Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
05.04.2018.
¿En qué consiste?

La fibromialgia es un síndrome asociado a dolor generalizado, crónico e incapacitante. Las personas con fibromialgia padecen dolor muscular y también en cuello, espalda y hombros. Duermen mal y cuando se levantan o después de estar sentados períodos largos de tiempo, están anquilosados durante un rato. La intensidad y localización del dolor y el grado de fatiga puede variar día a día y empeorar en situaciones de exceso de ejercicio o de estrés. Aunque se habla poco de ella, la fibromialgia es un trastorno relativamente común que afecta más a mujeres que a varones, incidiendo principalmente en personas de mediana edad. Se estima que, en un día normal, aproximadamente el 5% de las personas que se encuentran en una sala de espera de una consulta médica, están afectadas de fibromialgia. Para muchos reumatólogos (médicos especialistas en enfermedades reumáticas) es el segundo o tercer trastorno más diagnosticado.

El dolor, la fatiga y otros muchos síntomas asociados a la fibromialgia pueden provocar frustración tanto en el paciente como en el médico. Estos síntomas deprimen al paciente aunque no causan inflamación o daño visible en los tejidos afectados. El dolor y los síntomas van y vienen aunque no progresan a un estado de enfermedad ni remiten con el tiempo. Anteriormente, a estas personas se les solía decir que no les pasaba nada malo y que "todo estaba en su cabeza" o que sus síntomas se debían a estrés o depresión. A pesar de que en algunas personas la fibromialgia se asocia a cierto grado de depresión, no es ésta la causante de la enfermedad; la prevalencia de la depresión es la misma que en cualquier otra enfermedad crónica.

Actualmente, la comunidad médica en general y las organizaciones sanitarias reconocen la existencia de la fibromialgia aunque aún queda mucho por estudiar sobre esta enfermedad. En 1990, el American College of Rheumatology (ACR) estableció una definición oficial de fibromialgia que ha sido ampliamente aceptada y utilizada por clínicos e investigadores (refiérase al apartado de pruebas relacionadas). Esta definición identifica síntomas frecuentes de fibromialgia pero no su causa, que todavía se desconoce. Se piensa que existen factores genéticos y ambientales, y que hay algo que actúa como desencadenante en aquellas personas con predisposición a sufrir esta enfermedad. Algunas familias tienen una alta incidencia de esta enfermedad. Algunos casos parecen empezar tras un trauma físico o una enfermedad grave, mientras que otros surgen sin ningún desencadenante aparente.

Algunos investigadores piensan que estos síntomas pueden deberse a trastornos del sueño, mientras que otros creen que la fibromialgia está causada por un microorganismo. Otros sospechan que la causa puede ser una alteración del metabolismo músculo-esquelético o una hiperreacción crónica del sistema inmune. Muchos investigadores creen que la base del problema en la fibromialgia está "todo en la cabeza", en el sentido de que no se debe a una depresión o a estrés, sino que puede más bien deberse a una alteración en el procesamiento del dolor o a cambios en los neurotransmisores del cerebro. Aunque las respuestas a qué es lo que está causando esta enfermedad pueden tardar años en obtenerse, los médicos ya son capaces de identificar a las personas con fibromialgia y pueden ayudarlas a llevar una vida relativamente normal.

Accordion Title
Acerca de Fibromialgia
  • Signos y síntomas

    Existe una gran variedad de síntomas asociados a la fibromialgia, pero esta enfermedad casi siempre empieza con un dolor crónico generalizado y dolor a la palpación en áreas concretas del organismo conocidas como "puntos sensibles". Muchas personas con fibromialgia tienen un cierto grado de fatiga y duermen mal (con interrupciones del sueño).

    Otros síntomas frecuentes incluyen:

    • Rigidez muscular, especialmente por la mañana y tras estar sentado durante un período de tiempo prolongado
    • Depresión y ansiedad (pueden coexistir)
    • Dificultad para dormir
    • Dificultad para concentrarse, lapsus de memoria
    • Dolores de cabeza
    • Menstruaciones dolorosas
    • Parestesias (hormigueo y entumecimiento de manos y pies)

     

    Las personas afectadas pueden también presentar:

    • Dolor torácico, arritmias cardíacas, dificultad para respirar
    • Estreñimiento
    • Diarrea
    • Dificultad para tragar
    • Mareos, problemas de equilibrio
    • Sequedad ocular, dificultad para enfocar
    • Sequedad bucal
    • Calambres, dolor abdominal, gases
    • Ardor de estómago
    • Síndrome del colon irritable (SCI)
    • Piel seca, enrojecida, que pica
    • Edema localizado (dedos hinchados)
    • Hipotensión ortostática (disminución de la presión arterial al levantarse)
    • Relaciones sexuales dolorosas
    • Dolor pélvico
    • Sindrome de las piernas inquietas y movimentos de las extremidades durante el sueño
    • Rinitis consistente en una congestión nasal y dolor en los senos nasales (pero sin respuesta alérgica o inmune)
    • Hipersensibilidad a la luz, al ruido, al tacto, a la temperatura y a los olores
    • Sensibilidad a medicamentos (mayor predisposición a sufrir efectos adversos)
    • Disfunción de la articulación temporomandibular, dolor en la articulación de la mandíbula y en los músculos que la rodean
    • Irritación, y aumento de la frecuencia y urgencia urinaria

