También conocido como
Aspirina
AAS
Ácido acetilsalicílico
Salicilato de bismuto
Salicilato de metilo
Salicilato de sodio
Salsalato
Salicilato de magnesio
Nombre sistemático
Salicilatos
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 12.06.2021.
Aspectos generales

¿Por qué hacer el análisis?

Para establecer si se ha producido una sobredosis por salicilatos, como ayuda para evaluar la gravedad y para monitorizar su resolución. Cuando se recetan dosis altas de salicilatos, se realiza de forma regular para detectar una posible sobredosis.

¿Cuándo hacer el análisis?

Cuando aparecen signos o síntomas como náuseas, hiperventilación, pitidos en los oídos (tinnitus) o confusión, que pueden deberse a una ingesta excesiva de ácido acetilsalicílico u otros medicamentos que contengan salicilatos; cuando se sospecha que un niño o una persona inconsciente puede haber ingerido una cantidad significativa de salicilatos; como parte de un estudio de sobredosificación de fármacos e intoxicaciones; a intervalos regulares para detectar una sobredosis cuando se toman los salicilatos como parte del tratamiento para la artritis reumatoide u otras enfermedades autoinmunes.

¿Qué muestra se requiere?

La determinación se realiza a partir de una muestra de sangre venosa del brazo o bien a partir de una muestra de orina recogida en un contenedor estéril.

¿Es necesario algún tipo de preparación previa?

Para esta prueba no se necesita ninguna preparación especial. Sin embargo, es importante indicar al laboratorio cuándo se ha tomado la última dosis del fármaco y la cantidad administrada. Generalmente, la muestra de sangre se extrae 4 horas después de la última dosis. Si se toman salicilatos de forma regular, es posible que se necesite obtener una muestra justo antes de la próxima dosis (nivel valle). Es importante notificar al médico acerca de cualquier otro medicamento que se esté tomando.

¿Qué es lo que se analiza?

Los salicilatos son un grupo de fármacos, donde se incluye la aspirina, disponibles con y sin receta médica. Generalmente se utilizan para aliviar el dolor y la inflamación, para reducir la fiebre, y para prevenir una coagulación excesiva. La prueba de salicilatos mide su concentración en sangre para detectar una sobredosis (intoxicación por salicilatos).

Los salicilatos están disponibles en forma de píldoras o pastillas que se administran de forma oral o bien como cremas que se absorben por la piel. La aspirina es el salicilato más utilizado y se administra en forma de píldoras o pastillas.

  • Los salicilatos sin receta se utilizan a demanda o a intervalos regulares para reducir el dolor, la fiebre y la inflamación.
  • Se pueden administrar dosis bajas dosis de aspirina a intervalos regulares para reducir el riesgo de formación de coágulos (trombosis), infarto agudo de miocardio o accidente vascular cerebral en las personas que tienen un riesgo alto o con antecedentes de estas patologías. Sin embargo, el uso de aspirina de forma preventiva no se recomienda en las personas mayores de 70 años por el riesgo de desarrollar trastornos hemorrágicos.
  • La aspirina también se utiliza en personas con neoplasias mieloproliferativas (como la policitemia vera o la trombocitosis esencial) para evitar la formación de trombos.
  • Raramente, se puede utilizar la aspirina a dosis altas para aliviar los síntomas de la artritis reumatoide, de la osteoartritis o de enfermedades autoinmunes como el lupus.

Generalmente, utilizando la dosis más habitual administrada una vez al día, las concentraciones máximas se alcanzan a las dos horas después de la toma. Sin embargo, pueden retrasarse hasta las 12 horas o más cuando se utilizan preparados de “liberación prolongada” o con “cubierta entérica”. Si se ingieren cantidades de salicilato muy elevadas (toxicidad aguda) o se ingieren cantidades elevadas a lo largo de mucho tiempo (toxicidad crónica) se mostrarán los signos y síntomas asociados con la toxicidad por salicilatos. 

Los salicilatos se metabolizan por el hígado para posteriormente ser eliminados por la orina. La capacidad de eliminar de manera eficaz los salicilatos del organismo está condicionada por el pH de la sangre y de la orina y por la función renal y hepática. Las personas con enfermedades hepáticas o enfermedades renales pueden ser más susceptibles de sufrir una intoxicación por salicilatos.

La intoxicación por salicilatos es una situación grave que suele requerir hospitalización y seguimiento estrecho. En los casos graves, el desequilibrio ácido-base que se ocasiona puede empeorar con el tiempo, dando lugar a trastornos electrolíticos (hiperpotasemia), descenso de la glucosa en sangre (hipoglucemia) y deshidratación, pudiendo llegar a sufrir convulsiones, alucinaciones, delirium, coma e incluso la muerte.

Tanto la toxicidad aguda como la crónica presentan signos y síntomas similares, aunque la crónica suele presentar concentraciones más bajas de salicilatos. Además, la toxicidad crónica suele aparecer con mayor frecuencia en las personas mayores, causando delirium, cansancio, retención de líquidos en los pulmones (edema pulmonar), fallo renal, desequilibrios ácido-base o alteraciones electrolíticas. Muchos de estos síntomas también aparecen en las personas mayores que no toman salicilatos, por lo que detectar una intoxicación en estas personas es una labor muy complicada.

Si se siguen las instrucciones y se administran correctamente, los salicilatos son seguros y efectivos para la mayoría de los adultos. Sin embargo, pueden presentar problemas si se combinan diferentes productos que los contienen, sin ser consciente de ello. 

  • Muchos de los medicamentos que se dispensan sin receta médica contienen salicilatos entre sus ingredientes. Cuando una persona, sin saberlo, toma de forma conjunta más de un fármaco que contiene salicilatos, está ingiriendo una gran cantidad de salicilatos, produciéndose un efecto acumulativo. 
  • La gran cantidad y disponibilidad de medicamentos que contienen salicilatos puede hacer pensar que son muy seguros, y que “más es mejor”. 
  • Una sobredosis por salicilatos se puede producir cuando una persona que presenta un dolor que no se alivia con una toma inicial, sin conocer el riesgo, toma una dosis más alta de la recomendada o aumenta la frecuencia de las dosis. 
  • En los ancianos, estas circunstancias pueden ser de especial importancia, porque otras condiciones subyacentes y el estado general de salud pueden disminuir la capacidad de eliminar los salicilatos.

La aspirina no está recomendada para su uso en niños y adolescentes puesto que existe el riesgo de desarrollar el síndrome de Reye, una enfermedad que se caracteriza por un daño cerebral agudo acompañado de cambios en el comportamiento, náuseas, vómitos y una alteración de la función hepática que puede llegar a ser mortal. Sin embargo puede haber intoxicaciones en niños cuando los ingieren de forma accidental o intencionada. Las cremas que se aplican  tópicamente que contienen salicilatos son de especial interés puesto que las cantidades que contienen son muy elevadas.

Preguntas comunes

¿Cómo se utiliza?

Esta prueba se utiliza para detectar las concentraciones muy elevadas de salicilatos en sangre. Tiene varias utilidades: 

  • Es una herramienta para el diagnóstico de una sobredosis (intoxicación por salicilatos). Se puede solicitar junto con otras pruebas urgentes ante una situación de sobredosificación de fármacos. Estas pruebas se realizarán en función de los signos y síntomas del paciente.
  • Seguimiento de la concentración en la sangre a lo largo del tiempo después de detectar una concentración tóxica en la prueba inicial. Las determinaciones seriadas de salicilatos pueden solicitarse para saber si su concentración en sangre sigue aumentando o bien ha alcanzado el nivel pico y está descendiendo. Esta información permite ajustar el tratamiento o la vigilancia del paciente.
  • Vigilancia en pacientes que tienen recetados salicilatos a dosis altas, ya sea para comprobar si se están alcanzando niveles terapéuticos o bien para asegurarse de que no se está administrando una dosis excesiva que pueda causar una intoxicación. Es especialmente importante cuando se ha realizado algún cambio en el resto de las medicaciones que toma el paciente.

