También conocido como
Cultivo bacteriano, cultivo de heces fecales
Nombre sistemático
Cultivo de patógenos entéricos
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 06.01.2022.
Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para determinar si la persona tiene una infección en su tracto digestivo debido a la presencia de bacterias patógenas que causan enfermedades.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando existe diarrea, calambres abdominales, náuseas y/o vómitos intensos o que duran más de unos días.

¿Qué muestra se requiere?

Una muestra de heces frescas transportada al laboratorio en 2 horas o una que se ha introducido en un medio de transporte (un vial de recolección que contiene un conservante).

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Ninguna.

¿Qué es lo que se analiza?

El cultivo de heces es una prueba que detecta e identifica las bacterias que causan infecciones del tracto digestivo inferior. La prueba distingue entre los tipos de bacterias que causan enfermedades (patógenas) y los tipos que se encuentran normalmente en el tracto digestivo (flora normal). La prueba ayuda a determinar si las bacterias patógenas son la causa de los síntomas gastrointestinales de una persona (gastroenteritis).

Las bacterias que se encuentran en las heces son representativas de las bacterias que están presentes en el sistema digestivo (tracto gastrointestinal). Ciertas bacterias y hongos, llamados flora normal, se encuentran en el tracto gastrointestinal de todos los seres humanos. Desempeñan un papel importante en la digestión de los alimentos y su presencia controla el crecimiento de bacterias que causan enfermedades.

A veces, el equilibrio de la flora normal puede verse afectado por la administración de antibióticos de amplio espectro; los medicamentos inhiben el crecimiento de la flora normal y permiten que la bacteria Clostridioides difficile, que es resistente a los antibióticos, sobreviva y crezca demasiado en el tracto digestivo, lo que provoca síntomas como diarrea y dolor abdominal.

Las bacterias patógenas pueden entrar e infectar el tracto digestivo cuando alguien ingiere alimentos o agua contaminados. Los ejemplos de alimentos contaminados incluyen huevos, aves o carne de res crudos o poco cocidos, leche no pasteurizada y agua sin tratar de lagos, arroyos y (ocasionalmente) de los suministros de agua de la comunidad. (Para obtener más información al respecto, consulte el enlace acerca de toxoinfecciones alimentarias).

Las personas que viajan fuera de su país de origen, especialmente a países en desarrollo, pueden tener un mayor riesgo de exposición a bacterias que causan enfermedades. Algunas de estas bacterias pueden ser verdaderos patógenos, mientras que otras son cepas de bacterias gastrointestinales que son flora normal para los habitantes locales, pero que causan malestar gastrointestinal a los turistas. Los visitantes pueden infectarse al comer o beber cualquier cosa que haya sido contaminada con la bacteria, incluso cosas tan simples como agua del grifo, cubitos de hielo en una bebida, una ensalada fresca o comida del puesto de un vendedor.

Los síntomas más comunes de una infección bacteriana patógena son diarrea prolongada, diarrea con sangre, moco en las heces, dolor y calambres abdominales y náuseas. Si la diarrea dura más de unos pocos días, puede provocar complicaciones como la deshidratación y un desequilibrio electrolítico, que pueden ser enfermedades peligrosas, especialmente para niños y ancianos. La deshidratación puede causar síntomas como piel seca, fatiga y mareos.

Las personas gravemente afectadas pueden requerir hospitalización para reponer los líquidos y electrolitos perdidos. El síndrome hemolítico urémico es una complicación grave caracterizada por la destrucción de los glóbulos rojos y la insuficiencia renal, que ocasionalmente puede surgir de una infección con una cepa productora de toxinas de la bacteria Escherichia coli. La enfermedad se observa con mayor frecuencia en niños, ancianos y personas con el sistema inmunitario debilitado.

Si la enfermedad de una persona no presenta complicaciones y desaparece en unos pocos días, es posible que el médico no solicite pruebas. Sin embargo, si los síntomas son graves, si hay diarrea con sangre, o si el paciente presenta moco en las heces, se puede solicitar un cultivo de heces. Esto es especialmente importante si la persona ha estado fuera de su país de origen, especialmente si se trata de un país en vías de desarrollo, o ha comido o bebido algo que también haya enfermado a alguien cercano a ella.

Para ayudar al diagnóstico, se puede realizar un cultivo de heces junto con un perfil de patógenos gastrointestinales o después de este, que simultáneamente analiza la presencia de múltiples bacterias, virus y parásitos que causan enfermedades. Otras pruebas que se pueden realizar incluyen un examen de huevos y parásitos o pruebas de antígenos para identificar microbios específicos.

