Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
05.04.2018.
El tiroides

El tiroides es una glándula pequeña en forma de mariposa, localizada justo por debajo de la nuez. Esta glándula tiene un papel muy importante en el control del metabolismo del organismo, es decir, la velocidad a la que el organismo utiliza la energía. Esto lo realiza a través de la síntesis de hormonas tiroideas (principalmente tiroxina o T4, y triyodotironina o T3), que viajan a través del torrente sanguíneo a todas las partes del organismo. Estas hormonas tiroideas ordenan a las células del organismo la velocidad a la que deben utilizar la energía y sintetizar proteínas. Además, la glándula tiroides también sintetiza calcitonina, una hormona que contribuye a la regulación de los niveles de calcio en sangre inhibiendo la resorción ósea (destrucción) y aumentando la excreción de calcio a través de los riñones.

 

El tiroides

El organismo dispone de un complejo sistema de retroalimentación para controlar la cantidad de T4 y T3 en sangre. Cuando las concentraciones de hormonas tiroideas en sangre disminuyen, el hipotálamo (área de la zona central del cerebro) libera la TRH (hormona liberadora de tirotropina), que a su vez actúa sobre la hipófisis (pequeña glándula localizada por debajo del hipotálamo) provocando la liberación de tirotropina o TSH (hormona estimulante del tiroides). La TSH estimula al tiroides para que produzca y libere más hormonas tiroideas; cuando el nivel de hormonas tiroideas es alto, la hipófisis se frena, y disminuye la producción de TSH.

En el interior del tiroides, la mayor parte de la T4 se almacena unida a una proteína conocida como tiroglobulina. Cuando aumentan las necesidades, el tiroides sintetiza más T4 y/o libera parte de la que tiene almacenada hacia el torrente sanguíneo. Una vez en la circulación, la mayor parte de la T4 se encuentra unida a una proteína llamada globulina fijadora de tiroxina (TBG), siendo prácticamente inactiva. La T4 se convierte a T3 en el hígado y en otros tejidos. La T3 es la principal responsable del control de la velocidad de las funciones del organismo.

¿En qué consiste?

Las enfermedades tiroideas son básicamente trastornos que afectan a la cantidad de hormonas tiroideas producidas. Es más probable que los trastornos tiroideos se den en mujeres que en varones, en una proporción de 8 a 1. A continuación se listan algunos de los trastornos tiroideos más frecuentes:

  • Hipotiroidismo - Existe poca cantidad de hormonas tiroideas. Se caracteriza por un enlentecimiento del metabolismo, de las funciones del organismo. Entre los síntomas y signos se incluyen: aumento de peso, sequedad de la piel, estreñimiento, intolerancia al frío, piel engrosada o hinchada, pérdida de cabello, fatiga y en mujeres irregularidades menstruales. Un forma grave de hipotiroidismo conocida como mixedema puede provocar una insuficiencia cardíaca, convulsiones y coma. En los niños, un hipotiroidismo puede impedir el crecimiento y retrasar el desarrollo sexual. En bebés el hipotiroidismo puede ocasionar retraso mental. Por este motivo, es nuestro país se realiza un cribado neonatal del hipotiroidismo ya que su detección permite instaurar el tratamiento pertinente.
  • Hipertiroidismo - Existe mucha cantidad de hormonas tiroideas. A veces se conoce también como hiperactividad tiroidea. Se caracteriza por una aceleración del metabolismo y las funciones del organismo. Entre los síntomas y signos se incluyen: aumento de la frecuencia cardíaca, ansiedad, pérdida de peso, dificultades para dormir, temblores en las manos, debilidad y a veces diarrea.
  • Enfermedad de Graves – Es la causa más frecuente de hipertiroidismo. Se trata de un trastorno crónico autoinmune en el que el sistema inmunitario de la persona afectada sintetiza anticuerpos contra el tiroides, causando inflamación, lesión y un aumento en la producción de hormonas tirodeas.
  • Tiroiditis de Hashimoto – Es la causa más frecuente de hipotiroidismo. Al igual que la enfermedad de Graves se trata de una alteración autoinmune crónica en la que se producen anticuerpos contra el tiroides, causando inflamación y lesiones en la glándula. Sin embargo, en la tiroiditis de Hashimoto se produce una disminución en la síntesis de hormonas tiroideas.
  • Tiroiditis - La tiroiditis es una inflamación del tiroides que puede ir asociada tanto a hipotiroidismo como a hipertiroidismo. Aunque no siempre, puede producir dolor en la garganta similar al de unas anginas. La tiroiditis puede deberse a actividad autoinmune, infecciones, exposición a productos químicos tóxicos para el tiroides, o a otros motivos desconocidos. En función de la causa, será aguda, transitoria o crónica.
  • Nódulos Tiroideos - Un nódulo tiroideo es un pequeño bulto en la glándula tiroidea que puede ser sólido, o bien un quíste lleno de líquido. Estos nódulos no son raros y suelen ser benignos. Sin embargo, en algunas ocasiones, los nódulos tiroideos pueden ser cancerosos y requieren tratamiento.
  • Cáncer de Tiroides - El cáncer de tiroides es bastante infrecuente. Básicamente existen cuatro tipos de cáncer de tiroides: papilar, folicular, anaplásico y medular. Aproximadamente el 80% de los cánceres de tiroides son del tipo papilar. Este tipo de cáncer afecta más a mujeres que a varones, y es más frecuente en personas jóvenes. Cerca de un 15% de los cánceres son de tipo folicular, que son más agresivos que los papilares y suelen afectar a mujeres mayores. El cáncer anaplásico, también más frecuente en mujeres mayores, representa aproximadamente un 2% del total de los cánceres tiroideos, y es agresivo y difícil de tratar. El cáncer medular de tiroides (CMT) produce calcitonina y puede encontrarse junto a otros cánceres de tipo endocrino en un síndrome denominado neoplasia múltiple endocrina (MEN). El CMT representa cerca del 3% de los cánceres de tiroides y en caso de que se haya extendido más allá de la glándula tiroides puede ser difícil de tratar.
  • Bocio - Se trata de un agrandamiento visible del tiroides. Hace unos años, era una situación relativamente frecuente debido a la falta de yodo en la dieta. El yodo es un componente esencial para la síntesis de las hormonas tiroideas. Actualmente, gracias a la adición de yodo en la sal común (sal yodada) de forma rutinaria, la incidencia de bocio por déficit dietético ha disminuido significativamente. Sin embargo, en otras partes del mundo el bocio por déficit de yodo es bastante frecuente, llegando a ser la forma más común de hipotiroidismo en algunas áreas geográficas. Cualquiera de los trastornos tiroideos antes comentados puede ser causa de bocio. Los bocios pueden comprimir estructuras vitales del cuello, incluyendo la tráquea y el esófago, y esto puede representar una dificultad para respirar y deglutir.
Accordion Title
Acerca de Enfermedades tiroideas
  • Pruebas relacionadas

    Pruebas de laboratorio

    En general, la primera prueba que el médico solicita para diagnosticar una enfermedad tiroidea es la TSH. Si las concentraciones de TSH son anormales, lo habitual para confirmar el diagnóstico es determinar la T4 libre. También puede ser útil la T3 libre.

    • TSH – para identificar hipotiroidismo, hipertiroidismo, en el cribado neonatal del hipotiroidismo, y en la monitorización del tratamiento sustitutivo
    • T4 o T4 libre – para identificar hipotiroidismo e hipertiroidismo y en el cribado neonatal del hipotiroidismo
    • T3 o T3 libre – para identificar hipertiroidismo

    Pueden realizarse otras pruebas adicionales como:

    • Anticuerpos tiroideos - para ayudar a diferenciar los diferentes tipos de tiroiditis e identificar las enfermedades tiroideas autoinmunitarias
    • Calcitonina - para detectar la presencia de una producción excesiva de calcitonina, que puede darse en la hiperplasia de células C del tiroides y en el cáncer medular del tiroides

    Cribado

    No existe un consenso entre la comunidad médica acerca de quien puede beneficiarse del cribado de enfermedad tiroidea y del momento más adecuado para realizarlo. No parece existir evidencia científica suficiente para recomendar o no el cribado en adultos asintomáticos. Sin embargo, la American Thyroid Association y la American Association of Clinical Endocrinologists, en sus guías editadas el año 2012, recomiendan el cribado del hipotiroidismo en adultos mayores de 60 años.

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    • Escáner tiroideo – esta prueba utiliza yodo o tecnecio radioactivos y permite examinar posibles anormalidades del tiroides así como evaluar la función de varias zonas de la glándula
    • Ultrasonidos– se trata de una prueba de imagen que permite determinar si los nódulos son sólidos o están llenos de líquido, a la vez que facilita la medida del tamaño del tiroides
    • Biopsias – normalmente se trata de una biopsia con aguja fina. Consiste en la introducción de una aguja en el tiroides y la extirpación de una pequeña cantidad de tejido y/o líquido del nódulo u otra zona que se quiera examinar. Para orientar la aguja hacia la dirección correcta se utilizan ultrasonidos

    Si desea más información, acceda a este enlace.

  • Tratamiento

    El tratamiento de las enfermedades tiroideas depende de la causa, de la severidad de los síntomas y de los niveles de producción de hormonas tiroideas. En los casos de hipertiroidismo puede utilizarse yodo radioactivo (para destruir una parte o la totalidad de la glándula tiroides), fármacos antitiroideos, o puede optarse por la extirpación del tiroides mediante cirugía. En algunas ocasiones es necesario utilizar los tres tratamientos de manera conjunta. En caso de destruir o eliminar la glándula tiroides, el individuo se convierte en hipotiroideo y deberá tomarse hormonas tiroideas sintéticas.

    El tratamiento del cáncer de tiroides depende del tipo y de la extensión que éste haya alcanzado. En general, requiere la extirpación de la totalidad o parte del tiroides, así como el tratamiento con yodo radioactivo y con hormonas tiroideas. Mientras que el cáncer papilar es fácilmente tratable, curándose la mayoría de los casos, los otros tipos de cáncer de tiroides pueden representar un gran reto. En otros casos, es posible utilizar la radioterapia y la quimioterapia antes y después de la extirpación quirúrgica del tiroides.

    El tratamiento de todos los tipos y causas de hipotiroidismo normalmente es sencillo e implica la terapia hormonal sustitutiva.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

MedlinePlus Medical Encyclopedia. Hyperthyroidism. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/000356.htm

Medical News Today. Prevalence of Thyroid Cancer Rises Sharply. http://www.medicalnewstoday.com/articles/174787.php

The Hormone Foundation. Thyroid Conditions & Thyroid Disease: Symptoms & General Overview. http://www.hormone.org/Thyroid/overview.cfm

National Cancer Institute. What You Need To Know About ™ Thyroid Cancer. http://www.cancer.gov/cancertopics/wyntk/thyroid/page4

MayoClinic.com. Thyroid cancer. http://www.mayoclinic.com/health/thyroid-cancer/DS00492

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Thyroid Cancer (PDQ®): Treatment General Information. National Cancer Institute. http://www.cancer.gov/cancertopics/pdq/treatment/thyroid/HealthProfessional/page2

American Association of Clinical Endocrinologists, American College of Endocrinology and Associazione Medici Endocrinologi. Medical Guidelines for Clinical Practice for the diagnosis and management of Thyroid Nodules (2016). https://www.aace.com/files/thyroid-nodule-guidelines.pdf

U.S. Preventive Services Task Force. Screening for Thyroid Disease: Recommendation Statement. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/20040515/us.html

Ladenson PW et al, for the American Thyroid Association. American Thyroid Association guidelines for detection of thyroid dysfunction. Arch Intern Med 2000; 60:1573-1575.

American Association of Clinical Endocrinologists. Women’s endocrine health. http://www.powerofprevention.com/w_endocrine.php