¿Cuándo se solicita?

Generalmente, esta prueba se solicita cuando se sospecha que una persona ha tomado grandes cantidades de aspirina u otros fármacos que contienen salicilatos. En general, la prueba se realiza a partir de las 4 horas después de la última ingestión. Los resultados correspondientes a las muestras obtenidas antes de las 4 horas son difíciles de interpretar.

La determinación de salicilatos puede solicitarse cuando existen signos y síntomas asociados con la toxicidad aguda o crónica. Típicamente, los principales síntomas aparecen entre 3 y 8 horas después de la ingestión e incluyen:

  • Náuseas y vómitos.
  • Hiperventilación, menos frecuente en niños.
  • Pitidos en los oídos (tinnitus).
  • Sudoración.
  • Mareos.
  • Confusión.

Otros síntomas que pueden aparecer son:

  • Dolor de cabeza.
  • Agitación.
  • Convulsiones.
  • Alucinaciones.
  • Aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Letargo.
  • Coma.
  • Sordera.
  • Hipertermia (aumento de la temperatura corporal), especialmente en los niños pequeños que presentan una toxicidad grave.
  • Dificultad para respirar, debido a una acumulación de líquido en los pulmones (edema pulmonar).
  • Sangrados (menos frecuente).

Es importante realizar esta prueba cuando se sospecha que alguien ha intentado cometer un suicidio (tendencia autolítica).

Cuando se detecta una intoxicación aguda por salicilatos, su concentración en sangre debe medirse a intervalos de 2 - 3 horas para controlar la resolución de la intoxicación. Estas determinaciones seriadas se deben mantener hasta que dos resultados consecutivos muestren un descenso por debajo del nivel pico. Los signos y síntomas de la intoxicación también deben vigilarse.

Cuando se recetan salicilatos para un uso continuado, esta prueba puede solicitarse de forma rutinaria para detectar unas concentraciones elevadas, puesto que la toxicidad puede desarrollarse sin presentar signos ni síntomas evidentes o que estos sean inespecíficos (pueden presentarse en muchas otras condiciones).

¿Qué significa el resultado?

El intervalo terapéutico de la aspirina u otros salicilatos depende de la patología para la que se utilicen, por lo que sus niveles en sangre deben interpretarse junto con la historia clínica y la exploración física. Se pueden utilizar concentraciones bajas de salicilatos para el alivio del dolor ocasional o para reducir el riesgo de formar coágulos en la sangre. Sin embargo, se requieren concentraciones superiores para el tratamiento de la inflamación en los trastornos reumáticos como la artritis. Con estas concentraciones más elevadas, los efectos secundarios aparecen con más facilidad.

La gravedad de los signos y síntomas y la dosis a la que aparecen dependen de cada individuo. Pueden aparecer síntomas con concentraciones que se consideran útiles para el tratamiento de las enfermedades inflamatorias, aunque en la mayoría de la población  tienden a aparecer con concentraciones  de 10 - 30 mg/dL. Los síntomas aparecen con más frecuencia en las personas con enfermedad hepática o enfermedad renal. En general, la gravedad de la toxicidad por salicilatos aumenta con el aumento de las concentraciones.

En la siguiente tabla se resumen algunos resultados que pueden observarse. Estas cifras son representativas de muestras de sangre extraídas al menos 4 horas después de la última dosis administrada:

Concentración de salicilato (mg/dL)

Concentración de salicilato (mcg/mL)

Interpretación

2 -10

20-100

Niveles terapéuticos para el alivio del dolor (analgesia).

10 - 30

100-300

Niveles antiinflamatorios. Pueden aparecer algunos síntomas de toxicidad, como dolor de cabeza, tinnitus o vértigo.

Superior a 30

Superior a 300

Niveles considerados tóxicos.

Si a pesar de haber interrumpido la toma de salicilatos las concentraciones siguen aumentando, es un indicio de que todavía no se ha alcanzado su concentración máxima en la sangre, denominada nivel pico. Este nivel pico se alcanza, en las personas sin otros problemas de salud, unas dos horas después de la ingesta. Sin embargo, cuando se ingiere una gran cantidad de pastillas al mismo tiempo, se pueden formar masas sólidas en el estómago (denominadas bezoares) que pueden retrasar este nivel pico hasta más allá de 6 horas. También puede existir un retraso del nivel pico cuando se ingieren salicilatos en formas de “liberación prolongada” o con “cubierta entérica”. 

El descenso de las concentraciones es un indicio de que el exceso de salicilatos está siendo eliminado por el organismo y que la sobredosis se está resolviendo. Esta resolución se debe confirmar mediante dos determinaciones consecutivas con tendencia descendente.

¿Qué otras pruebas se realizan en casos de sospecha de sobredosis?

En situaciones de urgencia, puede solicitarse una prueba de salicilatos en conjunto con otras pruebas como por ejemplo:

¿Hay algo más que debería saber?

Debe tenerse en cuenta que muchos medicamentos, tanto los que se venden con prescripción médica como sin ella, contienen salicilatos solos o en combinación con otras sustancias. Es muy importante no tomar más de un medicamento que contenga salicilatos a la vez.

La aspirina no debería tomarse durante períodos prolongados de tiempo sin consultar al médico y NUNCA debería administrarse a niños o adolescentes sin prescripción médica. No debe tomarse la aspirina junto con bebidas que contengan alcohol, puesto que puede aumentar el riesgo de hemorragia en el estómago. Si se sospecha que existe una sobredosis de aspirina, es importante buscar atención médica.

Los salicilatos, incluyendo la aspirina, se incluyen en un grupo de medicamentos conocido como AINEs. Las personas con asma o pólipos nasales pueden tener hipersensibilidad a esta familia de fármacos. Además, el uso de AINEs no se recomienda en las personas con enfermedad hepática, enfermedad renal, trastornos hemorrágicos o durante el embarazo y la lactancia.

En algunas ocasiones, una posible complicación por intoxicación de salicilatos es la rotura del tejido muscular (rabdomiolisis).

¿Todas las personas que toman ácido acetilsalicílico (aspirina) de forma regular deberían realizarse una prueba de salicilatos?

Si se toman de forma ocasional para aliviar el dolor o con dosis moderadas bajo supervisión médica y no se presentan efectos secundarios, no es necesario realizar la determinación de salicilatos. Esta prueba no se realiza en la mayoría de las personas a menos que ingieran accidentalmente cantidades importantes de aspirina u otro salicilato, o en caso de presentar efectos secundarios.

¿La ingesta de aspirina a dosis normales puede causar complicaciones?

El uso ocasional de ácido acetilsalicílico a las dosis recomendadas para aliviar el dolor generalmente no causa complicaciones. Es posible que tomar ácido acetilsalicílico de forma regular a las dosis utilizadas para el tratamiento de patologías como la artritis reumatoide ocasione síntomas y algunas complicaciones, como por ejemplo un riesgo aumentado de sangrado. Aunque la administración regular de dosis bajas de ácido acetilsalicílico que se emplea para reducir el riesgo de un infarto agudo de miocardio suele ser segura, cualquier consumo regular de ácido acetilsalicílico debe realizarse siempre bajo supervisión médica.

¿Es necesario el seguimiento mediante determinaciones seriadas de salicilatos cuando se toma aspirina a dosis muy bajas como prevención de un infarto agudo de miocardio?

No, generalmente no es necesario vigilar las concentraciones de salicilatos, puesto que el riesgo es bajo. Sin embargo, es posible valorar la eficacia a la hora de prevenir un infarto agudo de miocardio mediante las pruebas de función plaquetaria. El ácido acetilsalicílico  previene la formación de coágulos sanguíneos al inhibir la activación y agregación plaquetaria. A veces, las pruebas de función plaquetaria se utilizan para monitorizar los tratamientos antiplaquetarios, incluyendo el tratamiento con ácido acetilsalicílico.

¿Por qué no debe administrarse ácido acetilsalicílico a los niños?

Existe una asociación entre el uso del ácido acetilsalicílico (aspirina) para tratar los signos y síntomas de enfermedades virales como la gripe y el desarrollo del síndrome de Reye, una enfermedad caracterizada por daño cerebral agudo y disfunción hepática que puede llegar a ser mortal. Nunca debe administrarse aspirina a los niños, excepto si lo indica el médico. La mayoría de organismos nacionales e internacionales recomiendan no utilizar aspirina u otros productos que contengan salicilatos en  menores de 19 años.

¿Cuál es el tratamiento de una sobredosis de salicilatos?

Es muy importante acudir al servicio de urgencias ante la presencia de cualquier signo o síntoma de intoxicación por salicilatos. No se dispone de  ningún antídoto para este tipo de intoxicación, por lo que el objetivo principal del tratamiento es evitar que se absorba más fármaco, al mismo tiempo que favorecer su eliminación del organismo. El tipo y duración del tratamiento dependerán de la gravedad de la intoxicación. 

  • Si se demuestra que se ha producido una intoxicación por salicilatos y se sospecha que todavía hay fármaco en el estómago, es posible que se administre carbón activado (a veces varias dosis), que evitará que el fármaco presente en el estómago sea absorbido por el organismo. 
  • Puede ser necesario administrar bicarbonato para corregir los desequilibrios electrolíticos y ácido-base. Es posible que se administre una solución de bicarbonato por vía intravenosa para aumentar la eliminación del fármaco a través de la orina al aumentar su pH
  • También pueden administrarse otros fármacos para el tratamiento de los síntomas. 
  • En los casos graves, puede ser necesario realizar una diálisis para eliminar el fármaco de la sangre.
Bibliografía

Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

(Actualizado el 13 de julio de 2020) Salicylates Toxicity. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK499879/. Último acceso el 3 de junio de 2021.

Rifai, Nader, Horvath, Andrea Rita, & Wittwer, Carl T. (©2018). Tietz Textbook of Clinical Chemistry and Molecular Diagnostics 6th Edition: Elsevier, Inc. St. Louis, MO. Pp. 832-887.

2019 ACC/AHA Guideline on the Primary Prevention of Cardiovascular Disease. Disponible online en https://www.acc.org/latest-in-cardiology/ten-points-to-remember/2019/03/07/16/00/2019-acc-aha-guideline-on-primary-prevention-gl-prevention. Último acceso el 3 de junio de 2021.

Clinical Toxicology Laboratory: Contemporary Practice of Poisoning Evaluation, 2nd Edition. Kwong T., Magnani B., Rosano T., Shaw L. AACC Press.

(Actualizado el 8 de junio de 2020) Waseem M. Salicylate Toxicity Workup. Medscape Reference. Disponible online en http://emedicine.medscape.com/article/1009987-workup. Último acceso el 3 de junio de 2021.

Pregúntenos

*Importante*: No es posible interpretar los resultados de los análisis clínicos fuera del contexto de la historia clínica del paciente. Rogamos no remita resultados para su interpretación, ya que ésta debe ser realizada exclusivamente por su médico. Si tiene dudas sobre esta prueba, puede completar un formulario y solicitar interpretación más detallada sobre el análisis en cuestión. Su consulta se tratará de manera confidencial y será respondida por un profesional del laboratorio clínico.

Es usted profesional sanitario?