¿Cómo se recoge la muestra para la prueba?

Se recoge una muestra de heces frescas en un recipiente limpio. La muestra de heces no debe estar contaminada con orina o agua. Una vez que se haya recogido, las heces deben llevarse al laboratorio dentro de las dos horas posteriores a la recolección o deben transferirse a un vial que contenga un conservante y llevarla al laboratorio lo antes posible. En el caso de los bebés, generalmente se recolecta una muestra de materia fecal con un hisopo rectal.

¿Se necesita alguna preparación especial para garantizar la calidad de la muestra?

No se requiere preparación para la prueba.

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

El cultivo de heces se usa para detectar la presencia de bacterias patógenas que causan enfermedades y ayudar a diagnosticar una infección del sistema digestivo (tracto gastrointestinal). Como existen muchas causas de infecciones gastrointestinales, se puede usar un cultivo de heces junto con otras pruebas, como un perfil de patógenos gastrointestinales o un examen de huevos y parásitos para ayudar a establecer el diagnóstico.

Muchas infecciones gastrointestinales se resuelven sin un tratamiento específico y es posible que no requieran ningún tipo de prueba. En las personas sanas, las infecciones se consideran enfermedades comunes que no son graves y, a veces, se las considera "intoxicación alimentaria" o "gripe estomacal''. Sin embargo, hay casos en los que es útil realizar pruebas que identifiquen la causa de la infección gastrointestinal, para dirigir el tratamiento, eliminar su fuente y limitar su propagación.

Los laboratorios suelen utilizar cultivos de heces para detectar e identificar las bacterias causantes de las enfermedades intestinales más comunes:

  • Especies de Campylobacter.
  • Especies de Salmonella.
  • Especies de Shigella.

Algunas bacterias causan enfermedades al producir toxinas. Estas bacterias pueden cultivarse, pero muchas de las pruebas que se utilizan para detectarlas están dedicadas a la detección directa de sus toxinas, ya sea mediante PCR o prueba de antígenos. Ejemplos incluyen:

  • Escherichia coli O157: H7.
  • Clostridium difficile.

Dependiendo de la historia médica y/o de los viajes que haya realizado la persona afectada, las pruebas para otros patógenos pueden incluirse o estar disponibles por separado. Algunos de estos incluyen:

  • Aeromonas.
  • Plesiomonas.
  • Yersinia enterocolitica.
  • Especies de vibrio.

¿Cuándo se solicita?

Se puede solicitar un cultivo de heces cuando alguien tiene signos y síntomas de una infección del tracto digestivo, como:

  • Diarrea que dura más de unos pocos días y puede contener sangre y/o moco.
  • Dolor y calambres abdominales.
  • Náuseas, vómitos.
  • Fiebre.

A todas las personas que tienen estos síntomas no necesariamente se les realizarán las pruebas o recibirán un tratamiento En las personas que tienen un sistema inmunitario saludable, estas infecciones a menudo se resuelven con medidas de mantenimiento, y sin el uso de antibióticos. Es más probable que se solicite un cultivo de heces cuando una persona:

  • Tiene síntomas graves, deshidratación, desequilibrio electrolítico u otras complicaciones.
  • Es muy joven, anciano o tiene un sistema inmunológico debilitado; Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la diarrea es una causa de muerte mundial. Es la segunda causa principal de muerte en niños menores de 5 años en todo el mundo, muriendo unos 2.195 niños por día.
  • Tiene signos y síntomas prolongados, y/o infecciones que no se resuelven sin tratamiento.
  • Tiene una enfermedad durante y/o después de un viaje a un país extranjero, especialmente si se trata de países en desarrollo; los CDC estiman que entre el 30% y el 70% de quienes viajan a estos países contraerán una infección gastrointestinal.
  • Ha ingerido alimentos o bebido líquidos que pueden haber estado contaminados con bacterias patógenas, como carne poco cocida o huevos crudos, o bien el mismo alimento que ha enfermado a otras personas.
  • Está enfermo y se considera posible que se trate de una toxoinfección alimentarias o brote transmitido por los alimentos o el agua, por ellos la comunidad médica debe investigar e identificar la causa; los ejemplos incluyen productos agrícolas contaminados, alimentos contaminados de un restaurante específico y/o enfermedades contraídas en un crucero.

