También conocido como
Acetaminofén
Nombre sistemático
Acetaminofén
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el
15.01.2018.
Aspectos generales
¿Por qué hacer el análisis?

Para establecer si se ha producido una sobredosis de paracetamol, también conocido como acetaminofén; cuando se sospecha de una sobredosis del fármaco, para determinar el riesgo de sufrir daño hepático y saber si puede ser necesario un tratamiento con un antídoto.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando se sospecha que una persona ha ingerido una sobredosis de acetaminofén o paracetamol, o cuando la persona presenta signos o síntomas de toxicidad por este fármaco, como náuseas, vómitos y dolor abdominal; después de la sobredosis, cada 4 a 6 horas para monitorizar la situación.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial.

Quizás pueda encontrar los resultados de los análisis que se le han realizado en la página web de su laboratorio. Sin embargo, actualmente está en Lab Tests Online. Es posible que haya sido dirigido aquí por el sitio web de su laboratorio para que así pueda conseguir información útil sobre la (s) prueba (s) que se realizó.

Lab Tests Online es un sitio web de educación para el paciente que ofrece información sobre pruebas de laboratorio y que fue galardonado en el año 2009 con el Premio a las Mejores Iniciativas de Servicio al Paciente que convoca la Fundación Farmaindustria en el apartado correspondiente a sociedades científicas y profesionales.

El contenido de esta página ha sido revisado por especialistas del laboratorio. En ella, se proporcionan explicaciones generales de lo que podrían significar los resultados para cada una de las pruebas aquí desarrolladas. Por ejemplo, lo que podría significar obtener un valor alto o bajo en el contexto de su estado de salud.

Para conseguir los resultados de su análisis, deberá dirigirse al sitio web de su laboratorio o comunicarse con su médico.

Los rangos de referencia de las pruebas que se le han realizado los encontrará seguramente en su informe de laboratorio. Normalmente se encuentran a la derecha de los resultados.

Si no dispone del informe de laboratorio y desea obtener un rango de referencia, consulte a su médico o al laboratorio que realizó los análisis. Los resultados de las pruebas de laboratorio no tienen sentido por sí mismos. Toman significado cuando se comparan con los rangos de referencia. Los rangos de referencia son los valores esperados para una persona sana. A veces se les llama también valores "normales". Al comparar el resultado de una prueba con los valores de referencia, se puede ver si el resultado se encuentra fuera del rango de valores esperados. Los valores que están fuera de los rangos esperados pueden proporcionar pistas para ayudar a identificar posibles enfermedades o trastornos. Si bien la precisión de las pruebas de laboratorio ha evolucionado significativamente en las últimas décadas, puede existir cierta variabilidad entre laboratorios debido a las diferencias en los reactivos químicos empleados, las técnicas de medida y los analizadores o instrumentos que se utilizan. Esta es la razón por la que se proporcionan tan pocos rangos de referencia en esta página web. Es importante saber que, para evaluar si los resultados están "dentro de los límites normales", se debe aplicar el rango de referencia proporcionado por el laboratorio que realizó el análisis. Si desea obtener más información, refiérase al artículo Intervalos de referencia y su significado.

¿Qué es lo que se analiza?

El acetaminofén o paracetamol es uno de los analgésicos (fármacos que alivian el dolor) y antipiréticos (fármacos que disminuyen la fiebre) más vendidos sin receta médica. Es un fármaco seguro pero a pesar de ello, constituye la causa más frecuente de hepatitis tóxica y de intoxicación accidental por fármacos o por sobredosis intencionada.

El acetaminofén se metaboliza principalmente en el hígado. A dosis terapéuticas, el hígado puede procesar el fármaco sin problemas. Sin embargo, si se toma una dosis muy alta y/o si la dosis supera la cantidad recomendada, es posible que la capacidad metabolizadora del hígado sea insuficiente y por lo tanto, el fármaco no llegaría a degradarse. En consecuencia, se puede almacenar en el hígado un producto intermediario tóxico del fármaco, lesionando a las células hepáticas. Si no se instaura un tratamiento de manera precoz, puede desarrollarse una insuficiencia hepática.

Es por esta razón que se indica que el acetaminofén o paracetamol puede ser nocivo o incluso fatal si no se toma de manera adecuada; los niños son especialmente vulnerables. A menudo no se tiene en cuenta que el paracetamol es uno de los fármacos incluido en preparaciones farmacéuticas para el tratamiento o alivio sintomático del resfriado común y de la gripe. Si se toma más de uno de estos preparados combinados, los niveles de acetaminofén o paracetamol pueden ser superiores a los recomendados.

Las preparaciones que contienen acetaminofén se presentan con distintas cantidades del fármaco y de distintas formas, como comprimidos, cápsulas y líquidas.

