También conocido como
Hormona de crecimiento
Hormona del crecimiento humana (HGH)
Somatotropina
Growth hormone
HGH
Nombre sistemático
Somatotropina
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 01.09.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para detectar un déficit o sobreproducción (más raramente) de hormona del crecimiento (GH); para evaluar la función hipofisaria y para el seguimiento de los pacientes en tratamiento por exceso de GH.

¿Cuándo hacer el análisis?

En los niños, cuando existe un retraso del crecimiento, del desarrollo psicomotor o baja estatura; en los adultos, cuando existe una disminución de la densidad ósea, de la fuerza muscular o un aumento de los lípidos en sangre que puedan deberse a una producción insuficiente de GH; cuando existen signos o síntomas de un exceso de producción de GH que pueden ocasionar gigantismo (en niños) o acromegalia (en adultos); cuando se sospecha la existencia de algún  trastorno hipofisario o cuando los niveles de otras hormonas hipofisarias son anómalos.

¿Qué muestra se requiere?

Normalmente la determinación se realiza a partir de varias muestras de sangre venosa, extraídas a intervalos de tiempo determinados. En algunas ocasiones se realiza una única extracción en ayunas, después de realizar un ejercicio extenuante o después de haber administrado al individuo una solución oral de glucosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Es importante seguir estrictamente las indicaciones que se le proporcionen.

¿Qué es lo que se analiza?

La hormona del crecimiento (GH) es esencial para el crecimiento y el desarrollo normal de los niños y promueve el crecimiento continuado de los huesos desde el nacimiento hasta la pubertad. Participa en la regulación de la velocidad de la producción de energía por el organismo, a partir de los alimentos (metabolismo) y fabrica proteínas, lípidos o hidratos de carbono. También ayuda a regular la producción de los hematíes y la masa muscular. 

La GH es una hormona producida por la pituitaria o hipófisis, que es una pequeña glándula localizada en la base del cráneo, por detrás del puente de la nariz. En condiciones normales, esta hormona se libera a la circulación sanguínea de manera pulsátil durante todo el día, presentando picos principalmente por la noche. Por esta razón, la determinación aislada de GH en sangre suele resultar difícil de interpretar y no suele tener utilidad clínica. El resultado de una determinación aislada será más elevado si la muestra se toma durante un pico de liberación de la hormona y más bajo si se realiza en el periodo de tiempo entre un pico y el siguiente. 

Por esta razón, para realizar el diagnóstico de las patologías debidas a un exceso o déficit de secreción de GH, se deben realizar pruebas de estimulación o de supresión de la hormona. Estas pruebas se suelen evaluar junto con los signos y síntomas del paciente y las concentraciones de otros factores de crecimiento como el factor de crecimiento insulinoide - 1 (IGF-1) y la proteína 3 de unión al factor de crecimiento insulinoide (IGFBP3).

- Deficiencia de GH

Algunos niños presentan déficit de GH al nacimiento (congénito), mientras que otros lo desarrollan más adelante, generalmente a consecuencia de una lesión o tumor cerebral. Estos trastornos hipofisarios disminuyen la función de la glándula y su producción de hormonas (hipopituitarismo). En algunos casos se desconoce la causa del déficit (déficit idiopático).

En los adultos, la GH desempeña un papel importante en la regulación de la densidad ósea, la masa muscular y el metabolismo lipídico. También puede afectar a la función cardíaca y renal. Los déficits pueden haberse desarrollado durante la infancia o en la edad adulta, y pueden ser consecuencia de traumatismos craneales, tumores cerebrales, cirugía o radioterapia. En consecuencia, puede aparecer una disminución de la producción de las hormonas hipofisarias (hipopituitarismo). 

- Exceso de GH

El exceso de GH se debe normalmente a los tumores secretores de GH situados en la hipófisis, generalmente benignos

Un exceso de GH puede provocar un crecimiento excesivo de los huesos largos en los niños después de la pubertad, dando lugar a una enfermedad rara denominada gigantismo, donde la persona puede superar los 2 metros de estatura. Estas personas pueden presentar además un engrosamiento de las facciones, debilidad generalizada, retraso puberal y dolores de cabeza. Si el tumor es especialmente grande, también puede causar pérdida de la visión.

Un exceso de GH en los adultos puede provocar una enfermedad rara diferente, que se denomina acromegalia. Esta patología se caracteriza, no tanto por el alargamiento de los huesos, sino por su engrosamiento. Otros signos y síntomas como el engrosamiento de la piel, sudoración, fatiga, dolor de cabeza y dolores articulares pueden ser poco notables al principio de la enfermedad. Los pacientes tienen un crecimiento excesivo de manos y pies, engrosamiento de los huesos faciales, síndrome del túnel carpiano y agrandamiento de los órganos. Un exceso de producción de GH también puede ocasionar la aparición de verrugas en la piel y el desarrollo de pólipos intestinales.

A menudo, el tumor hipofisario puede tratarse quirúrgicamente con radioterapia o con fármacos. La mayor parte de las veces se consigue que las concentraciones de GH e IGF-1 se normalicen después del tratamiento.

Si no se trata, tanto la acromegalia como el gigantismo pueden producir complicaciones como la diabetes tipo 2, aumento del riesgo de padecer una  enfermedad cardiovascular, hipertensión arterial, artritis y, en general, tener una reducción de la esperanza de vida.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?

Debido a que la GH se libera a la circulación sanguínea de manera pulsátil, una determinación aislada en sangre no suele resultar clínicamente útil. A menudo se realizan pruebas de estimulación o de supresión de la hormona para poder establecer un diagnóstico de déficit o exceso de GH. Se extrae la muestra por punción de una vena del antebrazo después de 10-12 horas de ayuno, y a continuación se realiza el procedimiento de supresión o de estimulación. A partir de ese momento, se obtienen muestras de sangre de manera seriada en el tiempo.

En algunas ocasiones sólo se realiza una única extracción de sangre venosa tras un ayuno o después de realizar un ejercicio extenuante.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?

Es importante seguir estrictamente las instrucciones proporcionadas. En la mayoría de casos es necesario guardar ayuno. Es posible que también sea necesario estar en reposo o realizar un ejercicio físico extenuante antes de la obtención de la muestra.

Cuando se estudia un posible déficit de GH en los niños y adolescentes, se suele precisar realizar un tratamiento con esteroides sexuales durante unos días antes de la realización de la prueba. Con este tratamiento se consigue reducir el número de resultados de GH falsamente negativos. Algunos médicos también prescriben propranolol antes de la prueba, para reducir el número de falsos negativos.

Preguntas comunes

¿Cómo se utiliza?

La determinación de GH se emplea esencialmente para identificar las deficiencias de esta hormona y para evaluar la función de la glándula pituitaria (hipófisis) cuando se han detectado anormalidades relacionadas con otras hormonas hipofisarias.

También se puede determinar la GH para detectar los excesos de producción de hormona de crecimiento en el diagnóstico y seguimiento de la acromegalia y el gigantismo.

La hipófisis produce y libera GH hacia la circulación sanguínea de manera pulsátil, por lo que una determinación aislada de GH no suele ser clínicamente útil. Así, se han desarrollado pruebas de supresión y estimulación de la liberación de GH, que son las que suelen realizarse.

  • Pruebas de estimulación: permiten diagnosticar un hipopituitarismo o un déficit aislado de GH. En estos casos, se extrae una muestra de sangre después de un ayuno de 10-12 horas. Posteriormente y bajo supervisión médica, se administra al individuo una solución intravenosa de una sustancia que promueve la liberación de GH por parte de la hipófisis, y se extraen muestras de sangre a intervalos regulares. En cada una de estas muestras se mide la GH para ver si el preparado administrado ha conseguido estimular la hipófisis, produciendo las concentraciones esperadas de GH. Debido a que el ejercicio físico produce aumentos de GH, puede también emplearse un ejercicio extenuante como agente estimulante de la liberación de GH.
  • Pruebas de supresión: son útiles para diagnosticar los excesos de producción de GH, valorando si la secreción de GH disminuye ante un aumento de glucosa. En las pruebas de supresión se obtiene una muestra de sangre después de haber ayunado durante 10-12 horas. Posteriormente, se administra una solución de glucosa oral (100 gramos en adultos o una cantidad estandarizada por peso en niños) y se extraen muestras de sangre a intervalos regulares. En cada una de estas muestras se mide la GH para ver si la dosis de glucosa administrada ha conseguido inhibir suficientemente la glándula hipofisaria.

Otras pruebas que se pueden realizar incluyen:

  • Factor de crecimiento insulinoide- 1 (IGF-1): la GH estimula la producción de este factor de crecimiento. El IGF-1 es una hormona mediadora de los efectos de la GH en el organismo y promueve el crecimiento y desarrollo tisular y óseo. A diferencia de la GH, su concentración se mantiene estable durante el día, por lo que se trata de un indicador muy útil para conocer la concentración promedio de GH. Las concentraciones de IGF-1 son un reflejo de los excesos y déficits de GH, y por ello constituye un indicador empleado con frecuencia, para evaluar los estados de deficiencia o de exceso de GH.
  • Proteína 3 de unión al factor de crecimiento insulinoide (IGFBP3): la GH también estimula la producción de esta proteína. Su concentración permite valorar la capacidad funcional de la GH y es especialmente útil en los niños menores de 3 años.

La prueba de supresión de GH y la determinación de IGF-1 también se utilizan en el seguimiento de los pacientes después de la extirpación de un tumor hipofisario. En estos casos, se pueden medir las concentraciones de estas hormonas regularmente durante años, para detectar las posibles recurrencias del tumor.

¿Cuándo se solicita?

En los niños, la prueba de estimulación de GH suele solicitarse si presentan signos y síntomas de déficit de GH como:

  • Retraso en el crecimiento.
  • Talla significativamente inferior a los niños de su edad, a pesar de un aumento de peso normal.
  • Retraso de la pubertad.
  • Retraso del desarrollo óseo (observado en las radiografías).

En los adultos, las pruebas de estimulación de GH suelen solicitarse cuando muestran síntomas y signos de déficit de GH o hipopituitarismo como:

  • Disminución de la densidad ósea.
  • Fatiga.
  • Cambios en el perfil lipídico, como un aumento del colesterol.
  • Disminución de la tolerancia al ejercicio.

Para descartar otros trastornos que pueden provocar los mismos síntomas suelen solicitarse otras determinaciones hormonales, como por ejemplo un perfil tiroideo. Los déficits de GH son relativamente raros en niños y adultos. 

Las pruebas de supresión de GH no se usan muy a menudo, aunque se pueden solicitar en niños o adultos que muestran signos y síntomas asociados a exceso de GH (acromegalia y gigantismo).

El control de GH y de IGF-1 puede realizarse regularmente durante varios años para detectar recurrencias, especialmente en los casos de exceso de GH.

¿Qué significa el resultado?

- Prueba de estimulación de GH

Si la GH no aumenta de manera significativa tras una prueba de estimulación (se mantiene por debajo de lo esperado), y además existen signos y síntomas de déficit de GH y de IGF-1, es probable que exista un déficit de GH que precisa tratamiento.

Si existe una alteración de la concentración de TSH o T4, en primer lugar debe corregirse la enfermedad tiroidea, ya que puede producir síntomas similares al déficit de GH. También puede suceder que exista un hipopituitarismo o una disminución generalizada de la producción de hormonas hipofisarias. Las pruebas de GH para investigar si existe un posible déficit no deberían realizarse hasta que se haya evaluado la función tiroidea del individuo. En caso de existir hipotiroidismo, es importante tratarlo previamente y reevaluar la tasa de crecimiento del niño antes de plantearse evaluar la GH.

Si después de realizar un ejercicio físico intenso los niveles de GH no aumentan, podría ser que existiera un déficit de GH. En tal caso, deben realizarse pruebas adicionales.

Los niños con deficiencia de GH que precise tratamiento deben someterse a una nueva valoración tras finalizar la etapa de crecimiento.

- Prueba de supresión de GH

Si la GH no disminuye significativamente tras una prueba de supresión (permanece más elevada de lo esperado), existen síntomas asociados a exceso de GH (acromegalia y gigantismo) y el IGF-1 está elevado, es probable que la persona esté produciendo demasiada GH. Si en las pruebas de imagen (generalmente resonancia magnética) se observa una masa, es probable que exista un tumor (generalmente benigno) en la hipófisis. Si el individuo está siendo controlado por un tumor previo, un aumento de GH puede estar indicando una recaída o recurrencia del tumor.

Además de la determinación de GH, ¿qué otras pruebas de laboratorio pueden realizarse?

A menudo se solicitan otras pruebas que reflejan la función hipofisaria como prolactina, T4 libre, TSH, cortisol, folitropina (FSH), lutropina (LH) y testosterona. Estas pruebas suelen solicitarse antes de la determinación de GH para asegurarse de que son normales o están controladas, antes de explorar la posibilidad de una alteración de la GH. Por ejemplo, el hipotiroidismo en un niño debe tratarse antes de la realización de la prueba de GH para que no se obtengan resultados falsamente negativos.

Otras pruebas, como la determinación de IGF-1 o IGBP-3 también se pueden solicitar como herramientas para evaluar la producción de GH.

¿Cuál es el tratamiento de las alteraciones de GH?

Una concentración alterada de GH se puede corregir una vez identificadas las causas. 

  • Es posible administrar GH sintética para el tratamiento de la deficiencia.
  • La combinación de fármacos, cirugía y radioterapia es útil en el tratamiento de la hiperproducción de GH. 

Para obtener unos resultados óptimos es importante detectar precozmente las anomalías relacionadas con la GH. Si no se trata, la baja estatura en los niños ocasionada por un déficit de GH será permanente. De manera similar, los cambios asociados con acromegalia y gigantismo también son permanentes.

Existen complicaciones a largo plazo derivadas de anomalías en la concentración de GH. La acromegalia, por ejemplo, puede causar el desarrollo de pólipos en el colon (incrementando el riesgo de padecer un cáncer de colon), diabetes, hipertensión arterial y problemas de visión. Si un tumor hipofisario está constantemente lesionando las células de la hipófisis, es posible que se requiera tratamiento hormonal sustitutivo múltiple. El ensanchamiento anormal de los huesos también puede conducir a pinzamientos de los nervios (síndrome del túnel carpiano), artritis y fragilidad ósea.

¿Hay algo más que debería saber?

Los factores que pueden interferir con la prueba de GH son:

  • Fármacos que pueden incrementar la GH: anfetaminas, arginina, dopamina, estrógenos, glucagón, histamina, insulina, levodopa, metildopa y la vitamina B3 (niacina o ácido nicotínico).
  • Fármacos que pueden disminuir los niveles de GH: corticoides y fenotiacina.

Se debe recordar que una baja estatura no se asocia forzosamente a un déficit de GH. La causa puede estar más relacionada con la herencia familiar y con diversos trastornos, algunos de ellos genéticos. Aunque es raro, puede ser que una persona presente signos y síntomas propios de un déficit de GH pero con una concentración de GH normal o incluso elevada. Esto es debido a la presencia de un trastorno hereditario en el que existe una resistencia a la acción de la GH. En estos casos de resistencia a la GH, a pesar de que la GH esté elevada, la concentración de IGF-1 será baja.

¿Qué trastornos requieren tratamiento con GH?

Además del déficit de GH, los niños pueden ser tratados con GH si tienen:

¿Por qué se determina la GH en atletas?

Debido a que la GH favorece el desarrollo muscular en adultos, hay quien la consume para mejorar su rendimiento, y por este motivo se determina en atletas la GH o el IGF-1 en el momento en que se miden también otras sustancias utilizadas como dopaje. Para más información, consultar el artículo sobre drogas de abuso.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Growth Hormone (Blood). University of Rochester Medical Center. Disponible online en https://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?contenttypeid=167&contentid=growth_hormone_blood. Último acceso el 27 de julio de 2021.

(Actualizado el 2 de julio de 2021) Growth Hormone Suppression Test. MedlinePlus. Disponible online en https://medlineplus.gov/ency/article/003376.htm. Último acceso el 27 de julio de 2021.

Insulin-Like Growth Factor. University of Rochester Medical Center. Disponible online en https://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?contenttypeid=167&contentid=insulin_like_growth_factor. Último acceso el 27 de julio de 2021.

Thyroid Function Tests. American Thyroid Association. Disponible online en https://www.thyroid.org/thyroid-function-tests/. Último acceso el 27 de julio de 2021.

(Actualizado el 2 de noviembre de 2017) Tests for Pituitary Tumors. American Cancer Society. Disponible online en https://www.cancer.org/cancer/pituitary-tumors/detection-diagnosis-staging/how-diagnosed.html. Último acceso el 27 de julio de 2021.

Growth Hormone Deficiency. National Organization for Rare Disorders. Disponible online en https://rarediseases.org/rare-diseases/growth-hormone-deficiency/. Último acceso el 27 de julio de 2021.

Actualizado en enero de 2020) Acromegaly. National Institute of Diabetes and Digestive Diseases. Disponible online en https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/acromegaly. Último acceso el 27 de julio de 2021.

(Actualizado el 7 de junio de 2013) Growth Hormone. Medscape. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/2089136-overview#a2. Último acceso el 27 de julio de 2021.

Collett-Solber PF, et al. Diagnosis, Genetics, and Therapy of Short Stature in Children: A Growth Hormone Research Society International Perspective. Horm Res Paediatr. 2019 Sep 12:1-14. doi: 10.1159/000502231.

Melmed S. Pathogenesis and Diagnosis of Growth Hormone Deficiency in Adults. N Engl J Med. 2019 Jun 27;380(26):2551-2562. doi: 10.1056/NEJMra1817346.

(Actualizado el 9 de junio de 2020) Diaz-Thomas, A. et. al. Gigantism and Acromegaly. Medscape Drugs & Diseases. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/925446-overview.  Último acceso el 27 de julio de 2021.

(Actualizado el 15 de enero de 2019) Rosenbloom, A. and Guevara-Aguirre, J. Growth Hormone Resistance. Medscape Drugs & Diseases. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/922902-overview.  Último acceso el 27 de julio de 2021.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?