Un médico puede solicitar uno o más cultivos de heces cuando alguien ha tenido una infección bacteriana patógena previa del tracto gastrointestinal, y ha sido tratada o se ha resuelto por sí sola. Esto se puede hacer para verificar que las bacterias patógenas ya no sean detectables porque, en algunos casos, las personas pueden convertirse en portadoras de la bacteria. Los portadores no están enfermos, pero pueden infectar a otras personas.

¿Qué significa el resultado?

Si un cultivo de heces es positivo para bacterias patógenas, entonces son la causa más probable de la diarrea y otros síntomas que se observen en la persona. Los resultados se informan con frecuencia con el nombre de la bacteria patógena que se detectó.

Algunas de las bacterias patógenas más comunes que causan infecciones y sus fuentes más frecuentes incluyen:

  • Campylobacter: se encuentra en las aves de corral crudas o poco cocidas, y en la leche no pasteurizada. Puede volverse especialmente grave si se propaga a la sangre y ocasionalmente causa complicaciones a largo plazo como artritis y síndrome de Guillain-Barré.
  • Salmonella: se encuentra en los huevos crudos (incluso huevos desinfectados intactos), aves de corral crudas, verduras crudas y reptiles; las mascotas como las lagartijas y las tortugas pueden portar la salmonella en sus intestinos sin enfermarse. Algunos seres humanos pueden convertirse en portadores de salmonella. La salmonella puede transmitirse de persona a persona.
  • Shigella: se encuentra en los alimentos y agua contaminados con heces de personas infectadas cuando no existe un saneamiento adecuado; por ejemplo, puede ser un desafío prevenir la propagación de shigella dentro de una familia, en una guardería o en un hogar de ancianos, ya que muy pocos organismos pueden causar enfermedades.

Una amplia variedad de otras bacterias a veces pueden causar infecciones gastrointestinales y pueden identificarse con un cultivo de heces. Algunos ejemplos importantes incluyen:

  • Escherichia coli 0157: H7 y otras E. coli productoras de toxinas (la mayoría de las cepas de E. coli se consideran flora normal y no causan enfermedades): se encuentran en hamburguesas y/o carne de res cruda o poco cocida, espinacas, o sidra no pasteurizada; causa diarrea con sangre y puede provocar el síndrome hemolítico urémico.
  • Clostridioides difficile: puede estar presente como parte de la flora normal, pero el uso de antibióticos de amplio espectro puede resultar en un crecimiento excesivo de esta bacteria. Las cepas productoras de toxinas pueden causar diarrea y otras complicaciones graves. Si se sospecha de que estas cepas son la causa, se realizarán pruebas separadas que detecten C. difficile productor de toxinas.

Ejemplos de otras causas menos comunes incluyen:

  • Aeromonas.
  • Plesiomonas.
  • Yersinia enterocolitica.
  • Vibrio cholerae y otras especies de vibrio

Para obtener más información sobre las bacterias que causan infecciones gastrointestinales, consultar los artículos sobre diarrea, toxoinfecciones alimentarias y enfermedades del viajero.

Los resultados de los cultivos de heces que se informan como negativos generalmente reflejan el hecho de que el cultivo de heces se verificó en varios intervalos para detectar los patógenos más comunes y no se encontró ninguno (no aislado). Un informe puede indicar: "no se aisló Campylobacter", "no se aisló Salmonella o Shigella", etc…

Si el cultivo es negativo para los principales patógenos, es probable que los signos y síntomas de la persona se deban a otra causa o a un patógeno menos común. También es posible que haya bacterias patógenas presentes en el tracto gastrointestinal, pero que hubiera muy pocas bacterias en la muestra de heces para ser detectadas. Si un médico sospecha que este es el caso y los síntomas continúan, se puede solicitar un cultivo de heces con una nueva muestra y/o seguir con otras pruebas.

La mayoría de las enfermedades diarreicas son causadas por un solo patógeno, pero es posible tener una infección con más de uno.

¿Hay algo más que debería saber?

Las infecciones bacterianas patógenas graves del tracto gastrointestinal y las que causan complicaciones pueden tratarse con antibióticos, pero es mejor no tratar los casos sin complicaciones. Las personas con un sistema inmunitario saludable generalmente mejorarán por sí solas, aproximadamente en una semana. Se les instruye sobre cómo prevenir la propagación de la infección y se les trata y monitoriza para detectar síntomas como la deshidratación.

Las infecciones bacterianas patógenas se controlan a nivel comunitario y, a veces, a nivel nacional. Aparte de los casos relacionados con viajes al extranjero, también se intenta determinar de dónde proviene una determinada infección, para poder abordar cualquier posible problema de salud pública. Los aislamientos bacterianos que causan enfermedades transmitidas por los alimentos se envían a los laboratorios de referencia de salud pública para ser tipificados por métodos moleculares. La tipificación ayuda a identificar alimentos o productos alimenticios específicos que son la fuente de la infección.

La diarrea del viajero generalmente es causada por Escherichia coli productora de toxinas, que es la principal causa de infecciones bacterianas por diarrea entre los viajeros a África, Asia y América Latina. Estas cepas de E. coli, sin embargo, son diferentes de las cepas de E. coli productora de toxina Shiga (O157: H7), que puede causar el síndrome hemolítico urémico.

¿Qué puedo hacer para evitar contraer una infección bacteriana del tracto digestivo?

Lo mejor que puede hacer es no beber agua ni comer alimentos que puedan estar contaminados y seguir buenas prácticas de higiene, como lavarse las manos minuciosamente y con frecuencia. Los alimentos que pueden estar contaminados, como carnes crudas y huevos, deben cocinarse completamente. Los alimentos cocidos y los que se sirven crudos no deben tocar ninguna superficie que pueda haber sido contaminada. Cuando viaje a países en desarrollo, es mejor beber solo agua embotellada, bebidas carbónicas y alimentos cocidos calientes. Evitar las frutas y verduras frescas, limitándose a aquellas que pueda pelar uno mismo. Evitar los productos lácteos no pasteurizados. La comida de los vendedores ambulantes generalmente no se considera segura. Si alguien en su hogar tiene una infección que está causando diarrea, se recomienda que todos los miembros de la familia se laven las manos cuidadosamente, y la persona infectada no debe preparar comida o bebida para otras personas hasta que la infección se haya resuelto.

¿Por qué la muestra de heces para cultivo debe ser fresca?

Si las heces no son frescas o no tienen conservante, la proporción de los diferentes tipos de bacterias en las heces puede cambiar, no representando las proporciones reales presentes en el tracto gastrointestinal. El crecimiento excesivo de bacterias normales a veces puede evitar la detección de bacterias patógenas, al igual que la exposición de la muestra de heces a temperaturas extremas.

¿Por qué no debería tomar un medicamento de venta libre contra la diarrea cuando tengo diarrea infecciosa?

La diarrea es uno de los métodos que usa su cuerpo para ayudar a deshacerse de la infección. Si reduce la velocidad o evita que esto suceda tomando medicamentos contra la diarrea, puede prolongar la cantidad de tiempo que está enfermo y, a veces, empeorar la infección.

Una vez que haya tenido una infección bacteriana patógena, ¿puedo volver a infectarme?

Generalmente sí. Puede desarrollar una inmunidad a corto plazo contra la cepa particular de bacterias patógenas que causaron su infección, pero existen muchos otros tipos y cepas de bacterias patógenas que pueden hacerle enfermar si se expone a ellas.

¿Qué más puede causar diarrea?

La diarrea puede deberse a una infección por virus como norovirus, hepatitis A, una infección por parasitos la giardia, intolerancia a los alimentos, medicamentos (que causan diarrea directa o indirectamente al disminuir la flora normal), una enfermedad intestinal o disfunción intestinal como la enfermedad celíaca, malabsorción, o enfermedad inflamatoria intestinal. La diarrea también puede ser causada o empeorada por el estrés psicológico.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 25 de septiembre de 2020) Devkota B. Stool Culture. Medscape Drugs and Diseases. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/2107038-overview. Último acceso el 6 de enero de 2022.

(Actualizado el 31 de enero de 2020) Guandalini S and Frye R. Diarrhea. Medscape Drugs and Diseases. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/928598-overview. Último acceso el 6 de enero de 2022.

(Actualizado el 11 de abril de 2020) Lehrer J. Fecal culture. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003758.htm. Último acceso el 6 de enero de 2022.

Dowshen S. Stool Test: Bacteria Culture. KidsHealth from Nemours. Disponible online en http://kidshealth.org/parent/system/medical/test_bac_culture.html. Último acceso el 6 de enero de 2022.

(Actualizado en octubre de 2021) Diarrhea. ARUP Consult. Disponible online en https://arupconsult.com/content/infectious-diarrhea. Último acceso el 6 de enero de 2022.

 

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.