También conocido como
Influenza; H1N1; prueba de la gripe A; PCR de la gripe; prueba rápida de antígeno de la gripe
Nombre sistemático
Prueba rápida de detección del antígeno de la gripe
Detección de antígenos de la gripe de tipo A y de tipo B;
Virus de la gripe de tipo A H1N1
PCR del virus de la gripe
Cultivo de los virus de la gripe de tipo A y de tipo B
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 08.10.2020.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para diagnosticar la infección por el virus de la influenza (gripe), sobre todo en los pacientes hospitalizados, inmunodeprimidos o con alto riesgo de complicaciones graves; como ayuda en la toma de decisiones terapéuticas; para determinar si la gripe está extendida en una comunidad.

¿Cuándo hacer el análisis?

Durante la temporada de gripe, si el médico quiere saber si los síntomas de un individuo se deben a la gripe estacional de tipo A, a la de tipo B o a otras causas; durante los primeros 3 días desde el inicio de los síntomas (fiebre, dolor de cabeza, dolores musculares, irritación de garganta, debilidad, cansancio, tos, congestión nasal o moqueo).

¿Qué muestra se requiere?

Depende del método utilizado. La muestra se suele recoger mediante un frotis nasofaríngeo, un aspirado nasal o un frotis faríngeo.

 

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

¿Qué es lo que se analiza?

La gripe (influenza) es una infección vírica respiratoria que causa una patología que puede variar desde leve a muy grave, o incluso mortal. Las pruebas de la gripe detectan la presencia del virus en las secreciones respiratorias.

La gripe es típicamente estacional, su temporada dura desde finales del otoño hasta principios de la primavera. Según los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC), la gripe afecta a millones de personas cada temporada. Los signos y síntomas más frecuentes son dolor de cabeza, fiebre, escalofríos, dolor muscular, cansancio, congestión nasal, dolor de garganta y tos. Los síntomas de la gripe suelen ser más graves y duraderos que los producidos por un resfriado común.

Hay dos tipos de virus influenza, el A y B, causantes de las pandemias de gripe anuales y de la mayor parte de brotes epidémicos. El virus de la gripe de tipo C puede ocasionar sintomatología respiratoria leve, aunque no se considera que pueda originar epidemias. Existen numerosos subtipos del virus de la gripe de tipo A, a los que se les designa con las letras H y N en función de los antígenos que lo componen (hemaglutinina y neuraminidasa). Los tipos A más comunes en los seres humanos son los subtipos H1N1 y H3N2. Para más información, consultar el artículo sobre Gripe.

Es bastante habitual que el médico diagnostique y trate la gripe sin recurrir a las pruebas de laboratorio, especialmente durante la temporada de gripe o si se sabe con antelación que la gripe ya se ha extendido en el área geográfica en cuestión. Sin embargo, la prueba del virus de la gripe permite descartar otras posibles enfermedades y reducir el uso inadecuado de los antibióticos, favoreciendo el uso de los antivirales en los casos que lo requieran en las fases iniciales de la gripe, porque es cuando resultan más efectivos.

Cuando existe un brote de una enfermedad respiratoria en un entorno cerrado como en los hospitales, colegios o residencias de ancianos, las pruebas diagnósticas son de utilidad para determinar la causa del brote. Las pruebas del virus de la gripe permiten a las autoridades sanitarias y a los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) el seguimiento de la expansión del virus. Como el virus de la gripe varía cada año, las pruebas del virus de la gripe permiten también detectar los subtipos y cepas del virus circulantes cada año para poder desarrollar vacunas específicas, además de vigilar la aparición de resistencia a los fármacos antivirales.

Existen distintos tipos de pruebas del virus de la gripe y con distintas finalidades.

 

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?

La recogida de la muestra es una parte crítica del análisis y cada una de las pruebas del virus de la gripe requiere técnicas diferentes de recogida de la muestra. La mejor muestra es el aspirado nasal, aunque también se utiliza el frotis nasofaríngeo. En ciertos casos se puede utilizar un frotis faríngeo, pero esta muestra contiene menos cantidad de virus que las anteriores y no se recomienda en las pruebas rápidas porque disminuye la sensibilidad.

En el caso del aspirado, la persona que recoge la muestra introducirá un poco de suero salino en la nariz con una jeringa, para luego recoger mediante ligera succión el fluido resultante (suero salino y moco). Para mantener los microorganismos en la muestra hasta su llegada al laboratorio, ésta debe transportarse en un contenedor especial etiquetado como "medio de transporte de virus".

En cuanto al frotis nasofaríngeo, se obtiene haciendo que el paciente levante la cabeza para introducir una torunda (similar a un bastoncillo de los oídos, aunque más larga y fina) suavemente a través de las fosas nasales hasta que se encuentra resistencia (unos 5 cm). Se mantiene en esta posición durante unos segundos, luego se gira varias veces y se extrae. No es doloroso, pero puede ser incómodo y causar cosquillas, lagrimeo o tos.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se solicita?

    Estas pruebas se emplean para diagnosticar una infección por el virus de la gripe que permita tomar decisiones terapéuticas. En ocasiones, también permite documentar la presencia del virus en la comunidad o reconocer los brotes de gripe, especialmente en los entornos como las residencias o los colegios. También permiten identificar el tipo o cepa del virus que está ocasionando la infección.

    No es necesario hacer la prueba a todos los casos de gripe antes de recetar los antivirales. Los médicos pueden diagnosticar y tratar la gripe sin una prueba cuando el paciente tiene los signos y síntomas clásicos de la gripe, es la temporada de gripe y el virus está circulando por la comunidad. Si el paciente acude a la consulta más allá de 3-4 días desde el inicio de los síntomas (período en que los antivirales son más efectivos) y no hay evidencia de enfermedad grave o complicaciones, el tratamiento se limitará a permanecer de reposo en casa, ingesta de líquidos y medicamentos para aliviar los síntomas.

    No obstante, la infección por el virus de la gripe puede ser mortal. La realización de las pruebas permite un diagnóstico rápido que ayuda a reducir su propagación y hace posible administrar los antivirales que disminuyan la gravedad de los casos detectados. En estos casos es cuando más indicadas están las pruebas del virus de la gripe. Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan la realización de las pruebas en las siguientes situaciones:

    • Personas hospitalizadas o con enfermedades que confieran mayor riesgo, y sospechosas de tener gripe.
    • Casos en los que un diagnóstico de gripe afecte a la toma de decisiones para controlar la propagación del virus a otras personas.
    • En pacientes muy graves que fallecieron y se sospecha que la causa de la muerte se debe a la gripe.

    Las pruebas también se realizan para monitorizar el tipo (cepa) circulante del virus de la gripe, para identificar nuevas cepas del virus y prevenir las posibles pandemias, para el seguimiento de las resistencias a antivirales y para preparar las vacunas del año siguiente.

    Existen distintos tipos de pruebas del virus de la gripe con finalidades diagnósticas. El método seleccionado depende de las circunstancias y del motivo por el que se realiza.

    • Pruebas rápidas del virus de la gripe: dependiendo de la metodología que se utilice, pueden realizarse en la consulta o a la cabecera del paciente en menos de 20 minutos, o bien enviarse a un laboratorio que proporcionará los resultados a lo largo del día.

    La capacidad de las pruebas rápidas para detectar el virus es variable. Algunas solamente detectan la gripe A, otras detectan A y B pero no las diferencian. También hay algunas capaces de distinguir gripe A y B, e incluso reconocer la cepa de gripe A, como la H1N1.

    • Prueba rápida de detección de antígeno: estas pruebas detectan los antígenos virales en las secreciones nasales. Su principal inconveniente es que tiene muchos falsos negativos. Las pruebas rápidas de detección de antígeno suelen detectar el 50-70% de los casos. Por este motivo, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan no retirar el tratamiento en los casos en los que se sospeche gripe aunque sean negativos. En caso de requerirse una prueba de confirmación será necesario recurrir a un cultivo vírico o a pruebas más sensibles. Las pruebas de detección de antígeno también pueden tener algún falso positivo, siendo positivas aunque el paciente no tenga gripe.
    • Reacción en cadena de la polimerasa con transcriptasa inversa a tiempo real (RT-PCR) y otras pruebas moleculares: las pruebas moleculares detectan el material genético del virus (ARN) en las muestras respiratorias. Generalmente son más sensibles y específicas que las pruebas de detección de antígeno, por lo que detectan el virus cuando está presente y descartan la enfermedad cuando son negativas. En función de la prueba que se utilice, se identificarán entre el 66% y el 100% de los casos. Algunos de los métodos permiten la detección en una misma muestra de diferentes virus respiratorios, tales como el virus respiratorio sincitial o el rinovirus. Para más información, consultar el artículo Panel de patógenos respiratorios.
    • Cultivo viral: en esta prueba, el virus se hace crecer en el laboratorio utilizando un medio de cultivo, posteriormente se identifica como gripe A o B y la cepa correspondiente, o como otro virus respiratorio. La disponibilidad de esta prueba es cada vez menor debido a que la mayoría de los laboratorios utilizan las pruebas moleculares. Los cultivos virales son caros y más difíciles de realizar, además de tardar entre 3-10 días en proporcionar un resultado, por lo que son poco útiles a la hora de tomar decisiones terapéuticas. En ocasiones se utiliza el cultivo para confirmar un resultado positivo o negativo de las pruebas rápidas. El virus de la gripe que se obtiene del cultivo se puede enviar a otros centros para realizar labores de investigación o de vigilancia epidemiológica.

    Además, se pueden solicitar pruebas adicionales para descartar otros tipos de infección con síntomas similares a los de la gripe. Entre ellas se incluyen:

  • ¿Cuándo se solicita?

    Las pruebas del virus de la gripe se solicitan principalmente durante la temporada de gripe (finales de otoño a principios de primavera), especialmente en los pacientes hospitalizados, inmunodeprimidos o con un alto riesgo de tener complicaciones graves. Se suelen solicitar en las primeras 72 horas tras el inicio de los síntomas, entre los que se incluyen:

    • Dolor de cabeza.
    • Fiebre, escalofríos.
    • Dolores musculares.
    • Debilidad, cansancio.
    • Congestión nasal.
    • Dolor de garganta.
    • Tos.
    • Algunas cepas, diarrea y vómitos.

    Si todavía no se han documentado casos de gripe en la comunidad, el médico puede solicitar la prueba, para diagnosticar al paciente de gripe y para averiguar si el virus ha comenzado a propagarse por el área geográfica en cuestión.

    En ocasiones se puede solicitar la prueba durante los brotes de una enfermedad respiratoria, cuando se sospecha que pueda ser causada por el virus de la gripe.

    A veces el estudio se realiza cuando un paciente fallece de una enfermedad respiratoria aguda, para saber si la causa de muerte puede atribuirse a la gripe.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Si el resultado es positivo, lo más probable es que el paciente esté infectado por el virus de la gripe A o B, y se puede administrar el tratamiento antiviral para minimizar los síntomas. Sin embargo, esta prueba no permite prever la gravedad de los síntomas ni la posibilidad de que aparezcan complicaciones secundarias a la infección.

    Un resultado negativo indica que la causa de los síntomas del paciente es un microorganismo distinto del virus de la gripe, o bien una cepa del virus de la gripe que no se detecta en la prueba utilizada. También es posible que la muestra recogida tuviera una cantidad demasiado pequeña del virus, por lo que no se detecta en la prueba. Esto último puede atribuirse a una incorrecta obtención de la muestra o a que se ha obtenido la muestra en los estadios finales de la infección, en los que la cantidad de virus que llega a las secreciones es menor. También es posible que estén circulando nuevas cepas del virus de la gripe que no puedan detectarse con las pruebas desarrolladas hasta el momento.

    Algunas pruebas rápidas son capaces de identificar los subtipos de la gripe A, como el H1N1, y otras pueden identificar otros virus respiratorios, como el VRS.

    Los cultivos víricos positivos permiten la identificación del virus responsable de la infección. Si se trata del virus de la gripe, se pueden realizar pruebas adicionales para caracterizar la cepa presente y su susceptibilidad o resistencia a los distintos medicamentos antivirales.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Con o sin tratamiento, la gripe desaparece en una o dos semanas, aunque la fatiga y la tos pueden durar más. Sin embargo, un pequeño porcentaje de pacientes desarrollan complicaciones graves, que suelen aparecer cuando los síntomas de la gripe están remitiendo.

    Cualquier persona puede desarrollar estas complicaciones, pero es más frecuente y grave en los niños, ancianos, personas inmunodeprimidas o con enfermedades pulmonares previas. Las complicaciones como la neumonía, la sepsis o la encefalitis pueden ser muy graves y requieren establecer un tratamiento médico inmediato.

  • ¿Se puede tener gripe a pesar de obtener un resultado negativo en las pruebas?

    Sí. Las pruebas de la gripe no son capaces de detectar todos los casos. Las pruebas rápidas de detección de antígeno detectan alrededor del 50-70% de los casos, mientras que las pruebas moleculares detectan el 66-100%, en función del método utilizado. Un resultado negativo indica que la causa de los síntomas del paciente es un microorganismo distinto del virus de la gripe, o bien una cepa del virus de la gripe que no se detecta en la prueba utilizada. También es posible que la muestra recogida tuviera una cantidad demasiado pequeña del virus que no se detecta en la prueba. Además, el paciente puede estar infectado por una cepa nueva del virus que las pruebas aún no puedan detectar de forma fiable.

  • ¿Qué otras pruebas se pueden solicitar para diagnosticar la causa de un cuadro gripal?

    El médico puede solicitar un cultivo faringoamigdalar para descartar una faringitis estreptocócica, un hemocultivo para detectar las infecciones bacterianas en sangre, un análisis del virus respiratorio sincitial (virus que normalmente afecta a los niños pequeños y ancianos) o un cultivo de esputo para buscar la presencia de hongos o bacterias responsables de las infecciones respiratorias. También se puede solicitar un análisis de sangre que incluya las pruebas bioquímicas estándares o un hemograma, para vigilar la función de distintos órganos, como los riñones y pulmones.

  • ¿Por qué es tan importante combatir la gripe?

    La gripe constituye un problema de salud pública a nivel mundial, ya que puede ser mortal y porque cada pocas décadas aparece una cepa de gripe especialmente grave. La peor fue la gripe del año 1918, causante de una pandemia que provocó el fallecimiento de 20 a 50 millones de personas en el mundo.

    Otras cepas nuevas del virus A de la gripe son conocidas como H5N1 (gripe aviar), H7N9 y H1N1 (gripe porcina). Algunas de estas cepas han causado epidemias en los seres humanos, y existe preocupación en la comunidad científica respecto a la posibilidad de que puedan causar brotes más extensos y graves en el futuro. Para más información, consultar el artículo sobre Gripe.

  • ¿Cuándo está recomendada la vacuna de la gripe?

    Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses de edad reciban la vacuna de la gripe todos los años. Esto incluye a los niños pequeños, ancianos, personas ingresadas en residencias, embarazadas y personas con enfermedades como asma, EPOC, enfermedades cardíacas, hepáticas o renales. Para más información, consultar el artículo en la web de los CDC: Datos clave de la vacuna contra la influenza.

  • ¿Se puede tener gripe después de vacunarse?

    La protección que proporciona la vacuna no es efectiva al 100% y por este motivo se puede contraer la gripe incluso a pesar de haberse vacunado. No obstante, en caso de contraer la gripe estando vacunado, ésta suele ser más leve y la recuperación más rápida. Por otra parte, es necesario que transcurran unas semanas para dar tiempo a que la vacuna proporcione protección. Ocasionalmente, circula alguna nueva cepa del virus no incluida en la vacuna, en cuyo caso no se estaría protegido frente a dicha cepa.

  • ¿Cómo se decide qué cepas son las que se incluyen cada año en la vacuna?

    Cada año se diseña una vacuna de la gripe, que contiene virus inactivados, dirigida a entrenar al sistema inmunitario frente a las cepas que se cree que van a ocasionar la enfermedad en la próxima temporada. Los especialistas hacen un seguimiento de los virus de la gripe que circulan por todo el mundo para intentar predecir las cepas que podrían aparecer la siguiente temporada en cada zona geográfica.

    A medida que la gripe se propaga por las distintas áreas geográficas del planeta, el virus sufre cambios espontáneos (llamados "deriva antigénica") que le permiten evadir el ataque de los anticuerpos protectores generados en las infecciones y vacunas previas. La intensidad de esta deriva antigénica varía cada año. Una deriva antigénica muy grande se llama variación antigénica y suele resultar en que se produzcan enfermedades más graves, ya que hay más individuos que serán susceptibles al virus.

    A veces la cepa del virus presenta una deriva antigénica significativa a lo largo de una misma temporada de gripe, de tal manera que el virus que infecta al paciente será ligeramente diferente al que tenía la vacuna, disminuyendo así la efectividad de la misma. Por otra parte, también puede ser que la cepa dominante resulte ser otra diferente a la prevista contra la que se desarrolló la vacuna.

    Normalmente en estos casos la vacuna no evita la gripe pero al menos disminuye la gravedad de la infección. En personas de riesgo (como las que tienen enfermedades cardíacas, pulmonares o renales), los médicos pueden reforzar la protección recetando los tratamientos antivirales como una estrategia de profilaxis antes de que suceda el contagio, para proporcionar protección temporal mientras la gripe se encuentra en la comunidad.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

LabTestsOnline.org. Influenza tests. https://labtestsonline.org/tests/influenza-tests. Acceso Octubre 2020.

Centers for Disease Control and Prevention. Influenza Signs and Symptoms and the Role of Laboratory Diagnostics. Disponible online en https://www.cdc.gov/flu/professionals/diagnosis/labrolesprocedures.htm.

Centers for Disease Control and Prevention. Influenza Virus Testing Methods. Disponible online en https://www.cdc.gov/flu/professionals/diagnosis/table-testing-methods.htm.

Centers for Disease Control and Prevention. Rapid Diagnostic Testing for Influenza: Information for Health Care Professionals. Disponible online en https://www.cdc.gov/flu/professionals/diagnosis/rapidclin.htm.

Centers for Disease Control and Prevention. Key Facts About Seasonal Flu Vaccine. Disponible online en https://www.cdc.gov/flu/prevent/keyfacts.htm

Centers for Disease Control and Prevention. Guidance for Clinicians on the Use of RT-PCR and Other Molecular Assays for Diagnosis of Influenza Virus Infection. Disponible online en https://www.cdc.gov/flu/professionals/diagnosis/molecular-assays.htm.

National Institute of Allergy and Infectious Diseases. Influenza. Disponible online en https://www.niaid.nih.gov/diseases-conditions/influenza.

 

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?