También conocido como
Tiroiditis linfocítica crónica
tiroiditis autoinmune
tiroiditis linfocítica
Este artículo fue revisado por última vez el
Este artículo fue modificado por última vez el 26.07.2021.
¿En qué consiste?

La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune, constituye la forma más común de inflamación de la glándula tiroides (tiroiditis) y la causa más frecuente de hipotiroidismo

El tiroides es una glándula pequeña en forma de mariposa, localizada en la base de la garganta, justo por debajo de la nuez. Esta glándula tiene un papel muy importante en el control del metabolismo del organismo mediante la producción de hormonas tiroideas. La mayor parte de las hormonas tiroideas producidas por el tiroides son la tiroxina o T4 libre y la triyodotironina o T3

Normalmente, las defensas naturales del cuerpo (sistema inmune) te protegen de los ataques extraños de organismos, como virus y bacterias, mediante el reconocimiento de dichos agentes y su eliminación mediante los anticuerpos. En la tiroiditis de Hashimoto, el sistema inmune produce autoanticuerpos contra los tejidos propios del organismo o bien contra los órganos que atacan al tiroides. El daño ocasionado a la glándula tiroides hace que no se produzca suficiente hormona tiroidea, apareciendo los síntomas del hipotiroidismo. El tiroides puede aumentar de tamaño (bocio), con una textura firme y elástica, pero indolora.

En los Estados Unidos, tiene una incidencia anual de 3,5 por cada 1.000 en las mujeres y de 0,8 por 1.000 en los hombres. Aunque afecta a cualquiera y en cualquier edad, es más frecuente en las mujeres con edades comprendidas entre 30 y 50 años. De hecho, es unas 10 ó 15 veces más frecuente en el sexo femenino. Los datos en España son aproximadamente de un 2 % y también es más frecuente en las mujeres a la edad de los 40 años, por lo que son comparables.

Las personas que tienen una historia familiar de enfermedades tiroideas o bien de cualquier otra enfermedad autoinmune, como diabetes tipo 1, insuficiencia suprarrenal, artritis reumatoide, anemia perniciosa o lupus, tendrán un riesgo mayor de desarrollar una tiroiditis de Hashimoto.

 

Accordion Title
Acerca de Tiroiditis de Hashimoto
  • Signos y síntomas

    Es posible que las personas afectadas por una tiroiditis de Hashimoto no presenten síntomas durante muchos años, aunque la mayoría experimentará cierto grado de hipotiroidismo que podrá empeorar con el tiempo. Entre los signos y síntomas se incluyen:

    • Estreñimiento.
    • Depresión.
    • Sequedad de la piel.
    • Cansancio, fatiga.
    • Pérdida de memoria.
    • Intolerancia al frío.
    • En las mujeres, menstruaciones más frecuentes o irregulares.
    • Dolor en músculo y articulaciones.
    • Debilidad muscular.
    • Lentitud.
    • Cabello fino, pérdida de cabello.
    • Aumento de peso.
    • En las embarazadas riesgo de aborto.
  • Pruebas relacionadas

    El objetivo de las pruebas es realizar una evaluación del estado funcional del tiroides, diagnosticar la tiroiditis de Hashimoto y controlar el tratamiento.

    Pruebas de laboratorio

    Para conocer si el tiroides funciona adecuadamente y monitorizar la función tiroidea y la producción de hormonas se utilizan una o más de las siguientes pruebas:

    • Tirotropina (TSH): está típicamente aumentada en el hipotiroidismo.
    • T4 libre: habitualmente disminuida en el hipotiroidismo.
    • T3 (total y libre): a veces disminuida, a veces puede estar normal, y por este motivo no es tan útil como la T4 libre.

    Se pueden utilizar pruebas adicionales para detectar los autoanticuerpos dirigidos contra el tiroides y ayudar a diagnosticar la tiroiditis de Hashimoto.

    • Anticuerpos antiperoxidasa del tiroides (anti-TPO, ver anticuerpos antitiroideos): esta prueba detecta los autoanticuerpos que se dirigen contra una proteína que se encuentra presente en las células del tiroides. La mayoría de las personas que tienen una tiroiditis de Hashimoto tienen estos anticuerpos, y las personas con hipotiroidismo producido por otras causas no los tienen. Sin embargo, algunas personas sin hipotiroidismo pueden tener estos anticuerpos.
    • Anticuerpos antitiroglobulina (TgAb): esta prueba detecta los autoanticuerpos que se dirigen contra la tiroglobulina, que es la forma de almacenamiento de la hormona tiroidea. Un resultado positivo puede indicar que existe una tiroiditis de Hashimoto. Mientras que los anticuerpos antitiroglobulina son positivos con frecuencia, no tienen la misma sensibilidad y especificidad que los anti-TPO, y por ello no se solicitan rutinariamente.

