También conocido como
Anticuerpos de tipo 1 microsomales de hígado y riñón
Anticuerpos LKM1
Anti-LKM1
Anticuerpos anti-P450 2D6
Nombre sistemático
Anticuerpos de tipo 1 microsomales de hígado y riñón (anticuerpos citocromo P450 2D6)
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 19.02.2022.
Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para diagnosticar una hepatitis autoinmune y distinguirla de otras causas de lesión hepática.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando el médico sospecha que la hepatitis puede ser debida a un proceso autoinmune.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza?

Los anticuerpos de tipo 1 microsomales de hígado y riñón (anti-LKM-1) son autoanticuerpos, es decir, proteínas producidas por el sistema inmunitario dirigidas contra un conjunto de enzimas del organismo conocido como citocromo P450 2D6 (CYP2D6) que se encuentra principalmente en las células hepáticas. El desarrollo de los anticuerpos anti-LKM-1 se asocia a la hepatitis autoinmune de tipo 2. Esta prueba detecta y mide la concentración (título) de anti-LKM-1 (o anticuerpos frente a CYP2D6) en sangre.

La hepatitis autoinmune consiste en una inflamación aguda o crónica del hígado que puede conducir a una cirrosis, y en algunos casos a fallo hepático. Se habla de este tipo de hepatitis cuando no se puede identificar ninguna otra causa de hepatitis, como infección vírica, exposición a fármacos o toxinas, trastornos hereditarios o consumo de alcohol. Aunque cualquier persona puede desarrollar este tipo de enfermedad, afecta principalmente a mujeres.

Existen dos grandes tipos de hepatitis autoinmune. La de tipo 1 es la forma más común y se asocia a la presencia en sangre de anticuerpos antimúsculo liso (SMA, por sus siglas en inglés). La de tipo 2 es menos común y tiende a ser más grave. Se asocia a anticuerpos anti-LKM-1 y afecta principalmente a mujeres jóvenes.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

Los anticuerpos de tipo 1 microsomales de hígado y riñón (anti-LKM-1 o CYP2D6) se emplean principalmente junto con los anticuerpos antimúsculo liso (SMA) y los anticuerpos antinucleares (ANA) para diagnosticar las hepatitis autoinmunes y poder diferenciar entre las de tipo 1 y las de tipo 2.

Estas pruebas pueden emplearse cuando existe una alteración de las pruebas del perfil hepático, como un aumento persistente de aspartato aminotransferasa (AST), alanina aminotransferasa (ALT) o bilirrubina. Pueden solicitarse pruebas adicionales como las inmunoglobulinas, ya que estas pueden estar elevadas en el caso de la hepatitis autoinmune, hepatitis B, hepatitis C y en el caso de la hepatitis viral.

¿Cuándo se solicita?

Los anti-LKM-1 se solicitan en la evaluación de una enfermedad hepática para distinguir entre distintas causas de afectación del hígado. Pueden solicitarse junto con otras pruebas, como los anticuerpos antimúsculo liso (SMA) y los anticuerpos antinucleares (ANA). Estas pruebas suelen solicitarse cuando una persona presenta cansancio, debilidad e ictericia, y además se detectan alteraciones en las pruebas de función hepática.

Entre los síntomas y signos asociados a hepatitis autoinmune se incluyen:

  • Picor (prurito).
  • Aumento del tamaño del hígado.
  • Dolores articulares.
  • Malestar abdominal.
  • Formaciones vasculares anómalas en la piel (arañas vasculares).
  • Náuseas o vómitos.
  • Emisión de orina oscura.
  • Pérdida de apetito.
  • Heces descoloridas.
  • Dolores musculares (mialgias).
  • En las mujeres, falta de la menstruación (amenorrea).
  • Erupciones cutáneas.
  • Acumulación de fluidos (edema).

Estos signos y síntomas no son específicos de la hepatitis autoinmune y pueden observarse en otras enfermedades hepáticas u otros trastornos.

¿Qué significa el resultado?

Un aumento de la cantidad o del título de anti-LKM-1 indica que probablemente existe una hepatitis autoinmune de tipo 2, aunque no es concluyente o definitivo. Para evaluar la afectación del hígado puede realizarse una biopsia hepática y así confirmar el diagnóstico.

Si los anti-LKM-1 son negativos pero los anticuerpos antimúsculo liso y los ANA son positivos, es probable que la persona tenga una hepatitis autoinmune de tipo 1.

Si todos los anticuerpos son negativos, los signos y síntomas probablemente serán atribuibles a otras causas de hepatitis. No obstante, no puede descartarse totalmente la enfermedad ya que no todas las personas con hepatitis autoinmune producen anticuerpos anti-LKM-1 o antimúsculo liso. Hay personas que producen otros autoanticuerpos que raramente se analizan.

¿Hay algo más que debería saber?

La concentración (título) de anticuerpos anti-LKM-1 no se asocian a la gravedad o al pronóstico de la enfermedad. Por otra parte, los valores pueden variar a lo largo del tiempo.

Las personas con hepatitis autoinmune son más propensas a tener también otras enfermedades autoinmunes, como diabetes o tiroiditis.

Las personas con hepatitis C crónica desarrollan a veces una forma diferente de anticuerpo anti-LKM-1. Este tipo de anticuerpo no se detecta con la tecnología habitualmente empleada para los anti-LKM-1.

Con frecuencia se analizan los ANA junto con los anticuerpos antimúsculo liso por ser marcadores de procesos autoinmunes y asociarse a varios trastornos autoinmunes, entre los que se incluye la hepatitis autoinmune de tipo 1.

¿Deberían analizarse los anticuerpos anti-LKM-1 a todas las personas con afectación hepática?

No suele ser necesario. La mayor parte de hepatitis suele ser debida a otras causas. No obstante, si la persona afectada es una mujer joven sin otros factores de riesgo conocidos y el médico sospecha una hepatitis autoinmune, se analizarán los anti-LKM-1, junto con los ANA y los anticuerpos antimúsculo liso.

¿Pueden desaparecer los anticuerpos anti-LKM-1 una vez se han desarrollado?

No. Los niveles de anti-LKM-1 pueden variar a lo largo del tiempo pero una vez se han desarrollado, ya no desaparecen.

¿Se puede tener hepatitis debida a distintas causas?

Sí. Por ejemplo, la hepatitis autoinmune puede coexistir con una hepatitis vírica, como la hepatitis B o la hepatitis C; además puede empeorar si existe una afectación hepática debida al consumo de alcohol. Como el tratamiento de la hepatitis depende de la causa, al médico le interesa conocer todos los detalles que le permitan entender mejor la causa de la afectación.

¿Con qué rapidez progresa la hepatitis autoinmune?

Cuesta predecir la gravedad y la evolución de una hepatitis autoinmune. Puede ser aguda o crónica. Algunas personas no presentan signos ni síntomas o muy pocos durante años, y el diagnóstico se realiza fortuitamente al detectar unas pruebas de función hepática alteradas. Los casos de hepatitis autoinmune de tipo 2 suelen ser más graves, aunque se consigue controlarlos con un tratamiento adecuado. Este tratamiento es crucial para evitar la progresión de la lesión hepática.

¿Si este anticuerpo va dirigido frente al citocromo P450 2D6, por qué recibe el nombre de anti-LKM-1?

Anteriormente para detectar estos anticuerpos se empleaba tejido de riñón o hígado, y de ahí el nombre de anti-LKM-1 (por sus siglas en inglés). Sin embargo, posteriormente se identificó que la proteína de estos tejidos frente a la cual se dirigen los anticuerpos es el citocromo P450 2D6 (CYP2D6). Este citocromo es un enzima que metaboliza cerca del 25% de los fármacos y otras muchas sustancias tóxicas. Se encuentra principalmente en las células del hígado y del riñón, y concretamente en el interior de unas estructuras conocidas como microsomas.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Narciso-Schiavon JL and LL Schiavon (2017). To screen or not to screen? Celiac antibodies in liver diseases. World Journal of Gastroenterology 2017; vol. 23: 776-791.

(Actualizado el 27 de octubre de 2020) Longstreth, G. Autoimmune hepatitis. MedlinePlus Medical Encyclopedia Disponible online en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000245.htm. Último acceso el 8 de febrero de 2022.

(Actualizado el 20 de octubre de 2021) Wolf, D. and Raghuraman, U. Autoimmune Hepatitis. Medscape Reference Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/172356-overview. Último acceso el 8 de febrero de 2022.

(Actualizado el 17 de abril de 2020) Mayo Clinic Staff. Autoimmune hepatitis. MayoClinic.com. Disponible online en http://www.mayoclinic.com/health/autoimmune-hepatitis/DS00676. Último acceso el 8 de febrero de 2022.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que esta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.