También conocido como
Toxoplasma gondii, T. gondii
Nombre sistemático
Anticuerpos (IgG e IgM) contra Toxoplasma gondii, Detección molecular de Toxoplasma gondii por PCR
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 26.12.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para detectar una infección por Toxoplasma gondii en embarazadas, recién nacidos o personas inmunocomprometidas que presentan síntomas similares a los de la gripe y que son sugestivos de una infección por Toxoplasma gondii; en algunas ocasiones, para detectar una infección pasada o para saber si las complicaciones se deben a una infección por Toxoplasma.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando una embarazada o una persona inmunocomprometida ha sido expuesta a Toxoplasma y/o presentan síntomas similares a los de la gripe, una infección ocular o cerebral grave que pueden atribuirse a la toxoplasmosis.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa. En algunas ocasiones, puede utilizarse una muestra de líquido cefalorraquídeo, mediante punción lumbar, o líquido amniótico, mediante un procedimiento llamado amniocentesis.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza?

La toxoplasmosis es una infección causada por el parásito Toxoplasma gondii (T. gondii). El diagnóstico se puede hacer mediante pruebas serológicas o pruebas moleculares. En el caso de las pruebas serológicas se detectan en sangre los anticuerpos que el sistema inmunitario produce en respuesta a la infección,  según el tipo de anticuerpos presentes (IgM o IgG) se puede determinar una infección reciente o aguda. Las pruebas moleculares, como la PCR, detectan el material genético (ADN) del parásito en la sangre e indican una infección reciente.

El T. gondii es un parásito que no puede observarse a simple vista (microscópico). En la mayoría de las personas sanas, la infección no causa síntomas o solo unos leves síntomas similares a los de la gripe. Sin embargo, si una embarazada se infecta y transmite la infección al feto, o se infecta una persona inmunocomprometida, el parásito puede causar complicaciones graves.

El T. gondii es muy frecuente. Su distribución es mundial, y en algunos países ha infectado hasta al 60% de la población. En los Estados Unidos, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades estiman que aproximadamente el 11% de las personas de 6 años o más han tenido toxoplasmosis y que más de 40 millones de personas son portadores. La infección se puede adquirir por:

  • Ingesta de alimentos contaminados, especialmente carne cruda o poco cocida, como cerdo, cordero y venado.
  • Comer frutas y verduras sin lavar que se cultivan en suelo contaminado.
  • Tener contacto con suelo contaminado.
  • Beber agua contaminada.
  • Beber leche no pasteurizada.
  • Manejar la arena para gatos contaminada.
  • Transmisión de la madre al feto. 
  • En raras ocasiones, la transmisión se produce durante un trasplante de órganos o una transfusión de sangre.

El huésped definitivo del T. gondii es el gato, tanto salvaje como doméstico. Los gatos se infectan al comer aves infectadas, roedores o carne cruda contaminada. Una vez se ha producido la infección, el T. gondii se replica y forma huevos protegidos por unas cubiertas (oocitos). Durante una infección activa, los gatos pueden liberar millones de oocitos microscópicos a través de las heces durante varias semanas. Los oocitos liberados se vuelven infecciosos al cabo de unos 2 días, y a partir de entonces pueden seguir siendo infecciosos durante varios meses. En el resto de huéspedes, incluidos los humanos, el T. gondii solo llega a completar una parte de su ciclo de vida, y en este momento forma unos quistes inactivos en los músculos, cerebro y ojos. El sistema inmunitario del huésped mantiene estos quistes en estado latente y protege el cuerpo frente a la infección. Esta fase latente puede persistir durante toda la vida del huésped, excepto si el sistema inmunitario se ve comprometido.

Una infección por el T. gondii reciente o reactivada puede causar síntomas importantes en las personas inmunocomprometidas, como aquellas que tienen el VIH/ SIDA, las que están en tratamiento con quimioterapia, las que han sido recientemente sometidas a un trasplante de órganos, o que se encuentren en tratamiento con medicamentos inmunosupresores. La infección puede afectar el sistema nervioso y los ojos, causando dolores de cabeza, convulsiones, confusión, fiebre, encefalitis, pérdida de la coordinación y visión borrosa.

Cuando se infecta una embarazada, existe entre el 30-40% de posibilidades de transmitir la infección al feto. Si esta infección congénita sucede durante las primeras semanas del embarazo, puede causar abortos involuntarios o muertes fetales; también puede causar complicaciones graves en el recién nacido, como retraso mental, convulsiones, ceguera y agrandamiento del hígado o el bazo. Muchos recién nacidos infectados, especialmente aquellos expuestos durante el último período del embarazo, pueden no presentar síntomas al nacer, pero pueden desarrollar complicaciones años más tarde, como infecciones graves en los ojos, pérdida de la capacidad auditiva o problemas de aprendizaje.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

La prueba de la Toxoplasmosis se utiliza para detectar una infección reciente o antigua producida por el parásito T. gondii. Generalmente, se solicita:

  • Durante la planificación de un  embarazo para determinar si ha habido exposición previa al T. gondii; durante el embarazo si se sospecha que ha habido una exposición.
  • En personas inmunocomprometidas que presentan síntomas típicos de la gripe.
  • En personas que presentan signos y síntomas de toxoplasmosis.
  • En un feto, en este caso se realiza el estudio en el líquido amniótico.

Existen diferentes métodos para la detección del T. gondii. La elección de una u otra prueba y del tipo de muestra a estudiar depende de cada individuo, de los síntomas que presente y de los hallazgos clínicos encontrados.

Detección de anticuerpos

Cuando una persona ha quedado expuesta al T. gondii, su sistema inmunitario responde produciendo anticuerpos contra el parásito. Existen dos tipos de anticuerpos producidos en respuesta a una infección por T. gondii, los de tipo IgM y los de tipo IgG, ambos detectables en sangre.

Los anticuerpos de tipo IgM son los que el organismo produce primero en respuesta a la infección por el Toxoplasma. Se detectan en la mayoría de las personas una semana o dos después de la exposición. La producción de IgM aumenta durante un corto período de tiempo y después va disminuyendo. Normalmente, después de pocos meses, la cantidad (título) de anticuerpos IgM cae por debajo de los valores detectables. Si la infección latente se reactiva en algún momento y/o se vuelve crónica, se producen de nuevo más anticuerpos de tipo IgM.

Los anticuerpos IgG se producen varias semanas después de la infección inicial para proporcionar protección a largo plazo. Los anticuerpos IgG aumentan durante la infección activa y posteriormente se estabilizan a medida que la infección por el Toxoplasma se resuelve y el parásito se vuelve inactivo. Una vez ha existido una exposición a T. gondii, siempre queda cierta cantidad de anticuerpos de tipo IgG detectables en sangre durante el resto de la vida y se considera a la persona con inmunidad frente a la reinfección.

La determinación de anticuerpos puede realizarse como parte del perfil TORCH. TORCH es el acrónimo de un grupo de enfermedades infecciosas que pueden provocar defectos congénitos en los recién nacidos, y generalmente incluye: Toxoplasmosis, rubéola, citomegalovirus y herpes simple.

Pruebas moleculares

Las pruebas moleculares pueden realizarse para detectar y medir el ADN del T. gondii en muestras de sangre, líquido cefalorraquídeo o líquido amniótico.

¿Cuándo se solicita?

El análisis de anticuerpos frente a T. gondii no se solicita de forma rutinaria en las embarazadas, pero puede realizarse si se quiere saber si previamente se ha producido una infección por Toxoplasma, o si la embarazada ha estado expuesta a las heces contaminadas de gato, carne cruda o poco cocinada, o bien alimentos o agua contaminados. Aunque la prueba de anticuerpos sea negativa, si la sospecha de infección es alta puede repetirse la prueba una o varias veces a lo largo del embarazo.

La determinación de anticuerpos frente al T. gondii puede solicitarse en las personas inmunocomprometidas que presentan síntomas similares a los de la gripe, y en cualquier individuo que presenta síntomas sugerentes de toxoplasmosis. Entre los signos y síntomas de la toxoplasmosis, se incluye:

  • Inflamación de los ganglios linfáticos.
  • Fiebre, sudores nocturnos.
  • Debilidad, fatiga.
  • Dolor de cabeza.
  • Dolores musculares.
  • A veces, dolor de garganta.

Si la infección es más grave, puede afectar el sistema nervioso central, incluyendo el cerebro; en este caso, se pueden presentar entre otras, alteraciones visuales y mentales, o convulsiones.

Las pruebas moleculares pueden realizarse cuando se sospecha una toxoplasmosis  aguda en personas inmunocomprometidas o para determinar si se ha producido una transmisión de la infección de la madre al feto. El análisis del líquido amniótico puede realizarse cuando existe evidencia de infección aguda durante el embarazo al haberse obtenido un resultado positivo en la madre al realizar la prueba de los anticuerpos IgM frente al Toxoplasma.

¿Qué significa el resultado?

Se debe prestar especial atención al interpretar los resultados de las pruebas de toxoplasmosis. Las personas inmunocomprometidas pueden no tener una gran respuesta inmunitaria frente a la infección por el T. gondii, podría ser que tengan los anticuerpos IgG e IgM por debajo de lo normal, aunque se trate de una infección activa por toxoplasma.

Detección de anticuerpos

IgM

IgG

Posible interpretación

Negativo

Positivo

Infección pasada

Negativo

Negativo

Infección no presente, o infección muy reciente; no exposición previa

Positivo

Negativo

Infección reciente; en un recién nacido, indica infección congénita

Positivo

Positivo

Infección activa; infección crónica; puede indicar reactivación; IgM puede ser positiva durante varios meses después de que se resuelva la infección

A veces, se puede dar un resultado falso positivo. En la mayoría de los casos, los resultados IgM positivos deberían confirmarse con otro método, generalmente enviando la muestra a un laboratorio de referencia especializado para este tipo de análisis.

Los anticuerpos IgM son la única clase de anticuerpos producidos por el feto. Cuando un recién nacido presenta anticuerpos IgM, estos indican una infección congénita.

Detección de ADN

Si las pruebas moleculares de ADN para el T. gondii son positivas, significa que la persona presenta una infección activa por toxoplasma. Un resultado negativo indica que es menos probable que la infección exista, pero no la descarta, porque el Toxoplasma puede estar presente en cantidades insuficientes para poder ser detectado, en la sangre o en la muestra de fluido analizado.

¿Hay algo más que debería saber?

La infección por el T. gondii es la principal causa de inflamación intraocular en el mundo. En aquellos casos que se presentan complicaciones, pueden aparecer cicatrices en la retina y causar infecciones graves en los ojos.

¿Es contagiosa la toxoplasmosis?

La toxoplasmosis no se transmite de persona a persona, con excepción de la transmisión de la madre al feto. La mayoría de las infecciones provienen de la ingesta de alimentos y/o agua contaminados, o manipulación de material contaminado.

¿Deberían realizarse a todo el mundo las pruebas de la toxoplasmosis?

Puesto que la infección es muy frecuente y en la mayoría de los casos no causa síntomas, no se recomienda el cribado general de toda la población.

¿Puede volver a presentarse una infección por Toxoplasma gondii si ya se ha padecido la infección?

En general, una vez se ha sido infectado y la infección primaria ha pasado a un estado latente, si se dispone de un buen estado de salud se habrá adquirido inmunidad contra otra posible reinfección externa. Sin embargo, si el sistema inmunitario está debilitado (inmunocomprometido), una infección latente puede reactivarse. En las personas inmunocomprometidas, como por ejemplo aquellas con VIH/SIDA, la mayoría de las infecciones se deben a reactivaciones y no a nuevas infecciones.

¿Por qué la tasa de infección por T. gondii llega a ser tan alta en algunos países?