    Si tienes una forma media de tiroiditis de Hashimoto, podrías no tener anticuerpos en sangre. 

    Pruebas que no son de laboratorio

    Si tienes signos y síntomas de tener una tiroiditis de Hashimoto, pero no tienes autoanticuerpos en sangre, el médico puede solicitar una ecografía tiroidea. Se basa en que los ultrasonidos producen ondas que crean imágenes del tiroides, mostrando su tamaño y otras características de la enfermedad de Hashimoto. Este procedimiento también puede descartar otras causas que produzcan un aumento del tamaño de la tiroides, como los nódulos tiroideos.

  • Tratamiento

    La tiroiditis de Hashimoto no se puede curar, pero la enfermedad puede ser controlada. 

    • Si los valores de las hormonas tiroideas T3 y T4 libre son normales y el individuo no presenta síntomas importantes, la mayoría de las veces no suele ser necesario poner un tratamiento.
    • Cuando disminuye la producción de hormonas tiroideas y los síntomas van empeorando, está indicado el tratamiento hormonal sustitutivo con hormonas tiroideas. Se puede utilizar levotiroxina, que es una T4 sintética y que se toma en forma de píldoras. La medicación reemplaza la hormona que tu tiroides no puede sintetizar, y probablemente deberás tomarla durante toda la vida. Es importante monitorizar a las personas con tiroiditis de Hashimoto midiendo la TSH, y ajustando el tratamiento hormonal sustitutivo según se precise.
Bibliografía

NOTA: Este artículo está basado en las fuentes bibliográficas que se citan a continuación, así como en la propia experiencia del Comité de expertos y revisores de Lab Tests Online. Además, este apartado es revisado periódicamente por el Consejo Editorial, con el fin de mantenerlo actualizado.

Los enlaces dirigidos a páginas web pueden no estar disponibles por causas ajenas a nuestra voluntad, por lo que pedimos disculpas y agradeceremos que nos informe de estas anomalías para poder subsanarlas.

Valdés S, Maldonado-Araque C, Lago-Sampedro A, Antonio Lillo J, Garcia-Fuentes E, Perez-Valero V, et al. Disponible online en Population-Based National Prevalence of Thyroid Dysfunction in Spain and Associated Factors: Di@bet.es Study. Thyroid. Feb 2017, 27(2): 156-166.Último acceso el 28/02/2021.

Torrejón S, Vila L, Soldevila B, Martín M, Puig-Domingo M. Disponible online en Estimation of the prevalence of thyroid dysfunction in Catalonia through two different registries: Pharmaceutical dispensing and diagnostic registration. Endocrinol Diabetes Metab. 2020 Jul 8;4(1):e00167. doi: 10.1002/edm2.167. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado en 2021) American Thyroid Association. Hashimoto's thyroiditis. Disponible online en https://www.thyroid.org/hashimotos-thyroiditis/. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado el 11 de febrero de 2020) Mayo Clinic Staff. Hashimoto's disease. Disponible online en https://www.mayoclinic.org/diseases-conditions/hashimotos-disease/symptoms-causes/syc-20351855. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado el 25 de marzo de 2020) Lee SL, Nagelberg SB. Hashimoto thyroiditis. Disponible online en https://emedicine.medscape.com/article/120937-overview. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado el 10 de agosto de 2020) Mincer IJ. Hashimoto thyroiditis. Disponible online en https://www.ncbi.nlm.nih.gov/books/NBK459262/. Último acceso el 28/02/2021.

(2021) Johns Hopkins Medicine. Hashimoto's thyroiditis. Disponible online en https://www.hopkinsmedicine.org/health/conditions-and-diseases/hashimotos-thyroiditis. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado en septiembre de 2017) National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Disease. Hashimoto's disease. Disponible online en https://www.niddk.nih.gov/health-information/endocrine-diseases/hashimotos-disease. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado el 18 de octubre de 2018) U.S. Department of Health & Human Services, Office on Women's Health, Hashimoto's Disease. Disponible online en https://www.womenshealth.gov/a-z-topics/hashimotos-disease. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado en 2017) American Thyroid Association. 2014. Hypothyroidism. Disponible online en http://www.thyroid.org/wp-content/uploads/patients/brochures/ata-hypothyroidism-brochure.pdf. Último acceso el 28/02/2021.

Clinical Thyroidology. 2014. Summaries for the Public from Clinical Thyroidology. Vol 7, Issue 9. Disponible online en http://www.thyroid.org/patient-thyroid-information/ct-for-patients/vol-7-issue-9/vol-7-issue-9-p-10-11/. Último acceso el 28/02/2021.

(Actualizado el 10 de agosto de 2017) U.S. National Library of Medicine. Underactive thyroid: Deciding whether to treat subclinical hypothyroidism. Disponible online en http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmedhealth/PMH0072784/. Último acceso el 28/02/2021.