  • En adultos se considera que la dosis diaria máxima permitida es de 4000 mg (miligramos). El consumo de más de esa cantidad en un período de 24 horas se considera como sobredosis. Si se ingieren más de 7000 mg, se puede producir una reacción grave por sobredosis que requiere de actuación médica inmediata.
  • En niños, la cantidad a partir de la cual se considera que se genera una sobredosis depende de la edad y del peso corporal.

En caso de que se crea que una persona ha ingerido una sobredosis de acetaminofén o paracetamol, es recomendable obligarla a acudir a un servicio de urgencias. Si realmente se ha producido la sobredosificación, el tratamiento incluye la administración de un antídoto conocido como N-acetilcisteína (NAC), que puede minimizar el daño hepático, especialmente si se administra entre 8 y 12 horas después de la ingestión de paracetamol. A pesar de que NAC suele administrarse en esta franja de tiempo, se administra igualmente este antídoto aunque hayan transcurrido más de 12 horas desde la sobredosis con paracetamol; incluso puede administrarse más allá de las 24 horas desde la sobredosis.

¿Cómo se obtiene la muestra para el análisis?
Extracción de la muestra por punción de una vena del antebrazo.

¿Se requiere alguna preparación previa para asegurar la calidad de la muestra?
Para esta prueba no se requiere ninguna preparación especial.

NOTA: En el apartado, El laboratorio por dentro, encontrará información sobre la recogida y procesamiento de las muestras de sangre y los cultivos de esputo.

Accordion Title
Preguntas Comunes
  • ¿Cómo se utiliza?

    La determinación de paracetamol o acetaminofén permite medir la cantidad de fármaco en la sangre para conocer si existe una sobredosis, establecer el riesgo de daño hepático y saber si debe administrarse tratamiento. En caso de sobredosis, el diagnóstico precoz y el tratamiento inmediato son cruciales para garantizar una evolución favorable.

    Como unos niveles elevados de acetaminofén pueden resultar tóxicos para el hígado, el médico suele solicitar otras pruebas como ALT y AST para evaluar si existe lesión hepática. Además, puede solicitar el tiempo de protrombina (TP) para saber si existe disfunción hepática. Algunas veces puede también pedirse la medida de los niveles de ácido acetilsalicílico (aspirina) en sangre, o si la persona está inconsciente, un cribado de diversas sustancias en orina si se cree que la ingestión puede haber sido múltiple. Además, es frecuente solicitar gases en sangrelactato y creatinina. Estas pruebas son útiles para monitorizar la severidad de la afectación hepática y, en casos muy graves, pueden indicar la necesidad de un trasplante del órgano.

    Si la sobredosis se ha producido en una mujer en edad de procrear, es importante medir los niveles de hCG para saber si está embarazada; el paracetamol o acetaminofén puede atravesar la placenta y ocasionar daño fetal.

  • ¿Cuándo se solicita?

    La determinación de la concentración de acetaminofén puede solicitarse a partir de las 4 horas después de la ingestión del fármaco, y luego regularmente cada 4 a 6 horas para monitorizar si los niveles del fármaco aumentan o disminuyen. Si la muestra para el análisis se obtiene demasiado pronto después de la ingestión del fármaco, es posible que el resultado no esté reflejando la cantidad absorbida de fármaco desde el tracto gastrointestinal hacia la sangre.

    La determinación de acetaminofén o paracetamol puede solicitarse cuando existen signos o síntomas de sobredosis del fármaco. Estos pueden aparecer a las 2 o 3 horas después de la ingestión, aunque a veces no se desarrollan hasta al cabo de 12 horas o más. Entre los signos y síntomas se incluyen:

    • Náuseas, vómitos, diarrea
    • Pérdida de apetito
    • Dolor o calambres abdominales
    • Irritabilidad
    • Sudoración

    En caso de no tratarse, la toxicidad puede ir progresando en los 3 o 4 días siguientes y el individuo puede presentar ictericia, fallo hepático y renal, convulsiones, coma e incluso la muerte. Si se consigue administrar el tratamiento dentro de las primeras 8 horas después de la sobredosis, la posibilidad de recuperación es elevada.

    Si la sobredosis se ha producido en niños al tomar paracetamol en preparaciones líquidas, la decisión terapéutica debe tomarse dentro de las 2 primeras horas tras la ingestión, ya que en la forma líquida el fármaco se absorbe más rápidamente.

  • ¿Qué significa el resultado?

    En la tabla siguiente se resumen algunos resultados que pueden observarse:

    Concentración de acetaminofén o paracetamol Interpretación
    10 - 20 µg/mL (o mg/L) Niveles terapéuticos
    Menos de 150 µg/mL a las 4 horas de la ingestión del fármaco Bajo riesgo de lesión hepática
    Más de 200 µg/mL a las 4 horas o más de 50 µg/mL a las 12 horas Asociado a toxicidad y lesión hepática

    Los niveles citados se corresponden con una única ingestión de una cantidad tóxica del fármaco. No hacen referencia a aquellas situaciones en las que se ha tomado en un período de tiempo determinado más cantidad de fármaco (sobredosificación crónica) que la recomendada para aliviar el dolor o la fiebre. En estos casos, el médico considerará el resultado obtenido junto con los signos y síntomas, y los resultados de pruebas del perfil hepático, para establecer así el riesgo de lesión hepática.

  • ¿Hay algo más que debería saber?

    Debe tenerse en cuenta que muchos medicamentos que se venden sin receta médica contienen acetaminofén o paracetamol, en combinación con otros fármacos. Es importante no tomar simultáneamente más de un medicamento que contenga paracetamol.

    Por otra parte, el consumo de alcohol puede interferir en la capacidad del hígado para metabolizar el paracetamol, y por lo tanto, en caso de consumo simultáneo de alcohol y acetaminofén, se puede favorecer el daño hepático.

  • ¿Es peligroso el paracetamol si se consume de manera inadecuada?

    El paracetamol o acetaminofén es uno de los fármacos más seguros y más eficaces que se conocen, siempre y cuando se tome a las dosis e intervalos de tiempo recomendados.

  • ¿Cómo se trata una sobredosis de paracetamol?

    Cualquier persona que presente signos o síntomas de sobredosificación de paracetamol o acetaminofén debe acudir a un servicio de urgencias. Si se confirma la sobredosis del fármaco, es posible que se administre un antídoto (N-acetilcisteína o NAC), que será más efectivo si se administra dentro de las primeras 8 a 12 horas después de la ingestión del fármaco. El tratamiento también incluye a menudo otros medicamentos para tratar los síntomas.

    Si se cree que parte del fármaco todavía puede hallarse en el estómago (normalmente dentro de las primeras 4 horas tras la ingestión), puede administrarse carbón activado, ya que absorbe el fármaco residual y previene que pase hacia la sangre. En ocasiones, si tan solo ha transcurrido una hora desde la ingestión, se realiza un lavado gástrico; se bombea líquido (agua o suero salino) en el estómago y posteriormente se succiona o aspira el líquido junto con el contenido gástrico con un dispositivo especial.

    Desgraciadamente, algunas veces acontece un daño hepático extenso y severo a pesar de administrar el antídoto. Si se ha producido un fallo o insuficiencia hepática, es posible que sea necesario un trasplante de hígado.

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

U.S. Food and Drug Administration. Press release: FDA recommends health care professionals discontinue prescribing and dispensing prescription combination drug products with more than 325 mg of acetaminophen to protect consumers. http://www.fda.gov/Drugs/DrugSafety/ucm381644.htm

MedlinePlus. National Institutes of Health. Acetaminofén. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/druginfo/meds/a681004-es.html

Mayo Clinic. Acetaminophen and children: Why dose matters. http://www.mayoclinic.org/healthy-living/childrens-health/in-depth/acetaminophen/art-20046721

Susan E Farrell and Germaine L Defendi. Acetaminophen Toxicity Workup. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/820200-workup

Beauchamp G, et.al. Performance of a Multi-disciplinary Emergency Department Observation Protocol for Acetaminophen Overdose. J Med Toxicol. Sep 2013; 9(3): 235–241. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3771000/

Patolia S. Acetaminophen Level. Medscape. http://emedicine.medscape.com/article/2089664-overview#aw2aab6b2

Wu, A. (© 2006). Tietz Clinical Guide to Laboratory Tests, 4th Edition: Saunders Elsevier, St. Louis, MO. Pp 1238-1239.

Clarke, W. and Dufour, D. R., Editors (© 2006). Contemporary Practice in Clinical Chemistry: AACC Press, Washington, DC. Pp 470-471.

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Burtis CA, Ashwood ER, Bruns DE, eds. St. Louis: Elsevier Saunders; 2006, Pp 1807, 1304-1305.

Henry's Clinical Diagnosis and Management by Laboratory Methods. 21st ed. McPherson R, Pincus M, eds. Philadelphia, PA: Saunders Elsevier: 2007, P. 316.

Kasper DL, Braunwald E, Fauci AS, Hauser SL, Longo DL, Jameson JL eds, (2005) Harrison's Principles of Internal Medicine, 16th Edition, McGraw Hill, P. 1840-1841.

Pagana, K. D. & Pagana, T. J. (© 2007). Mosby's Diagnostic and Laboratory Test Reference 8th Edition: Mosby, Inc., Saint Louis, MO. Pp 361-364, 684-685.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
Dirección de correo electrónico