La tasa de infección es muy alta en climas cálidos y húmedos, y depende de la dieta de la región. Por este motivo, la tasa es mayor en las zonas en las que es habitual el consumo de carne poco cocida.

¿Existe algún tratamiento para la toxoplasmosis?

Aunque la mayoría de los individuos con un buen estado de salud no requieren tratamiento, existen tratamientos disponibles para las personas inmunocomprometidas, para embarazadas con el objetivo de disminuir el riesgo de transmisión al feto, y para los recién nacidos con toxoplasmosis congénita. Para conocer más sobre el tratamiento, consultar la web de la Clinica Mayo o del CDC.

¿Cómo se puede prevenir  la infección por toxoplasmosis?

Entre algunas de las acciones que se pueden tomar, se incluye:

  • Utilizar guantes para la limpieza de la caja de arena de los gatos, cambiando la arena cada día para evitar la presencia de oocitos.
  • Si es posible, no dejar salir al gato al exterior para prevenir que coma carne o tierra contaminadas, así como evitar darle de comer carne cruda.
  • No adquirir un nuevo gato ni adoptar gatos callejeros durante el embarazo.
  • Cubrir los areneros cuando no se utilizan, para evitar que los niños los utilicen como caja de arena.
  • Utilizar guantes durante la práctica de la jardinería.
  • No comer carne cruda o poco cocinada.
  • Lavar las tablas de cortar, las manos y los utensilios utilizados para preparar la carne cruda con agua caliente con jabón, y evitar la contaminación cruzada.
  • No tomar leche no pasteurizada.
  • Lavar y/o pelar las frutas y verduras.

Además de las pruebas moleculares y de anticuerpos, ¿existen otras formas de realizar pruebas para la toxoplasmosis?

Un laboratorio de referencia puede realizar otras pruebas, como una prueba de avidez de IgG, para ayudar a confirmar una infección por T. gondii. En raras ocasiones, se puede extraer una muestra de tejido (biopsia) de un área del cuerpo que se sospecha que está infectada con el parásito Toxoplasma. Se puede realizar un cultivo de la muestra y/o teñirse y examinarse con un microscopio para detectar el parásito. Estos procedimientos suelen estar reservados para casos de difícil diagnóstico.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 29 de agosto de 2018). Parasites – Toxoplasmosis (Toxoplasma infection). Centers for Disease Control and Prevention. Disponible online enhttps://www.cdc.gov/parasites/toxoplasmosis/. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

(1995-2021). Toxoplasma gondii Antibody, IgM, Serum. Mayo Clinic Laboratories. Disponible online en: https://www.mayocliniclabs.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/39856. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

(Actualizado el 8 de marzo de 2019). Medscape Infectious Diseases. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/229969-overview. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

(Actualizado en agosto de 2021).  Toxoplasma gondii – Toxoplasmosis. ARUP Consult. Disponible online en https://arupconsult.com/content/toxoplasma-gondii. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

(Actualizado el 20 de septiembre de 2019). Pediatric Toxoplasmosis. Medscape Pediatrics: General Medicine. Disponible online enhttps://emedicine.medscape.com/article/1000028-overview. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

(Actualizado el 9 de noviembre de 2019).Toxoplasmosis. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://medlineplus.gov/ency/article/000637.htm Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

Gomez C, et al. Evaluation of Three Point-of-Care Tests for Detection of Toxoplasma Immunoglobulin IgG and IgM in the United States: Proof of Concept and Challenges. Open Forum Infect Dis. 2018 Oct; 5(10). Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC6204989/. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

Mendez O and Koshy A. Toxoplasma gondii: Entry, association, and physiological influence on the central nervous system. PLoS Pathog. 2017 Jul 20;13(7). Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/28727854. Último acceso el 22 de diciembre de 2021.

(1995-2021). Toxoplasma gondii, Molecular Detection, PCR. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories Disponible online en http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/81795. Último acceso el 16 de diciembre de 2021.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.