Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
31.03.2018.
¿En qué consiste?

El concepto de "enfermedades del viajero” es un muy amplio y hace referencia a infecciones bacterianas, víricas, fúngicas y parasitarias que pueden adquirirse en viajes al extranjero, especialmente en viajes desde un país desarrollado a una zona menos desarrollada. Cada destino y zona geográfica tiene sus peligros.

Es importante que los viajeros se asesoren al máximo acerca del destino al que se dirigen y comenten con un médico el tipo de viaje, la duración del mismo así como las actividades planeadas. Con las medidas oportunas, muchas de las enfermedades del viajero se pueden prevenir, ya sea limitando la transmisión (vectores, conductas de riesgo, alimentos y agua contaminados), mediante quimioprofilaxis (medicinas que se toman antes y durante el viaje para prevenir enfermedades concretas) y vacunas.

Algunas enfermedades son de distribución mundial y, a menos que se puedan prevenir mediante programas de vacunación, constituyen a menudo la causa de diversas enfermedades en la infancia en determinados puntos del planeta. En algunos casos, estas enfermedades pueden conllevar complicaciones de por vida. Son muchos los países en los que existen programas de vacunación dirigidos a disminuir el número de personas afectadas de sarampión, rubeola, parotiditis (paperas) y poliomelitis. En áreas en las que estos programas de vacunación no pueden llevarse a cabo de manera uniforme, estas enfermedades pueden ser endémicas y/o pueden darse brotes epidémicos de la enfermedad. Por este motivo, los viajeros que no están protegidos por vacunaciones previas, o los niños que todavía no han completado los programas de vacunación o los individuos inmunocomprometidos pueden presentar un mayor riesgo de contraer estas enfermedades infecciosas.

¿Cómo se adquieren las enfermedades del viajero?

Las enfermedades del viajero pueden adquirirse de diversas formas, en función del microorganismo patógeno, como por ejemplo a través de alimentos o agua contaminados, de excrementos de animales y del suelo. Un contacto con animales infectados o el contacto físico con sus pieles puede suponer también algún riesgo. Algunas enfermedades se transmiten a través de vectores como mosquitos, moscas y garrapatas. Otras pueden adquirirse a través del baño en aguas dulces o al andar por la playa con los pies desnudos, y otras se transmiten de persona a persona – a través del contacto íntimo, de agujas compartidas, de la sangre o del sexo sin protección.

Algunos ejemplos incluyen:

  • La diarrea del viajero - puede estar causada por una gran variedad de bacterias, virus y parásitos en distintas zonas geográficas. Estos microorganismos se encuentran en el agua y los alimentos de todos aquellos países donde los hábitos higiénicos y el manejo de los alimentos son deficientes o inconsistentes. En general, aunque las personas se adaptan a las bacterias y virus de su hábitat, se afectan por microorganismos de otros lugares. A su vez, los parásitos pueden afectar tanto a los habitantes de una zona como a los que viajan allí
  • Algunas diarreas víricas y bacterianas suelen aparecer durante las primeras horas de la infección y pueden ser autolimitadas. Algunas, como las causadas por Salmonella y por Shigella, tienen un período de incubación de  48-72 horas. Las diarreas producidas por parásitos, en general, tienen un período de incubación más largo y si no se tratan pueden a veces convertirse en enfermedades crónicas
  • El virus de la Hepatitis A (VHA), que puede causar inflamación del hígado e ictericia, también puede adquirirse a través de agua y alimentos contaminados
  • Las infecciones por el virus de la hepatitis B (VHB) y/o el virus de la hepatitis C (VHC), aunque pueden causar síntomas similares a los de la hepatitis A, se transmiten a través de la sangre o fluidos corporales, del contacto sexual o perinatal (transmisión de la madre al recién nacido en el momento del parto). Las conductas de riesgo, como el sexo sin protección, también pueden ser una fuente de transmisión del VIH así como de otras enfermedades de transmisión sexual
  • Las infecciones más comúnmente asociadas a fiebre son la malaria, la fiebre del dengue y la fiebre amarilla. Todas ellas se transmiten por mosquitos que actúan de portadores de la enfermedad, y son enfermedades endémicas en las zonas tropicales. Existe una vacuna disponible para la fiebre amarilla, siendo necesario un comprobante de su administración para la entrada en algunos países. En el caso de la malaria se dispone de quimioprofilaxis. La fiebre del dengue es una enfermedad que se expande rápidamente (encontrada cada vez más en distintas áreas geográficas), causando epidemias progresivamente más grandes. En el caso del dengue no existe tratamiento preventivo; puede evitarse tomando medidas preventivas para evitar las picadas del mosquito

Si desea consultar una lista de enfermedades asociadas a viajes y su modo de transmisión, acceda a este enlace.

Accordion Title
Acerca de Enfermedades del viajero
  • Signos y síntomas comunes

    Es posible que los síntomas sean tan leves y autolimitados que acaben pasando desapercibidos. En algunos casos, la persona afectada solo nota algunas molestias durante algunos días. Pero en ciertas ocasiones, los síntomas constituyen una emergencia médica aguda. Para algunas de estas enfermedades, los síntomas no aparecen hasta que se ha regresado al país de origen; estos síntomas pueden autoresolverse, presentarse de manera cíclica, empeorar progresivamente y presentarse de manera persistente. En caso de no tratarse, algunas de estas enfermedades pueden conducir a la ceguera, a una insuficiencia orgánica, coma e incluso la muerte.

    Los sígnos y síntomas más frecuentes en las enfermedades del viajero son:

    • Diarrea
    • Vómitos
    • Náuseas
    • Fiebre
    • Manifestaciones cutáneas (erupciones, llagas, hinchazón)

    En algunas enfermedades puede existir:

    • Hepatitis, acompañada de ictericia y dolores de cabeza
    • Meningitis y/o encefalitis
    • Síntomas respiratorios (tos y/o dificultad al respirar)

    La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los viajeros que en caso de presentar síntomas o fiebre al regresar, se sometan a un control médico. Asimismo, se recomienda consultar un médico a pesar de no tener ningún síntoma a los individuos con enfermedades crónicas -como enfermedad cardiovascular o diabetes- o con posibilidad de haber estado expuestos a infecciones graves o que hayan viajado por un período de tiempo superior a 3 meses.

  • Pruebas relacionadas

    Pruebas de laboratorio

    Es muy importante identificar la causa de la enfermedad, no sólo para el tratamiento del individuo en particular, sino también para prevenir la transmisión de la misma y documentar su prevalencia, tanto en los viajeros como en los países que han visitado.

    Muchas de las enfermedades del viajero se identifican mediante un cultivo, por observación al microscopio, por pruebas de detección de anticuerpos o antígenos y/o detectando el ADN o el ARN del microorganismo en cuestión.

    • En los casos de diarreas bacterianas las causas pueden identificarse a través de cultivo de heces y pueden tratarse con fármacos antimicrobianos cuando aparecen los primeros síntomas; a veces también pueden resolverse sin la necesidad de otras pruebas para identificar el microorganismo patógeno. Algunos agentes patógenos bacterianos presentes en heces, como la toxina Shiga producida por E. Coli, pueden detectarse por otros métodos distintos a un cultivo
    • En las diarreas causadas por parásitos la identificación de la causa es a través de un estudio de parásitos en heces. Esta prueba se utiliza para identificar los parásitos y sus huevos en una muestra de heces fresca o debidamente conservada. En el caso de algunos infecciones por parásitos como Giardia intestinalis (lamblia), Entamoeba histolytica y Criptosporidia se han desarrollado pruebas antigénicas. Estas pruebas identifican proteínas asociadas al parásito, siendo útiles cuando el número de parásitos es muy bajo
    • El parásito responsable de la malaria (Plasmodium spp.) infecta los glóbulos rojos y puede identificarse mediante la tinción de una extensión de una muestra de sangre y su posterior observación al microscopio. También se dispone de un método rápido de detección de antígeno, que permite identificar el parásito de la malaria sin que sea necesaria la observación al microscopio
    • En las diarreas víricas, la identificación de la causa es muy compleja, por lo que en algunos casos no es posible realizarla mediante cultivos o pruebas específicas a menos que el virus cause la enfermedad en un elevado número de personas, como por ejemplo un brote de norovirus en un crucero

    Las pruebas realizadas dependen de la enfermedad sospechada. Se recomienda acudir a un médico que en caso necesario, remitirá al individuo a un especialista en enfermedades infecciosas y/o medicina tropical.

    Pruebas diagnósticas (ajenas al laboratorio)

    En algunas ocasiones pueden utilizarse radiografías o TAC (tomografía axial computarizada) para evaluar algunos órganos, como los pulmones o el hígado, en busca de evidencia de infección o lesión.

  • Prevención y tratamiento

    Una planificación previa puede ser útil para prevenir las enfermedades del viajero. Antes de un viaje, es interesante consultar al médico para comentarle los planes de viaje y verificar si se está vacunado según lo recomendado, o si son necesarias dosis de recuerdo de la vacuna para asegurar la protección frente a la infección. Como no es raro que sean necesarias varias dosis de vacunación o que la vacuna tarde un tiempo en ser efectiva, la consulta al médico debería de realizarse con unas 4-6 semanas de antelación.

    Es posible que sea necesario vacunarse frente a:

    • Hepatitis A
    • Hepatitis B
    • Gripe
    • Encefalitis japonesa
    • Sarampión, parotiditis y rubeola
    • Meningitis meningocócica
    • Neumococo
    • Poliomelitis
    • Rabia
    • Tétanos y difteria
    • Fiebre tifoidea
    • Varicela
    • Fiebre amarilla

    Si desea más información acerca de las vacunas recomendadas, acceda a este enlace.

    En caso de viajar a zonas donde la malaria es prevalente el médico recomendará una quimioprofilaxis, por ejemplo con mefloquina o cloroquina, para empezar a tomar ya antes del viaje. Estos fármacos deben tomarse de forma regular durante el viaje así como durante un cierto tiempo después del regreso. En algunos casos, los médicos pueden prescribir fármacos antimicrobianos junto a instrucciones sobre cómo y cuándo deben ser tomados en caso de que aparezcan síntomas durante el viaje.

    Tanto los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC - Centers for Disease Control and Prevention) como la Organización Mundial de la Salud (OMS) disponen de información actual sobre estas enfermedades así como de las posibilidades de prevención.

    No obstante, a pesar de tomar precauciones, es posible que algunos viajeros puedan enfermar, ya sea durante el viaje o varios meses después de regresar. En general, cuanto antes se detecten y diagnostiquen estas enfermedades, más fácil será su tratamiento. El tratamiento será específico para cada enfermedad. Los viajeros deberían de conocer cuales son los síntomas que requieren una atención médica urgente en el mismo país que visitan, y cuáles pueden tratárselos ellos mismos de forma segura. A pesar de todo, se recomienda contactar con el médico ante cualquier síntoma que se presente una vez se haya regresado del viaje.

Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

MedlinePlus. Traveler's Health (2013). http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/travelershealth.html

KidsHealth.org: Staying Healthy While You Travel. http://kidshealth.org/parent/firstaid_safe/outdoor/family_travel.html

FamilyDoctor.org. International Travel: Tips for Staying Healthy. http://familydoctor.org/familydoctor/en/prevention-wellness/staying-healthy/travel/international-travel-tips-for-staying-healthy.html

World Health Organization. International travel and health: Medical examination after travel. http://www.who.int/ith/precautions/medical_examination/en/index.html

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition].

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO.

Custom Reports. Travelers' Health: Yellow Book Health Information for International Travel, 2005-2006. http://www2.ncid.cdc.gov/travel/yb/utils/ybDynamic.asp

International travel and health publication. World Health Organization. http://www.who.int/ith/en/

DPDx Laboratory Identification of Parasites of Public Health Concern [A-Z]. CDC NCID, Division of Parasitic Diseases. http://www.dpd.cdc.gov/dpdx/

Freedman, D. et. al. Spectrum of Disease and Relation to Place of Exposure among Ill Returned Travelers. N Engl J Med 354:2.

Mandell's Principles and Practice of Infectious Diseases. "Protection of Travelers" and "Infections in Returning Travelers" 6th ed. Vol. 2. 2000. P. 3637-3655.