También conocido como
Osmolalidad en suero, osmolalidad en plasma, osmolalidad en orina, gap osmótico.
Nombre sistemático
Osmolalidad (suero, plasma, orina, heces)
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 24.12.2021.

Aspectos Generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para estudiar el equilibrio hidroelectrolítico; para investigar la hiponatremia (sodio sanguíneo bajo) y el aumento o disminución de la diuresis; para detectar la ingesta de ciertos tóxicos como el metanol o el etilenglicol, para controlar la efectividad del tratamiento de enfermedades que afectan a la osmolalidad; para ayudar a determinar la causa de la diarrea crónica.

¿Cuándo hacer el análisis?

Si se presentan concentraciones de sodio bajas; si se sospecha la ingesta de metanol, etilenglicol o alcohol isopropílico.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa o a partir de una muestra de orina aleatoria.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial. Quizás se le pida que se mantenga en ayunas durante las 6 horas previas a la realización de la prueba y/o limitar la ingesta de líquidos durante 12-14 horas antes de la prueba.  

¿Qué es lo que se analiza?

La osmolalidad es una prueba que mide la cantidad de partículas disueltas en un líquido. La osmolalidad refleja la concentración de sustancias como sodio, potasio, urea y glucosa en sangre y ocasionalmente en orina. Alternativamente, se puede estimar a partir de los principales solutos que se espera que estén en la sangre o la orina.

El equilibrio hídrico del organismo es un proceso dinámico que se regula aumentando o disminuyendo la cantidad de agua excretada por la orina y mediante la sensación de sed. En una persona sana, el cuerpo percibe y reacciona a los cambios según la cantidad de agua y partículas presentes en la sangre.

  • Cuando la osmolalidad aumenta por una disminución del agua o por un aumento del número de partículas, el hipotálamo (una pequeña glándula cerebral) secreta la hormona antidiurética (ADH). Los riñones responden a la ADH reteniendo agua y produciendo una orina más concentrada. El agua retenida diluye la sangre y reduce la osmolalidad sanguínea a la normalidad. Esto también aumenta el volumen sanguíneo y la presión arterial. Si esto no es suficiente para restablecer el equilibrio hídrico, también se estimula la sed para que la persona afectada beba más agua.
  • Contrariamente, cuando la osmolalidad sanguínea disminuye, la secreción de ADH se suprime y los riñones pierden más agua, con lo que la orina está más diluida (osmolalidad urinaria menor) hasta que la cantidad de agua en sangre disminuye y la osmolalidad sanguínea vuelve a la normalidad.

La osmolalidad sanguínea mide principalmente el sodio disuelto en suero.  El sodio es el principal electrolito tanto en sangre como en orina o heces, y se encarga junto al potasio, al cloro y al CO2 (en forma de bicarbonato), de mantener la neutralidad eléctrica del organismo y de regular el equilibrio ácido-base. El sodio se incorpora al organismo a través de la dieta y se conserva o se elimina a través de los riñones para mantener una concentración sanguínea dentro de un margen considerado normal.

La glucosa y la urea no son electrolitos, pero son partículas (moléculas) que contribuyen al resultado total de la osmolalidad. Su contribución es poca en comparación con el sodio, pero cuando aumentan la glucosa sanguínea (hiperglucemia presente en la diabetes) o la urea (en enfermedades como la insuficiencia renal), su contribución a la osmolalidad puede ser significativa.

La osmolalidad sanguínea se usa a menudo en casos de sospecha de intoxicación o sobredosis. Las toxinas como el metanol, el alcohol isopropílico, el etilenglicol, el propilenglicol y la acetona, y fármacos como los salicilatos (aspirina) también pueden afectar a la osmolalidad cuando se ingieren en cantidades importantes.

La osmolalidad urinaria mide principalmente los productos de desecho como la urea y la creatinina. La urea y la creatinina se producen y se eliminan del organismo a una tasa relativamente constante.

La osmolalidad sanguínea se puede medir o calcular directamente a partir de los principales solutos presentes en la sangre (sodio, glucosa y urea). La diferencia entre la osmolalidad calculada y la medida se llama "gap osmótico" o "gap osmolal". Algunas versiones del cálculo de la osmolalidad esperada también incluyen la medición del etanol. Un gap osmolal superior a 10 indica la presencia de otras sustancias como tóxicos, ácido acetilsalicílico o manitol. 

Preguntas Comunes

¿Cómo se utiliza?

La osmolalidad se utiliza para detectar la presencia de tóxicos como metanol o etilenglicol. En ocasiones se puede solicitar para investigar las causas de hiponatremia (sodio bajo en sangre) y el equilibrio hídrico del organismo.

Además de la osmolalidad, el gap osmótico puede calcularse y usarse para detectar y/ o medir toxinas en la sangre, como metanol, etilenglicol, alcohol isopropílico y propilenglicol.

La osmolalidad urinaria se solicita muchas veces junto a la sérica. Se usa para evaluar el equilibrio hídrico corporal y el aumento o disminución de la eliminación de orina (diuresis). La osmolalidad urinaria se suele solicitar junto con el sodio y la creatinina en orina. A veces también se calcula el gap osmótico urinario para conocer la capacidad renal de excretar ácido y de reabsorber bicarbonato, y para detectar la presencia de sustancias osmóticamente activas y compararlo con el gap osmótico plasmático.

¿Cuándo se solicita?

Esta prueba puede solicitarse en el caso de sospecha de ingesta de algún tóxico como metanol o etilenglicol.

La osmolalidad plasmática y el gap osmolal se pueden solicitar en individuos que tengan síntomas sugerentes de hiponatremia como:

  • Sed excesiva.
  • Confusión.
  • Náuseas.
  • Dolor de cabeza.
  • Letargia.
  • Crisis epilépticas o coma, en casos graves.

La osmolalidad urinaria se puede solicitar si interesa compararla con el resultado de la osmolalidad plasmática o si una persona está experimentando cambios en la cantidad de orina emitida (aumentos o disminuciones de la diuresis). 

¿Qué significa el resultado?

La osmolalidad fluctúa continuamente con el objetivo de ir corrigiendo los posibles desequilibrios hídricos. Los resultados de la osmolalidad urinaria y plasmática se usan junto con la clínica y otras pruebas como sodio, glucosa y urea. La osmolalidad por sí sola no es diagnóstica, sugiere un desequilibrio, pero no apunta a la causa.

En general, el aumento de la osmolalidad plasmática obedece a una disminución del agua en sangre o bien a un aumento de los solutos. Algunos ejemplos de enfermedades en las que puede aumentar la osmolalidad sanguínea (sérica) incluyen:

  • Deshidratación.
  • Diabetes mellitus.
  • Hiperglucemia.
  • Hipernatremia (sodio alto).
  • Ingesta de etanol, metanol, etilenglicol o alcohol isopropílico.
  • Uremia (acumulación en sangre de productos tóxicos, normalmente eliminados por el riñón).
  • Accidente vascular cerebral o traumatismo craneoencefálico que conduce a una disminución de la hormona antidiurética (ADH).
  • Enfermedad renal.
  • Tratamiento con manitol, utilizado en el tratamiento de la inflamación del cerebro (edema cerebral).
  • Shock.

En general, una osmolalidad sérica disminuida puede deberse a un aumento de líquidos. La osmolalidad plasmática puede disminuir en:

  • Exceso de ingesta de líquidos o hidratación excesiva.
  • Hiponatremia.
  • Secreción inadecuada de ADH (hormona antidiurética).

Gap osmótico

Un gap osmótico superior a 10 se considera anormal e indica la presencia de una sustancia osmóticamente activa en la sangre. Cuando alguien tiene un gap osmótico aumentado existe la sospecha de ingesta de algún tóxico como metanol; el aumento del gap osmótico es proporcional a la cantidad de toxina presente. Otras causas comunes de un aumento en el gap osmótico son la cetoacidosis alcohólica, la insuficiencia renal, la cetoacidosis diabética y el shock. Tras el tratamiento correspondiente, el gap osmótico y la concentración de sodio vuelven a la normalidad. 

Osmolalidad urinaria

La osmolalidad de la orina a menudo se evalúa en el contexto de la cantidad de orina que produce la persona. El aumento de la cantidad de orina puede deberse a una mayor ingesta de líquidos, una secreción inadecuada de ADH o diabetes, que es un exceso de glucosa que conduce a un aumento de la producción de orina. La disminución de la cantidad de orina puede deberse a una variedad de causas, incluida la disminución del flujo sanguíneo en los riñones, una respuesta adecuada a la deshidratación o daño en las células tubulares de los riñones.

  • Cuando una persona produce una mayor cantidad de orina y la osmolalidad de la orina es baja, entonces la persona está eliminando el exceso de líquidos de su cuerpo o no puede concentrar la orina de manera adecuada.
  • Se pueden observar mayores cantidades de orina y una osmolalidad alta cuando se elimina una sustancia del cuerpo, como el exceso de glucosa en la diabetes.
  • Si una persona produce cantidades reducidas de orina y tiene una osmolalidad urinaria alta, entonces la persona puede estar deshidratada.
  • Si alguien produce cantidades reducidas de orina y tiene una osmolalidad urinaria baja o normal, la persona puede tener daño renal.

La osmolalidad urinaria aumenta en:  

La osmolalidad urinaria disminuye en:

¿Cuál es la fórmula para calcular la osmolalidad?

Para calcular el gap osmótico se debe determinar el sodio, la urea y la glucosa en sangre. Se pueden usar diferentes fórmulas, algunas incluso incluyen el etanol. Un ejemplo de cálculo es:

Cálculo de la osmolalidad sérica (etanol no siempre incluido)

2 x (Na+) + (glucosa/18) + (urea/6) + (etanol/3,8)

NOTA: glucosa, urea y etanol expresados en mg/dL (miligramos por decilitro); en el caso de expresarse en mmol/L (milimoles por litro) la fórmula queda de la siguiente manera:

2 x (Na+)+ (glucosa) + (urea) + (etanol)

¿Cómo se calcula el gap osmótico sérico?

Gap osmótico sérico = Osmolalidad medida - osmolalidad calculada

El médico ordena una prueba de osmolalidad de las heces. ¿Por qué?

A veces, se puede usar una prueba de osmolalidad de las heces para ayudar a evaluar la diarrea crónica que no parece deberse a una infección bacteriana o parasitaria ni a otra causa identificable, como inflamación  o daño intestinal. Para la prueba, se recoge en un recipiente limpio una muestra de heces líquidas (refrigerada o congelada dentro de los 30 minutos posteriores a la recogida)  que no esté contaminada por orina. Las bacterias en las heces pueden cambiar los resultados de la prueba en un corto período de tiempo.

¿Cuál es la diferencia entre osmolalidad urinaria y densidad urinaria?

La densidad urinaria es una parte del urianálisis y evalúa el peso de las sustancias sólidas disueltas en un líquido como la orina. La osmolalidad y la densidad varían paralelamente. Sin embargo, cuando en la orina hay sustancias grandes y de peso molecular elevado, como la glucosa o las proteínas, los resultados divergen. La densidad urinaria aumenta más debido al peso de las moléculas, mientras que la osmolalidad aumenta menos, ya que refleja el número de moléculas. Normalmente, se considera que la osmolalidad constituye una medida más exacta de la concentración de la orina.

¿Cuál es la diferencia entre osmolalidad y osmolaridad?

La osmolalidad mide la concentración de solutos en un fluido evaluando el número de partículas por peso (kilo) de fluido. La osmolaridad evalúa el número de partículas por volumen (litro) de fluido. En fluidos diluidos son esencialmente iguales pero a concentraciones elevadas, las diferencias se hacen más ostensibles. Como las unidades de una y de otra no son iguales, hay que prestar atención cuando se comparan resultados de ambas.

 

Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 16 de julio de 2021).  Hyponatremia. Medscape Drugs and Diseases. Disponible online en  http://emedicine.medscape.com/article/242166-overview. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado en junio de 2020).Water and Sodium Balance. Merck Manual Professional Version. Disponible online en https://www.merckmanuals.com/professional/endocrine-and-metabolic-disorders/fluid-metabolism/water-and-sodium-balance. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado el 7 de julio de 2019). Osmolality urine test. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en https://medlineplus.gov/ency/article/003609.htm. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado el 4 de julio de 2019).  Osmolality – blood test. MedlinePlus Medical Encyclopedia. Disponible online en  https://medlineplus.gov/ency/article/003463.htm. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado en septiembre de 2017). Hypopituitarism. ARUP Consult. Disponible online en  https://arupconsult.com/content/hypopituitarism. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado en noviembre de 2021). Metabolic Acidosis. ARUP Consult. Disponible online en  https://arupconsult.com/content/metabolic-acidosis. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado el 20 de noviembre de 2019).  Serum Osmolality. Medscape Drugs & Diseases. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/2099042-overview#showall. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado el 19 de noviembre de 2019). Urine Osmolality. Medscape Drugs & Diseases. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/2088250-overview#showall. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

Mayo Clinic Laboratories, Osmolality, Serum. Disponible online en https://www.mayomedicallaboratories.com/test-catalog/Clinical+and+Interpretive/9340 Último acceso el 22 de diciembre de 2021

Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics. Nader Rifai. 6th edition, Elsevier Health Sciences; 2017, pp 1237-1330.

(Actualizado el 14 de octubre de 2016). Healthline. Blood Osmolality Test. Disponible online en http://www.healthline.com/health/osmolality-blood. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

University of Rochester Online Medical Encyclopedia. Osmolality (Stool). Disponible online en  http://www.urmc.rochester.edu/encyclopedia/content.aspx?ContentTypeID=167&ContentID=osmolality_stool. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

(Actualizado el 11 de octubre de 2021). Drugs.com. Mannitol. Disponible online en  http://www.drugs.com/cdi/mannitol.html. Último acceso el 22 de diciembre de 2021

Advanced Instruments, Inc. Osmolarity vs. Osmolality. Disponible online en https://www.aicompanies.com/education-training/osmolality/.  Último acceso el 22 de diciembre de 2021

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?
CAPTCHA This question is for testing whether or not you are a human visitor and to prevent automated spam submissions.