     

    La fibromialgia coexiste con muchas otras enfermedades crónicas como el síndrome de fatiga crónica, la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren, las enfermedades tiroideas, la esclerosis múltiple y el lupus. Los síntomas de estas enfermedades pueden mezclarse con los asociados a la fibromialgia, dificultando el diagnóstico.

  • Pruebas relacionadas

    Actualmente no existe ninguna prueba específica que permita diagnosticar la fibromialgia. Este síndrome suele diagnosticarse a través de la historia médica del paciente, descartando enfermedades que puedan mimetizar o exacerbar la fibromialgia y utilizando los criterios establecidos por el American College of Rheumatology (ACR) en1990. Estos criterios incluyen:

    1. Una historia de por lo menos tres meses de dolor crónico generalizado en los cuatro cuadrantes del organismo - cuadrante superior derecho e izquierdo y cuadrante inferior derecho e izquierdo; dolor en el esqueleto axial (cervical, en la columna, y/o en el pecho)
    2. Dolor en 11 de los 18 puntos sensibles, medidos a la palpación utilizando un peso de 4 Kg. Esta prueba debe realizarla personal entrenado.

    Los criterios del ACR se desarrollaron principalmente con finalidades de investigación y por ello existe ciertra controversia en cuanto a su uso clínico. Es posible que una persona no cumpla los criterios en el momento en que se la examina, ya que los síntomas pueden fluctuar y ser intermitentes. Por este motivo, se revisaron los criterios diagnósticos de la enfermedad en el año 2010 que fueron provisionalmente aceptados por el ACR. Los criterios diagnósticos propuestos evalúan la localización y la gravedad del dolor y no se centran tanto en la existencia de puntos especialmente sensibles al dolor. Así, se consideraría que una persona padece fibromialgia si se reúnen las siguientes condiciones:

    1. Empleando el índice WPI (índice de dolor diseminado o generalizado) y la escala SS (escala de severidad de los síntomas), el individuo presenta un WPI ≥ 7 y un SS ≥ 5, o bien un WPI entre 3 y 6 junto con un SS ≥ 9
    2. Presencia de síntomas sin que varíe su gravedad durante como mínimo 3 meses
    3. No existe ninguna otra enfermedad o trastorno que pueda justificar el dolor

    Sin embargo, antes de que el ACR permita aceptar estos nuevos criterios diagnóticos en sustitución de los admitidos en el año 1999, es necesario recopilar más datos. Mientras tanto, los médicos suelen considerar los resultados de su evaluación junto con otros hallazgos.

    Pruebas de laboratorio

    Las pruebas de laboratorio son útiles para diagnosticar aquellas enfermedades que presentan síntomas similares a fibromialgia y para identificar enfermedades que pueden coexistir con la fibromialgia, como la artritis reumatoide, el síndrome de Sjögren, las enfermedades tiroideas y el lupus. Normalmente no es necesaria la realización de un cribado extensivo, que por otra parte tampoco ha demostrado ser coste-efectivo. Las pruebas generales que suelen solicitarse son:

    • Panel metabólico completo - para determinar electrolitos, proteínas, función hepática y renal, calcio y glucosa
    • Hemograma - para detectar si existe anemia o cualquier anormalidad de hematíes o glóbulos blancos (leucocitos)
    • TSH (hormona estimulante del tiroides) y/o diversas determinaciones tiroideas puesto que el hipotiroidismo puede tener síntomas similares a la fibriomialgia
    • ANA (anticuerpos antinucleares) para descartar otras enfermedades autoinmunes
    • CK (creatina quinasa) para descartar enfermedades que cursan con dolor o debilidad muscular

    El médico tendrá en cuenta los resultados de estas pruebas y los interpretará junto con la historia médica (incluyendo antecedentes familiares y factores de riesgo de otras enfermedades) y la exploración física. En función de lo que observe, se pueden solicitar otras pruebas adicionales.

    Existen algunas pruebas de laboratorio muy específicas como la determinación de la sustancia P (un neurotransmisor que indica la capacidad del cerebro para registrar dolor) que pueden utilizarse en investigación para intentar entender mejor la causa y el curso de la fibromialgia, pero no se consideran de utilidad clínica.

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    En la evaluación de una persona con síntomas asociados a fibromialgia puede realizarse un estudio electromiográfico (EMG), en el que se evalúa el estado de músculos y de los nervios que los controlan. Si desea mas información, acceda a este enlace.

    En alguna ocasión pueden solicitarse pruebas de imagen (por ejemplo, una resonancia magnetica nuclear - RMN) para descartar alguna enfermedad que curse con síntomas similares a los de la fibromialgia, como la esclerosis multiple.

  • Tratamiento

    Actualmente no existe un tratamiento que cure la fibromialgia. Pocos pacientes alcanzan una remisión completa de los síntomas aunque la mayoría aprenden a vivir con la enfermedad y son capaces de llevar una vida relativamente normal. La fibromialgia no es incapacitante en sí misma y no reduce la esperanza de vida de los afectados. El tratamiento se basa en cambios en el estilo de vida y en aliviar los síntomas. Los grupos de  apoyo y consejo pueden ayudar al paciente a sobrellevar los impedimentos físicos, psicológicos, económicos y sociales que se derivan de esta enfermedad.

    Para aquellos pacientes que lo puedan tolerar, se recomienda encarecidamente realizar una pauta de ejercicio físico suave. El ejercicio aeróbico regular y los estiramientos pueden ayudar a mantener una buena forma física muscular, mejorar el sueño y disminuir el dolor y la rigidez. Hay que tener especial cuidado cuando se empieza a realizar ejercicio puesto que un sobreesfuerzo puede provocar brotes dolorosos. Reducir el estrés y limitar el consumo de cafeína y alcohol también pueden hacer disminuir los síntomas.

    El tratamiento farmacológico puede ofrecer, al menos a corto plazo, una mejora de los síntomas incluyendo una disminución del dolor y una mejora en la calidad del sueño. Se ha comprobado que los antidepresivos tricíclicos son útiles en algunos pacientes, no por el hecho de que exista depresión sino en relación al mecanismo de acción de estos fármacos a nivel de cerebro. La pregabalina -un anticonvulsivante- fue el primer tratamiento aprobado en Estados Unidos por la FDA (Food and Drug Administration) en el mes de Junio del 2007. Los pacientes con fibromialgia deben mantener una relación estrecha con el médico para acordar cual puede ser el mejor tratamiento. Lo que funciona para una persona puede no funcionar para otra, y muchos afectados de fibromialgia son especialmente sensibles a los efectos secundarios de los fármacos.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Crofford, L. Fibromyalgia. American College of Rheumatology. https://www.rheumatology.org/I-Am-A/Patient-Caregiver/Diseases-Conditions/Fibromyalgia

Buckner Winfield, J. Fibromyalgia. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/329838-overview

Mayo Clinic Staff. Fibromyalgia. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/print/fibromyalgia/DS00079/METHOD=print&DSECTION=all

Fibromyalgia. National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases. http://www.niams.nih.gov/Health_Info/Fibromyalgia/

Biundo, J. Fibromyalgia. Merck Manual Home Edition. http://www.merckmanuals.com/home/sec05/ch074/ch074c.html?qt=fibromyalgia&alt=sh

Wolfe, F. et. al. The American College of Rheumatology Preliminary Diagnostic Criteria for Fibromyalgia and Measurement of Symptom Severity. Arthritis Care & Research Vol. 62, No. 5, May 2010, Pp 600–610.

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber’s Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby’s Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Davis, C. What's in a Name: Fibro vs. CFS. Arthritis Foundation. https://www.arthritis.org/living-with-arthritis/tools-resources/expert-q-a/fibromyalgia-questions/chronic-fatigue-syndrome-fibromyalgia.php

Sprott, H. What Can Rehabilitation Interventions Achieve in Patients With Primary Fibromyalgia? Curr Opin Rheumatol 15(2):145-150, 2003.

Fibromyalgia: What It Is and How to Manage It. Familydoctor.org. https://familydoctor.org/condition/fibromyalgia/

Russell, J. New Developments in the Management of Fibromyalgia Syndrome. ACR 2002 Annual Meeting.

Nirula, A. Fibromyalgia. MEDLINEplus Health Information Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000427.htm

FM Monograph, What is Fibromyalgia? National Fibromyalgia Partnership, Inc. http://www.fmpartnership.org

Simms, R. Treatment of Fibromyalgia Syndrome. American College of Rheumatology.

Sprott, H. What Can Rehabilitation Interventions Achieve in Patients With Primary Fibromyalgia? Curr Opin Rheumatol 15(2):145-150.

Rooks, D.  Fibromyalgia Treatment Update. Medscape from Curr Opi Rheumatol 2007;19(2):111-117.

Clauw. D. Diagnosing and Treating Fibromyalgia in a Patient With Rheumatoid Arthritis. An Expert Interview With Daniel J. Clauw, MD. Medscape Rheumatology. 

Jeffrey, S.  First Treatment Approved for Fibromyalgia. Medscape Medical News 2007. http://www.medscape.com/viewarticle/558742

Daniel S. Rooks. Fibromyalgia Treatment Update. Medscape. https://www.medscape.com/viewarticle/551891_1