Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 14.02.2022.

¿En qué consiste?

El concepto de "enfermedades del viajero” es muy amplio y hace referencia a las infecciones bacterianas, víricas, fúngicas y parasitarias que pueden adquirirse en los viajes al extranjero, especialmente en los viajes realizados desde un país desarrollado a una zona menos desarrollada. Cada destino y zona geográfica tiene sus peligros. Si estás planificando realizar un viaje al extranjero o a cualquier otra parte del país, debes informarte respecto al destino y comentar los riesgos con tu médico 

  • Conocer las enfermedades prevalentes en los lugares que se van a visitar.
  • Saber durante cuánto tiempo has planificado estar en cualquier localización concreta.
  • Qué actividades has planificado realizar durante tu visita.

Con las precauciones adecuadas, muchas de las "enfermedades del viajero” se pueden prevenir teniendo algunas precauciones:

  • Evitar o tener especiales medidas en los entornos en los que los insectos o los animales pueden transmitir las enfermedades.
  • Evitar las conductas de riesgo que podrían resultar en la expansión de la enfermedad.
  • Tener cuidado con la comida y el agua.
  • Ponerse las vacunas recomendadas y/o completar la toma de las medicaciones preventivas.

Algunas enfermedades son de distribución mundial y, excepto que sea posible prevenirlas mediante programas de vacunación, constituyen a menudo la causa de diversas enfermedades en la infancia en determinados puntos del planeta. En algunos casos, estas enfermedades pueden provocar complicaciones de por vida. Son muchos los países en los que existen programas de vacunación dirigidos a disminuir el número de personas afectadas de sarampión, rubéola, parotiditis (paperas) y poliomielitis. En las áreas en las que estos programas de vacunación no pueden llevarse a cabo de manera uniforme, estas enfermedades pueden ser endémicas y/o pueden darse brotes epidémicos de la enfermedad. Por este motivo, los viajeros que no están protegidos por vacunaciones previas, o los niños que todavía no han completado los programas de vacunación o los individuos inmunocomprometidos pueden presentar un mayor riesgo de contraer estas enfermedades infecciosas.

¿Cuáles son las causas y cómo se adquieren las enfermedades del viajero?

Las enfermedades del viajero son causadas por microbios como las bacterias, virus y parásitos y pueden adquirirse de diversas formas, en función del microorganismo patógeno, como por ejemplo a través de alimentos o agua contaminados, de excrementos o mordeduras de animales y a través del suelo. El contacto físico con animales infectados o con sus pieles puede suponer también algún riesgo. Algunas enfermedades se transmiten a través de vectores como mosquitos, moscas, pulgas y garrapatas. Otras pueden adquirirse a través del baño en aguas dulces o al andar por la playa con los pies desnudos, y otras se transmiten de persona a persona, a través del contacto con la sangre u otros fluidos.

Para ver una lista más amplia de las enfermedades relacionadas con los viajes, incluyendo información sobre el modo de trasmisión, se puede consultar la página de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

Algunos ejemplos de las enfermedades del viajero se describen a continuación.

Enfermedades transmitidas por alimentos y agua:

  • La diarrea del viajero puede estar causada por una gran variedad de bacterias, virus y parásitos que se encuentran distribuidos por todo el mundo. Estos microorganismos se encuentran en el agua y los alimentos de todos aquellos países donde los hábitos higiénicos y el manejo de los alimentos son deficientes o inconsistentes. Algunas diarreas causadas por virus y bacterias pueden desarrollarse a las pocas horas de la infección y desaparecer sin ningún tratamiento. Otras enfermedades causadas por ciertas bacterias, tales como Salmonella y Shigella, tienen entre 48 y 72 horas de un periodo de incubación (el tiempo que transcurre desde la exposición hasta la aparición de los signos y síntomas). La diarrea causada por parásitos, como la giardia, tiende a tener un periodo de incubación más largo y si no se aplica un tratamiento, en algunos individuos se pueden hacer crónicas. En general, aunque las personas se adaptan a las bacterias y virus de su hábitat, se infectan por microorganismos de otros lugares. A su vez, los parásitos pueden afectar tanto a los habitantes de una zona como a los que viajan allí.
  • El virus de la hepatitis A (VHA) puede causar inflamación del hígado e ictericia. Existe una vacuna disponible para la hepatitis A que se administra en dos dosis. La primera dosis proporciona protección después de 4 semanas. La segunda dosis se administra a los 6 meses de la primera y proporciona una protección más duradera.
  • Las infecciones por el virus de la hepatitis B (VHB) y/o el virus de la hepatitis C (VHC), aunque pueden causar síntomas similares a los de la hepatitis A, se transmiten a través de la sangre o fluidos corporales, del contacto sexual o perinatal (transmisión de la madre al recién nacido en el momento del parto). Las conductas de riesgo, como el sexo sin protección, también pueden ser una fuente de transmisión del VIH así como de otras enfermedades de transmisión sexual.
  • El cólera es raro en los Estados Unidos o en España, pero puede encontrarse en otras partes del mundo, tales como Haití y la República Dominicana, así como en zonas de África (por ejemplo: Burundi, Camerún) y Asia (por ejemplo: Afganistán, India). Las personas que viajan a zonas donde el cólera es un riesgo, raramente se infectan porque habitualmente tienen un mejor acceso a comida y agua seguras y no visitan áreas donde se producen brotes. Hay una vacuna disponible y se recomienda para aquellos viajeros que vayan a las zonas donde el cólera esté activo.
  • La fiebre tifoidea es una enfermedad causada por la bacteria Salmonella typhi que puede ser peligrosa para la salud. Puede causar fiebre alta, dolor de estómago, debilidad, pérdida de apetito y dolor de cabeza. Aunque es raro en los Estados Unidos y en España, es frecuente en las naciones en vías de desarrollo, especialmente en el sur de Asia. La mayoría de los casos (hasta un 75%) que se producen, suelen aparecer en las personas que han realizado recientemente viajes internacionales. Hay una vacuna disponible para aquellos que viajen a zonas de riesgo.

Si desea consultar una lista de enfermedades asociadas a viajes y su modo de transmisión, puede acceder a este enlace.

Infección por picadura de insectos:

  • La malaria es una enfermedad infecciosa causada por el parásito Plasmodium, que se extiende a través de la picadura de los mosquitos Anopheles hembra infectados. Los casos de malaria en los Estados Unidos y en España son raros; se producen en aquellas personas que han viajado a zonas endémicas de malaria. La mayoría de las infecciones suceden en África, pero la malaria también existe en las regiones de América Central y Sudamérica, zonas del Caribe, Asia (incluyendo el sur, sudeste y medio oriente), Europa del Este y el Pacífico Sur. Hay medicamentos para prevenir la malaria, se deben tomar durante el viaje y al regresar durante un periodo de tiempo especificado.
  • Otras “enfermedades del viajero” que se asocian a las picaduras de insectos incluyen virus como el dengue, chikungunya, virus del Nilo Occidental y fiebre amarilla. Hay una vacuna disponible para la fiebre amarilla, que puede ser obligatoria para entrar en algunos países. El dengue está siendo más frecuente y causa progresivamente mayores epidemias. El virus del Zika ha captado la atención recientemente porque causa graves defectos de nacimiento y otros problemas de salud en los niños cuyas madres se infectaron durante el embarazo. Las mujeres embarazadas no deben viajar a zonas con riesgo de infectarse por el virus Zika, en el caso de que deban viajar, deberán tomar medidas protectoras contra las picaduras de mosquitos.

Enfermedades contagiosas al toser y estornudar (fluidos respiratorios):

Algunas enfermedades se contagian mediante la tos o el estornudo (fluidos respiratorios) y pueden ser poco frecuentes en Estados Unidos o en España, pero pueden adquirirse al viajar a otros países:

  • Tuberculosis (TB): la TB es una infección producida por el Mycobacterium tuberculosis que afecta primariamente a los pulmones (tuberculosis pulmonar). La TB se contagia cuando una persona con la infección activa tose, estornuda o escupe, liberando al aire las gotas que contienen la bacteria de la TB y que luego son inhaladas por otra persona. Aunque el número de casos ha disminuido de manera importante en los Estados Unidos, siendo de declaración obligatoria en España, los viajeros internacionales tienen un riesgo aumentado de contraerla.
  • Parotiditis, sarampión, rubéola: estas enfermedades son menos frecuentes en Estados Unidos y en España debido a los programas de vacunación. Son más frecuentes en otras partes del mundo y en estos lugares se puede contraer la infección si no estás vacunado o si tu inmunidad ha disminuido.
  • Gripe: los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) recomiendan que todos los mayores de 6 meses se vacunen cada año. En particular, aquellas personas que tienen un alto riesgo de tener complicaciones por la gripe deben vacunarse. Esto incluye a niños, ancianos, ancianos que viven en residencias y otros centros de internamiento, mujeres embarazadas y las personas que padecen otras enfermedades previas como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), enfermedad cardíaca y alteraciones hepáticas o renales.

Acerca de las enfermedades del viajero

Signos y síntomas

Es posible que los signos y síntomas sean de tipo medio y que desaparezcan sin tratamiento, pero algunos pueden causar una urgencia médica grave. Algunas de estas enfermedades no aparecen hasta que el viajero ha regresado a su casa, presentando signos y síntomas que se pueden resolver, aparecer de nuevo, empeorar progresivamente o persistir. En el caso de no tratarse, algunas de estas enfermedades pueden conducir a graves complicaciones, como la ceguera, un fallo orgánico, coma e incluso la muerte. Durante y después del viaje, hay que estar atentos para detectar cualquier signo o síntoma que aparezca y consultarlo con el médico si se presenta alguno de estos signos o síntomas:

  • Fiebre o síntomas parecidos a una gripe durante el viaje, o si encontrándose bien aparecen estos síntomas en los 6 meses posteriores, especialmente si se ha estado en un país donde hay malaria.
  • Diarrea persistente que dura 2 ó más semanas o que es recurrente.
  • Piel amarilla o coloración amarilla en la parte blanca del ojo (ictericia).
  • Fatiga constante.
  • Pérdida de peso inexplicable.
  • Dificultad para respirar.
  • Sarpullido o llagas en la piel.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los viajeros que, en el caso de presentar síntomas o fiebre al regresar, se realicen un control médico. Asimismo, se recomienda consultar al médico, a pesar de no tener ningún síntoma, a los individuos con enfermedades crónicas, como la enfermedad cardiovascular o diabetes, o con la posibilidad de haber estado expuestos a infecciones graves o que hayan viajado por un período de tiempo superior a 3 meses.

Pruebas relacionadas

Pruebas de laboratorio

Es muy importante identificar la causa de la enfermedad, no solo para el tratamiento del individuo en particular, sino también para prevenir la transmisión de la misma y documentar su prevalencia, tanto en los viajeros que han regresado como en los países que han visitado.

Las pruebas solicitadas dependen de los signos y síntomas observados y de la enfermedad sospechada. Las personas que vuelven de viaje con una enfermedad aguda o crónica deben consultar con su médico, que puede sugerir una consulta con un especialista en enfermedades infecciosas o tropicales.

Pruebas utilizadas para diagnosticar la causa de los síntomas del tracto digestivo

Se describen algunos ejemplos de las pruebas que se deben realizar en aquellas infecciones que presentan signos y síntomas en el aparato digestivo, incluyendo la diarrea del viajero.

  • Las pruebas moleculares se utilizan para detectar el material genético (ADN o ARN) de los microorganismos que han infectado el aparato digestivo. Estas pruebas se realizan cada vez con mayor frecuencia, pero no se encuentran disponibles en todos los laboratorios. Un perfil de los patógenos gastrointestinales puede detectar simultáneamente en las heces, la presencia de múltiples enfermedades causadas por los microbios (patógenos). El perfil de las pruebas detecta el material genético (ARN o ADN) de algunos gérmenes patógenos más frecuentes. Puede identificar las coinfecciones (infección producida por más de un microbio) e identifica los microorganismos que podrían pasar desapercibidos con las pruebas convencionales. 
  • Aunque actualmente se usa menos, el cultivo de heces puede ser útil para identificar las causas de una diarrea bacteriana. Algunos agentes patógenos bacterianos presentes en heces, como la toxina Shiga producida por E. Coli, pueden detectarse por otros métodos distintos a un cultivo.
  • La diarrea producida por parásitos puede identificarse mediante un estudio de parásitos en una muestra de heces. La prueba se utiliza para identificar los parásitos y sus huevos en una muestra fresca de heces. Para algunos parásitos como Giardia intestinalis (lamblia), Entamoeba histolytica, y Cryptosporidia se han desarrollado pruebas de antígenos que identifican las proteínas asociadas al parásito.
  • Como la identificación de la causa de una diarrea viral es compleja, habitualmente no se realizan pruebas en este tipo de diarrea, excepto si el virus afecta a un gran número de personas que enferman, como por ejemplo en un brote de norovirus que se produzca en un crucero.
Pruebas para detectar la infección producida por picaduras de insectos

Los siguientes ejemplos indican las pruebas que se realizan en las infecciones asociadas a las picaduras de insectos, como los mosquitos.

  • El parásito responsable de la malaria (Plasmodium spp.) infecta los glóbulos rojos y puede identificarse mediante la tinción de una extensión de una muestra de sangre y su posterior observación al microscopio. También se dispone de un método rápido de detección de antígeno, que permite identificar el parásito de la malaria, sin que sea necesaria la observación al microscopio.
  • Según la historia del viaje de la persona, también se pueden analizar otros virus:
Pruebas para las enfermedades respiratorias

Dependiendo del viaje, las pautas de vacunación y los signos y síntomas, se realizarán diferentes pruebas para aquellas infecciones que se contagian por vía respiratoria, como ejemplos:

Pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

En algunas ocasiones pueden utilizarse radiografías o TC (tomografía computarizada) para evaluar algunos órganos, como los pulmones o el hígado, en busca de la evidencia de que exista una infección o lesión.

Prevención 

Vacunas

Una planificación previa puede ser útil para prevenir las enfermedades del viajero. Antes de comenzar un viaje, es interesante consultar al médico para comentarle los planes de viaje y verificar si se está vacunado según lo recomendado, o si son necesarias dosis de recuerdo de las vacunas para asegurar la protección frente a la infección. Como no es raro que sean necesarias varias dosis de vacunación o que la vacuna tarde un tiempo en ser efectiva, la consulta al médico debería de realizarse con unas 4-6 semanas de antelación.

Es posible que sea necesario vacunarse frente a:

  • Hepatitis A.
  • Hepatitis B.
  • Gripe.
  • Encefalitis japonesa.
  • Sarampión, parotiditis y rubéola.
  • Meningitis meningocócica.
  • Neumococo.
  • Poliomielitis.
  • Rabia.
  • Tétanos y difteria.
  • Fiebre tifoidea.
  • Varicela.
  • Fiebre amarilla.
  • Cólera.

Si desea más información acerca de las vacunas recomendadas, se puede acceder a este enlace Centers for Disease Control and Prevention (CDC).

Enfermedades transmitidas por insectos

Cuando se habla de enfermedades transmitidas por mosquitos, moscas y otros insectos que pican, la primera defensa es protegerse contra las picaduras:

  • Vestir camisas de manga larga y pantalones largos y holgados, ambos deben ser de color claro. Introducir las piernas de los pantalones dentro de los calcetines.
  • Usar repelentes de insectos registrados en la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés) que contengan N, N-Dietil-meta-toluamida (DEET), picaridina, aceite de eucalipto limón (OLE) o IR3535m. Se deben seguir las indicaciones de aplicación de los productos para las mujeres embarazadas y los niños.
  • Tratar los zapatos, calcetines, pantalones, ropa de cama y tiendas de campaña con el repelente de permetrina.
  • Dormir en habitaciones protegidas contra insectos o bajo un mosquitero.
  • Evitar o vaciar el agua de los lugares donde se reproducen los mosquitos, como baldes, ollas o llantas viejas 
  • Inspeccionar con cuidado el cabello, piel y ropa para buscar las garrapatas después de realizar actividades al aire libre.

Si se va a viajar a zonas donde la malaria es prevalente, el médico te puede recomendar que tomes medicaciones de forma preventiva, como mefloquina o cloroquina, para tomarla antes de salir de viaje. Se deben tomar regularmente durante el viaje y al volver del mismo, durante un periodo de tiempo específico.

Enfermedades transmitidas por alimentos y agua

Hay varias precauciones para evitar las infecciones transmitidas por los alimentos y el agua, y se recomienda tenerlas en cuenta en los países en desarrollo: 

  • Evitar el agua del grifo. Esto incluye rechazar el hielo en las bebidas, porque el agua utilizada para hacer el hielo podría estar contaminada. Permitir que los vasos para beber se sequen al aire antes de poner bebidas en ellos. No cepillarse los dientes con agua del grifo. No tragar agua mientras se ducha o se baña.
  • Tomar bebidas hechas con agua que se ha hervido por un tiempo mínimo de un minuto, pero mejor durante 3 minutos.
  • Beber agua que usted mismo haya tratado con yodo o tabletas de cloro, usadas según las instrucciones.
  • Beber bebidas enlatadas y embotelladas. Asegurarse de que las tapas de las bebidas embotelladas aún estén selladas antes de beberlas. Limpiar los bordes de las latas y botellas antes de beber/servir si están húmedos cuando los recibe.
  • No nadar en agua dulce potencialmente contaminada, como estanques o ríos. Incluso las piscinas con una cloración inadecuada presentan un riesgo. Hablar con su médico si el viaje incluirá actividades acuáticas.
  • Evitar comer frutas y verduras crudas. Comer solo alimentos que hayan sido cocinados y que todavía estén calientes o frutas que sepa que han sido lavadas con agua segura o tratada y mejor que hayan sido peladas por uno mismo.
  • Otros alimentos que se deben evitar:
    • Carnes, aves, mariscos y huevos crudos o poco cocidos.
    • Leche y productos lácteos sin pasteurizar, especialmente quesos blandos.
    • Alimentos preparados que se han dejado sin refrigerar durante varias horas, especialmente los alimentos que contienen carne, aves, huevos y productos lácteos.
    • Comida preparada por vendedores ambulantes.

Tratamiento

No obstante, a pesar de tomar precauciones, es posible que algunos viajeros puedan enfermar, ya sea durante el viaje o varios meses después de regresar. En general, cuanto antes se detecten y diagnostiquen estas enfermedades, más fácil será su tratamiento. El tratamiento será específico para cada enfermedad. Los viajeros deberían de conocer cuáles son los síntomas que requieren una atención médica urgente en el mismo país que visitan, y cuáles pueden tratarlos ellos mismos de forma segura. A pesar de todo, se recomienda contactar con el médico ante cualquier síntoma que se presente una vez se haya regresado del viaje.

Si durante el viaje se enferma gravemente, con fiebre, una enfermedad similar a la gripe o diarrea sanguinolenta, debería consultar con un servicio médico.

Tanto los Centers for Disease Control and Prevention (CDC) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) disponen de información actual sobre estas enfermedades, así como las posibilidades de prevención.

Consejos de autocuidado para la diarrea del viajero:

  • Beber muchos líquidos para evitar la deshidratación. Asegurarse de beber agua embotellada o agua que haya sido hervida o tratada con yodo o un producto de cloro comercial. Si es posible, tomar bebidas rehidratantes para reemplazar los electrolitos perdidos.
  • La causa más común de la diarrea del viajero a menudo se puede tratar con productos que se adquieren sin receta y que controlan la frecuencia de la diarrea.
  • El médico podría recetar un antibiótico para que lo lleve consigo durante sus viajes. Estos se pueden tomar para tratar la diarrea; sin embargo, deben evitarse si la diarrea es sanguinolenta.
  • Buscar atención médica inmediata si se tienen calambres abdominales graves, fiebre alta, sangre o mucosidad en las heces y/o deshidratación grave.
Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 19 de agosto de 2020) Nicks BA. 12 Travel Diseases You Need to Know. Disponible online en https://reference.medscape.com/slideshow/travel-diseases-6006331. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 24 de junio de 2019) Wilson ME. Fever in Returned Travelers. Disponible online en https://wwwnc.cdc.gov/travel/yellowbook/2018/post-travel-evaluation/fever-in-returned-travelers. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 20 de mayo de 2019) Centers for Diseases Control and Prevention. Zika Virus: What You Need to Know. Disponible online en https://www.cdc.gov/zika/about/needtoknow.html. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 7 de diciembre de 2021) Centers for Disease Control and Prevention. Travelers’ Health: Cholera. Disponible online en https://wwwnc.cdc.gov/travel/diseases/cholera. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

Johns Hopkins Hospital, What To Do If You Get Sick While Traveling. Disponible online en http://www.hopkinsmedicine.org/healthlibrary/conditions/travel_medicine/what_to_do_if_you_get_sick_while_traveling_85,P01455/. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 15 de junio de 2021) Centers for Disease Control and Prevention, Know What To Do if You Become Sick or Injured on Your Trip. Disponible online en https://wwwnc.cdc.gov/travel/page/sick-during-trip. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

Actualizado el 21 de mayo de 2021) Centers for Disease Control and Prevention, Getting Sick after Travel. Disponible online en https://wwwnc.cdc.gov/travel/page/getting-sick-after-travel. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 28 de abril de 2020) World Health Organization, International travel and health, Medical examination after travel. Disponible online en http://www.who.int/ith/precautions/medical_examination/en/. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 1 de diciembre de 2020) Centers for Disease Control and Prevention, Traveler’s Health, Typhoid Fever. Disponible online en https://wwwnc.cdc.gov/travel/diseases/typhoid. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 22 de agosto de 2018) Centers for Disease Control and Prevention, Typhoid Fever. Disponible online en https://www.cdc.gov/typhoid-fever/index.html. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 3 de agosto de 2021) MedlinePlus. Traveler's Health. Disponible online en http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/travelershealth.html. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado en enero de 2021) KidsHealth.org: Staying Healthy While You Travel. Disponible online en https://kidshealth.org/en/parents/family-travel.html. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 5 de octubre de 2021) FamilyDoctor.org. International Travel: Tips for Staying Healthy. Disponible online en https://familydoctor.org/international-travel-tips-for-staying-healthy/. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

International travel and health publication. World Health Organization. Disponible online en http://www.who.int/ith/en/. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 20 de noviembre de 2019) DPDx Laboratory Identification of Parasites of Public Health Concern [A-Z]. CDC NCID, Division of Parasitic Diseases. Disponible online en https://www.cdc.gov/dpdx/az.html. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

(Actualizado el 12 de noviembre de 2020) Disease Listing [A-Z]. CDC, Division of Bacterial and Mycotic Diseases. Disponible online en https://www.cdc.gov/ncezid/dfwed/mycotics/index.html. Último acceso el 28 de febrero de 2022.

Tropical Medicine Q&A, Tropical Diseases. American Society of Tropical Medicine & Hygiene. Disponible online en https://www.astmh.org/. Último acceso el 28 de febrero de 2022.