultados de estas pruebas servirán al médico para decidir el tratamiento más indicado para eliminar la infección.

También se utiliza el urocultivo como prueba de cribado durante el embarazo para detectar una bacteriuria asintomática. En este caso se podrán encontrar una gran cantidad de bacterias en la orina, aunque la persona no mostrará signos o síntomas, esto es relativamente frecuente y durante el embarazo aumenta el riesgo de pielonefritis, parto prematuro y también de tener un recién nacido con bajo peso al nacimiento.

¿Cuándo se solicita?

El urocultivo suele solicitarse cuando existen signos o síntomas que indican la posibilidad de una ITU o cuando el urianálisis indica como probable la presencia de una ITU.

Algunos signos y síntomas de tener una ITU son:

  • Una necesidad de orinar intensa y frecuente, aunque al ir al baño se expulse muy poca cantidad de orina.
  • Dolor y escozor al orinar.
  • Orina turbia y con fuerte olor.
  • Dolor en la parte baja de la espalda.

En ocasiones es posible sentir presión en la parte baja del abdomen u observar la presencia de pequeñas cantidades de sangre en la orina. Si la ITU es grave o se ha diseminado a los riñones, pueden aparecer dolor en los flancos, fiebre alta, tiritona, escalofríos, náuseas o vómitos.

En las mujeres jóvenes con signos y síntomas claros de una ITU no complicada de las vías bajas, el médico puede recetar un tratamiento antibiótico sin la necesidad de solicitar un urocultivo. Si existe la sospecha de una infección complicada o los síntomas no responden al tratamiento inicial, se recomienda realizar un cultivo de orina. 

Durante el embarazo, aunque no se presenten síntomas, se puede realizar un cribado en busca de bacterias en la orina, puesto que podrían afectar a la salud y desarrollo del feto.

¿Qué significa el resultado?

Los resultados del urocultivo suelen interpretarse junto con los del urianálisis. Además, es importante considerar cómo se ha obtenido la muestra y si existen signos o síntomas de ITU. La interpretación de resultados no resulta siempre fácil porque a veces las muestras de orina se contaminan con flora normal de la piel.

Urocultivo positivo: normalmente, el crecimiento de un único tipo de bacteria y un número elevado de colonias se considera como un resultado positivo. 

  • Si la muestra se ha obtenido adecuadamente, los cultivos con más de 100.000 unidades formadoras de colonias (CFU) por mililitro (CFU/mL) de un único tipo de bacteria indican que existe una infección. 
  • Sin embargo, en algunos casos es posible que a pesar de que exista infección no se alcance un número de bacterias suficientemente elevado. A veces un número comprendido entre 1.000 y 100.000 CFU/mL indica igualmente infección, especialmente si existe sintomatología. 
  • De manera similar, en las muestras obtenidas con técnicas que minimizan la contaminación, como por ejemplo con un catéter, un número comprendido entre 1.000 y 100.000 CFU/mL se considera ya significativo.

El resultado del urianálisis facilita la interpretación del urocultivo. Por ejemplo, un resultado positivo en la esterasa leucocitaria (marcador de la presencia de leucocitos) o en los nitritos (marcador de la presencia de algunos tipos de bacterias) indican con alta probabilidad la presencia de una ITU.

Si el urocultivo es positivo se realiza a continuación un antibiograma, que sirve de guía para establecer el mejor tratamiento antibiótico. 

Aunque existe una gran variedad de microorganismos que pueden causar una ITU, en la mayoría de ocasiones la bacteria responsable es la Escherichia coli (E.coli), enterobacteria que se suele localizar de forma natural en el intestino y en las heces.

Otras bacterias que pueden causar una ITU con relativa frecuencia son:

  • Proteus.
  • Klebsiella.
  • Enterobacter.
  • Staphylococcus.
  • Acinetobacter.

En ocasiones, la ITU puede deberse a una levadura, como la Candida albicans.

Urocultivo negativo: un cultivo que no presenta crecimiento a las 24 o 48 horas suele indicar que no existe infección. Sin embargo, si los síntomas persisten, puede ser útil repetir el cultivo a partir de otra muestra para aislar bacterias que se encuentren en concentraciones más bajas u otros microorganismos que pueden causar los síntomas. La presencia de leucocitos junto con un número bajo de microorganismos en la orina de una persona sintomática se denomina síndrome uretral agudo.

Contaminación: si el cultivo muestra crecimiento de diversos tipos de bacterias es probable que este crecimiento se deba a una contaminación. Esto es especialmente cierto si entre los microorganismos presentes se incluye el Lactobacillus y otras bacterias vaginales no patógenas. Si los síntomas persisten, el médico puede repetir el cultivo en una muestra recogida en mejores condiciones. No obstante, si un tipo de bacteria está presente en cantidad significativamente superior a otras, por ejemplo 100.000 CFU/mL frente a 1.000 CFU/mL, está justificado proseguir realizando pruebas adicionales para identificar la bacteria dominante.

¿Se puede utilizar el cultivo de orina para detectar otras infecciones aparte de las ITU, como pueden ser las infecciones de transmisión sexual?

Sí. El urocultivo permite detectar ciertas infecciones de transmisión sexual (ETS). Sin embargo, no suele ser la prueba de elección para detectar una ETS en los adultos. Algunas ETS como la clamidia se pueden detectar en una muestra de orina, pero mediante el análisis del material genético de la bacteria en la muestra, no mediante un cultivo. Es importante informar al médico si se han mantenido relaciones sexuales de riesgo para que solicite las pruebas necesarias. Para más información, consultar los artículos sobre Clamidia y Gonorrea. Es frecuente utilizar el cultivo de orina para detectar las ETS en los niños. 

Por otra parte, el urocultivo también se puede utilizar para el diagnóstico de infecciones genitales o urinarias causadas por micobacterias

¿Es posible que el médico solicite una nueva muestra de orina porque la primera estaba contaminada? 

Si la piel y la zona de los genitales no se limpian correctamente antes de la recogida de la muestra, en el cultivo de orina pueden crecer tres o más tipos diferentes de bacterias y se suele considerar que se ha producido una contaminación. El cultivo se desecha, porque no se puede determinar si la bacteria procede del interior o del exterior del tracto urinario. La contaminación de la muestra se puede evitar si se siguen cuidadosamente las instrucciones de limpieza de la zona, y se recoge una muestra en la mitad de la micción.

¿Es posible que el médico diagnostique una ITU por los síntomas y recete un antibiótico sin realizar previamente un cultivo de orina?

Sí. La bacteria conocida como Escherichia coli (E. coli) causa la mayoría de las ITU no complicadas del tracto urinario inferior. Este microorganismo normalmente es susceptible a una gran variedad de antibióticos, como trimetoprim-sulfametoxazol, ciprofloxacino o nitrofurantoína. En la mayoría de estos casos, la ITU se resuelve después del tratamiento con uno de estos antibióticos y no es necesaria la realización de un cultivo.

¿Qué ocurre si no se trata la infección?

Si la ITU no se trata, ésta puede progresar desde el tracto urinario inferior hacia el superior, infectar los riñones y llegar a la circulación sanguínea, dando lugar a una sepsis que puede poner en peligro la vida del paciente. Los signos o síntomas de la sepsis incluyen fiebre, escalofríos, aumento del recuento de leucocitos y fatiga. Ante la sospecha de una septicemia, el médico solicita un hemocultivo junto con otras pruebas y selecciona los antibióticos en función del resultado.

¿Qué factores predisponen a sufrir infecciones recurrentes del tracto urinario?

Existe una gran variedad de factores que predisponen a la adquisición de una ITU. Después del período neonatal, debido a las diferencias anatómicas, son más frecuentes las infecciones del tracto genitourinario femenino. En los lactantes y niños pequeños, algunas malformaciones congénitas del tracto urinario también se asocian a una ITU de repetición. En los adultos, las relaciones sexuales, la diabetes, el embarazo, la incontinencia urinaria, los cálculos renales y los tumores predisponen a las ITU. En las personas ingresadas o institucionalizadas, el uso de los catéteres es el factor de riesgo de tener una ITU más importante.

¿Hay algo más que debería saber?

En las personas con infecciones recurrentes del tracto urinario debería realizarse urocultivo y antibiograma en cada uno de los episodios. Con el tiempo, en estas personas las bacterias pueden desarrollar resistencia a los antibióticos, siendo necesaria una selección cuidadosa del antibiótico y completar el tratamiento hasta el final. 

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Urine Culture Overview. Kaiser Permanente. Disponible online en https://healthy.kaiserpermanente.org/health-wellness/health-encyclopedia/he.urine-culture.hw5973. Último acceso el 16 de agosto de 2021.

(Actualizado el 2 de enero de 2020) Brusch, J. Urinary Tract Infection (UTI) and Cystitis (Bladder Infection) in Females. Medscape Reference. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/233101-overview. Último acceso el 16 de agosto de 2021.

(Actualizado el 23 de abril de 2021) Mayo Clinic. Urinary Tract Infections, Causes. Disponible online en http://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/urinary-tract-infection/basics/causes/con-20037892. Último acceso el 16 de agosto de 2021.

Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. Chap. 28, Basic Examination of Urine. 22nd ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2011.

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Clinical Syndromes, Urinary Tract Infections. Nader Rifai. 6th edition, Elsevier Health Sciences; 2017.

Bacterial Culture, Aerobic, Urine. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. Disponible online en http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/8105. Último acceso el 16 de agosto de 2021.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?