Nombre sistemático
Osmolalidad
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
19.06.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para estudiar el equilibrio hidroelectrolítico; para investigar la hiponatremia (sodio sanguíneo bajo) y el aumento o disminución de la diuresis; para detectar la ingesta de ciertos tóxicos como el metanol o el etilenglicol; para la monitorización de los tratamientos de enfermedades que alteren la osmolalidad; para establecer la causa de una diarrea crónica.

¿Cuándo hacer el análisis?

Si se presentan concentraciones de sodio bajas; si se está tomando manitol (un diurético osmótico); si se sospecha la ingesta de metanol, etilenglicol o alcohol isopropílico; cuando una persona presenta una diuresis aumentada o disminuida; cuando existe diarrea crónica.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa o a partir de una muestra de orina aleatoria; ocasionalmente una muestra líquida fresca de heces.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial. Quizás se le pida que se mantenga en ayunas durante las 6 horas previas a la realización de la prueba. Es importante informar al médico si se están tomando medicamentos, especialmente manitol.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

La osmolalidad es una prueba que mide la cantidad de partículas disueltas en un líquido. La osmolalidad refleja la concentración de sustancias como sodio, potasio, urea y glucosa en sangre, orina u ocasionalmente heces. Es útil para evaluar el equilibrio entre el agua y las partículas disueltas en los líquidos biológicos, para detectar la presencia de sustancias que entorpecen este equilibrio y para establecer la capacidad de concentración de orina por parte del riñón.

El equilibrio hídrico del organismo es un proceso dinámico que se regula aumentando o disminuyendo la cantidad de agua excretada por la orina y mediante la sensación de sed. Los sensores osmóticos del organismo registran y reaccionan a los cambios de agua y partículas en la sangre. Cuando la osmolalidad aumenta debido a una disminución del agua o a un aumento del número de partículas, el hipotálamo (una pequeña glándula cerebral) secreta la hormona antidiurética (ADH), que permite que la excreción de agua por parte de los riñones disminuya. Esto resulta en una una orina más concentrada con aumento de la osmolalidad urinaria y una sangre más diluida con una osmolalidad más baja. Contrariamente, cuando la osmolalidad sanguínea disminuye, la secreción de ADH se suprime y los riñones pierden más agua, con lo que la orina está más diluida (osmolalidad urinaria menor) hasta que la cantidad de agua en sangre disminuye y la osmolalidad sanguínea vuelve a la normalidad.

La osmolalidad sanguínea mide principalmente el sodio disuelto en suero.  El sodio es el principal electrolito tanto en sangre como en orina o heces, y se encarga junto al potasio, al cloro y al CO2 (en forma de bicarbonato), de mantener la neutralidad eléctrica del organismo y de regular el equilibrio ácido-base. El sodio se incorpora al organismo a través de la dieta y se conserva o se elimina a través de los riñones para así mantener una concentración sanguínea dentro de un margen considerado como normal.

La osmolalidad urinaria mide principalmente productos de desecho como la urea y la creatinina. La urea y la creatinina se producen y se eliminan del organismo a una tasa relativamente constante.

La glucosa y la urea no son electrolitos, pero son partículas (moléculas) que contribuyen al resultado total de la osmolalidad. Su contribución es poca en comparación con el sodio, pero cuando aumentan la glucosa sanguínea (hiperglicemia presente en la diabetes) o la urea (en enfermedades como la insuficiencia renal), su contribución a la osmolalidad puede ser significativa.

La glucosa es osmóticamente activa, es decir que puede provocar la salida de agua de las células del organismo incrementando la cantidad de líquido en la circulación, lo que se traduce en un aumento de orina que además será más diluida. El manitol, fármaco que se usa en el tratamiento del edema cerebral, también presenta esta propiedad. Sustancias tóxicas como metanol, isopropanolol, etilenglicol, propilenglicol y acetona, y fármacos como el ácido acetilsalicílico (aspirina) pueden también afectar a la osmolalidad si se han tomado en cantidades importantes.

La osmolalidad se puede medir o calcular directamente a partir de los principales solutos presentes en la sangre (sodio, glucosa y urea). La diferencia entre la osmolalidad calculada y la medida se llama "gap osmótico" o "gap osmolal". Un gap osmolal superior a 10 indica la presencia de otras sustancias como tóxicos, ácido acetilsalicílico o manitol. A veces se emplea el gap osmolal en la evaluación de personas en tratamiento con manitol o cuando se sospecha que una persona ha ingerido sustancias tóxicas como metanol o aspirina en cantidades elevadas. Otra causas comunes de aumento del gap osmótico son la cetoacidosis alcohólica, la insuficiencia renal, la cetoacidosis diabética y el shock.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo. También se puede recoger una muestra de orina aleatoria mediante un método estéril (si desea más información, acceda a este enlace). También se puede recoger en un recipiente limpio una muestra de heces líquidas que no esté contaminada por orina. La presencia de bacterias en la muestra de heces puede interferir en los resultados.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial. Quizás se le pida que se mantenga en ayunas (ni agua ni alimento alguno) durante las 6 horas previas a la realización de la prueba. Es importante informar al médico si se están tomando medicamentos, especialmente manitol.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La osmolalidad proporciona una instantánea del número de solutos presentes en la sangre (suero o plasma), la orina o las heces. Se solicita para evaluar el equilibrio hídrico del organismo o su capacidad para concentrar la orina, para investigar las causas de hiponatremia (sodio bajo en sangre), para detectar la presencia de tóxicos como metanol o etilenglicol y para monitorizar el efecto de fármacos osmóticamente activos como el manitol, usados en el tratamiento del edema cerebral. También permite monitorizar la eficacia de tratamientos para diferentes trastornos que alteran la osmolalidad.

    La osmolalidad sérica o plasmática se solicita principalmente para investigar la hiponatremia. Ésta puede ser debida a pérdidas de sodio por la orina o a aumento de la cantidad de agua en la circulación sanguínea. El aumento de líquidos puede deberse a aumento en la ingesta de agua, a retención de líquidos, a disminución de la capacidad de los riñones de producir orina (disminución de la diuresis) o a la presencia de sustancias osmóticamente activas como la glucosa, el manitol o la glicina (sustancia química presente en los fluidos usados en el ámbito quirúrgico). Los corredores de maratón pueden experimentar una hiponatremia aguda si ingieren gran cantidad de líquido en poco tiempo. La gente que ingiere grandes cantidades de agua de forma crónica, ya sea voluntariamente o por alteraciones psicológicas, también puede presentar hiponatremia. Por otra parte, se habla de pseudohiponatremia en circunstancias en las que el resultado de la determinación de sodio es bajo pero por una disminución del porcentaje de agua en sangre, debido a la presencia de gran cantidad de proteínas o lípidos.

    El manitol, la glicina y tóxicos como metanol, etilenglicol, alcohol isopropílico y propilenglicol se pueden detectar y monitorizar mediante la solicitud del gap osmótico (o gap osmolal). El gap osmótico permite conocer la diferencia entre la osmolalidad medida y la determinación de las principales sustancias osmóticamente activas en la sangre. Se considera que un gap osmolal superior a 10 es anómalo e indica la presencia de una sustancia osmóticamente activa en la sangre.

    Para calcular el gap osmótico se debe determinar el sodio, la urea y la glucosa en sangre. Se pueden usar diferentes fórmulas, algunas incluso incluyen el etanol. Un ejemplo de cálculo es:

    Cálculo de la osmolalidad sérica (etanol no siempre incluido)

    2 x (Na+) + (Glucosa/18) + (Urea/6) + (Etanol/3.8)

    NOTA: glucosa, urea y etanol expresados en mg/dL (miligramos por decilitro); en caso de expresarse en mmol/L (milimoles por litro) la fórmula queda de la siguiente manera:

    2 x (Na+)+ (Glucosa) + (Urea) + (Etanol)

    Gap osmótico sérico

    Osmolalidad medida - osmolalidad calculada

    La osmolalidad urinaria se solicita muchas veces junto a la sérica. Se usa para evaluar el equilibrio hídrico corporal y el aumento o disminución de la eliminación de orina (diuresis). El aumento de la diuresis puede deberse a un aumento de la ingesta de líquido, a falta de cantidades adecuadas de ADH (u hormona antidiurética) o a diabetes mellitus, en la que el aumento de la glicemia conduce a un aumento de la diuresis. La disminución de la diuresis se puede deber a muchas causas como una disminución del flujo sanguíneo renal, una respuesta adaptativa normal a la deshidratación o a un daño de las células tubulares renales. La osmolalidad urinaria se suele solicitar junto con el sodio y la creatinina en orina. A veces también se calcula el gap osmótico urinario para conocer la capacidad renal de excretar ácido y de reabsorber bicarbonato, y para detectar la presencia de sustancias osmóticamente activas y compararlo con el gap osmótico plasmático.

    Ocasionalmente, para la evaluación de diarreas crónicas que no parecen ser debidas a infecciones bacterianas o parasitarias o a otra causa identificable como daño o inflamación intestinal, se solicita la osmolalidad en heces. Las personas pueden tener diarrea crónica debido a sustancias osmóticamente activas, como algunos laxantes, que inhiben la reabsorción de agua en los intestinos. A veces también se calcula el gap osmótico en las heces.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La osmolalidad plasmática y el gap osmolal se pueden solicitar en individuos que tengan síntomas sugerentes de hiponatremia como:

    • Sed excesiva
    • Confusión
    • Náuseas
    • Dolor de cabeza
    • Letargia
    • Crisis epilépticas o coma, en casos graves

    Esta prueba también puede solicitarse en caso de sospecha de ingesta de algún tóxico como metanol o etilenglicol.

    La osmolalidad urinaria se puede solicitar si interesa compararla con el resultado de la osmolalidad plasmática o si una persona está experimentando cambios en la cantidad de orina emitida (aumentos o disminuciones de la diuresis). Tanto la osmolalidad plasmática como la urinaria se solicitan en casos de sospecha de diabetes.

    También puede solicitarse la osmolalidad sérica cuando alguna persona asintomática presenta una hiponatremia inexplicable, detectada al solicitar la medida de sodio por algún otro motivo. La osmolalidad plasmática y la urinaria se solicitan para la monitorización de la eficacia del tratamiento en trastornos en los que se altera la osmolalidad y de manera regular en individuos que reciben manitol.

    La osmolalidad en heces se solicita si se sospecha que la diarrea crónica del individuo puede ser debida a alguna sustancia osmóticamente activa.

  • ¿Qué significa el resultado?

    La osmolalidad fluctúa continuamente con el objetivo de ir corrigiendo los posibles desequilibrios hídricos. Los resultados de la osmolalidad urinaria y plasmática se usan junto con la clínica y otras pruebas como sodio, glucosa y urea. La osmolalidad por sí sola no es diagnóstica, sugiere un desequilibrio pero no apunta a la causa.

    En general, el aumento de la osmolalidad plasmática obedece a una disminución del agua en sangre o a un aumento de los solutos. Su disminución se debe, principalmente, al aumento de la cantidad de líquidos.

    Un aumento del gap osmótico plasmático cuando existe la sospecha de ingesta de algún tóxico como metanol indica con gran probabilidad que se ha producido tal ingesta. Cuanto mayor sea el gap osmótico, más grave será la intoxicación. Durante la monitorización, la normalización de la osmolalidad, del gap osmolal y de los niveles de sodio indican que el tratamiento ha sido eficaz.

    En tratamientos con manitol, el objetivo consiste en mantener un gap osmótico estable dentro de unos márgenes concretos que asegure a la vez una disminución del edema cerebral.

    La osmolalidad plasmática aumenta en:

    • Deshidratación
    • Diabetes mellitus
    • Hiperglicemia
    • Hipernatremia (sodio alto)
    • Ingesta de etanol, metanol, etilenglicol o alcohol isopropílico
    • Uremia (acumulación en sangre de productos tóxicos normalmente eliminados por el riñón)
    • Tratamiento con manitol
    • Shock

    La osmolalidad plasmática puede disminuir en:

    • Exceso de ingesta de líquidos o hidratación excesiva
    • Hiponatremia
    • Secreción inadecuada de ADH (hormona antidiurética)

    Un aumento de la diuresis con disminución de la osmolalidad urinaria puede explicarse porque el organismo está intentando eliminar el exceso de líquidos o porque existe una incapacidad para concentrar la orina. Un aumento de la diuresis con una osmolalidad urinaria elevada debe hacer pensar en situaciones en las que el organismo se desprende de alguna sustancia, como por ejemplo el exceso de glucosa en las personas diabéticas. Una disminución de la diuresis con una osmolalidad urinaria elevada puede indicar una deshidratación, mientras que si la osmolalidad es normal o baja puede existir un fallo renal.

