También conocido como
Transaminasa Glutámico-Pirúvico
SGPT
GPT
Alanina transaminasa
Nombre sistemático
Alanina aminotransferasa
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
19.06.2018.
Aspectos Generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para el cribado y diagnóstico de enfermedad hepática.

¿Cuando hacer el análisis?

Cuando el médico sospecha que hay síntomas de enfermedad hepática.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

La alanina aminotransferasa (ALT) es un enzima que se halla principalmente en las células del hígado y del riñón; también se encuentra en pequeñas cantidades en el corazón y en los músculos. En condiciones normales, la concentración de ALT en sangre es baja, pero cuando existe lesión hepática la ALT se libera al torrente circulatorio, incluso antes de que aparezcan signos evidentes de lesión hepática, como ictericia. La ALT es muy útil para detectar enfermedad hepática.

El hígado es un órgano vital situado en la parte superior derecha del abdomen que está implicado en múltiples e importantes funciones del organismo. El hígado ayuda a procesar los nutrientes, produce la bilis para poder digerir las grasas, produce muchas proteínas como los factores de la coagulación, además de degradar sustancias potencialmente tóxicas hacia sustancias menos dañinas que el organismo acabará utilizando o excretando.

Son muchas las situaciones que pueden producir lesión en las células hepáticas, resultando así en un aumento de los niveles de ALT. La prueba es más útil para detectar lesiones producidas por hepatitis víricas y por fármacos, o por otras sustancias tóxicas para el hígado.

Normalmente, la determinación de ALT se realiza junto con la de AST, que es otro enzima producido por el hígado. Ambas pruebas forman parte del perfil hepático y sus niveles suelen aumentar siempre que existe lesión hepática. Sin embargo, la ALT es más específica de hígado y en algunas ocasiones es la única que aumenta. También puede calcularse un cociente entre AST y ALT, para intentar distinguir entre las distintas causas y gravedad de lesión hepática, y para diferenciar entre lesión del hígado y lesión cardíaca o muscular.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    Característicamente, la determinación de ALT en sangre se utiliza para detectar lesión hepática. A menudo se solicita junto con la AST (aspartato aminotransferasa) o formando parte de un perfil hepático para cribar y diagnosticar enfermedad hepática.

    Las dos pruebas consideradas como más importantes en la detección de daño hepático son la ALT y la AST, siendo la primera más específica que la segunda. A veces, se calcula una cociente entre AST y ALT (AST/ALT) que puede ser de ayuda para distinguir entre distintas causas de lesión hepática y saber si puede existir daño muscular o cardíaco.

    En la evaluación de las causas posibles de una lesión hepática los valores de ALT se suelen comparar con los de otras pruebas como la fosfatasa alcalina, la bilirrubina y las proteínas totales.

    También se determina la ALT de manera aislada o junto con otras pruebas para monitorizar el tratamiento de una enfermedad hepática y saber si el tratamiento está siendo eficaz.

  • ¿Cuándo se solicita?

    El médico suele solicitar la determinación de ALT, junto con otras pruebas, para evaluar a una persona con signos y síntomas de enfermedad hepática. Algunos de estos signos y síntomas incluyen:

    • Debilidad, fatiga
    • Pérdida de apetito
    • Náuseas, vómitos
    • Hinchazón y/o dolor abdominal
    • Ictericia
    • Orina oscura, heces descoloridas
    • Picor (prurito)

    También se solicita la ALT, de manera aislada o junto con otras pruebas, en personas con mayor riesgo de desarrollar una enfermedad hepática, ya que a veces una moderada afectación hepática no se acompaña de signos ni de síntomas. Algunos ejemplos son:

    • Personas que tienen un historial conocido de posible exposición a los virus de la hepatitis
    • Personas que beben demasiado alcohol
    • Personas con historia familiar de enfermedad hepática
    • Personas que toman medicamentos que pueden dañar el hígado
    • Personas obesas y/o con diabetes

    En personas con síntomas leves, como fatiga o pérdida de energía, también está justificada la determinación de ALT para asegurar que no padecen una enfermedad crónica del hígado.

    La ALT normalmente se utiliza, ya sea aisladamente o junto con otras pruebas, para monitorizar el tratamiento de las enfermedades hepáticas y saber si el tratamiento resulta efectivo.

  • ¿Qué significa el resultado?

    En condiciones normales, los niveles de ALT en sangre son bajos.

    Concentraciones de ALT muy elevadas (más de 10 veces el límite superior del intervalo de referencia) suelen deberse a hepatitis agudas, a menudo a causa de un infección vírica. En las hepatitis agudas la ALT se mantiene elevada durante uno o dos meses y puede tardar entre 3 y 6 meses en normalizarse. Los niveles de ALT también pueden estar elevados de manera importante (hasta 100 veces) debido a la toma de ciertos medicamentos o por el efecto de sustancias tóxicas para el hígado, así como por una disminución de flujo sanguíneo (isquemia) hepático.

    La concentración de ALT no suele ser tan elevada en las hepatitis crónicas; a menudo es menor al cuádruple del límite superior del intervalo de referencia. En estos casos, la concentración de ALT oscila entre valores normales y ligeramente elevados. Por este motivo los médicos solicitan la prueba frecuentemente para ver si existe un patrón que defina la enfermedad hepática. También se observan aumentos moderados de los niveles de ALT por otras causas, como obstrucciones de los conductos biliares, cirrosis (normalmente consecuencia de una obstrucción de los conductos biliares o de una hepatitis crónica), daño cardíaco, abuso de alcohol y presencia de tumores en el hígado.

    En la mayor parte de enfermedades hepáticas los niveles de ALT son superiores a los de AST, de manera que el cociente AST/ALT estará disminuido (inferior a 1). Sin embargo, existen algunas excepciones, como la hepatitis alcohólica, la cirrosis y las lesiones musculares o cardíacas; en estos casos el cociente AST/ALT puede ser mayor a 1.

    La ALT suele solicitarse junto con la AST o formando parte de un perfil hepático.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Los niveles de ALT pueden incrementarse por una inyección intramuscular o la práctica de ejercicio extenuante.

    Algunos fármacos pueden causar daño hepático en algunos pocos pacientes, elevando así la concentración de ALT. Esto sucede tanto para medicamentos que se prescriben con receta como para algunos productos sanitarios "naturales". Es importante detallar al médico todos los medicamentos y productos naturales que se estén tomando.

  • ¿Qué otras situaciones, además de alteraciones hepáticas, pueden ocasionar aumentos de la ALT?

    A pesar de que la ALT es mucho más específica de lesiones hepáticas que la AST y de que se afecta menos por otras enfermedades extrahepáticas, es posible que ciertas lesiones en otros órganos puedan causar discretos aumentos de sus niveles, como por ejemplo lesiones del corazón (infarto de miocardio) o del músculo esquelético.

  • ¿Qué otras pruebas pueden solicitarse para determinar la causa de una lesión hepática?

    Después de haber realizado una detallada historia clínica y una exploración física completa, pueden solicitarse distintas pruebas en función de la sospecha diagnóstica. Algunas de estas pruebas pueden ser:

    A veces, para determinar la causa de la afectación hepática y evaluar la extensión de la lesión, se realiza una biosia de hígado.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Alanine Aminotransferase (ALT) (GPT), Serum. Mayo Clinic. http://www.mayomedicallaboratories.com/test-info/hematology/catalog/Overview/8362

Orlewicz, M. S. Alanine Aminotransferase. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/2087247

Nyblom, H. et. al. High AST/ALT Ratio May Indicated Advanced Alcoholic Liver Disease Rather Than Heavy Drinking. National Center for Biotechnology Information PubMed. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15208167

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER and Bruns DE, eds. 4th ed. St. Louis, Missouri: Elsevier Saunders; 2006, pp 604-606.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds, (2005) Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, 1811-1815.

Pagana K, Pagana T. Mosby's Manual of Diagnostic and Laboratory Tests. 3rd Edition, St. Louis: Mosby Elsevier; 2006, pp 40-42.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (2006).  Contemporary Practice in Clinical Chemistry, AACC Press, Washington, DC, pp 270-271.

Carey, W. Approach to the Patient with Liver Disease: A Guide to Commonly Used Liver Tests, Cleveland Clinic. http://www.clevelandclinicmeded.com/medicalpubs/diseasemanagement/hepatology/guide-to-common-liver-tests/

Henry’s Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson RA and Pincus MR, eds. Philadelphia: 2007, pp 268-269.

Dufour, DR et al. National Academy of Clinical Biochemistry Standards of Laboratory Practice: Laboratory Guidelines for Screening, Diagnosis and Monitoring of Hepatic Injury. https://www.aacc.org/science-and-research/practice-guidelines/hepatic-injury

Giboney, P, Mildly Elevated Liver Transaminases in the Asymptomatic Patient Am Fam Physician 2005; 71:1105–10. http://www.aafp.org/afp/2005/0315/p1105.html

MedlinePlus Medical Encyclopedia: ALT. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/003473.htm

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico