También conocido como
Inmunoglobulinas totales
Inmunoglobulina A
IgA
Inmunoglobulina G
IgG
Inmunoglobulina M
IgM
Nombre sistemático
Inmunoglobulinas
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
18.06.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para evaluar el estado del sistema inmune; para detectar y monitorizar un exceso o una deficiencia de uno o varios tipos de inmunoglobulinas (normalmente, IgA, IgG e IgM).

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se producen infecciones de repetición y/o diarrea crónica; cuando el médico sospecha una deficiencia de inmunoglobulinas; periódicamente en la monitorización de trastornos que repercuten sobre los niveles de inmunoglobulinas, ya sean genéticos o adquiridos (VIH, SIDA, mieloma múltiple).

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa; a veces a partir de una muestra de saliva o de líquido cefalorraquídeo.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

Las inmunoglobulinas (Ig) juegan un papel determinante en el sistema inmune del organismo. Consisten en proteínas producidas por unas células específicas del sistema inmunitario, conocidas como células plasmáticas, en respuesta a la presencia de bacterias, virus u otros microorganismos; también se producen ante la exposición a sustancias que el organismo no reconoce como propias, sino como antígenos potencialmente dañinos para el organismo. Esta prueba mide normalmente la cantidad de inmunoglobulinas A, G y M en sangre y menos frecuentemente en otros fluidos biológicos. La medida de IgD e IgE se suele solicitar separadamente.

La primera vez que una persona se infecta o queda expuesta de alguna u otra manera a una sustancia extraña, el sistema inmune reconoce al microorganismo o a la sustancia como no propia o ajena, de tal manera que se produce una estimulación de las células plasmáticas que finalmente conduce a la producción de inmunoglobulinas (también conocidas como anticuerpos). Estas Ig pueden unirse a y neutralizar al agente que supone una amenaza para el organismo. En exposiciones posteriores a la misma sustancia, el hecho de que el sistema inmune recuerde el antígeno al que quedó expuesto con anterioridad, permite una producción rápida de más anticuerpos, y en el caso de microorganismos, ayuda a prevenir una reinfección.

Existen cinco clases y varias subclases de inmunoglobulinas. Cada clase representa un grupo de anticuerpo y presenta un rol ligeramente diferente. Las clases de inmunoglobulinas incluyen:

  • Inmunoglobulina M (IgM) - el organismo produce anticuerpos de tipo IgM como primera respuesta a una nueva infección o a la presencia de un nuevo antígeno no propio o extraño (ajeno), proporcionando una protección a corto plazo. La concentración de IgM aumenta durante varias semanas y posteriormente disminuye, simultáneamente a la producción de IgG.
  • Inmunoglobulina G (IgG) - las IgG representan cerca del 70% -80% del total de Ig en sangre. Al inicio de una infección o ante la exposición a un antígeno, se producen anticuerpos específicos de tipo IgG; los niveles de IgG siguen aumentando durante varias semanas, y posteriormente disminuyen y se estabilizan. El organismo construye como un catálogo de anticuerpos IgG que le permite volver a producir estos tipos de anticuerpos cada vez que se exponga al mismo antígeno. Los anticuerpos de tipo IgG constituyen la base de la protección a largo plazo frente a microorganismos. En personas normales la cantidad de IgG producida es suficiente para prevenir reinfecciones. Las vacunas utilizan esta vía para prevenir infecciones; cuando se expone al organismo frente a un microorganismo vivo pero atenuado (o debilitado) o frente a un antígeno con capacidad para estimular el reconocimiento de un microorganismo, el catálogo de Ig del organismo se amplia. La IgG constituye el único tipo de Ig que puede atravesar la placenta. Los anticuerpos IgG de la madre proporcionan protección al feto durante el embarazo y al bebé durante los primeros meses de vida. Existen cuatro subclases de IgG: IgG1, IgG2, IgG3 e IgG4.
  • Inmunoglobulina A (IgA) - representa aproximadamente un 15% del total de Ig de la sangre, aunque también se encuentra en saliva, lágrimas, secreciones respiratorias y gástricas y en la leche materna. La IgA proporciona protección frente a infecciones a nivel de las mucosas del organismo, como en el tracto respiratorio (senos nasales y pulmones) y gastrointestinal (estómago e intestinos). En caso de lactancia materna, al pasar de la madre al hijo, la IgA protege el tracto gastrointestinal del bebé. El bebé no produce IgA en cantidad suficiente hasta los 6 meses de vida, y por lo tanto, cualquier traza de IgA en sangre de un bebé menor de seis meses, procede de la leche materna. Existen dos subclases de IgA: IgA1 e IgA2.
  • Inmunoglobulina D (IgD) - su función no está todavía bien definida y no suele medirse habitualmente.
  • Inmunoglobulina E (IgE) - se asocia a alergias y a infecciones parasitarias. Suele medirse cuando se solicitan pruebas de alergia.

Cuando se solicita la medida de inmunoglobulinas se suelen medir IgA, IgG e IgM, sin evaluarse las subclases. En caso necesario, existen pruebas específicas para determinar esas subclases de Ig o para medir anticuerpos específicos.

Son varios los trastornos, ya sean adquiridos o hereditarios, que pueden hacer aumentar o disminuir la producción de inmunoglobulinas (hipergammaglobulinemias e hipogammaglobulinemias, respectivamente). Algunos trastornos conducen a un exceso o a una deficiencia de todas las clases de Ig mientras que otros afectan tan solo a un único tipo o clase.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. En caso necesario, se extrae una muestra de líquido cefalorraquídeo por punción lumbar. La saliva y otros fluidos biológicos pueden recogerse en contenedores específicos proporcionados por el laboratorio.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La medida de inmunoglobulinas (Ig) es útil para detectar excesos o deficiencias de alguno de los tres principales tipos de Ig (IgGIgA e IgM). Proporciona información importante acerca del estado del sistema inmune del organismo y es útil para diagnosticar una serie de trastornos y enfermedades que afectan a la concentración de una o varias de las clases de inmunoglobulinas.

    Las inmunoglobulinas también reciben el nombre de anticuerpos, y consisten en proteínas producidas por las células plasmáticas. Las inmunoglobulinas van dirigidas contra sustancias que constituyen amenazas específicas y juegan un papel esencial en los mecanismos de defensa del organismo. Las Ig se producen como respuesta a la exposición frente a bacteriasvirus y otros microorganismos, así como frente a otras sustancias que el organismo puede reconocer como antígenos dañinos extraños (ajenos o no propios).

    Los trastornos que afectan a las inmunoglobulinas pueden clasificarse como sigue:

    • Exceso de inmunoglobulinas
      • Policlonal: el exceso de Ig es consecuencia del aumento de producción de inmunoglobulinas por múltiples células inmunes (plasmáticas) distintas
      • Monoclonal: el exceso de Ig es consecuencia del aumento de producción de inmunoglobulinas por clones celulares derivados de una única célula plasmática
    • Deficiencia de inmunoglobulinas
      • Secundaria (adquirida) - las más comunes son atribuibles a un factor desencadenante o a un trastorno subyacente
      • Primaria (hereditaria) - en enfermedades raras en las que el organismo es incapaz de producir una o varias clases de inmunoglobulinas

    Para diagnosticar y monitorizar trastornos asociados a una producción anómala o excesiva de inmunoglobulinas se puede solicitar esta prueba junto a otras pruebas como electroforesis de proteínas en sangre y/o en orina.

    Si se detecta una cantidad excesiva de alguna de las clases de Ig, deben solicitarse pruebas adicionales: la electroforesis de proteínas permite detectar gammapatías monoclonales (término empleado cuando las inmunoglobulinas en exceso proceden de un mismo clon de células plasmáticas); en caso de que la electroforesis sea positiva, la inmunofijación permite identificar la clase de inmunoglobulina que procede del clon de células plasmáticas. El mieloma es una enfermedad maligna de las células plasmáticas que constituye un ejemplo de gammapatía monoclonal; en estos casos también puede estar indicada la medida de cadenas ligeras libres de inmunoglobulinas.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La medida de inmunoglobulinas (Ig) se solicita cuando existen síntomas o signos sugestivos de deficiencia de Ig, como infecciones recurrentes y especialmente del tracto respiratorio (senos nasales, pulmones) o gastrointestinal (estómago, intestino) y/o diarrea crónica.

    También puede solicitarse la medida de Ig cuando existen signos o síntomas de inflamación crónica o de infección crónica, o cuando el médico sospecha que existe una producción anómala y excesiva de inmunoglobulinas. La prueba se solicita periódicamente en la monitorización de la enfermedad en cuestión.

    La medida de Ig puede realizarse también en líquido cefalorraquídeo (LCR); en este caso el médico seguramente sospechará que el trastorno que afecta al sistema nervioso central de un individuo está relacionado con una producción anómala de inmunoglobulinas.

  • ¿Qué significa el resultado?

    Los resultados de la medida de inmunoglobulinas (Ig) IgG, IgA e IgM suelen interpretarse conjuntamente. Una alteración de los resultados indica mayor o menor afectación del sistema inmune. La medida de Ig no es diagnóstica pero puede constituir un potente indicador de alguna enfermedad. Son varios los trastornos o enfermedades que pueden asociarse a aumentos o disminución de la producción de inmunoglobulinas.

    Aumento de inmunoglobulinas
    Los aumentos policlonales de Ig son relativamente frecuentes; los monoclonales son más raros y deben estudiarse en profundidad. Las Ig monoclonales aparecen cuando existen tumores de las células sanguíneas que afectan a linfocitos o a células plasmáticas. En estas enfermedades suele existir un incremento marcado de una clase de Ig, y una disminución de las clases de Ig restantes. A pesar de que la concentración final de Ig puede estar aumentada, las personas afectadas suelen estar inmunocomprometidas, debido a que la mayor parte de Ig producidas es anómala y no se consigue construir una respuesta inmunitaria adecuada.

    En la tabla siguiente se listan algunos trastornos o enfermedades que ocasionan aumento de inmunoglobulinas:

    Resultado de la medida de Ig Condiciones asociadas
    Aumento policlonal de una clase o varias de las clases de Ig principales (IgG, IgA e IgM)
    Aumento monoclonal de una clase de Ig, con o sin disminución del resto de Ig
    • Mieloma múltiple
    • Leucemia linfocítica crónica
    • GMSI (gammapatía monoclonal de significado incierto)
    • Linfoma
    • Macroglobulinemia de Waldenström (IgM)

    Disminución de inmunoglobulinas
    La disminución de los niveles de Ig suele ser adquirida y secundaria a algún trastorno subyacente, ya sea por afectar a la capacidad de producción de inmunoglobulinas del oganismo o porque se produce una pérdida de proteínas en el organismo por alguna u otra causa. Los fármacos también pueden ocasionar disminuciones de las concentraciones de Ig, como por ejemplo los inmunosupresores, corticoesteroides, fenitoína y carbamazepina; también puede obedecer a presencia de ciertas toxinas.

    En la tabla siguiente se listan algunos trastornos o enfermedades que ocasionan disminución de inmunoglobulinas:

    Resultado de la medida de Ig Condiciones asociadas
    Condiciones o factores que repercuten sobre la producción de Ig
    • Fármacos como fenitoína, carbamazepina, inmunosupresores
    • Complicaciones asociadas a enfermedad renal (insuficiencia renal) o a diabetes
    • Retraso temporal de la producción de Ig en recién nacidos, especialmente en prematuros
    Condiciones que generan una pérdida elevada y anómala de proteínas
    • Síndrome nefrótico - enfermedad renal en la que se pierden proteínas por la orina
    • Quemaduras
    • Enteropatía con pérdida de proteínas - cualquier trastorno del tracto gastrointestinal que altera la digestión o absorción de proteínas

    Las deficiencias inmunes hereditarias son raras y a menudo se conocen como inmunodeficiencias primarias. Puede verse afectada la producción de todas las clases de Ig, una sola o varias. Entre estos trastornos se incluye la agammaglobulinemia, la inmunodeficiencia común variable, la agammaglobulinemia ligada al cromosoma X, la ataxia-telangiectasia, el síndrome de Wiskott-Aldrich, el síndrome hiper-IgM y la inmunodeficiencia combinada severa.

    La concentración de inmunoglobulinas en líquido cefalorraquídeo (LCR) es muy baja. Se pueden observar aumentos de su concentración en infecciones del sistema nervioso central (meningitis, encefalitis), en trastornos inflamatorios y en la esclerosis múltiple.

    En personas con infecciones respiratorias recurrentes puede detectarse una disminución de la concentración de IgA en saliva.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    A veces la medida de IgM es útil para saber si un recién nacido ha contraído una infección antes de nacer (infección congénita). El feto en desarrollo puede producir IgM como respuesta a una infección. Debido a su tamaño (grande), los anticuerpos de tipo IgM no pueden atravesar la placenta, y por lo tanto no pueden ser de procedencia materna. Así, la presencia de anticuerpos de tipo IgM en sangre de un recién nacido indica que los ha producido él mismo, y esto indica que el recién nacido contrajo la infección durante el embarazo.

    Es posible observar unos niveles de IgG transitoriamente disminuidos en un bebé sano. La protección frente a infecciones se va perdiendo a medida que la concentración de IgG de la madre va disminuyendo en la sangre del bebé (unos meses). La concentración de IgG será baja mientras el bebé no sea capaz de producir IgM e IgG; existe una ventana o un periodo de tiempo durante el cual el bebé tiene mayor riesgo de contraer infecciones.

    Cuando se sigue una lactancia materna, el bebé obtiene IgA a partir de la leche de la madre. Esta IgA protege al bebé de infecciones, particularmente cuando los anticuerpos de la madre en la sangre del bebé van disminuyendo pero él todavía no es capaz de producirlos.

    Las personas que presentan una baja concentración de inmunoglobulinas no suelen tener respuestas inmunes intensas frente a vacunaciones; es posible que no produzcan suficiente cantidad de anticuerpo como para asegurar una protección. Además, no serán candidatas a recibir vacunas con mciroorganismos vivos, como es el caso de la vacuna de la poliomielitis o del sarampión.

    En el laboratorio se dispone de múltiples pruebas en las que se está midiendo alguna variedad de anticuerpo. Las personas con deficiencias de Ig pueden presentar resultados falsamente negativos en estas pruebas. Por ejemplo, una de las pruebas de la enfermedad celíaca detecta un anticuerpo de tipo IgA (anticuerpo anti-transglutaminasa tisular o anti-tTG). Si existe un déficit de IgA, el resultado de esta prueba podría ser negativo a pesar de que la persona realmente tenga una enfermedad celíaca.

    Cuando la concentración de IgA o de IgG está disminuida o si se sospecha un déficit de alguna subclase de Ig, puede solicitarse la determinación de subclases de Ig. Es posible que a pesar de que la concentración de una clase de Ig sea normal, exista una deficiencia de alguna subclase.

    Algunas personas con déficit de IgA desarrollan anticuerpos anti-IgA. La administración de transfusiones de sangre (o de algunos de los componentes de la sangre) con IgA (como plasma o inmunoglobulinas), puede desencadenar el desarrollo de una reacción anafiláctica transfusional grave.

  • ¿Deberían medirse las inmunoglobulinas a todo el mundo?

    La medida de inmunoglobulinas (Ig) no constituye una prueba rutinaria ni de cribado en la población general. El médico la solicita cuando sospecha que existe una deficiencia o un exceso de Ig. A muchas personas no se les solicitará esta prueba en toda la vida.

  • ¿Qué se puede hacer para modificar las concentraciones de inmunoglobulinas?

    Los niveles de Ig no suelen modificarse cambiando el estilo de vida. En caso de estar tomando un fármaco que pueda alterar la concentración de Ig, el médico decidirá si es más apropiado seguir tomándolo o abandonarlo. En casos puntuales, y siempre por decisión médica, puede estar indicado realizar una plasmaféresis para hacer disminuir las concentracions de Ig en sangre.

  • ¿Existen síntomas concretos asociados a disminución de los niveles de inmunoglobulinas?

    No específicamente. El desarrollo de infecciones recurrentes sin motivo aparente, de infecciones múltiples, de infecciones oportunistas con o sin diarrea crónica puede estar indicando la necesidad de realizar una medida de inmunoglobulinas en sangre. También estaría indicada esta prueba en caso de que existan antecedentes familiares de inmunodeficiencia; para establecer el diagnóstico es importante realizar una exploración física detallada y una historia clínica minuciosa.

  • ¿Por qué a veces se solicita muestra de orina, además de la de sangre, cuando se miden inmunoglobulinas?

    A veces se solicita muestra de orina además de la de sangre. En la muestra de orina se medirán con probabilidad las proteínas en orina y se evaluará el tipo de proteínas presentes. Es posible que el médico haya sospechado a través de la exploración física y la historia clínica y junto con los signos y síntomas, que el individuo en cuestión padezca un trastorno asociado a una producción anómala y excesiva de inmunoglobulinas. En tales casos, además de la medida de inmunoglobulinas en sangre, se suele realizar una electroforesis de proteínas en sangre y en orina.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Vadde, R. and Schmidt, M. Immunoglobulins. Medscape Reference. http://emedicine.medscape.com/article/2157901-overview

Delgado, J. et. al. Immunoglobulin Disorders. ARUP Consult. http://www.arupconsult.com/Topics/ImmunoglobulinDisorders.html

Immunoglobulins (IgG, IgA, and IgM), Serum. Mayo Clinic Mayo Medical Laboratories. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Overview/8156

Durani, Y. Immune System. KidsHealth from Nemours. http://kidshealth.org/parent/general/body_basics/immune.html

Dugdale, D. Nefelometría cuantitativa. MedlinePlus Medical Encyclopedia. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003545.htm

Waldenstrom Macroglobulinemia. American Cancer Society. http://www.cancer.org/acs/groups/cid/documents/webcontent/003148-pdf.pdf

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2011). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 10th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 581-584.

Clarke, W., Editor (© 2011). Contemporary Practice in Clinical Chemistry 2nd Edition: AACC Press, Washington, DC. Pp 237-239.

McPherson, R. and Pincus, M. (© 2011). Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods 22nd Edition: Elsevier Saunders, Philadelphia, PA. Pp 846-847.

Wintrobe's Clinical Hematology. 12th ed. Greer J, Foerster J, Rodgers G, Paraskevas F, Glader B, Arber D, Means R, eds. Philadelphia, PA: Lippincott Williams & Wilkins: 2009, Pp 2342-2343.

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 564-566.

Wu, A. (© 2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, 4th Edition: Saunders Elsevier, St. Louis, MO. Pp 598-611.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds (2005). Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, Pp 1921-1922, 1940-1945.

Sanford KW, Roseff SD. Immunodeficiency Disorders. Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods, 21st ed. RA McPherson and MR Pincus, eds. Saunders:New York, Pp 906-915, 2007.

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. St. Louis: Elsevier Saunders; 2006 Pp 571-573, 578, 580.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico