También conocido como
Reordenamiento de los genes de inmunoglobulinas, Prueba de clonalidad genético-molecular de los genes de células B, BCGR
Nombre sistemático
Reordenamiento de los genes de las células B
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 20.08.2022.
Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para diagnosticar un linfoma de células B; para detectar y evaluar si existen células cancerosas residuales.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se sospecha que una persona puede tener un linfoma de células B; a veces, para evaluar la efectividad del tratamiento o para evaluar posibles recurrencias de la enfermedad.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una biopsia de médula ósea, de una biopsia de otro tejido o a partir de algún líquido biológico; a veces a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

¿Qué es lo que se analiza?

Esta prueba detecta unas alteraciones características (reordenamientos) en genes específicos de células B. Proporciona una información que resulta muy útil para establecer el diagnóstico de linfoma de células B.

Las células B son un tipo de linfocitos con capacidad de producción de anticuerpos. Los anticuerpos se forman en respuesta a infecciones o a otros estímulos externos. Durante el desarrollo de dichas células es normal que se produzcan reordenamientos en algunas partes de su ADN conocidas como genes de inmunoglobulinas. Estos reordenamientos se asocian al desarrollo de distintas formas de células B y les permiten protegerse frente a multitud de infecciones. La conformación final con la que quedan reordenados los genes se conoce como perfil de reordenamiento genético. En cualquier población normal de células B, tanto las células como su perfil de reordenamiento genético, son diversos.

En un linfoma, las células B del tejido afectado (por ejemplo sangre, médula ósea o ganglios linfáticos) son idénticas y también lo son sus perfiles de reordenamiento genético. Los linfomas aparecen cuando una célula B anómala empieza a producir numerosas copias idénticas de sí misma (clones). Las células clonadas crecen y se dividen de manera descontrolada, desplazando a las células normales.

La prueba del reordenamiento de los genes de las inmunoglobulinas en células B evalúa las células B en la muestra remitida para estudio, para determinar si la mayoría de los perfiles de reordenamiento genético son idénticos o no. Esta información, junto con los signos y síntomas que presenta el individuo y los resultados de otras pruebas de laboratorio, permite establecer el diagnóstico de linfoma o evaluar la persistencia o la recurrencia del mismo.

Aproximadamente el 85% de los linfomas no-Hodgkin son de tipo B (de células B).

Preguntas comunes

¿Cómo se utiliza?

El reordenamiento de los genes de inmunoglobulinas en células B es útil para diagnosticar linfomas no-Hodgkin de células B y para evaluar si existe enfermedad residual o si se producen recidivas de la enfermedad después del tratamiento.

Existen distintos tipos de linfomas de células B y cada uno de ellos presenta diferentes características, pronóstico y respuesta al tratamiento. Se han descrito distintos sistemas de clasificación, siendo el más reciente el de la Organización Mundial de la Salud (OMS). 

Las pruebas empleadas en el caso de linfoma de células de tipo B son diversas:

  • Hemograma y fórmula leucocitaria: para evaluar el número, tipo y madurez de los leucocitos en sangre. Puede poner en evidencia un aumento del número de linfocitos y/o presencia de linfocitos anómalos
  • Extensión de sangre, biopsia de médula ósea: de un ganglio linfático o de otro tejido del organismo. Un especialista con experiencia examina estas muestras al microscopio.
  • Inmunofenotipado; cuando está indicado. Se realiza en muestra de sangre, a partir de la biopsia de médula ósea o la de otro tejido (por ejemplo: ganglio linfático, tumoración) empleando un método tal como la citometría de flujo o la inmunohistoquímica. Esta prueba detecta la presencia o ausencia de determinados marcadores en la membrana o en el interior de las células. Estos marcadores reciben el nombre de clústers de diferenciación (CD) y se listan numéricamente. Los patrones antigénicos (presencia o ausencia) proporcionan información acerca de la monoclonalidad de las células B y son de ayuda para clasificar el linfoma de tipo B.

La proliferación de células B puede ser benigna o maligna. En el caso de que con las pruebas anteriores no se haya podido establecer si la población de linfocitos del individuo es benigna o maligna, se realiza un estudio del reordenamiento de los genes de las inmunoglobulinas de las células B. 

A veces la prueba se realiza para evaluar la efectividad del tratamiento del linfoma, es decir para detectar si existe enfermedad residual o si se produce recurrencia de la enfermedad (persistencia de células B monoclonales anómalas).

¿Cuándo se solicita?

La prueba del reordenamiento de los genes de inmunoglobulinas en células B se solicita si una persona presenta signos y síntomas sugerentes de linfoma como:

  • Uno o varios ganglios linfáticos inflamados aunque no dolorosos, en función de la localización se puede afectar la axila, la caja torácica, el cuello, el abdomen o la ingle.
  • Cansancio.
  • Fiebre.
  • Sudoración nocturna.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Síntomas neurológicos sugerentes de afectación del sistema nervioso central.

Los hallazgos en el hemograma y en la fórmula leucocitaria pueden constituir el primer indicio de que puede tratarse de un cáncer de células sanguíneas, ya que a veces en las fases iniciales el linfoma no ocasiona síntomas, o muy pocos e inespecíficos.

Las alteraciones que justifican la realización de la prueba del reordenamiento de los genes de células B son:

  • Aumento del número de linfocitos, especialmente de linfocitos anómalos, detectado en el hemograma y en la revisión de la extensión de sangre.
  • Signos de linfoma en la biopsia tisular, en la de médula ósea o en el fluido biológico evaluado.
  • En el inmunofenotipado (citometría de flujo, inmunohistoquímica), agrupaciones antigénicas no concluyentes para el linfoma de tipo B, o cuando el médico quiere confirmar el diagnóstico de linfoma.

También puede solicitarse el reordenamiento de los genes de células B en las personas con linfoma de células B ya tratadas, para evaluar la efectividad del tratamiento, es decir para detectar si existe enfermedad residual o recurrencia de la enfermedad.

¿Qué significa el resultado?

Los resultados de la prueba deben interpretarse junto con los datos clínicos, los resultados de otras pruebas y teniendo siempre en cuenta las ventajas y las limitaciones de la metodología empleada en cada una de las pruebas realizadas.

Normalmente, si se detecta una población clonal de células B significativa y la interpretación concuerda con el resultado de otras pruebas, es probable que el individuo tenga un linfoma de células B.

Entre los linfomas que pueden detectarse a partir de la evaluación del reordenamiento genético se incluyen:

  • Linfoma linfocítico de células pequeñas / leucemia linfocítica crónica de células B.
  • Linfoma de Burkitt.
  • Linfoma difuso de células B grandes.
  • Linfoma folicular.
  • Leucemia de células peludas.
  • Linfoma linfoplasmático / macroglobulinemia de Waldenström.
  • Linfoma de células del manto.
  • Linfoma de zona marginal de células B.

Más detalles acerca de las células B

Las células B contienen áreas específicas (genes) en su ADN que codifican la producción de anticuerpos (también conocidos como inmunoglobulinas). Los genes de las inmunoglobulinas consisten en numerosos segmentos codificantes discontinuos. A medida que la célula B se desarrolla y madura, estos segmentos de ADN se reordenan de una manera controlada, de tal forma que cada célula B madura tiene un perfil de reordenamiento único. Cuando el organismo queda expuesto a antígenos como bacterias o virus, los genes de las inmunoglobulinas experimentan un reordenamiento que debe tener lugar continuamente, para producir anticuerpos concretos dirigidos contra determinados factores que supongan una amenaza. Por ejemplo, si una persona queda expuesta al virus de la rubéola, algunas células B se modificarán y pasarán a ser células B secretoras de anticuerpos frente a la rubéola. Si se trata de una exposición al virus de la hepatitis B, algunas células B sufrirán modificaciones para convertirse en células B secretoras de anticuerpos de la hepatitis B.

Para protegerse de posibles amenazas, el organismo dispone de una biblioteca de “moldes” de anticuerpos de tal manera que en la siguiente exposición al factor amenazante, a partir de ese molde puede producir rápidamente grandes cantidades de un anticuerpo específico.  Esto significa que normalmente la población de células B maduras es muy diversa (policlonal) y produce cantidades pequeñas de muchos tipos de anticuerpos diferentes, aunque ante determinadas situaciones puede aumentar transitoriamente la producción de determinados anticuerpos específicos. Las expansiones de las células B son policlonales y cada clon de estas células está representado por un número relativamente pequeño de células sin que predomine ningún clon celular respecto a otro.

En un linfoma de tipo B existe una célula B anómala que empieza a clonarse. Todas las células clonadas a partir de la primera son idénticas (monoclonales). Además, las células monoclonales no funcionan normalmente, su replicación no está controlada por el sistema inmunitario y no mueren como deberían hacerlo (como las normales). Así, se acumula una población de células B monoclonales cancerosas que desplaza incluso a las células sanas y puede eventualmente propagarse por el sistema linfático y la sangre hacia otros órganos y tejidos, como la médula ósea y los ganglios linfáticos.

Todas las células B monoclonales producidas presentan un perfil de reordenamiento genético de inmunoglobulinas idéntico. Los clones cancerosos suelen ser grandes (muchas células) de tal forma que las células clonales son las células predominantes en el tejido afectado (por ejemplo: ganglios linfáticos, médula ósea, sangre, líquido biológico). La detección de un perfil de reordenamiento genético de inmunoglobulinas predominante a menudo indica la presencia de células B cancerosas. Esta información puede ser de gran ayuda para establecer el diagnóstico de linfoma de tipo B o para evaluar la existencia de enfermedad residual o de recurrencia de la enfermedad después del tratamiento.

¿Hay algo más que debería saber?

Según la Sociedad Americana Contra el Cáncer, el linfoma no Hodgkin (LNH) es el séptimo cáncer más frecuente en hombres y el sexto cáncer más frecuente en mujeres. La enfermedad representa el 4% de todos los cánceres en los Estados Unidos. Se estima que este año 2022 se diagnosticará un LNH a 80.470 personas (44.120 hombres y 36.350 mujeres) en los Estados Unidos y que se producirán  20.250 muertes (11.170 hombres y 8.550 mujeres) a causa de esta enfermedad. Se considera la novena causa de muerte más frecuente relacionada con cáncer, tanto en hombres como en mujeres. 

La detección de un reordenamiento clonal del gen de las inmunoglobulinas no es sinónimo de linfoma de células B. Es posible que una persona tenga una población de células B clonales a pesar de que no tenga ningún cáncer. A veces, ciertas enfermedades se asocian a la existencia de poblaciones pequeñas de células B clonales, por ejemplo, las enfermedades autoinmunes, estados de inmunosupresión y estados de inmunodeficiencia. El hallazgo indica que la persona en cuestión tiene en su población linfocitaria uno o varios grupos de células B clonales, sin que ello suponga que exista un linfoma.

Como es posible que en esta prueba se produzcan resultados falsos positivos y resultados falsos negativos, es crucial interpretar los resultados en el contexto de todos los datos clínicos y de laboratorio. Si la muestra analizada no contiene suficiente cantidad de ADN, será necesario repetir la prueba.

Las células plasmáticas constituyen el último eslabón en la maduración y diferenciación de las células B, y por ello la prueba del reordenamiento del gen de inmunoglobulinas puede realizarse en enfermedades malignas de células plasmáticas como el mieloma múltiple y el plasmocitoma.

¿Cuánto tiempo tardarán los resultados de las pruebas?

Eso depende del laboratorio que realiza la prueba. No es una prueba de rutina y no todos los laboratorios la ofrecen. La muestra puede enviarse a un laboratorio de referencia y pueden pasar varios días antes de que los resultados estén disponibles.

¿Los resultados de esta prueba son útiles para determinar la evolución del linfoma?

No. Un resultado positivo confirma el diagnóstico de linfoma de células B y no indica el subtipo específico de linfoma de tipo B. La evolución clínica y la respuesta al tratamiento suelen venir determinadas por el subtipo del linfoma y por algunas anomalías genéticas.

¿Con qué frecuencia se producen los reordenamientos de genes en células B?

Los genes de las inmunoglobulinas de las células B se reordenan constantemente para conseguir producir inmunoglobulinas únicas. Estos reordenamientos se consideran normales. Los genes de las inmunoglobulinas consisten en numerosos segmentos codificantes discontinuos. A medida que las células B se desarrollan y maduran, una parte del ADN que contiene una secuencia completa de uno de los genes se fragmenta en varias piezas. Después del reordenamiento solo se mantienen algunas de las piezas, que se vuelven a unir específicamente. Sería como si en un trozo de papel se hubieran escrito unas instrucciones estructuradas en párrafos y con centenares de palabras, para posteriormente seleccionar palabras de distintas localizaciones y juntarlas hasta conseguir formar una frase. A partir de ahí, se eliminaría el resto de palabras. No es difícil imaginar que se pueden construir multitud de frases a partir del conjunto de instrucciones iniciales. De manera similar, el proceso de personalización de las células B se puede emplear para producir un número muy elevado de reordenamientos específicos y únicos.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado 1 de agosto de 2018) Types of Non-Hodgkin Lymphoma. American Cancer Society. Disponible online en:   https://www.cancer.org/cancer/non-hodgkin-lymphoma/about/types-of-non-hodgkin-lymphoma.html. Último acceso el 11 de agosto de 2022.

Immunoglobulin Gene Rearrangement, Blood. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. Disponible online en:  http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/83123. Último acceso el 11 de agosto de 2022.

Cho Y, et al. The prognostic significance of monoclonal immunoglobulin gene rearrangement in conjunction with histologic B‐cell aggregates in the bone marrow of patients with diffuse large B‐cell lymphoma. Cancer Med. 2016 Jun; 5(6): 1066–1073. Disponible online en:  https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4924364/. Último acceso el 11 de agosto de 2022.

Swerdlow S, et al. The 2016 revision of the World Health Organization classification of lymphoid neoplasms. Blood 2016 127:2375-2390. Disponible online en: http://www.bloodjournal.org/content/127/20/2375?sso-checked=true#T1. Último acceso el 11 de agosto de 2022.

(Actualizado 27 de abril de 2021) B-Cell Lymphoma. Medscape Drugs and Diseases. Disponible online en:  http://emedicine.medscape.com/article/202677-overview. Último acceso el 11 de agosto de 2022.

(Actualizado en julio de 2022) Lymphomas, B-Cell – B-Cell Lymphomas. ARUP Consult. Disponible online en:   https://arupconsult.com/content/lymphomas-b-cell. Último acceso el 11 de agosto de 2022. 

 

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que esta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.