    La osmolalidad urinaria aumenta en:     

    La osmolalidad urinaria disminuye en:

    Un aumento del gap osmolal en heces hace probable la presencia de alguna sustancia osmóticamente activa, responsable de la diarrea crónica acuosa. Se puede observar en casos de malabsorción o abuso de laxantes.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    El cálculo del "aclaramiento de agua libre" se usa a veces para evaluar la capacidad de los túbulos renales de concentrar o diluir la orina. Si la osmolalidad urinaria es similar a la plasmática, el "aclaramiento de agua libre" es cero. Cuando el volumen sanguíneo disminuye y la orina está concentrada, el "aclaramiento de agua libre" es negativo. Cuando el volumen de los fluidos está aumentado y la orina está diluida, el  "aclaramiento de agua libre" es positivo.

  • ¿Cuál es la diferencia entre osmolalidad urinaria y densidad urinaria?

    La densidad urinaria es una parte del urianálisis y evalúa el peso de las sustancias sólidas disueltas en un líquido como la orina. La osmolalidad y la densidad varían paralelamente. Sin embargo, cuando en la orina hay sustancias grandes y de peso molecular elevado, como la glucosa o las proteínas, los resultados divergen. La densidad urinaria aumenta más debido al peso de las moléculas, mientras que la osmolalidad aumenta menos ya que refleja el número de moléculas. Normalmente, se considera que la osmolalidad constituye una medida más exacta de la concentración de la orina.

  • ¿Cuál es la diferencia entre osmolalidad y osmolaridad?

    La osmolalidad mide la concentración de solutos en un fluido evaluando el número de partículas por peso (kilo) de fluido. La osmolaridad evalúa el número de partículas por volumen (litro) de fluido. En fluidos diluidos son esencialmente iguales pero a concentraciones elevadas, las diferencias se hacen más ostensibles. Como las unidades de una y de otra no son iguales, hay que prestar atención cuando se comparan resultados de ambas.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

MedlinePlus Medical Encyclopedia. Osmolality - blood. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003463.htm

MedlinePlus Medical Encyclopedia. Osmolality - urine. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/ency/article/003609.htm

Healthline. Blood Osmolality Test. http://www.healthline.com/health/osmolality-blood

Tuazon SA et al. Serum Osmolality. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/2099042-overview

Medscape Editorial Staff. Urine Osmolality. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/2088250-overview

University of Rochester Online Medical Encyclopedia. Osmolality (Stool). http://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?ContentTypeID=167&ContentID=osmolality_stool

Drugs.com. Mannitol. http://www.drugs.com/cdi/mannitol.html

Advanced Instruments, Inc. Osmolarity vs. Osmolality. http://www.aicompanies.com/index.cfm/AIUniversity/OsmolalityExplained/Osmolarity_vs._Osmolality

Thomas, Clayton L., Editor (1997). Taber's Cyclopedic Medical Dictionary. F.A. Davis Company, Philadelphia, PA [18th Edition]. Pp 1361

Pagana, Kathleen D. & Pagana, Timothy J. (2001). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 5th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 613-616

Peng, K. Management of Hyponatremia. American Family Physician. http://www.aafp.org/afp/20040515/2387.html

Electrolyte & Osmolality Profile, Fecal. ARUP's User's Guide. http://www.aruplab.com/guides/ug/tests/0020699.jsp

Reynolds, R. and Seckl, J. Hyponatraemia for the Clinical Endocrinologist. Medscape, From Clinical Endocrinology 2005;63(4):366-374.

Dufour, D. R. Osmometry, The Rational Basis for Use of an Underappreciated Diagnostic Tool. Industry Workshop presentation for AACC Meeting New York, New York. http://www.osmolality.com/pdf/Osmometry.pdf

Simon, E. and Hamrahian, S. Hyponatremia. eMedicine. http://emedicine.medscape.com/article/242166-overview

Lewis, J. Water and Sodium Balance. Merck Manual for Healthcare Professionals. http://www.merck.com/mmpe/sec12/ch156/ch156b.html?qt=osmolality&alt=sh#sec12-ch156-ch156b-657a

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 684-687.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (© 2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry: AACC Press, Washington, DC. Pp 469, 341.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico