Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
10.12.2017.
¿En qué consiste?

También conocido como: EII, enfermedad de Crohn, colitis ulcerosa

Se conoce por enfermedad inflamatoria intestinal a un conjunto de trastornos crónicos que se caracterizan por hinchazón (edema) y lesiones en la mucosa del tracto intestinal, cuya gravedad varía según la persona afectada y el momento de la enfermedad. Periodos de enfermedad activa se pueden alternar con periodos de remisión. Durante una crisis, la persona sufre diversos brotes de diarrea acuosa y/o sanguinolenta, dolor abdominal, pérdida de peso y fiebre. Entre las crisis los síntomas normalmente disminuyen. Muchas personas pueden estar mucho tiempo en remisión antes de que se produzca otra crisis.

La causa de la EII no se conoce, pero estas enfermedades suelen deberse a procesos autoinmunes que se desencadenan por una predisposición genética, una enfermedad vírica y/o un factor medioambiental. La EII afecta a ambos sexos por igual y aparece más frecuentemente en individuos caucásicos que viven en ciudades industrializadas. Las EII más frecuentes son la enfermedad de Crohn (EC) y la colitis ulcerosa (CU). Se dan a cualquier edad, aunque la mayoría se diagnostican entre los 15 y 35 años de edad, y un pequeño grupo entre los 50 y 70 años. Además de los síntomas gastrointestinales, los niños afectos de EC o CU pueden sufrir alteraciones en el desarrollo o retraso en el crecimiento. Las personas diagnosticados en su juventud también tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de colon a lo largo de su vida.

La enfermedad de Crohn puede afectar a cualquier parte del tracto gastrointestinal desde los labios hasta el ano pero sobretodo se encuentra en la parte final del intestino delgado (íleo) y/o en el colon (intestino grueso). En la EC, el intestino grueso se afecta de forma parcheada con zonas sanas intercaladas. La inflamación puede penetrar  profundamente en los tejidos del intestino y del colon formando úlceras y fístulas, túneles a través del intestino que permiten que sustancias de desecho vayan hacia otras áreas. Otras complicaciones de la EC incluyen obstrucciones intestinales, anemia por sangrado de los tejidos e infecciones. Según la Crohn's & Colitis Foundation of America, entre dos tercios y tres cuartas partes de las personas con enfermedad de Crohn requerirán cirugía, tanto para eliminar secciones dañadas del intestino o del colon como para solucionar una obstrucción o una fístula.

La colitis ulcerosa en un principio sólo afecta a la mucosa del colon. Aunque los síntomas pueden ser similares a los de la EC, la inflamación tisular en la CU es contínua y normalmente empieza en el ano y se extiende hacia el colon. La CU se presenta más frecuentemente con diarrea sanguinolenta. La complicación más grave de la CU es el megacolon tóxico, que es una complicación aguda, rara y grave en la que una sección del colon se paraliza. Las heces no se mueven, por lo que se acumulan y dilatan el colon. Esto causa dolor abdominal, fiebre y debilidad y puede ser mortal si no se trata.

Accordion Title
Acerca de Enfermedad inflamatoria intestinal
  • Pruebas relacionadas

    El diagnóstico inicial de una EII se basa en pruebas que no son propias del laboratorio; en concreto la biopsia se considera como el patrón áureo para el diagnóstico de la enfermedad y para distinguir una CU de una EC. No obstante, las pruebas de laboratorio son importantes para descartar otras causas de diarrea, dolor abdominal y colitis. Entre aquéllas destacan las infecciones víricas o bacterianas, parásitos, fármacos, irradiación abdominal o pélvica, cáncer de colon y diferentes alteraciones crónicas como la enfermedad celíaca o la fibrosis quística.

    Pruebas de laboratorio
    Las pruebas usadas para descartar otras causas de diarrea o inflamación incluyen:

    • Cultivo de heces para buscar infecciones bacterianas
    • Parásitos en heces para descartar este tipo de infección
    • Clostridium difficile para detectar la toxina producida por una infección bacteriana; puede deberse a tratamiento antibiótico
    • Sangre oculta en heces, para detectar pérdidas de sangre atribuibles a infecciones, inflamación o cáncer
    • Leucocitos en heces, indicativos de inflamación del tracto digestivo
    • Pruebas de la enfermedad celíaca, como el anticuerpo anti-transglutaminasa tisular (anti-tTG)

    Pruebas que no son específicas de EII pero que se pueden realizar para detectar y evaluar la inflamación y la anemia asociadas a la EII incluyen:

    • VSG (velocidad de sedimentación globular) para detectar inflamación
    • PCR (proteína C reactiva) para detectar inflamación
    • Hemograma para detectar anemia

    Otras pruebas de las que no todos los laboratorios disponen pero que pueden solicitarse son:

    Pruebas en heces

    • Calprotectina
    • Lactoferrina

    Son proteínas asociadas a inflamación y a actividad, severidad y recaídas de la enfermedad. Pueden ayudar a distinguir entre EII y otros procesos no inflamatorios, y también como herramienta de monitorización. Estas pruebas parecen ofrecer mayor sensibilidad.

    Detección de anticuerpos
    Las pruebas para detectar anticuerpos se solicitan con frecuencia a personas con EII y ayudan a distinguir entre CU y EC. A pesar de no ser suficientemente sensibles o específicas para diagnosticar ninguna de estas dos enfermedades, proporcionan información adicional. Entre estas pruebas destacan:

    • pANCA (Anticuerpos perinucleares anticitoplasma de los neutrófilos) - se encuentran en un 50% de las personas con CU, pero sólo en un 5% - 20% de aquéllos con EC
    • ASCA (Anticuerpos anti-Saccharomyces cerevisiae) de tipo IgG e IgA. Estos anticuerpos son más frecuentes en la EC, y se encuentran en un 40% - 50% de las personas con EC. Los anticuerpos de tipo IgG se encuentran en un 20 % de las CU. El anticuerpo ASCA de tipo IgA se encuentra en menos de 1% de las personas con CU
    • Anti-CBir1 (anticuerpos frente a especies de Clostridium) - asociados a un 50% de los casos de EC
    • Anti-Omp C (anticuerpos frente a Escherichia coli) - asociados a EC rápidamente progresivas
    • Anti-I-2 (anticuerpos frente a Pseudomona fluorescens)

    Otras pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)
    Estas pruebas se usan para diagnosticar y monitorizar la EC y la CU. Se pueden usar para buscar cambios característicos en la estructura y los tejidos del tracto intestinal y detectar obstrucciones. En una crisis aguda de una EII se debe tener cuidado durante las exploraciones, ya que existe un alto riesgo de perforación.

    • Radiografía (abdominal) - el contraste con bario permite evaluar el intestino
    • Sigmoidoscopia - se examina la parte final del colon con un dispositivo en forma de tubo fino
    • Colonoscopia - se examina todo el colon con un dispositivo en forma de tubo fino, que incluye una luz y una cámara y permite tomar biopsias

    Se puede tomar una biopsia durante la endoscopia y la colonoscopia para examinar muestras de tejidos del colon en las que se busca inflamación o alteraciones en la estructura de las células. Esta prueba es la prueba principal para el diagnóstico de las EII y para distinguir entre EC y CU.

  • Tratamiento

    El tratamiento de la enfermedad inflamatoria intestinal se dirige a reducir la inflamación, mejorar los síntomas como el dolor y la diarrea, controlar y curar las lesiones si es posible, además de identificar y tratar las complicaciones y suplementar cualquier déficit nutricional. Dado que las EII cursan con crisis agudas seguidas de periodos de remisión, las necesidades terapéuticas varían entre las diferentes personas y según el momento de la evolución de la enfermedad.

    Las personas con CU o EC necesitan ser monitorizadas regularmente y deberían ser educadas correctamente en todo lo referente a su enfermedad. Cambios en el estilo de vida, como cambios dietéticos, reposo y disminución del estrés pueden ayudar a mejorar la calidad de vida de los individuos y alargar los periodos de remisión, pero no pueden prevenir la aparación de las crisis. Los síntomas agudos se tratan con diferentes fármacos. Estos son efectivos pero sólo se pueden dar durante cortos periodos de tiempo porque tienen efectos secundarios. Las terapias más habituales incluyen corticoesteroides, antiinflamatorios, inmunosupresores y antibióticos. También puede recurrirse a terapias biológicas con fármacos derivados de organismos vivos o de los productos que ellos producen, como por ejemplo fármacos que bloquean el factor de necrosis tumoral (TNF).

    Se pueden necesitar una o más intervenciones quirúrgicas para eliminar el tejido dañado y tratar fístulas u obstrucciones.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.


Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

S1
Diagnosing and Managing IBD. Crohn's & Colitis Foundation of America (2012). http://www.ccfa.org/resources/diagnosing-and-managing-ibd.html

S2
Rowe, W. Inflammatory Bowel Disease. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/179037-overview

S3
Henderson, P. et al. The Diagnostic Accuracy of Fecal Calprotectin During the Investigation of Suspected Pediatric Inflammatory Bowel Disease. Medscape Today News from The American Journal of Gastroenterology. 2012;107(6):941-949.

S4
Manz, M. et al. Value of Fecal Calprotectin in the Evaluation of Patients With Abdominal Discomfort, An Observational Study. Medscape Today News from BMC Gastroenterol. 2012;12(5).

S5
Benevento, G. et al. Diagnosis and Assessment of Crohn's Disease: The Present and the Future. Medscape Today News from Expert Rev Gastroenterol Hepatol. v4(6):757-766.

S6
Calprotectin. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/print/91597

S7
Lactoferrin Detection. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/91560

S8
Saccharomyces cerevisiae Antibody, IgG, Serum. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/print/83023

S9
Tebo, A. Inflammatory Bowel Disease – IBD. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/IBD.html

S10
Carrocio F, et al. Diagnostic Accuracy of Fecal Calprotectin Assay in Distinguishing Organic Causes of Chronic Diarrhea from Irritable Bowel Syndrome: A Prospective Study in Adults and Children. Clinical Chemistry 49:6 861–867. http://www.clinchem.org/content/49/6/861.full.pdf+html

S11
Rangasamy P, et al. Crohn Disease. Medscape Reference article. http://emedicine.medscape.com/article/172940-overview

S12
Basson M, et al. Ulcerative Colitis. Medscape Reference article (2012). http://emedicine.medscape.com/article/183084-overview

S13
Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

S14
Botoman, V. et. al. Management of Inflammatory Bowel Disease. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/980101ap/botoman.html

S15
Inflammatory Bowel Disease. Familydoctor.org. http://familydoctor.org/x1895.xml

S16
Inflammatory Bowel Disease. ARUP's Guide to Clinical Laboratory Testing. http://www.aruplab.com/guides/clt/tests/clt_a16b.jsp#2034332

S17
Inflammatory Bowel Disease Differentiation Profile. ARUP's Guide to Clinical Laboratory Testing. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0050567.jsp

S18
Mayo Clinic staff. Inflammatory bowel disease. MayoClinic.com. http://www.mayoclinic.com/invoke.cfm?id=DS00104

S19
Ulcerative Colitis. The Merck Manual, Sec. 3, Ch. 31. http://www.merck.com/mrkshared/mmanual/section3/chapter31/31c.jsp

S20
Crohn's Disease. The Merck Manual, Sec. 3, Ch. 31. http://www.merck.com/mrkshared/mmanual/section3/chapter31/31b.jsp

S21
Crohn's and Colitis Foundation of America. New Developments in Basic IBD Research. http://www.ccfa.org/about/news/trendsinbasicresearch

S22
Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry, AACC Press, Washington, DC. Pp 305.

S23
Wu, A. (2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, Fourth Edition. Saunders Elsevier, St. Louis, Missouri. Pp 966-967.

S24
About Crohn's Disease. Crohn's and Colitis Foundation of America. http://www.ccfa.org/info/about/Crohns

S25
About Ulcerative Colitis & Proctitis. Crohn's and Colitis Foundation of America. http://www.ccfa.org/info/about/ucp

S26
How IBD Is Diagnosed. Crohn's and Colitis Foundation of America. http://www.ccfa.org/info/about/diagnose

S27
Mayo Clinic Staff. Ulcerative colitis. MayoClinic.com. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ulcerativecolitis.html

S28
Lichtenstein, G. Clinical Focus - Challenges in the Diagnosis of Ulcerative Colitis and Crohn's Disease CME. Medscape from Gastroenterology.

S29
Velayos, F. Diagnostic Considerations in IBD. Medscape from Gastroenterology.

S30
Targan, S. and Karp, L. Inflammatory Bowel Disease Diagnosis, Evaluation and Classification: State-of-the Art Approach. Medscape from Current Opinion in Gastroenterology.

S31
Boggs, W. Stool calprotectin level predicts inflammatory bowel relapse. Reuters Health Information through Crohn's and Colitis Foundation of America. http://www.ccfa.org/reuters/calprotectin