También conocido como
VEB
EBV
EBV VCA-IgM
EBV VCA-IgG
EBNA-IgG
EA-D IgG
Nombre sistemático
Anticuerpos EBV contra el antígeno de la cápside viral, IgM, IgG; Anticuerpos EBV contra el antígeno nuclear, IgG; Anticuerpos EBV contra el antígeno D temprano; Anticuerpos heterófilos
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
15.01.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para facilitar el diagnóstico de la mononucleosis infecciosa; para distinguir entre una infección por el virus de Epstein-Barr (EBV) y otras enfermedades que pueden cursar con síntomas similares; para evaluar la susceptibilidad a la infección por EBV.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se tienen síntomas de mononucleosis pero la prueba para la mononucleosis es negativa; cuando una mujer embarazada tiene síntomas similares a los de la gripe; cuando una persona asintomática ha estado expuesta a otra persona con mononucleosis.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

El virus Epstein-Barr (EBV) es un virus que causa una afectación leve o moderada. Esta prueba detecta anticuerpos frente al EBV y es de ayuda para establecer el diagnóstico de una infección por este virus.

La infección por EBV es muy común. Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) estiman que cerca del 95% de la población se ha infectado por el EBV antes de los 40 años de edad. El virus se transmite fácilmente entre personas. El virus se encuentra en la saliva de las personas infectadas, de tal manera que la infección puede propagarse por contacto íntimo como por ejemplo por besos o por compartir vasos o cubiertos.

Después de la primera exposición al EBV, existe un período de varias semanas antes de que el individuo presente síntomas, conocido como período de incubación. Durante la infección aguda, el virus primero se multiplica y posteriormente los síntomas se resuelven a medida que la cantidad de virus va disminuyendo. No obstante, el organismo no se libera totalmente del virus, sino que permanece latente en el organismo durante toda la vida y puede reactivarse, aunque raramente ocasiona problemas a menos que la persona esté inmunodeprimida.

La mayor parte de la población se infecta por EBV durante la infancia y presenta pocos o ningún síntoma. Sin embargo, cuando la infección se da en la adolescencia, el EBV causa mononucleosis infecciosa, ocasionando fatiga, fiebre, dolor de garganta, inflamación de los ganglios linfáticos, agrandamiento del bazo y en algunos casos también del hígado. Estas manifestaciones pueden ocurrir en un 35% - 50% de adolescentes o adultos jóvenes y suelen resolverse en uno o dos meses.

La mononucleosis suele diagnosticarse por los signos y síntomas, por los resultados del hemograma y por el resultado obtenido en la prueba de la mononucleosis (en la que se determinan anticuerpos heterófilos). Un 10% - 20% de la población, aún teniendo mononucleosis, no presenta anticuerpos heterófilos; esto es especialmente cierto en niños. La determinación de los anticuerpos frente a EBV permite establecer si los síntomas son debidos a una infección aguda (actual) por el EBV.

Es importante distinguir la infección por EBV de otras enfermedades, como puede ser el caso de las embarazadas. Esta prueba permite distinguir entre una infección primaria por EBV, que no afecta al desarrollo fetal, e infección por citomegalovirus (CMV), por herpes simple o toxoplasma (toxoplasmosis). Estas 3 últimas infecciones ocasionan complicaciones en el embarazo y pueden resultar perjudiciales para el feto. También resulta importante descartar una infección por EBV y pensar en otras posibles causas de los síntomas, como por ejemplo un faringoamigdalitis estreptocócica (dolor de garganta debido a la infección por el estreptococo del grupo B), que debe tratarse con antibiótico. Pueden existir simultáneamente ambas infecciones, por estreptococo del grupo B y por EBV.

Existen varias pruebas que permiten detectar diferentes tipos y subclases de anticuerpos contra el EBV. Los anticuerpos son proteínas sintetizadas por el sistema inmune del organismo en respuesta al ataque de diferentes antígenos del EBV. Durante la infección primaria por EBV, estos anticuerpos aumentan y disminuyen a diferentes tiempos. La medida de estos anticuerpos en sangre permite establecer un diagnóstico y proporciona al médico información acerca del estadio de la infección, a la vez que le permite saber si se trata de una infección activa, reciente o anterior.

Anticuerpos Momento en el que se pueden detectar los anticuerpos en sangre
Anticuerpos frente al antígeno de la cápside viral (anticuerpo VCA-IgM) Los primeros que aparecen después de la exposición al virus; tienden a desaparecer a las 4-6 semanas
Anticuerpos VCA-IgG

Emergen durante la infección aguda y alcanzan el pico máximo a las 2-4 semanas; posteriormente disminuyen lentamente, se estabilizan y se mantienen durante toda la vida

Anticuerpos contra el antígeno D temprano (EA-D) Aparecen durante la infección aguda y tienden a desaparecer posteriormente; aproximadamente un 20% de los infectados mantienen cantidades detectables de estos anticuerpos durante varios años después de que se haya resuelto la infección
Anticuerpos EBV contra el antígeno nuclear (EBNA) No suelen aparecer hasta que se ha resuelto la infección aguda; se desarrollan entre 2 y 4 meses después de la infección inicial y se mantienen durante toda la vida

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cuál es el tratamiento de la infección por el virus Epstein-Barr (EBV)?

    El tratamiento es fundamentalmente de soporte e incluye descanso y reposición de líquidos; además se tratan los síntomas. Es importante evitar realizar deporte o coger peso durante varias semanas o meses para evitar la rotura del bazo. No existe ninguna medicación antivírica o vacuna para acelerar la curación o para prevenir la infección.

  • ¿Pueden los adultos tener la mononucleosis?

    Sí, aunque no suele ser frecuente puesto que la mayor parte de la población ya ha estado expuesta al virus siendo más joven. Cuando esto sucede, se tiende a tener menos inflamación de los ganglios linfáticos y menos dolor de garganta, y contrariamente, más agrandamiento del hígado e ictericia.

  • ¿La infección por EBV y la mononucleosis se dan a nivel mundial?

    Sí. Sin embargo, en los países subdesarrollados, la mononucleosis es mucho menos frecuente ya que la población se infecta por EBV a edades muy tempranas, cuando los síntomas son mínimos.

  • ¿Cómo se utiliza?

    Los anticuerpos frente al virus Epstein-Barr (EBV) suelen solicitarse para facilitar el diagnóstico de mononucleosis infecciosa en personas sintomáticas pero con un resultado negativo en la prueba de detección de la mononucleosis (anticuerpos heterófilos).

    En mujeres embarazadas con síntomas de infección vírica, pueden solicitarse uno o más anticuerpos contra el EBV junto con otras pruebas (CMV y toxoplasma, a veces incluidas en el estudio TORCH) para distinguir entre estas distintas infecciones que pueden cursar con síntomas similares.

    En personas asintomáticas, puede solicitarse la determinación de anticuerpos EBV para conocer si ha existido exposición previa o si pueden ser susceptibles a una infección (primaria) por EBV. Estas determinaciones no se realizan de manera rutinaria, pero pueden solicitarse cuando una persona, como un adolescente o una persona inmunodeprimida, han estado en contacto con una persona con mononucleosis infecciosa.

    Los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomiendan solicitar diversas pruebas que contribuyan a establecer si una persona es susceptible de padecer la infección por EBV, para detectar una infección reciente, una infección previa o una infección por EBV reactivada. Estas pruebas incluyen los anticuerpos frente a:

    • Antígeno de la cápside viral (VCA)-IgM
    • VCA-IgG
    • Antígeno temprano D (EA-D)
    • Antígeno nuclear (EBNA)
  • ¿Cuándo se solicita?

    Los anticuerpos contra el EBV pueden solicitarse cuando existen síntomas que sugieren una mononucleosis infecciosa y la prueba de la mononucleosis es negativa, y cuando una mujer embarazada tiene síntomas similares a los de la gripe y se quiere determinar si los síntomas se deben a una infección por EBV o por cualquier otro microorganismo. Entre los síntomas y signos asociados a la mononucleosis se incluyen:

    • Fatiga
    • Fiebre
    • Dolor de garganta
    • Inflamación de ganglios linfáticos
    • A veces, aumento del tamaño del bazo y/o del hígado

    La determinación de estos anticuerpos puede solicitarse cuando se quiere establecer si ha existido un contacto previo con el EBV. La determinación puede repetirse siempre que el facultativo quiera monitorizar las concentraciones de anticuerpos y/o cuando la primera determinación ha sido negativa y persiste la sospecha de que los síntomas se deben a una infección por EBV.

  • ¿Qué significa el resultado?

    La interpretación de los resultados de las pruebas para determinar anticuerpos frente al EBV debe realizarse minuciosamente. Debe tenerse en cuenta los signos y síntomas que refiere el individuo así como la historia médica del individuo en cuestión. Es posible que el médico necesite contactar con un especialista en enfermedades infecciosas.

    Cuando un individuo presenta anticuerpos ACV-IgM es probable que tenga una infección por EVB y que ésta se encuentre en sus fases más iniciales. Si además la persona tiene síntomas asociados a mononucleosis, es más que probable que el diagnóstico sea mononucleosis infecciosa, incluso cuando la determinación de la mononucleosis (anticuerpos heterófilos) es negativa.

    Si los anticuerpos ACV-IgG y los EA-D IgG son positivos, es altamente probable  que el individuo tenga o haya tenido recientemente una infección por EBV.

    Si el ACV-IgM es negativo pero los anticuerpos ACV-IgG y los EBNA, son positivos es probable que la persona haya sufrido una infección previa por EVB.

    Si una persona asintomática presenta el ACV-IgG negativo, seguramente nunca habrá estado expuesta al EBV y será vulnerable a la infección.

    De forma general, aumentos progresivos de los niveles de ACV-IgG tienden a indicar una infección activa por EBV, mientras que su disminución tiende a indicar que la infección por EBV se está resolviendo. Sin embargo, la interpretación de los resultados de los anticuerpos contra el EBV debe realizarse con cautela puesto que la cantidad de anticuerpos presentes en la sangre no se correlaciona con la severidad de la infección o con el tiempo que durará la misma. Es posible que existan niveles elevados de ACV-IgG y que se mantengan elevados de por vida.

    A continuación se relacionan algunos ejemplos acerca de la interpretación más probable de los resultados.

    VCA-IgM VCA-IgG

    EA-D,IgG

    EBNA-IgG Posible interpretación
    Negativo Negativo Negativo Negativo No existe infección; síntomas atribuibles a otra causa, vulnerabilidad a infección por EBV
    Positivo Positivo Negativo Negativo Infección primaria, en fases iniciales
    Negativo o positivo Positivo Positivo Negativo Infección activa; EA-D IgG puede persistir de por vida en aproximadamente 20% de los casos
    Negativo Positivo Negativo Positivo Infección anterior, ya pasada
    Negativo Positivo Positivo Positivo Puede indicar reactivación del virus
  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Existen al menos dos anticuerpos más que aparecen durante una infección por EBV: un anticuerpo IgA contra el antígeno de la cápside viral del EBV (EBV ACV-IgA) y un anticuerpo IgG contra el antígeno temprano restringido del EBV (EA-R IgG). A pesar de que es posible realizar estas determinaciones, solo suelen necesitarse en raras ocasiones.

    La complicación más común de la mononucleosis infecciosa es la rotura del bazo. Otras complicaciones que pueden darse incluyen dificultad para respirar debido a la inflamación de la garganta y más raramente, ictericia, erupciones cutáneas, pancreatitis, convulsiones y /o encefalitis. El EBV se asocia a y probablemente juega algún papel en la esclerosis múltiple así como en diversas formas de cáncer, incluyendo el linfoma de Burkitt, el linfoma de Hodgkin y el carcinoma nasofaríngeo.

    La reactivación del virus no reviste importancia a no ser que el individuo esté significativamente inmunocomprometido y de forma persistente, como sucede en personas con infección por VIH o  con SIDA o en individuos transplantados. Las infecciones primarias en estas personas pueden ser muy graves y a veces se presentan síntomas de manera crónica.

  • ¿Se puede desarrollar una mononucleosis si ya se ha tenido una infección por EBV?

    No. Una vez superada la infección por EBV, la mononucleosis no se puede padecer. Sin embargo, se pueden presentar síntomas parecidos a los de otras infecciones víricas. En personas que tienen el sistema inmune debilitado o suprimido, el virus puede reactivarse y causar enfermedad.

     

  • ¿Por qué se conoce a la mononucleosis como la "enfermedad del beso"?

    Porque el EBV se encuentra en la saliva de las personas infectadas y se transmite fácilmente con los besos. También puede propagarse, especialmente en niños, por la presencia de saliva en manos y/o juguetes, o por compartir cubiertos o vasos.

  • ¿Existen otras pruebas para evaluar una infección por EBV?

    Sí. Existen pruebas moleculares que pueden detectar y medir ADN del EBV.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Bennett, N. and Domachowske, J. Pediatric Mononucleosis and Epstein-Barr Virus Infection. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/963894-overview

Vorvick, L. Prueba del virus de Epstein-Barr. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003513.htm

Delgado, J. et. al. Epstein-Barr Virus – EBV. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/EBV.html?client_ID=LTD

Epstein-Barr Virus (EBV) Antibody Profile, Serum. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/84421

Cunha, B. and Levy, C. Infectious Mononucleosis. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/222040-overview

Mayo Clinic Staff. Mononucleosis. Mayo Clinic. http://www.mayoclinic.com/print/mononucleosis/DS00352/DSECTION=all&METHOD=print

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2011). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 10th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 407-409.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds, (2005) Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, pp1046-1048.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007, pp 555-556.

Hess R. Mini Review: Routine Epstein-Barr Virus Diagnostics from the Laboratory, Perspective: Still Challenging after 35 Years. Journal of Clinical Microbiology, Aug. 2004, Vol. 42, No. 8., Pg. 3381–3387.

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (© 2007).  Mosby’s Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition:  Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 401-403.

Wu, A. (2006).  Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, Fourth Edition.  Saunders Elsevier, St. Louis, Missouri. Pp 1556-1557.

Thomas, Clayton L., Editor (1997).  Taber’s Cyclopedic Medical Dictionary.  F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition]. pp 663.

Bennett, N. J. and Domachowske, J. Mononucleosis and Epstein-Barr Virus Infection. http://www.emedicine.com/ped/TOPIC705.HTM

Mayo Clinic Staff. Mononucleosis. MayoClinic. http://www.mayoclinic.com/health/mononucleosis/DS00352

Infectious Mononucleosis. The Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merck.com/mmpe/sec14/ch189/ch189f.html?qt=EBV&alt=sh

Peridin F, et. al. Comparison of commercial and in-house Real-time PCR assays for quantification of Epstein-Barr virus (EBV) DNA in plasma, BMC Microbiol. 2007; 7: 22. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?artid=pmc1852802

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico