También conocido como
esprúe celíaco, enteropatía sensible al gluten, celiaquía
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
15.02.2018.
¿En qué consiste?

La enfermedad celíaca tiene una base autoinmune y se caracteriza por una respuesta inmune inapropiada al gluten -proteína presente en el trigo- y a otras proteínas de la dieta halladas en alimentos como la cebada y el centeno. Esta respuesta conduce a una inflamación del intestino delgado y a una lesión y destrucción de las vellosidades que recubren la pared intestinal.

Estas vellosidades son proyecciones (pliegues pequeños) que aumentan el área superficial del intestino permitiendo una mejor absorción de nutrientes, vitaminas, minerales, fluidos y electrolitos. Cuando una persona susceptible se expone al gluten, su organismo desencadena una respuesta inmune. Las células inmunitarias atacan estructuras de las vellosidades intestinales; también se producen proteínas inmunes conocidas como autoanticuerpos.

Mientras la persona siga estando expuesta a estas proteínas, seguirá produciendo la respuesta inmune y los autoanticuerpos. A partir del momento en que las vellosidades ya están lesionadas o destruídas, al organismo le va a costar mucho realizar una absorción correcta de los alimentos y la persona empieza a presentar síntomas asociados a malnutrición y malabsorción.

La enfermedad celíaca se da en todas las distintas áreas geográficas del planeta, aunque es más prevalente en individuos de procedencia y origen europeos. La prevalencia de la enfermedad en europeos y sus descendientes es del 1%. La enfermedad puede desarrollarse a cualquier edad aunque es más frecuente en la infancia y entre los 30 y 40 años, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. Actualmente, la enfermedad se observa más a menudo en adultos que en niños, contrariamente a lo que sucedía hace algunos años.

Se cree que la aparición de la enfermedad obedece a una tendencia hereditaria en el desarrollo de la misma, de manera que existen factores ambientales, emocionales o físicos que la desencadenan (aunque el mecanismo exacto de su aparición no se conoce con exactitud). Según la National Digestive Diseases Information Clearinghouse, aproximadamente un 4% - 12% de los familiares de primer grado (padres, hermanos o hijos) de una persona afectada presenta también la enfermedad.

Accordion Title
Acerca de Enfermedad celíaca
  • Signos y síntomas

    Se estima que tan sólo un 10% de las personas que tienen enfermedad celíaca están realmente diagnosticadas. Esto es así porque los síntomas son muy variables entre individuos.

    Las manifestaciones de la enfermedad celíaca también varían en función de la edad y el estado de desarrollo de la persona. Según la National Digestive Diseases Information Clearinghouse, es más fácil que los bebés y niños presenten signos y síntomas digestivos, mientras que en adultos es más probable que aparezcan síntomas por afectación de otras zonas del organismo. Como además estos síntomas pueden presentarse en muchas otras situaciones, no es raro que la enfermedad celíaca pase desapercibida o que no se llegue a su diagnóstico hasta al cabo de muchos años.

    Entre los signos y síntomas de enfermedad celíaca se incluyen:

    • Dolor y distensión abdominal
    • Diarrea crónica
    • Heces grasientas y malolientes
    • Vómitos
    • Anemia por déficit de hierro que no responde a tratamiento con suplementos férricos
    • Tendencia a sangrar
    • Dolores articulares y óseos
    • Fatiga, debilidad
    • Dificultad para concentrarse
    • Úlceras bucales
    • Pérdida de peso
    • Alteraciones del esmalte dental
    • Osteoporosis

    Algunos de estos síntomas y signos pueden existir también en otros trastornos, como por ejemplo en alergias alimentarias.

    En edad infantil se puede presentar retraso del crecimiento, del desarrollo y de la pubertad. En adultos incluso se han dado casos de infertilidad.

    Muchas de las personas afectas de enfermedad celíaca presentan también dermatitis herpetiforme; se trata de una enfermedad que ocasiona la aparición de ampollas que pican en la piel. La enfermedad se asocia también a mayor riesgo de desarrollar linfoma intestinal, una forma de cáncer.

  • Pruebas relacionadas

    Las pruebas empleadas inicialmente van dirigidas mayoritariamente a detectar autoanticuerpos específicos; además, se realiza una biopsia para confirmar el diagnóstico de la enfermedad celíaca. Los autoanticuerpos son útiles para diagnosticar y monitorizar la enfermedad, especialmente en personas sintomáticas, aunque también sirven para realizar un cribado de la enfermedad en familiares.

    Se dispone de pruebas que permiten detectar dos tipos, IgA e IgG, de autoanticuerpos distintos, aunque los de tipo IgA son más específicos y por este motivo son los que más se emplean. El principal anticuerpo que se halla en las secreciones gastrointestinales es de tipo IgA. Sin embargo, entre un 2% y un 3% de afectos de enfermedad celíaca presenta una deficiencia de IgA y en consecuencia se pueden producir resultados falsamente negativos. En estos casos, se solicita la detección de autoanticuerpos de tipo IgG.

    Entre las pruebas más comunes de detección de anticuerpos de la enfermedad celíaca se incluyen:

    • Anticuerpos antitransglutaminasa tisular (anti-tTG), de tipo IgA - esta es la prueba, realizada en sangre, más sensible y específica y constituye la prueba de primera línea en la evaluación. La prueba anti-tTG de tipo IgG es menos sensible y específica que la que reconoce los anticuerpos anti-tTG de tipo IgA, pero presenta la ventaja de no resultar afectada si existe un déficit de IgA.
    • Inmunoglobulina A (IgA) - suele solicitarse junto a anti-tTG para evaluar si existe una deficiencia de IgA.
    • Anticuerpos frente al péptido desamidado de la gliadina (DGP), de tipo IgA - puede resultar positiva en personas con enfermedad celíaca con un resultado negativo a la prueba anti-tTG, especialmente en bebés. En caso de deficiencia de IgA, el American College of Gastroenterology recomienda determinar DGP de tipo IgG junto con anti-tTG de tipo IgG.

    Otros autoanticuerpos no tan comúnmente solicitados incluyen:

    • Anticuerpos antiendomisio (EMA), de tipo IgA - si los resultados de las principales pruebas no son concluyentes, esta determinación puede proporcionar información, aunque es más difícil de realizar que la determinación de anti-tTG.
    • Anticuerpos antireticulina (ARA), de tipo IgA - no tan sensible ni específica como las demás pruebas.

    Si desea más información acerca de estas pruebas, refiérase a Pruebas de la enfermedad celíaca.

    Para confirmar el diagnóstico de enfermedad celíaca, se examina una biopsia intestinal para detectar si existe una lesión de las vellosidades intestinales.

    Recientemente, se han introducido algunas pruebas genéticas que intentan detectar ciertos marcadores fuertemente asociados a la enfermedad celíaca, concretamente los marcadores conocidos como DQ2 y DQ8 del HLA (antígeno leucocitario humano). Estos marcadores presentan su máxima utilidad en familiares de individuos afectados, ya que constituyen una categoría de alto riesgo, y también en casos en los que las distintas pruebas diagnósticas realizadas no han resultado concluyentes.

    • Un resultado positivo no es diagnóstico, sin embargo, de celiaquía  ya que aproximadamente un 30% de la población sana es positiva también para esta prueba.
    • Un resultado negativo puede descartar la enfermedad celíaca en individuos en los que los resultados de otras pruebas no son concluyentes (incluyendo la biopsia).

    Para evaluar la severidad del proceso y el grado de malnutrición, de malabsorción y de afectación de otros órganos, pueden solicitarse otras pruebas. Entre ellas se incluye:

    • IgA anti-actina (F-actina) - la presencia de este autoanticuerpo en sangre se asocia a mayor grado de lesión intestinal
    • Hemograma - para investigar si existe anemia
    • Velocidad de sedimentación globular (VSG) - para valorar si existe inflamación
    • Proteína C reactiva (PCR) - es un marcador más sensible de inflamación
    • Estudio metabólico completo para determinar el estado de los electrolitos, proteínas y niveles de calcio, así como para verificar el estado de órganos como el riñón y el hígado
    • Vitamina D, vitamina B12 y folato - para valorar si existen deficiencias vitamínicas
    • Hierro sérico, capacidad total de fijación de hierro y ferritina - para detectar deficiencias de hierro
    • Grasas en heces - para valorar la malabsorción

    A veces se solicitan otrs pruebas para descartar otras enfermedades:

    • Prueba de tolerancia a la lactosa
    • Absorción de xilosa
    • Pruebas para descartar un enfermedad inflamatoria intestinal

    Otras pruebas ajenas al laboratorio
    Una radiografía de abdomen después de haber ingerido un contraste de bario puede poner en evidencia los hallazgos característicos que indican lesión intestinal.

  • Tratamiento

    Los individuos con enfermedad celíaca deben seguir una dieta libre de gluten, normalmente durante toda la vida. Suele ser necesario consultar con un dietista y ser muy cuidadoso con la composición de todos los alimentos que se ingieren para garantizar una recuperación completa. Cuando se suprimen todas las posibles fuentes de trigo, cebada y centeno, los niveles de autoanticuerpos empiezan a disminuir y la lesión intestinal se resuelve.

    Aunque la mayor parte o la totalidad de la lesión intestinal causada por la enfermedad celíaca es reversible, algunos efectos o consecuencias de la malnutrición prolongada pueden ser permanentes (baja estatura, huesos frágiles). Es por lo tanto muy importante detectar y tratar la enfermedad celíaca cuanto antes mejor, especialmente en la infancia. Esto supone un esfuerzo de educación dirigido tanto a médicos como a población para reconocer una posible enfermedad celíaca ante un niño que no se desarrolla adecuadamente. En nuestra sociedad se consumen muchos alimentos con gluten y, en personas susceptibles, los autoanticuerpos propios de la enfermedad celíaca pueden empezar a aparecer poco después de que el bebé cambie de alimentación láctea a alimentos sólidos y variados.

    La mayor parte de las veces, si la persona sigue una dieta sin gluten estricta, permanecerá libre de síntomas y con un buen estado de salud, pudiendo llevar a cabo una vida relativamente normal. Sin embargo, en el momento en que el individuo vuelva a consumir alimentos que contengan gluten, los síntomas y la lesión intestinal volverán a aparecer. Incluso individuos asintomáticos o con pocos síntomas pueden tener un lesión intestinal, y ello, tarde o temprano, puede desembocar en complicaciones, como déficits nutricionales y disminución de la densidad mineral ósea.

    Un pequeño porcentaje de personas con enfermedad celíaca no responde a una dieta libre de gluten y/o presenta una lesión intestinal irreversible. En estos casos a veces se opta por intervenciones médicas adicionales y estrategias nutricionales de soporte alternativas.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas. 

Goebel, S. Celiac Sprue. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/171805-overview

Guandalini, S. and Vallee, P. Pediatric Celiac Disease. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/932104-overview

Tebo, A. et. al. Celiac Disease. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/CeliacDisease.html?client_ID=LTD

Eisner, T. (Updated 2014 February 21). Celiaquía. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/000233.htm

Kang, J. et. al. Medscape Multispecialty from Aliment Pharmacol Ther. 2013;38(3):226-245. http://www.medscape.com/viewarticle/807727

Lundin, K. and Sollid, L. Advances in Coeliac Disease. Medscape Multispecialty from Curr Opin Gastroenterol. 2014;30(2):154-162. http://www.medscape.com/viewarticle/821168

Fasano, A. Genetics of Celiac Disease. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/1790189-overview

What is Celiac Disease? Celiac Disease Foundation. http://celiac.org/celiac-disease/what-is-celiac-disease/

National Institutes of Health (NIH) Celiac Disease Awareness Campaign. http://celiac.nih.gov

Loftus, C. and Murray, J. Celiac Disease. American College of Gastroenterology. http://patients.gi.org/topics/celiac-disease/

Clarke, W., Editor (© 2011). Contemporary Practice in Clinical Chemistry 2nd Edition: AACC Press, Washington, DC. Pp 327-328.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 22nd ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2011, 322-323, 1017-1018.

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Gliadin Antibodies, IgA and IgG. ARUP Guide to Clinical Laboratory Testing. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0051358.jsp

Reticulin Antibody, IgA with Reflex to Titer. ARUP Guide to Clinical Laboratory Testing. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0050698.jsp

Tissue Transglutaminase Antibody, IgA. ARUP Guide to Clinical Laboratory Testing. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0097709.jsp

Tissue Transglutaminase Antibody, IgG. ARUP Guide to Clinical Laboratory Testing. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0056009.jsp

Drago, S., et. al. Recent developments in the pathogenesis, diagnosis and treatment of celiac disease. Expert Opin. Ther: Patents 2002; 12(1):45-51.

Pruessner, H. Detecting Celiac Disease in Your Patients. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/980301ap/pruessn.html

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (© 2007).  Gliadin antibodies, endomysial antibodies.  Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition:  Mosby, Inc., Saint Louis, MO.  Pp 485-486.

Celiac Disease.  National Digestive Diseases Information Clearinghouse. http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/celiac/celiac.pdf

What People with Celiac Disease Need to Know About Osteoporosis. From the National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Diseases (NIAMS). http://www.niams.nih.gov/bone/hi/bowel/celiac.pdf

Sollid, L. and Khosla, C.  Future Therapeutic Options for Celiac Disease.  Nat Clin Pract Gastroenterol Hepatol. 2005; 2(3): 140-147.

Celiac Disease.  Celiac Sprue Association. http://www.csaceliacs.org/CD.php

Treatment of Celiac Disease. Celiac Sprue Association. http://www.csaceliacs.org/celiac_treatment.php

Tack, G. et. al. The Spectrum of Celiac Disease: Epidemiology, Clinical Aspects and Treatment. Medscape from Nat Rev Gastroenterol Hepatol. 2010; 7(4):204-213.

Rubio-Tapia, A. and Murray, J. Celiac Disease. Medscape from Curr Opin Gastroenterol. 2010; 26(2):116-122.

Fasano, A. Celiac Disease and HLA-DQ2/DQ8 eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/1790189-overview

Klapproth, J. and Yang, V. Celiac Sprue. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/171805-overview

Tebo, A. Celiac Disease. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/CeliacDisease.html?client_ID=LTD

Testing for Celiac Disease. National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases. http://digestive.niddk.nih.gov/ddiseases/pubs/celiactesting/index.htm